Argentina: «Artistas por Palestina», grabados por los DDHH de Palestina y contra el apartheid israelí

Por Amal Inciarte (colaborador de Palestina Soberana)

21 de agosto de 2022

Palestina Soberana dialogó con Mariano Ali, Coordinador de Cultura de la Embajada del Estado de Palestina en Argentina, con el fin de conocer algunos aspectos fundamentales que impulsa esta embajada a favor de la causa palestina y especialmente para precisar detalles sobre la recientemente inaugurada exposición de grabados sobre Palestina que se exhibe en uno de los principales centros culturales populares de Buenos Aires.

Más de 60 grabados de América Latina se exhiben en el Espacio Cultural Carlos Gardel

¿Quién es el organizador de la exposición?
La exposición “Artistas por Palestina” fue organizada por la Embajada del Estado de
Palestina en Argentina con el apoyo del Espacio Cultural Carlos Gardel, sitio emblemático
ubicado en el popular barrio de Chacarita (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Esta
exposición estará disponible hasta el 27 de agosto y se puede visitar de lunes a
sábado de 10AM a 20 PM y domingos de 17 a 20 horas (Hora Argentina).
-¿Qué ofrece la exposición? ¿Por qué seleccionaron ese nombre?
“Artistas por Palestina” es un programa de difusión de la cultura palestina impulsado por
la Embajada del Estado de Palestina en Argentina con el fin de estimular la defensa de los
derechos humanos del pueblo palestino. A través de esta iniciativa, artistas argentinos y
de otras partes de América Latina han manifestado categóricamente su solidaridad con la
causa de nuestro pueblo. Esta iniciativa ha alcanzado un nivel preponderante en el campo
de los derechos humanos y el arte al punto que hemos tenido el honor de contar con el
talento artístico de grandes figuras como la de los maestros León Ferrari, Luis Felipe Noé
y Ricardo Longhini; además, ha participado con sus pinturas el Premio Nobel de la Paz
Adolfo Pérez Esquivel, el poeta y ensayista Vicente Zito Lema y los artistas plásticos Diana
Dowek y Luis Morado. En esta oportunidad, en la exposición que se exhibe en el espacio
Cultural Carlos Gardel, el público puede ver 64 grabados pertenecientes al III Salón
Latinoamericano y VI Nacional de Grabado “Palestina Libre” organizado también por esta
embajada bajo la coordinación en este caso especial donde se muestran grabados y sus
diferentes técnicas, por el artista plástico argentino Luis Morado. Son 64 grabados por
Palestina, 64 obras destinadas a enaltecer la necesidad de defender los derechos humanos
del pueblo palestino y denunciar el apartheid impuesto por la ocupación israelí. El nombre
“Artistas por Palestina” nace como un sentimiento común por quienes ven en el arte un
medio fundamental para apoyar a la causa palestina; no es una efímera consigna, es un
referente ético de las y los artistas por Palestina y en contra de la impunidad. No es un
panfleto, es, en esencia, arte del más alto nivel desde una mirada latinoamericana a favor
de los derechos humanos del pueblo palestino.
¿Quiénes participan en la exposición?

En esta oportunidad se pueden apreciar los grabados de artistas argentinos, de Costa Rica,
Brasil, México y Chile.
¿Cómo interactúan los visitantes de la exposición de la sociedad argentina con estos
grabados?

Los 64 grabados están ubicados en dos salas del Espacio Cultural Carlos Gardel y quienes
las visitan se encuentran con múltiples técnicas del grabado usados en este caso para
representar la determinación, la resiliencia y el dolor del pueblo palestino. En estos
grabados se pueden apreciar símbolos muy potentes de la historia y la resistencia
palestina como la llave de nuestros abuelos expulsados durante la Nakba, los olivos y su
relación eterna con nuestra identidad además de la emblemática sandia (fruta) que
plasma el ingenio de la resistencia palestina para sortear la censura a nuestra bandera y
los distintos medios de opresión impuestos por la ocupación israelí para invisibilizar a las y
los palestinos.
¿Qué es lo más distintivo de la exposición?
Lo más distintivo se puede ubicar en varios niveles. El primero, considero el plano de
articulación con espacios culturales de la sociedad argentina que cada vez más nos
plantean la necesidad de difundir no sólo nuestra cultura milenaria, sino además la
solidaridad latinoamericana desde el arte que se ha constituido para defenderla. En otro
nivel y que nos motiva enormemente es lo que el propio artista nos expresa cuando pone
a disposición su talento a favor de nuestro pueblo. Algunos nos dicen: “más que un deber
moral, es un honor acompañar con mi arte lo que hace el pueblo palestino para defender
su Patria”. Por otro lado se pueden resaltar las opiniones de quienes visitan esta
exposición y otras que hemos realizado de este estilo, y que en algunos casos se acercan
por primera vez al tema palestino desde una mirada muy distinta a lo que han visto, leído
o escuchado por los medios de información occidentales. Por ejemplo, en la reciente
inauguración de esta muestra de grabados dos jóvenes se me acercaron y preguntaron de
qué se trababa la exposición y luego de hacer el recorrido por cada uno de los grabados
me manifestaron que se iban con una nueva visión de la razón de ser palestino y el aporte
que se puede hacer desde distintas partes del mundo por los derechos humanos del
pueblo palestino.

La exposición fue inaugurada el martes 16 de agosto por Sheryn Barham, Tercera Secretaria de la Embajada del Estado de Palestina en Argentina y Luis Morado, Coordinador General de las distintas ediciones del Salón de Grabado Palestina Libre

-A su juicio, cuál es su valoración de las actividades que acercan a la sociedad argentina
a Palestina?

Hay tres aspectos que me gustaría resaltar: el primero, está vinculado a la inmensa
solidaridad que desde Latinoamérica se siente a favor del pueblo palestino. Segundo, está
el compromiso que tienen las y los argentinos por la promoción y reflexión sobre el rol que ejerce la cultura para establecer cambios estructurales en la sociedad. El arte en este
país se ha constituido por décadas como instrumento de articulación y defensa de las
causas de los pueblos. En el caso palestino ha sido la vía fundamental para desarticular la
narrativa impuesta por el estado de Israel con respecto a la ocupación que padece nuestro
pueblo. En el caso de “Artistas por Palestina”, este programa de promoción cultural de
derechos humanos se ha convertido en una puerta, una ventana, una llave fundamental
para ver, escuchar y sentir parte de la realidad del pueblo palestino, el de las distintas
organizaciones de DDHH en Argentina y sus movimientos culturales. Desde distintos
ámbitos de la cultura en Argentina y de otros países de América Latina, las artes plásticas y
otros modos de expresión se han constituido en medios esenciales para difundir la
realidad palestina y concienciar sobre lo que padece. Tercero, vale la pena mencionar que este
contexto de solidaridad en el campo del arte ha crecido con los años y debemos estar
preparados para afinar programas de gestión con el fin de acompañar estas iniciativas de
apoyo a nuestro pueblo que no sólo expresan desde la cultura una profunda vocación
filantrópica a favor de Palestina, sino además, nos ha permitido demostrar la amplitud de
criterio y respeto a la libertad de expresión que tenemos sobre el tema de la
ocupación israelí en nuestros territorios. Años impulsando programas culturales desde
esta embajada y no hemos tenido ninguna denuncia sobre censura o manipulación de las
obras y talento que se exhibe, al contrario, nos han reconocido el enfoque que ha
asumido la gestión diplomática de la Embajada del Estado Palestina en Argentina
colocando a la cultura como pilar fundamental para fomentar las relaciones en todos los
niveles de la sociedad argentina.

Asistentes a la inauguración


-¿Cuál es el nivel de solidaridad popular en argentina con la causa palestina?
Te hablo desde el rol que desempeño como Coordinador de Cultura de esta embajada: la
solidaridad de las organizaciones de base es inquebrantable. Vale mencionar que siempre
están bajo le acecho de quererlos amedrentar calificándolos de “antisemitas” pero lejos
de doblegarlos con esta categoría (el de semita y antisemita) que ha sido manipulada por
el estado de Israel para sus intereses propagandísticos en la región, los movimientos
sociales se han mostrado como incansables y tienen a la causa palestina como un
imperativo ético categórico. Esto lo ves en la marchas de solidaridad que de manera
espontanea organizan, en sus consignas que valientemente expresan en las calles y
avenidas argentinas, en el respeto que nos manifiestan cuando visitan nuestra embajada,
en el tenor de sus comunicados orientados por una línea discursiva firme a favor de los
derechos humanos del pueblo palestino y solicitando se respete la legislación
internacional. Es clave subrayar que con la masificación de Internet en la década de los
90, estos movimientos sociales han tenido la oportunidad de constituir sus propios medios
de comunicación social alternativos, comunitarios y populares, y por ende, se han convertido en una caja de resonancia fundamental para decir lo que otros callan, para denunciar lo que otros ignoran y especialmente, para desalambrar el cerco mediático que se ha establecido sobre el tema palestino en Occidente. Hoy tenemos un ecosistema informativo muy distintos gracias a Internet y el uso consciente de esta herramienta ha permitido erosionar la narrativa del estado de Israel.

Fuente: Palestina Soberana

Con Susan Shalabi, Vicepresidenta de la Asociación Palestina de Fútbol: ‘Es frustrante ver el doble rasero de la comunidad internacional clonarse en el fútbol’

Por María Landi

Susan Shalabi es la voz internacional de la Asociación Palestina de Fútbol (APF) y una voz incómoda. Desde 2008 se ha dedicado a documentar, sistematizar y denunciar las constantes violaciones israelíes al fútbol palestino. Con seguridad está detrás de la carta que la APF le escribió a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para pedirle que no haga la preparación final para el mundial en Israel, en el contexto de la campaña ciudadana ¡Uruguay, NO vayas! Deja claro que, según los estatutos de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), la APF no puede decirle a la AUF con quién jugar o no, porque sería una intromisión en los asuntos de otra asociación: «Y nosotros respetamos las normas. Pero lo que sí podemos hacer es mostrar a los uruguayos quién es realmente la parte con la que eligen jugar y cómo ese intercambio contribuye a blanquear mediante el deporte una ocupación brutal que humilla diariamente a millones de seres humanos, confisca su libertad, los mata, los detiene y les roba sus tierras, y dejar la cuestión librada a su conciencia».

VIVIR BAJO OCUPACIÓN

Al igual que miles de sus compatriotas, Shalabi nació en la diáspora, en Kuwait, de padre palestino y madre española. «Hablé español antes de hablar árabe», dice riéndose. Tenía 5 años cuando sus padres se separaron y pasó su infancia entre Kuwait y Cáceres. «Mi padre es más viejo que Israel: nació en 1945», cuenta. Como tantos palestinos, vivió repartido entre tres países, hasta que pudo regresar y establecerse como médico en su Tulkarem natal. Desde entonces, Shalabi ha vivido como una palestina más bajo la dominación israelí: «Vivir bajo la injusticia y la confiscación de libertades a manos de la ocupación y el apartheid despierta a la rebelde que llevas dentro. Puede quebrar a las personas o convertirlas en luchadoras. En nuestro caso, la elección siempre fue clara. Sí, Israel es un Estado poderoso que no duda en utilizar la fuerza letal contra la población desarmada cuya tierra robó, pero no tenemos otra opción ni ningún lugar al que huir. Es la cuestión shakesperiana de “ser o no ser” la que, creo, ayudó a engendrar tanta resistencia en el pueblo palestino».

Y agrega: «Yo era una adolescente cuando estalló la primera intifada. Se cerraban las escuelas, se invadían las casas y los adolescentes de mi edad eran detenidos, heridos y asesinados. Todos recibimos patadas de los soldados israelíes. Algunos se perdieron para siempre: sus historias no se contaron y sus sueños no se realizaron. La primera intifada fue la prueba de que era imposible vivir bajo esa ocupación y de que había que resistir. […] La esperanza que trajeron los Acuerdos de Oslo duró poco. Las imágenes de la gente agitando ramas de olivo siguen en el fondo de mi cabeza hasta hoy. Todo se desmoronó muy pronto. La segunda intifada demostró que Israel había utilizado la negociación para ganar tiempo para su proyecto expansionista, cuyo lema nunca cambió: “Más tierra y menos árabes”. Pronto me di cuenta de que la versión israelí del apartheid era mucho peor que la sudafricana. En Sudáfrica los blancos querían esclavizar a la población que consideraban inferior a ellos, pero Israel no quiere que existamos en absoluto en esta tierra».

DEL PERIODISMO A LA DIPLOMACIA Y DE ALLÍ AL FÚTBOL

Al igual que la célebre reportera Shireen Abu Akleh (asesinada en mayo por un francotirador israelí en Yenín), Shalabi estudió en la Universidad Al-Yarmuk, de Jordania. Aunque es más joven, conoció a Abu Akleh y llegó a trabajar con ella en la televisión palestina. Cuenta que cuando recibió la noticia de su asesinato recordó un incidente que ahora le parece premonitorio: en 2001, siendo una reportera novata, en medio de un ataque violento de colonos judíos cerca de Nablus se encontró con Abu Akleh, quien le reprochó que estuviera en ese lugar sin tener experiencia y sin la protección adecuada. «¡Vete de aquí!», le dijo. Shalabi recuerda que le respondió: «¿De qué me sirve tener chaleco y casco si me disparan a la cara?».

Shalabi empezó a trabajar en 1999 para la televisión satelital palestina. Antes de un año estalló la segunda intifada: «Fueron tiempos especialmente difíciles. Trabajaba como reportera y veía tanta muerte y tanta destrucción –al igual que cualquier periodista en Palestina: todos enfrentaron el peligro, fueron heridos, muertos, golpeados, arrestados− que me resultó intolerable: “Ya basta”, me dije». Después de casi siete años como periodista y con una maestría en Relaciones Internacionales, decidió pasar del periodismo al Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina. «Cómo llegué a involucrarme en el fútbol es una historia bastante peculiar. Trabajaba como diplomática cuando Jibril Rajoub, recién elegido presidente de la APF, me pidió que me ocupara del área internacional y ayudara a reconstruir la asociación. Al principio dudé, pero luego pensé que era una causa noble y que merecía la pena postergar mi carrera diplomática. Pensé que estaría uno o dos años hasta que hubiera levantado el área internacional de la APF, pero eché raíces allí», cuenta. Fue secretaria general de la asociación y ha sido reelegida como vicepresidenta. También integra el Comité Ejecutivo de la Confederación Asiática de Fútbol y otros comités de la FIFA.

MUJERES Y FÚTBOL EN PALESTINA

«Nunca fui futbolista, aunque de niña era una gran aficionada. En aquella época se disuadía a las chicas de jugar al fútbol. Una familia aceptaba que su hija hiciera artes marciales, pero jugar al fútbol se consideraba inapropiado para las mujeres. Y, como era rebelde, cuanto más me decían que no, más me gustaba jugar. Pero cuando años después se volvió normal para las chicas jugar al fútbol, perdí el interés», dice Shalabi y se ríe.

Relata que, cuando el fútbol palestino abrió sus puertas a las mujeres, el entusiasmo y el interés fueron enormes: «La sociedad se adaptó muy rápido. Hoy encuentras familias, incluso en los lugares más conservadores, que quieren meter a sus hijas en un club de fútbol. Por ejemplo, una de las mejores réferis que tenemos −además de jugadora− es de Hebrón, y ha sido réferi incluso en partidos de hombres. Es muy valiente y muy buena. Y eso ocurre en uno de los lugares más conservadores. Así que la gente está aceptándolo».

Al preguntarle sobre su experiencia en ese mundo tan masculino, responde que no ha sido fácil en absoluto: «Cuando empiezas a trabajar con los hombres, ellos te juzgan basándose en sus prejuicios y no confían en ti. Tienes que luchar y ganarte su confianza. […] Es más difícil construir la autoestima de las mujeres que la de los hombres. Y es que a nosotras nos juzgan con mucha más severidad. Si cometemos un pequeñísimo error, todos los dedos nos señalan: es porque somos mujeres. La presión sobre nosotras es muchísimo mayor que sobre los varones».

FÚTBOL EN LA MIRA

La historia del fútbol palestino es un reflejo de la del país. La AFP, relata Shalabi, no fue aceptada en la FIFA hasta 1998, y no fue por falta de intentos. La admisión de Palestina como miembro de la FIFA fue bloqueada año tras año desde las primeras décadas del siglo XX, porque el movimiento sionista había sido más rápido en pedir su inclusión y ya en 1928 se hizo con un lugar en la federación, reclamando como suya la Asociación de Fútbol de Palestina, aunque Israel todavía no existía y la población judía era una pequeña minoría. «Pero sabían el poder que tiene el fútbol y querían usarlo para legitimarse. Y contaron con la complicidad del mandato británico. Después de 1948 cambiaron el nombre a Asociación de Fútbol de Israel [AFI]. Y no se nos permitió crear la nuestra porque, según los estatutos de la FIFA, solo puede haber una asociación por país y el nuestro desde 1948 había quedado dividido entre Jordania y Egipto», dice.

«Solo después de 1967 la ONU [Organización de las Naciones Unidas] reconoció a Cisjordania y Gaza como territorio ocupado, y los estatutos de la FIFA admiten a países bajo ocupación. Pero los israelíes pusieron toda la presión política y el poder que tienen para impedir nuestra afiliación. El fútbol palestino tuvo que luchar para conseguirla. Fue un gesto positivo de Joseph Blatter –digan lo que digan de él– con nuestro pueblo: reconoció los argumentos legales que Palestina había presentado año tras año y el hecho de que jugábamos al fútbol a pesar de estar bajo ocupación», señala Shalabi.

Pero la alegría duró menos de tres años. Israel usó la segunda intifada como pretexto para potenciar la represión y la liga de fútbol fue suspendida. La membresía en la FIFA se pierde si un país pasa cierto tiempo sin torneos. Por eso Israel hacía –y hace− todo lo posible para bloquear el fútbol palestino: atacar e invadir los estadios, arrestar y asesinar jugadores, destruir instalaciones… Por siete años la liga estuvo casi suspendida, y Palestina corría el riesgo de perder su membresía. Las autoridades presionaron a la APF para que convocara su asamblea general y eligiera a un dirigente capaz de salvar la situación. En 2008 la asamblea eligió a Jibril Rajoub, quien comenzó a reconstruir la asociación. Desde entonces ha sido reelegido cada cuatro años.

UNA HISTORIA DE AGRAVIOS E IMPUNIDAD

Es asombrosa la serenidad con la que esta mujer relata las atrocidades israelíes contra el deporte palestino y la sucesión de arbitrariedades, injusticias, omisiones e hipocresía que ha guiado la conducta de la FIFA respecto de las denuncias palestinas y la violación de los estatutos de la propia federación por Israel. Shalabi aclara que las agresiones son tan antiguas como la ocupación israelí. Y lamenta haber comenzado a recopilarlas recién en 2008, cuando entró a la APF: «Observé que Israel estaba interfiriendo en los derechos y las obligaciones de la asociación de organizar, practicar y desarrollar el fútbol. Fue entonces cuando empecé a relevar y categorizar los incidentes, para comprenderlos y quizás encontrar soluciones».

En el blog que creó, Shalabi agrupó las transgresiones israelíes contra los deportes palestinos en siete categorías: violación constante de los derechos humanos de los jugadores y el personal, incluido el asesinato, las lesiones y la detención, y violencia racista contra los palestinos ciudadanos de Israel por clubes e hinchadas de ultraderecha; restricción de la libertad de movimiento de los jugadores y el personal dentro y fuera de Palestina; prohibiciones u obstáculos a la construcción de estadios y otras infraestructuras (incluso tratándose de proyectos FIFA Gol) y, en ocasiones, destrucción de los ya existentes; restricción de la adquisición y la distribución de equipamiento deportivo dentro y fuera de Palestina; interferencia política en la organización de partidos amistosos entre la APF y otras asociaciones; permiso a las colonias ilegales para que construyan instalaciones de fútbol y sus clubes sean miembros de la AFI en territorios palestinos reconocidos internacionalmente, y prohibición de actividades deportivas palestinas en la ocupada Jerusalén Este.

«Llevamos muchos años intentando garantizar nuestros derechos según los estatutos de la FIFA, planteando estas cuestiones a la federación y a las confederaciones. La FIFA entiende que nuestros derechos están siendo violados, pero ha hecho muy poco para corregir esta injusticia. Es frustrante ver que el doble rasero de la comunidad internacional se clona también en el fútbol. Resulta irónico que el lema de la FIFA sea “Separar el deporte de la política”, cuando sus acciones reflejan las de los políticos y están influenciadas por ellos», dice Shalabi.

En efecto, en el Congreso de la FIFA de 2015, la APF llevó la moción de suspender a Israel. Esta venía acompañada de la campaña internacional Tarjeta Roja a Israel, que había tomado gran impulso. La APF fue presionada para cambiar la moción por constituir un comité de monitoreo presidido por el sudafricano Tokyo Sexwale. Durante dos años el comité intentó cumplir su mandato, pero Israel puso todos los obstáculos posibles, incluyendo demorar a Sexwale durante horas en los checkpoints y luego negarse a recibirlo porque había llegado tarde; afirmar que nadie tenía autoridad para determinar si las colonias donde tiene clubes son territorio ocupado (a pesar de que en ese período el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 2.334, que afirma categóricamente que lo son), y, finalmente, rechazar totalmente el informe presentado por Sexwale tras numerosas postergaciones. La FIFA violó sus estatutos cediendo a la presión política del mismísimo primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y terminó dejando de lado el informe sin sancionar a Israel.

«Se hizo de forma ilegal. Dos veces llevamos el asunto al tribunal de arbitraje deportivo, pero la FIFA tenía los abogados y los recursos financieros que nosotros no tenemos para sostener esta batalla legal», expresa Shalabi. En una presentación que hizo ante la Confederación Asiática de Fútbol, la cronología de los hechos muestra cómo la APF fue traicionada por la federación. Pero ella afirma: «Una cosa que quiero dejar clara es que esto no ha terminado. Somos un pueblo resiliente y capaz. Con tiempo y esfuerzo, haremos que la verdad se conozca, ganaremos más aliados y, juntos, obtendremos justicia».

EL FÚTBOL COMO FACTOR DE UNIDAD

En Palestina, la APF es una expresión de unidad por encima de las divisiones políticas y la fragmentación territorial y demográfica: «Hubo un acuerdo de dejarlo aparte de la polarización política. La elección de las autoridades de la APF se hace cada cuatro años, simultáneamente en cada territorio, y nos comunicamos virtualmente».

Shalabi subraya que la APF nunca pudo celebrar una asamblea con todos sus miembros físicamente presentes: «¡Somos expertos en reuniones virtuales desde mucho antes de la pandemia! Para el mundo fue algo nuevo. Vivieron por un año lo que nosotros vivimos toda la vida, todos los días: encerrados, sin poder viajar, sin poder encontrarnos». La separación forzada no es solo con Gaza, sino también con la diáspora en Siria, Jordania y Líbano. Allí los palestinos no pueden jugar en la liga nacional, por lo que se creó una asociación regional en la que participan los campos de refugiados. Cada asociación regional (Gaza, Cisjordania y la diáspora) tiene su vicepresidente. Shalabi es la de Cisjordania. Y las tres se reúnen virtualmente.

Shalabi cree que todavía falta mucho para que llegue el momento sudafricano para Palestina: «Los racistas sudafricanos eran menos listos que los israelíes y tenían menos poder internacional. La realpolitik que controla el mundo decide a cuáles países se debe sancionar y a cuáles no. Israel todavía tiene amigos muy poderosos». Pero, como apasionada de la historia, sabe que el momento va a llegar: «La gente está engañada por los grandes medios corporativos, pero la verdad no puede ocultarse ni el mal puede durar para siempre. Solo espero que el final no sea demasiado sangriento. Israel es el último régimen colonial sobre la faz de la tierra». Y agrega: «Tiene que haber mayor presión de la sociedad civil en los países que apoyan a Israel: Estados Unidos y Europa. Es más fácil que sean los latinoamericanos quienes entiendan y simpaticen con nuestra causa, porque han vivido el colonialismo, la opresión, las revoluciones».

Shalabi opina que son importantes las campañas ciudadanas, como la que actualmente se desarrolla en Uruguay para que la selección no haga en Israel su preparación física previa al mundial y la que exige a la FIFA que suspenda a Israel. Y concluye esperanzada: «El fútbol tiene mucha influencia. Ayudó a la causa de Sudáfrica contra el apartheid porque todas las naciones con conciencia tomaron una posición y se negaron a jugar con ese régimen. Los agresores no deberían ser recompensados por su agresión, sino rechazados y reprobados. Solo entonces se darán cuenta de que ser miembro de la sociedad humana comporta obligaciones».

Fuente: https://brecha.com.uy

DAIA perdió la cabeza, denuncia a un argentino en tribunales por antisionismo

05 de julio de 2022

Por Daniel Kupervaser

DAIA, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, institución que se asume como la representación política de la comunidad judía local, acostumbra periódicamente a llevar ante la justicia a instituciones y personas que se expresan en términos o conductas que los catalogan como antisemitas. En este último tiempo, DAIA, aparentemente incitada por la posibilidad de ganar terreno en la realidad política argentina, decidió dar un paso más adelante y, al conocido cargo de antisemitismo en sus demandas de enjuiciamiento, agregó otro insólito: “antisionismo”.

Ante esta disparatada acusación, no se dispone del menor indicio de la actitud que pueda tomar la justicia argentina, que de por sí no demuestra estar equipada de una infraestructura básica capaz de garantizar un orden jurídico estable y propio de un estado de derecho reconocido internacionalmente. Lo que se debe tener claro es que, si la justicia argentina demuestra estar dispuesta a investigar, enjuiciar, o lo que es peor, penar al enjuiciado ante el cargo de “antisionismo”, necesariamente deberá asumir la responsabilidad de enfrentar la realidad y dar las explicaciones correspondientes ante un hecho irrefutable y dos problemáticas implicancias.

En el marco del pueblo judío, tanto en Israel como en varios países de la diáspora, conviven grupos de cientos de miles de judíos guiados por una visión y autodefinidos “antisionistas”. Sus posiciones no solo la expresan verbalmente, sino que se manifiestan violentamente en repetidas oportunidades quemando en público la bandera de Israel y vociferando “Nazis” en contra de todo personaje identificado con el Estado de Israel. Por supuesto, como son judíos, no en Israel y no en ningún país del mundo, estos antisionistas son considerados delincuentes que requieren ser enjuiciados o penados. ¿Estará dispuesta la justicia argentina a exigir explicaciones de esta actitud racista por parte de DAIA que tanto acostumbra a defender y adular a Israel?

JUDIOS ANTISIONISTAS

Cuando la justicia argentina considere la acusación de DAIA, seguramente no podrá desentenderse del hecho que un ciudadano argentino es acusado de agraviar verbalmente a un movimiento de liberación nacional de otro pueblo (judío), por parte de ciudadanos argentinos que defienden intereses de un movimiento de liberación foráneo (judíos argentinos) con el que tienen vinculaciones étnicas. En la práctica se trata de una nueva demostración de una conducta que acentúa una mayor lealtad a Israel que a Argentina. No por casualidad, tiempo atrás fue exactamente la DAIA que informó el resultado de una investigación. El 68% de los argentinos sostiene que los judíos argentinos son mas leales a Israel que a Argentina (DAIA, Informe antisemitismo 2018).

INFORME ANTISEMITISMO DAIA 2018

El argumento principal de DAIA para su acusación de “antisionismo” contra el líder sindical Bodart se basa en sus feroces ataques al movimiento de liberación nacional del pueblo judío y en contra del Estado de Israel. En caso que la justicia argentina encuentre algún motivo razonable para progresar con esta causa, o inclusive llevarla a juicio o penarla, necesariamente deberá enfrentarse con la necesidad de ser muy estricta con el principio de la equidad. En ese sentido muy probablemente deberá hacerse cargo de decenas de miles de casos muy similares de judíos que repetida y públicamente niegan el derecho de liberación nacional al pueblo palestino y apoyan su sometimiento, en parte bajo un orden de Apartheid, pese a que instituciones como la Asamblea General de ONU reconoce la necesidad de la instauración de una Estado Palestino independiente y que el Consejo de Seguridad de ONU considera la colonización judía en Cisjordania como una transgresión de normas de la justicia universal. ¿Estará dispuesta la justicia argentina a la apertura de miles de causas contra esos judíos, o se someterá a la excepcionalidad que solo reconoce ese derecho a los judíos?

Toda predisposición de la justicia argentina a ajustarse a las exigencias de DAIA en esta acusación, necesariamente convertirá a los ciudadanos argentinos en escudo protector de intereses del pueblo judío, y de por si incrementará significativamente su desgastada imagen de hoy.

Por el bien del pueblo judío, y la colectividad judía argentina, el mejor resultado que se podría obtener en este caso sería aquel en que la justicia argentina envíe a DAIA devuelta a su casa. 

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 5-7-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD  

Argentina: Convocan a foro «Antisemitismo el intolerable chantaje»

Están cordialmente invitados a participar del Foro Internacional denominado: «Antisemitismo: el intolerable chantaje*», a realizarse los días14 y 15 de julio de 2022, en la sede del Auditorio de la Universidad de Lujan, ubicado en Ecuador 871, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Invitan el Grupo Palestina y América Latina del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino entre otros. Este foro se realizará en forma presencial y también a través de videos y ZOOM. Tiene como objetivo revalidar lo aprobado en la Asamblea General de CLACSO; en tal sentido, se adjunta la documentación allí votada, extendiéndola a organizaciones de la sociedad civil, políticas y sindicales, entre otros. 
Saludos fraternos.
*Título de Judith Butler, editado por Editorial Canaán.

6 de junio de 2022
Grupo Especial Revista Al-Zeytun/Palestina y América Latina (2019-2022)
A la Asamblea de CLACSO, los centros miembros, los grupos de trabajo y cada
integrante.
Llamamos a repudiar las violaciones de los derechos humanos palestinos, desde el Estado
israelí, a través de su ejército, su policía y sus colonos armados, basada en un racismo
estructural anclado en el odio a los árabes y a los palestinos, principalmente. Seguimos la
propuesta de la sociedad civil palestina (desde el 2005) para el Boicot, la Desinversión y
las Sanciones (BDS) contra Israel, cuyo propósito es finalizar la ocupación de Palestina.
La gran mayoría de las instituciones culturales israelíes constituyen el andamiaje
ideológico e institucional del régimen de ocupación, colonialismo y apartheid contra el
pueblo palestino, y contra cualquiera que se atreva a defender su causa. Explícita o
implícitamente se han aliado con el Gobierno israelí, más allá de los esfuerzos para
moderarlo que hacen muchos intelectuales a título individual. Así, tales instituciones
apoyan o dan cobertura al colonialismo de ocupación de Israel y el apartheid, como bien
lo han puesto de manifiesto organizaciones como Human Right Watch, B´tselem,
Laboratorio de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de Harvard, estudio
consultivo de la ONU, Amnesty, entre otras.
Como intelectuales críticos de CLACSO alzamos nuestra voz para repudiar, también, la
actitud de las dirigencias de las instituciones culturales y universidades israelíes que
profundizan la discriminación contra el pueblo palestino.
Anexo
Declaraciones y adhesiones desde el Grupo Especial de CLACSO Revista AlZeytun/Palestina y América Latina (2019-2022) en sus direcciones de internet.

https://www.clacso.org/el-antisemitismo-es-racismo-y-el-antisionismo-esanticolonialismo/


https://www.clacso.org/declaracion-de-jerusalen-sobre-el-antisemitismo/


https://www.clacso.org/apoyo-al-pueblo-palestino-contra-los-crimenes-sionistasisraelies-y-por-la-inmediata-liberacion-de-juana-ruiz-sanchez-secuestrada-por-israeldesde-el-13-de-abril/
https://www.clacso.org/declaracion-del-grupo-especial-palestina-y-america-latinacontra-la-anexion-de-cisjordania/


https://bdsmovement.net/es/news/mas-de-220-academicosas-de-america-latinarechazan-lazos-con-el-apartheid-israeli

Declaración de académicos por Palestina: ¿Con qué agua se lava la imagen de Israel?

Para Académicos por Palestina, resulta importante subrayar que ninguna tecnología –y menos aún, algún “negocio”- puede ser considerado “neutral”, exenta de cierto contexto histórico, cultural y político: ¿da lo mismo “comprar” tecnología de agua para usar en Chile mientras Palestina es despojada de ella por la misma entidad que la vende? Si toda tecnología no está jamás fuera de sus contextos porque su desarrollo tiene efectos políticos inmediatos, acaso ¿no oculta esta singular colaboración a la nakba palestina, el rostro de miles que por 74 años han sido despojados de sus tierras y a quienes se les ha privado del agua gracias a la violencia colonial israelí?.

En las últimas semanas hemos visto como importantes instituciones de nuestro país, así como autoridades políticas, generan acuerdos de colaboración en áreas de tecnologías y sustentabilidad con la Embajada de Israel. Entre ellas se cuentan el encuentro del alcalde de Valparaíso Jorge Sharp con la embajadora Marina Rosemberg para “intercambiar mirada sobre desafíos comunes en temas hídricos y otras áreas”[1]; el reconocimiento de la misma embajada al actual Gobernador de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, por “promover el cuidado del medio ambiente y hacer de Santiago-RM una región más sustentable y verde”[2] así como la reunión que sostuvo la misma embajadora con Ximena Fuentes, subsecretaria de Relaciones Exteriores del Estado chileno.[3]

Ninguna de las personas aquí adherentes podríamos desconocer la importancia de abordar la crisis hídrica actual, o promover el cuidado del medio ambiente, tanto de nuestras entidades académicas, como gubernamentales. La cuestión es que en los casos señalados observamos que la visibilización de estas acciones, supuestamente basadas en articulaciones de colaboración científica, ocultan un objetivo que busca lavar la imagen del Estado sionista de Israel y, a su vez, socavar la legitimidad de los organismos internacionales de derechos humanos, de la ONU y de todas aquellas instituciones que han denunciado los crímenes de lesa humanidad que ha perpetrado Israel diariamente sobre el pueblo palestino. De hecho, la entidad sionista ha sido condenada por organizaciones de Derechos Humanos (Human Rights Watch, entre otros miles), el Derecho Internacional (ONU), Tribunales Internacionales (Tribunal Russel y Tribunal de la Haya) y Amnistía Internacional, por su sistemática violación de los Derechos Humanos de la población palestina y de la instauración de un verdadero estado de apartheid durante los 74 años de sistemática colonización.

Este lavado de imagen es nítidamente observable respecto del tema de las tecnologías del agua. Desde la guerra de 1967 en que el Estado sionista de Israel niega el acceso libre a las aguas al pueblo palestino, haciéndose soberano de éstas en todo el territorio palestino (de sus acuíferos cisjordanos y gazatíes; así como de la parte correspondiente a Palestina del caudal del río Jordán), restringiendo a menos de la mitad la dosis de agua que se entrega por persona en territorio palestino (respecto de la cantidad de agua considerada para cada ciudadano israelí), y además, cobrando más por litro de agua a la población palestina, que a la población israelí[4]. Al mismo tiempo ha desarrollado en todas estas décadas de ocupación una innovación tecnológica en torno al agua – a través de la Compañía Nacional de Aguas Mekorot-  que incluso se exporta a otros países, tal como parece estar sucediendo, ahora, con su “colaboración” con las diversas entidades chilenas.

Para Académicos por Palestina, resulta importante subrayar que ninguna tecnología –y menos aún, algún “negocio”- puede ser considerado “neutral”, exenta de cierto contexto histórico, cultural y político: ¿da lo mismo “comprar” tecnología de agua para usar en Chile mientras Palestina es despojada de ella por la misma entidad que la vende? Si toda tecnología no está jamás fuera de sus contextos porque su desarrollo tiene efectos políticos inmediatos, acaso ¿no oculta esta singular colaboración a la nakba palestina, el rostro de miles que por 74 años han sido despojados de sus tierras y a quienes se les ha privado del agua gracias a la violencia colonial israelí? En este registro resulta alarmante observar en las acciones de nuestras autoridades políticas de las últimas semanas una verdadera operación de borramiento del pueblo palestino activada por el Estado de Israel. Mas aún si estas autoridades se reconocen en una cierta tradición “democrática” que, como ha dicho el presidente Gabriel Boric, se caracterizan por respetar irrestrictamente los Derechos Humanos. ¿Cómo se puede decir que se respetan los DDHH si, a la vez, las mismas autoridades colaboran sistemáticamente con el negocio colonial de la entidad sionista?

La aparición de la embajadora israelí junto a las diferentes autoridades chilenas, conjuntamente con el silencio de estas mismas autoridades respecto de la situación Palestina, no hacen más que ejercer una violencia que, a la vez que lava la imagen de la entidad sionista, borra las voces del pueblo palestino en sus 74 años de Nakba que define a la colonización sionista. Las imágenes resultan mas que ominosas: el feliz encuentro de Sharp en Valparaíso para debatir la crisis hídrica, o el feliz reconocimiento a Orrego, por hacer de Stgo-RM una región sustentable, o las conversaciones con la subsecretaria Fuentes no hacen más que ocultar que dichos encuentros están sostenidos sobre décadas de colonización sobre una tierra regada con sangre, exilio y apartheid. Es precisamente el problema ético, inescindible de la cuestión tecnológica y colonial lo que está aquí en cuestión.

Por todas estas razones, Académicos por Palestina repudia la decisión de colaborar con la entidad sionista por parte de las autoridades gubernamentales de nuestro país, llamamos a los diversos actores del país a rechazar cualquier nexo de colaboración con el Estado sionista, a denunciar toda forma de racismo y defender realmente los Derechos Humanos del pueblo palestino y de todos los pueblos.

[1] https://twitter.com/JorgeSharp/status/1536812935787384834/photo/1

[2] https://twitter.com/Orrego/status/1535371336901697538

[3]https://twitter.com/XFuentes/status/1538969062612553728

[4] Véase el informe de Amnistía Internacional: Informe Apartheid Amnistía

La Voz De Los Que Sobran

Niño de 3 años obligado a desnudarse por fuerzas israelís de ocupación recibió camiseta del Club Palestino de regalo

23 de junio de 2022

Hace aproximadamente dos semanas, el club chileno de la Primera División, Palestino, denunció que en Palestina, un niño de tres años fue obligado a desnudarse en el momento que transitaba junto a su familia en un “checkpoint” cerca de Jenin, una ciudad en la zona norte de Cisjordania.

Ya en el puesto militar destinado a controlar el movimiento de la población palestina en Gaza y Cisjordania, le quitaron la polera al menor de edad, hecho que fue ampliamente viralizado y comentado en redes.

¿El motivo? Un dibujo estampado en su camiseta que no fue del agrado de las fuerzas israelíes, lo que significó que el menor de edad tuviera que regresar a su casa semidesnudo.

En ese contexto, fue que durante la tarde de este miércoles 22 de junio, el club árabe informó en sus redes sociales que le hicieron llegar una camiseta del Tino Tino a Yousef. “Todo un pueblo“, escribieron en sus redes sociales adjuntando una fotografía del obsequio.

Fuente: www.chvnoticias.cl

Red de Judíos Antisionistas IJAN se une a la Campaña ‘Uruguay No Vayas’

20 de junio de 2022

Las representaciones de la Red Internacional Judía Antisionista (IJAN) en Argentina y España suman sus voces a la campaña #uruguaynovayas para que la selección uruguaya de fútbol masculino no vaya al Estado de Apartheid, a entrenar y jugar un partido amistoso con la selección israelí.

Hacemos un llamado la Selección Uruguaya de Fútbol masculino, sus directivos y jugadores, a que no ignoren al llamado de la Sociedad Civil Palestina al BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) para poner fin a las políticas racistas que el sionismo y su criatura el Estado de Israel, de la mano del imperialismo anglo-americano, han impuesto en Palestina.

Es muy conocido que el estado de Israel utiliza la opresión sufrida por judí@s en el pasado para escudar sus crímenes de guerra y contra la humanidad. Ya es hora de que semejante régimen colonialista de opresión contra el pueblo palestino sea abolido.

Así como ocurrió con el ya extinto apartheid sudafricano, el tiempo y la historia juzgarán a los que, manteniendo lazos cómplices con el Estado de apartheid como si nada pasara, hacen oídos sordos y ojos ciegos a esta realidad.

El fútbol no es un juego inocente cuando se lo usa para encubrir y normalizar la opresión etnocida. ¡La pelota no se mancha!

Fuente: IJAN

Comunidad palestina de Chile insta a Boric a priorizar su lucha

Por Íñigo Alejandro
14 junio, 2022

En profundidad: A pesar del historial de apoyo a la causa palestina del presidente Gabriel Boric, su administración se ha centrado en otras preocupaciones políticas internas.

En marzo, la comunidad palestina de Chile observó con entusiasmo la toma de posesión de Gabriel Boric como nuevo presidente del país.

Había razones para tener esperanzas para los miembros de la mayor diáspora palestina fuera del mundo árabe. Boric, un joven abogado de izquierda, ha sido durante mucho tiempo un defensor de la causa palestina y un fuerte crítico de Israel.

“Como miembro de la comunidad palestina, me sentí feliz cuando Boric ganó las elecciones, ya que sentí que, de alguna manera, Chile podía aportar su granito de arena en la lucha por Palestina. Fue algo positivo para Palestina, ya que sabemos que podemos contar con su apoyo”, dice a  The New Arab José Nabzo, un chileno con raíces palestinas.

Chile alberga entre 300.000 y medio millón de personas de origen palestino. Tal es el peso de la comunidad local que hay un dicho que dice que ‘en cada pueblo chileno hay un cura, un policía y un palestino’.

«Con la elección de Boric, la comunidad palestina local esperaba ver a su nuevo presidente defender su causa en el escenario político nacional y mundial»

La comunidad se encuentra entre las más organizadas y políticamente comprometidas de la diáspora y mantiene estrechos vínculos con su hogar ancestral.

“Los palestinos en Chile están realmente interesados ​​en apoyar la causa palestina, tienen un compromiso político con la lucha palestina desde el momento en que llegaron a Chile y ese compromiso se ha mantenido hasta el día de hoy”, dijo Nadia Silhi-Chahin, académica chileno-palestina enfocada en sobre la comunidad palestina de Chile, dice The New Arab . 

Una nueva esperanza

Con la elección de Boric, la comunidad palestina local esperaba ver a su nuevo presidente defender su causa en el escenario político nacional y mundial.

Poco después de asumir el cargo, Boric instó a la comunidad internacional a mostrar el mismo nivel de solidaridad hacia Palestina que se había expresado hacia Ucrania.

“Palestina ha estado ocupada durante mucho tiempo y no sabemos mucho sobre lo que está pasando allí”, dijo el presidente chileno en el programa de entrevistas Las Caras de la Moneda .

«Nos solidarizamos con el pueblo ucraniano por la guerra. Sin embargo, hay muchas otras regiones que son testigos de otros flagelos, como Palestina, por ejemplo. No obstante, vemos poca solidaridad».

 

La reunión dio como resultado que Boric firmara una carta en la que afirmaba que el “futuro gobierno de Chile debe asumir una posición más explícita de condena de los abusos contra los derechos humanos, los abusos contra los derechos internacionales y los derechos humanitarios en Palestina”.

Anteriormente, en junio de 2021, apoyó un proyecto de ley en el Congreso chileno que buscaba boicotear bienes, productos y servicios de los asentamientos en los Altos del Golán ocupados por Israel, así como en Jerusalén occidental y oriental.

El joven presidente también calificó a Israel como un “estado asesino” en el pasado, una posición que defendió en una entrevista reciente con la prensa local. 

«Todos los países que están violando los tratados internacionales […] tienen que cumplir con las regulaciones internacionales, sin importar cuánto poder tenga ese país», afirmó Boric.

En 2019, la Comunidad Judía de Chile envió a Boric un tarro de miel para celebrar la festividad de Rosh Hashaná, a lo que este respondió tuiteando: “Agradezco el gesto pero podrían empezar pidiendo a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado”.

Chilenos palestinos instan a Boric a priorizar su lucha
Se ve una bandera palestina junto a una mujer que lleva un keffiyeh durante una protesta en Santiago en mayo de 2021. [Getty]

Expectativas fallidas

No obstante, después de solo tres meses en el poder, gran parte de la esperanza que la comunidad palestina había infundido en Boric se ha desvanecido.

“Espero equivocarme, pero no creo que esto sea un gran cambio para Palestina ahora que tenemos a Boric”, dice Silhi-Chahin.

Gran parte de esto se debe al hecho de que el gobierno de Boric ha canalizado su energía hacia los asuntos internos, predominantemente la redacción de una nueva constitución , además de verse afectado por una caída temprana en los índices de aprobación .

“Boric ha abandonado el Medio Oriente, no parece estar interesado o no parece importarle en términos de diplomacia política. Tiene asuntos domésticos que lo mantienen muy ocupado, le sobran fuegos que apagar y tiene demasiado en su agenda para dar lugar a otro problema”, dice el académico chileno Jorge Araneda, experto en relaciones con América Latina y Medio Oriente.

Esta es una observación de la que se hacen eco Nabzo y Silhi-Chahin. Este último también señala que, a pesar del apoyo público de Boric a la causa palestina, ella cree que está arraigado predominantemente en una postura de derechos humanos en oposición a una creencia puritana en la lucha palestina y una necesidad personal de defenderla.

“No pensaría en Boric como una persona súper pro-palestina y porque se convirtió en presidente ahora necesita moderarse. Yo no lo representaría así”, añade.

“Chile alberga entre 300.000 y medio millón de personas de origen palestino”

relaciones israelíes

Araneda reconoce que la presencia de Boric en el poder dará mayor “visibilidad” a la causa palestina, aunque agrega que la limitada fuerza de Chile en el escenario global limitará el impacto que pueda tener en las relaciones con Israel y Palestina .

“¿Cuánto puede hacer un país mediano [como Chile] en diplomacia internacional? Muy poco, si acaso. En los próximos años, bajo el gobierno de Boric, veremos un enfriamiento de las relaciones con Israel, pero no un congelamiento”, agrega.

La elección de Boric también planteó preocupaciones contrastantes entre la comunidad judía de Chile de aproximadamente 18.000.

“Dados los comentarios abiertamente antisemitas y racistas que ha hecho el presidente Boric en el pasado, mis expectativas son bajas. El presidente corre el riesgo de polarizar aún más a la sociedad chilena al importar un conflicto que es completamente ajeno”, le dice a The New Arab Oscar Kleinkopf, presidente del Consejo Chileno Israelí .

Una defensa política y diplomática de la causa palestina también traería implicaciones colaterales para las relaciones de Chile con potencias prominentes como Estados Unidos, según Yousef Aljamal, académico y coautor de ‘Palestinian Diaspora Communities in Latin America and Palestine Statehood’. ‘.

“Los gobiernos latinoamericanos tienden a no ser críticos con Israel debido a su relación con Estados Unidos. También existen fuertes lazos comerciales y políticos entre Israel y América Latina, por lo que no es fácil. Los gobiernos intentan equilibrar la presencia de los palestinos y su influencia con su relación con Israel”, le dice a The New Arab .

No obstante, considerando los factores en juego, Aljamal cree que la comunidad palestina en Chile continuará instando a su último líder a defender su causa.

“Veremos más presión por parte de la comunidad palestina que utilizará su influencia y su peso político, económico y cultural para traducir sus demandas en una solidaridad concreta del gobierno con el pueblo palestino”, dice Aljamal.

Iñigo Alexander es un periodista independiente cuyo trabajo se centra en España, América Latina y la justicia social. Su trabajo ha aparecido en The Guardian, The Daily Telegraph, The Local y NACLA, entre otros.

Síguelo en Twitter:  @Inigo_Alexander

Fuente: https://english.alaraby.co.uk

Firma esta petición y dile a la selección de fútbol: #UruguayNoVayas

No queremos que la selección Uruguaya manche la querida camiseta celeste haciéndose cómplice del apartheid. Las invitaciones que Israel cursa a jugar partidos amistosos o hacer entrenamientos en su territorio son parte de una campaña para lavar su imagen internacional -cada vez más deteriorada- y ocultar los crímenes que comete a diario contra el pueblo palestino, contra sus futbolistas y deportistas.

Firma esta petición AQUÍ

Israel es un Estado de Apartheid. En esto han coincidido, en este último año, las principales organizaciones israelíes e internacionales de derechos humanos: B’Tselem, Human Rights Watch, Amnistía Internacional, y también el saliente Relator Especial de la ONU para los DD.HH. en el Territorio Palestino Ocupado, el jurista Michael Lynk.

Las organizaciones palestinas llevan dos décadas denunciando el apartheid israelí. Con el apartheid no se juega. Cuando Sudáfrica vivía bajo un régimen de apartheid, hubo una campaña internacional potente para sancionar y aislar a ese país; y el deporte jugó un papel clave en esa campaña.

Por eso no queremos que nuestra selección manche la querida camiseta celeste haciéndose cómplice del apartheid. Las invitaciones que Israel cursa a jugar partidos amistosos o hacer entrenamientos en su territorio son parte de una campaña para lavar su imagen internacional -cada vez más deteriorada- y ocultar los crímenes que comete a diario contra el pueblo palestino, contra sus futbolistas y deportistas.

Los jugadores palestinos son constantemente agredidos, asesinados, heridos, mutilados, reprimidos, encarcelados por la ocupación colonial israelí. Sus estadios son bombardeados. Su libertad de movimiento es violada constantemente para que no puedan reunir a la selección nacional (repartida entre Gaza y Cisjordania), ni entrenar, ni salir al exterior a participar en competencias internacionales.

Durante el último año, las fuerzas israelíes asesinaron a tres futbolistas adolescentes en Cisjordania: Mohammad Ghneim (19), Saeed Odeh (16) y Thaer Yazouri (18).

¿Quién no recuerda a los cuatro niños asesinados por un misil israelí cuando jugaban al fútbol en la playa de Gaza?

Además, en la Asociación del Fútbol Israelí (AFI) participan clubes de fútbol de colonias ilegales implantadas en el territorio palestino ocupado, en tierras robadas a las comunidades palestinas.

Todas las colonias israelíes en el territorio palestino ocupado son ilegales según la ONU y el derecho internacional humanitario (IV Convenio de Ginebra y Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional), que prohíbe el traslado de población ocupante al territorio ocupado, por lo cual constituyen un crimen de guerra.

Por todos estos motivos -y otros que iremos desarrollando a lo largo de esta campaña- hoy decimos a la AUF y a la selección uruguaya: escuchen el llamado de sus colegas palestinos, del pueblo palestino y de sus deportistas, y de toda la comunidad internacional que les apoya. No tiren por la borda el prestigio de nuestra selección, y no manchen la celeste colaborando para encubrir los crímenes del apartheid israelí.

¡URUGUAY, NO VAYAS!

Coordinación por Palestina / coordinacionporpalestina@gmail.com

Suma tu firma en: Change.org

Fuente: Eldeportivo.uy

Eldeportivo.uy

Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino rechaza que la selección masculina de fútbol Argentino juegue un amistoso el próximo 06 de Junio con el seleccionado de Israel

23 de mayo de 2022

⚽ El próximo jueves 26 de Mayo a las 18 hs todxs a la AFA (Asociación del fútbol Argentino).
⚽ #ArgentinaNoVayas, no seamos cómplices del apartheid Israelí.
⚽ Ante la posibilidad de que la selección masculina de fútbol Argentino juegue un amistoso el próximo 06 de Junio con el seleccionado de Israel y a pocos días de un nuevo asesinato esta vez de la periodista Shireen Abu Akleh 🇵🇸 en manos del ejército israelí alzamos la voz exigiendo #ArgentinaNoVayas,
sacale roja al apartheid israelí.
Las armas que matan Palestinxs, asesinan a nuestros pueblos.
Fuente: Comité Argentino de Solidaridad Con El Pueblo Palestino 🇵🇸
Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino ⚽
LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner