Semana contra el apartheid israelí en Chile: II Festival Intercultural y por los Derechos Humanos

26 de abril de 2022

Esta actividad tiene como objetivos Promover las artes, la interculturalidad y los derechos humanos para la construcción de una comunidad valdiviana más humana, visibilizando y denunciando los crímenes de lesa humanidad como Apartheid que comete el Estado de Israel, desde nuestro activismo como organización vinculada y en solidaridad con las demandas sociales y políticas de este territorio, por mayor justicia, igualdad y libertad.

En el marco de la Semana contra el Apartheid.

Esta actividad tiene como objetivos Promover las artes, la interculturalidad y los derechos humanos para la construcción de una comunidad valdiviana más humana, visibilizando y denunciando los crímenes de lesa humanidad como Apartheid que comete el Estado de Israel, desde nuestro activismo como organización vinculada y en solidaridad con las demandas sociales y políticas de este territorio, por mayor justicia, igualdad y libertad.

En esta actividad contaremos con una feria de organizaciones sociales, creadores, artistas, gastronómica, y emprendimientos locales o regionales, donde todos confluyan en un mismo espacio que permite promover valores de colaboración en comunidad y el intercambio cultural y social.

Sábado 30 de abril
Parque Saval Municipal (Cancha)
Desde las 14:00-20:30 horas

ARTISTAS CONFIRMADOS:
@islena_antumalen: de Isla Huapi (Rap)
Bloke Sur @blokesur_oficial (variante afrolatina)
Pez Perro (rock) @pezperroficial
@paskurana (cantautora)
@carlo_alberty Alberti (cantautor, dirigente sindicato de artistas callejeros) Y la presentación del Ballet Janaan con Camila Riadi @ballet_janaan Dabke (Danzas folclóricas palestinas).

FERIA DE ORGANIZACIONES Y EMPRENDIMIENTOS:
@casalaquiltra Refugio de animales
@colectivo18deoctubre
@defensoriacomunitaria
@migrantesenlosrios ONG por los derechos de personas migrantes.
@violetaslibres (colectiva feminista)
@quenoacurativa Resistencia curativa

Organiza: @juvappvaldivia Juventud chileno Árabe por Palestina de Valdivia
Financia: @gore_delosrios
Productora: @arrayanproduccion
Apoya: @munivaldivia

Entrada Liberada y abierta a todo público

Organiza: @juvappvaldivia
Financia: @gore_delosrios
Productora: @arrayanproduccion
Apoya: @munivaldivia

Entrada Liberada!!

Juventud chileno Árabe por Palestina de Valdivia

La Federación de Entidades Argentino Palestinas y el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino, repudia anuncio de visita oficial del Gobierno Argentino al Estado de Israel

Foto de archivo

Buenos Aires, 21 de abril de 2022

La Federación de Entidades Argentino Palestinas, conjuntamente con el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino, repudia en forma contundente el anuncio de una nueva visita oficial al Estado de Israel.

COMUNICADO de La Federación de Entidades Argentino Palestinas y el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino

Director de Breaking the Silence: «los alemanes deberían dejar de adoptar la retórica de la derecha israelí»

Foto: el director de la ONG israelí «Breaking the Silence» Avner Gvaryahu

31 de marzo de 2022

Por Hanno Hauenstein

Breaking the Silence documenta la violencia en los territorios ocupados. En una entrevista, su director habla sobre los ataques terroristas y la visión alemana de Israel.

Recientemente  se  estrenó en cines el documental “Silence Breakers” . La película documenta el trabajo de la ONG israelí «Breaking the Silence». Está formado por ex soldados israelíes que, mediante la recopilación de informes personales, llaman la atención sobre la vida militar cotidiana en los territorios ocupados y cómo se trata a la población palestina. Aprovechamos la oportunidad para hablar con el director de Breaking the Silence, Avner Gvaryahu. Gvaryahu nos visitó a finales de marzo en el Berliner Verlag.

Berliner Zeitung: Israel ha experimentado una ola de ataques terroristas mortales en los últimos días. ¿Cómo clasificas estos eventos?

Estamos desconsolados por lo que está pasando. Pero también conmocionado por aquellos que usan estos momentos para despertar más odio en la región. Estos días son un recordatorio importante de que no solo tenemos el privilegio de “manejar el conflicto”, por así decirlo, sino que debemos invertir en la paz. Esto debe comenzar con la terminación de la ocupación.

Cualquiera que haya visto la película «Silence Breakers», que se estrenó recientemente en Alemania, lo sabe: Breaking the Silence es atacado repetidamente en su trabajo diario en Israel.

Avner Gvaryahu: Ha habido mucha resistencia a lo largo de los años. Esa es una de las razones por las que visitamos Alemania. Aquí nos reunimos con periodistas y políticos y tratamos de llamar la atención sobre nuestro trabajo y nuestro contenido.

En 2012 organizaste una exposición en Berlín en el Centro Willi Brandt  .

Sí, me temo que la exposición no podría realizarse hoy de esta forma.

¿Cómo es eso? 

Esto está relacionado con el sentimiento que rodea la resolución alemana de BDS. [En 2019, el Bundestag aprobó una resolución que clasificó al movimiento de boicot Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que critica a Israel, como antisemita y prohibió su apoyo financiero con fondos federales, ed. R.] Lo que vemos aquí en Alemania es el resultado de un proceso que nosotros en Israel conocemos desde hace años. La presión sobre la sociedad civil israelí y palestina va en la misma dirección. Cualquier tipo de crítica a la ocupación israelí se descarta como ilegítima. En Israel, uno es rápidamente considerado un traidor al país. Aquí en Alemania es fácil decir: la crítica es antisemitismo.

¿Cómo es que tu obra ha sido objeto de tantas críticas?

No puedo entender esto. Breaking the Silence fue fundado por un grupo de ex soldados que sirvieron en Hebrón. Serví, todo nuestro equipo son ex soldados u oficiales. Básicamente, somos el epítome del sueño sionista. Personas que arriesgaron su vida por este país. A través de nuestras experiencias comprendimos que no éramos solo parte del problema de la tripulación. Pero también lo importante que es hablar de ello. En ese sentido, lo que estamos haciendo es exactamente lo que cabría esperar de una democracia liberal.

¿Qué espera del público israelí y alemán?

Lo menos que puedes hacer es escuchar. Parte de la sociedad israelí y alemana trata de silenciar cualquier crítica. Cuando se fundó Breaking the Silence en 2004, no era posible hablar abiertamente de todo en Israel, pero la sociedad israelí hablaba mucho más abiertamente que hoy. Lo que hemos visto con Netanyahu en los últimos años es uno de los mayores éxitos de la derecha en Israel: poder político y mantener el control sobre los palestinos. Para ello, deben censurar cualquier tipo de disidencia. En los últimos años, hemos observado un ataque orquestado por Netanyahu y actores asociados con él. También tiene una fuerte influencia en las discusiones en Alemania.

En qué manera?

Hay grupos que se han formado alrededor de Netanyahu, como la ONG Monitor, que son cercanos a sus aliados. Hoy este grupo es uno de los instrumentos más importantes contra las ONG internacionales. NGO-Monitor también es muy activo en Alemania. Aunque no son una organización gubernamental, sus informes son preparados por funcionarios israelíes.

Definitivo. NGO-Monitor lo ve como uno de sus mayores éxitos. La energía vertida en tratar de silenciar voces como la nuestra ha aumentado en Israel. Por supuesto que tratamos de combatirlo. Y creo que eso lo podemos hacer mejor en este nuevo gobierno que en el anterior. Pero todavía tiene implicaciones en la forma en que la comunidad internacional habla de Israel. Esto es particularmente cierto en Alemania.

¿Cuál es tu motivación personal para tu trabajo como directora de Breaking the Silence?

Creo que no hay mayor acto de patriotismo que el que hacemos en Rompiendo el Silencio. No lo digo con cinismo en absoluto. Los jóvenes israelíes que han sufrido violencia entienden que tienen una responsabilidad. Fuiste parte de esta violencia.

¿Qué quieres decir específicamente?

Por ejemplo, recientemente publicamos un informe sobre registros domiciliarios en hogares palestinos. Junto con dos colegas de Physicians for Human Rights, hemos tenido discusiones dentro de nuestro equipo sobre este informe. Casi no hay nadie en nuestro equipo que no haya estado involucrado en tales registros domiciliarios. Al leer los testimonios de los palestinos, queda claro qué cicatrices dejan tales acciones. Cuando la comunidad internacional o partes de la sociedad alemana simplemente adoptan sin crítica los argumentos de extrema derecha de la derecha israelí, ayudan a fortalecer elementos peligrosos en nuestra sociedad. Paraliza nuestra capacidad de luchar por un Israel mejor. Significa que cedemos a tendencias peligrosas.

Hanno Hauenstein
El director de Rompiendo el Silencio con un mapa de los territorios ocupados. Aquí en la editorial de Berlín

Usted mencionó el nuevo gobierno de Israel. ¿Qué ha cambiado desde que Netanyahu dejó el cargo?

Ahora puede ver las vacantes. Ahora nos acompañan en nuestras giras políticos de Meretz y del Partido Laborista. Poco antes de las últimas elecciones, llevamos con nosotros a todo el partido Meretz. El nuevo gobierno no es el gobierno de mis sueños. Y ciertamente no pondrá fin a la ocupación. Pero permite conversaciones más abiertas.

¿Esto le da más margen para ejercer influencia?

Exactamente. Es cierto que no existe la perspectiva de que se detenga la construcción de asentamientos. Tampoco se detendrá la demolición de casas palestinas. Incluso estamos viendo un aumento en la violencia de los colonos. Los colonos están actuando de manera mucho más directa en este momento porque su liderazgo político ahora está en la oposición. Así que todo eso se ha vuelto más extremo bajo el nuevo gobierno. La ocupación se ha solidificado y la anexión de facto continúa. Al mismo tiempo, sin embargo, vemos que esta extraña coalición ofrece oportunidades para al menos poner conversaciones sobre estos temas sobre la mesa.

Amnistía Internacional publicó recientemente un informe acusando a Israel de apartheid. En el público alemán, muchos lo descartaron irreflexivamente como antisemita. ¿Cómo afecta eso a tu trabajo?

Lo encuentro extremadamente interesante. Estas semanas hemos leído numerosos informes de Amnistía sobre abusos de derechos humanos cometidos por Rusia en Ucrania; y de repente Amnistía se considera creíble. Pero, ¿no deberían ser creíbles las mismas personas que escriben estos informes cuando se trata de Israel? Eso es absurdo. Nuestra misión en Breaking the Silence es clara. Recopilamos testimonios de soldados de los territorios ocupados. Como tal, estamos limitados a lo que está sucediendo en los territorios ocupados. ¿La realidad que muchos llaman apartheid solo se aplica allí, o también dentro de las fronteras reconocidas de Israel? Nuestro gobierno no quiere tener esta conversación. Su argumento es que cualquier reclamo de apartheid, en cualquier lugar, es antisemita e ilegítimo.

¿Qué tan controvertida cree que es la cuestión del apartheid?

Figuras destacadas de la política israelí, como los exprimeros ministros Ehud Barak y Ehud Olmert, la exministra de Relaciones Exteriores y Justicia Tzipi Livni y el exjefe de inteligencia Ami Ayalon llevan mucho tiempo diciendo: si no hacemos nada drástico, tendremos el apartheid. No estoy necesariamente de acuerdo con que el apartheid exista en todo Israel. Pero no cabe duda de que prevalece en los territorios ocupados. Nadie lo cuestiona seriamente.

¿Qué estás haciendo?

Imagine un hijo israelí de un colono que vive en Hebrón, en Cisjordania, y un niño palestino que también vive allí. Si ambos cometen el mismo delito -tirar una piedra a un soldado, por ejemplo- serían procesados ​​por diferentes sistemas de justicia. El niño israelí cae bajo la jurisdicción civil, el palestino bajo la militar. Hay dos sistemas separados que claramente discriminan a los palestinos. No tienes que decir «apartheid». Puedes llamarlo como quieras. Pero es claro que la desigualdad étnica legalmente estipulada se está afianzando. Esto se aplica no solo al lanzamiento de piedras, sino también a la restricción de la libertad de movimiento, la construcción de edificios, etc.

Cualquiera que consuma los medios israelíes hoy puede tener la sensación de que ya nadie en Israel cree realmente en la solución de dos estados. ¿Todavía lo crees?

Personalmente, apoyo la solución de dos estados. Pero nuestro problema nunca ha sido la falta de soluciones. Más bien, una falta de voluntad política para implementarlos. El liderazgo israelí no quiere ninguna solución. Se trata de mantener el statu quo y mantener la ocupación. Eso no significa necesariamente anexión, sino una realidad de desigualdad con un alto precio: bajas palestinas, bajas israelíes.

Mientras tanto, se está discutiendo cada vez más a menudo una solución binacional de un solo estado.

Creo que una solución de un solo estado no es realista. Verá, lo que se pierde en estas discusiones teóricas es la realidad cotidiana que daña a millones de personas. Los asentamientos crean olas de violencia. Las comunidades de colonos israelíes en Cisjordania están rodeadas por zonas especiales de seguridad que niegan a los palestinos el acceso a sus tierras. Los militares también ejercen un control proactivo, basado en el lema «el ataque es la mejor defensa». Lento pero seguro, los asentamientos siguen expandiéndose. Esto continúa, empujando a los palestinos hacia las áreas urbanas. Los palestinos son empujados a una especie de «bantustanes». Es decir, en zonas residenciales estrechamente comunicadas. Esto exacerba la realidad sobre el terreno.

Como mencionaste, Breaking the Silence está formado por ex soldados. ¿Hablas con estos jóvenes antes de que comiencen el servicio militar?

Gran parte de nuestro trabajo es reunirnos con grupos que están a punto de hacer el servicio militar. Siempre son encuentros muy interesantes. Teníamos gente que nos conoció antes de entrar en el ejército y que nos criticaba mucho. Durante su servicio, vieron exactamente lo que les dijimos y luego vinieron a nosotros.

¿Trabaja con organizaciones palestinas locales?

En las zonas rurales cercanas a Hebrón hay comunidades que han vivido aquí durante cientos de años. A diferencia de los asentamientos vecinos, no reciben permisos de Israel para conectarse a la red de agua o electricidad, ni para construir casas o carreteras. Hay un pequeño pueblo en esta área llamado pueblo Thabani. Esta es una de las pocas comunidades que realmente ha recibido permiso de planificación. Es un grupo pequeño y valiente de personas que se organizan de forma no violenta y documentan la realidad. A menudo estamos en el sitio y hemos tenido conexiones con dichas comunidades durante años, incluso dentro de Hebrón. Tratamos de crear conciencia y lograr que grupos israelíes e internacionales conozcan a estas comunidades. Apenas anoche, un grupo de unos 15 militares ingresó a la referida aldea para “mostrar su presencia”, es decir, para hacer sentir a la comunidad que los están siguiendo. ¿Por qué los acosan los militares? Porque tienen la «audacia» de participar en la resistencia noviolenta. Los palestinos son así empujados a un rincón peligroso. Es peligroso para ellos, pero igual de peligroso para nosotros.

¿Quiénes son sus organizaciones socias en Israel?

Por ejemplo Médicos por los Derechos Humanos, Yesh Din, B’Tselem, Paz Ahora y Combatientes por la Paz.

¿Qué espera para el futuro cercano de Israel?

Por primera vez en la historia, un partido árabe está representado hoy en la coalición. Nadie hubiera pensado que eso fuera posible en este momento. Por otro lado, hemos legitimado a un extremista de derecha como Itamar Ben’Gvir en el gobierno actual. Yair Lapid ha atacado a nuestra organización varias veces en el pasado. Actualmente se ve a sí mismo como el líder del centro liberal de izquierda. Así que actualmente todo se mantiene unido por energías opuestas. Apostaría mi dinero a que el próximo gobierno será un gobierno de centro-derecha. Eso hará retroceder los aspectos progresivos que estamos viendo ahora. Y traer de vuelta todos los elementos corruptos que hemos visto en el pasado.

No eres optimista.

soy realista Ahora tenemos algunos años para decir: Bien, Netanyahu está fuera. Tenemos a Meretz y Labor en una coalición. Aprovechemos este momento para revivir una importante discusión política. También en Alemania.

¿Tiene algún comentario sobre esta entrevista? ¡Escribenos! briefe@berliner-zeitung.de

Silence Breakers (2021) , documental, 88 min., dirigido por Silvina Landsmann. Para ser visto en Berlín, entre otros, en Wolf Kino, Krokodil Kino, Tilsiter Lichtspiele, Moviemento, b-ware retail cinema. 

Hanno Hauenstein ha sido jefe de departamento en el libro de cultura de la edición de fin de semana del Berliner Zeitung desde 2021 y es responsable de las áreas de arte y folletín político, entre otras cosas. Estudió filosofía y literatura entre Tel Aviv y Berlín

Fuente: https://www.berliner-zeitung.de

Daniel Kupervaser: «DAIA y el terrorismo judío en Cisjordania»

26 de enero de 2022

Por Daniel Kupervaser

Según informa DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) en su página Web, entre otros objetivos esta institución, “en cumplimiento del mandato otorgado por la totalidad de las instituciones judías argentinas, tiene la misión de ……. denunciar el terrorismo internacional”

Con esa meta DAIA opera en varios frentes y con diversos medios, siempre con la finalidad de dar sermones de los peligros del terrorismo que esmeradamente acostumbra a catalogar “internacional”. En este marco que encierra una visión geográfica, étnica y religiosa del fenómeno del terrorismo, curiosamente hay un terrorismo al que con persistencia se lo pasa por alto: el terrorismo judío en Israel y Cisjordania.

DAIA Y EL TERRORISMO: EN CASA DE HERRERO CUCHILLO DE PALO

Durante las últimas semanas, todos los medios de información israelíes se cubrieron de notas con detalles de la serie de ataques terroristas llevados a cabo por extremistas judíos residentes de colonias judías ilegales en Cisjordania. En esta oportunidad vale la pena acentuar que los medios de información judíos en español de Argentina, como ya es costumbre con noticias incomodas para los judíos, no escatimaron sus esfuerzos en limitar o esconder esta información.

Pero no todas las diásporas judías están equipadas con anteojeras y cristales que les permiten percibir una realidad solo a su medida. Justamente 7 instituciones de judíos estadounidenses, entre ellas la reconocida Liga Antidifamación, salieron públicamente a censurar este triste fenómeno de conducta judía criminal y la generalizada indolencia en su trato por parte del gobierno israelí (“ADL and 6 other Jewish orgs denounce ‘ongoing terrorism’ by Jewish Israeli extremists”, Jewish Telegraphic Agency, 25-1-2022).

Mientras tanto DAIA calla.

Ante esta situación, no se puede pretender que la sociedad argentina no desprecie, desprestigie y desconsidere a DAIA, si esta institución, que se autodefine como la representante política de los judíos en Argentina, se ocupa de predicar permanentemente ante los argentinos en contra del terrorismo, mientras que paralelamente se escabulle de tomar públicamente posición frente al terrorismo judío de extremistas de colonias judías ilegales en Cisjordania.

IMAGENES DEL TERROR JUDIO EN CISJORDANIA CONTRA PALESTINOS Y JUDIOS

Con esta conducta institucional conducida por DAIA solo se ha logrado que el 68% de la sociedad argentina esté convencido que los judíos argentinos son más leales a Israel que a Argentina (DAIA, Informe de Antisemitismo en Argentina 2018, pág. 105).

Bajo estas circunstancias específicas, nadie se debe sorprender si en el marco de la sociedad argentina comienza enraizarse una nueva visión que cataloga a DAIA como cómplice silencioso del terrorismo judío en Cisjordania.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 28-1-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

La gran epopeya árabe en ultramar aún late en el corazón de América Latina

Foto: familia palestina Yarur Lolas en Belén antes de emigrar a América Latina. Los hijos Juan y Nicolás Yarur Lolas, según recoge el blog www.enterreno.com, hicieron una gran fortuna en el rubro textil y posteriormente en la banca.

14 de enero de 2022

Por Aristóteles Moreno 

La emigración masiva de sirios, libaneses y palestinos huyendo del imperio Otomano a finales del XIX y principios del XX constituye hoy una influyente comunidad de casi 20 millones de personas. 

Justo antes de embarcar con dirección a Latinoamérica, Rahme se dirigió a la Iglesia de la Natividad, en Belén. De la gruta mítica donde la Biblia asegura que nació Jesucristo extrajo un trocito de roca y se lo metió en el bolsillo. Era el año 1920 y Palestina vivía bajo dominio otomano. Rahme tenía 19 años de edad. Acababa de casarse con Jalil Daccarett y pocos días después tomó un barco rumbo a Bolivia para trabajar en las minas de estaño. Nunca más regresó a su tierra. Y aquel fragmento de piedra la acompañó durante toda su vida como un hilo invisible que la unía eternamente a su pueblo. Hoy, un siglo después, la reliquia descansa celosamente guardada en algún cajón de la madre de Jorge Daccarett, embajador de Chile en Emiratos Árabes Unidos. 

Los Daccarett ya habían emigrado años antes a París, donde regentaban un próspero negocio. Y desde allí tejieron redes comerciales por América Latina. A Khalil Daccarett, el hermano menor, le tocó Cuzco. Allí se instaló hasta que volvió a Palestina para contraer matrimonio con Rahme y reiniciar su proyecto migratorio, en Bolivia primero y en Chile años después. El padre de Jorge Daccarett nació en Cochabamba en 1936 y ya en Santiago su abuelo abrió un negocio de telas y una fábrica de caucho, que llegó a ser de las más prominentes del país. 

La de los Daccarett es la gran epopeya de cientos de miles de árabes que emigraron desde Siria, Líbano y Palestina a finales del XIX y primera mitad del XX buscando un horizonte mejor en las emergentes tierras de Sudamérica. Hoy sus descendientes rozan los 20 millones de personas, muchos de ellos ya entrados en la cuarta generación. La inmensa mayoría abandonó la lengua árabe materna, pero muchos mantienen su conciencia identitaria casi intacta tantas décadas después. 

Los palestinos querían ir más allá. Alcanzaron Mendoza y cruzaban la cordillera a lomo de mulas, hasta que llegaban a los Andes en Chile

Jorge Daccarett es descendiente de palestinos, pero también de sirios, por parte de su madre. Ha investigado el fenómeno migratorio y dispone de un extraordinario caudal de información. “El apogeo de la emigración llegó con la Primera Guerra Mundial. La mayoría eran cristianos y estudiaban en colegios de curas. Para protegerlos y evitar que fueran movilizados por el imperio Otomano, los sacerdotes los mandaban a Francia. Luego, desde allí, partían a América. Muchos no tenían ni idea de donde iban. Primero llegaban a Brasil, donde se quedaron los libaneses. En Buenos Aires, se instalaron los sirios. Y los palestinos querían ir más allá. Alcanzaron Mendoza y cruzaban la cordillera a lomo de mulas, hasta que llegaban a los Andes en Chile”. 

La mayor comunidad árabe en Sudamérica se concentra en Brasil: casi 12 millones de personas. En Argentina se calculan 3,5 millones, gran parte de ellos sirios descendientes de las migraciones del XIX y XX. Chile cuenta con cerca de un millón, la mitad de los cuales son de origen palestino. Representan la colonia palestina más importante fuera del mundo árabe. Le siguen Honduras (250.000), El Salvador (150.000) y Perú (50.000). A lo que habría que sumar cientos de miles de descendientes de sirios y libaneses establecidos a lo largo y ancho de todo el continente americano. 

Jalil Daccarett Tueme y Rahme Rock SelmanJalil Daccarett Tueme y Rahme Rock Selman. (Cedida por Jorge Daccarett)

Alberto Benjamín López es arabista y autor de una tesis doctoral sobre la prensa árabe publicada en Chile por la comunidad palestina. En Latinoamérica se editaron centenares de periódicos en árabe a finales del XIX y principios del XX, la mayoría de los cuales acabaron renunciando al idioma originario para publicarse finalmente en español. Alberto Benjamín centró su investigación en el periódico  chileno ‘Al Islah‘ [La Reforma], publicado en formato bilingüe entre 1930 y 1942. Muchos han desaparecido ya, pero otros, como es el caso del ‘Diario Sirio-Libanés‘, con sede en Argentina, siguen activos desde hace casi un siglo. 

La causa principal de las migraciones era de índole religiosa, debido a la presión del imperio Otomano sobre los cristianos, aunque también económica

“En Chile la primera oleada comienza en torno a 1880. La causa principal de las migraciones era de índole religiosa, debido a la presión del imperio Otomano sobre los cristianos, aunque también económica. Muchos eran comerciantes y agricultores”. En los primeros años, la integración fue conflictiva. Fueron apodados despectivamente como “turcos”, ya que todos viajaban con pasaporte otomano. Tras el crack del 29, según explica Alberto Benjamín, la comunidad árabe orientó sus inversiones hacia la industria textil y su paulatino ascenso económico fue favoreciendo su integración social. 

Los matrimonios mixtos empezaron a fraguarse con más frecuencia, lo que aceleró la aceptación de la población nativa, a la vez que extendió el temor a la pérdida de identidad. Se produjo un proceso, en cierta forma, paradójico. “Debido al racismo que sufrió la primera generación, los emigrantes intentaron que sus descendientes tuvieran una integración más exitosa”, explica el arabista de la Universidad de Granada. Por esa razón, escondían la lengua árabe y matizaban muchos de sus signos identitarios. Por ejemplo, modificaban sus nombres. Khalil, el abuelo de Jorge Daccarett, mutó a Carlos. Y Rahme empezó a ser conocida como Carmen

Diana Cahuas es peruana de origen palestino. “Mi familia es una de las dos primeras que llegaron desde Belén. Aproximadamente en 1908”, asegura en videoconferencia desde Lima con EL CORREO DEL GOLFO. Belén, Beit Yala y Beit Sahur constituyen un triángulo clave del proceso migratorio árabe hacia América Latina. “La primera oleada se produjo entre 1885 y 1914. Llegaron principalmente a Lima, Arequipa y Cuzco. Con el auge de la revolución industrial de Gran Bretaña a finales del XIX, muchas empresas inglesas y francesas se instalaron en Perú. ¿Y quién estaba allí? Los palestinos. Muchos se dedicaron a la industria textil, como mi papá y mi abuelo”. Una buena parte de la inmigración se asentó en las zonas montañosas, de tal forma que aprendieron el quechua antes que el español para poder hacer negocio con los comerciantes locales. 

La diáspora en América Latina tiene una identidad mixta. Nos sentimos cien por cien peruanos y cien por cien palestinos

Cahuas dibuja un proceso migratorio similar al descrito por Daccarett y Alberto Benjamín. Los árabes disponían de evidentes habilidades mercantiles y pronto prosperaron en términos económicos, lo que acabó propiciando un relativamente rápido acogimiento social. La pérdida de la lengua árabe fue “el sacrificio que se tuvo que tomar”, asegura Diana Cahuas, hoy diplomática palestina. “La diáspora en América Latina tiene una identidad mixta. Nos sentimos cien por cien peruanos y cien por cien palestinos”. De hecho, muchas personas de origen árabe conservan sus tradiciones familiares y hasta optan por matrimonios endogámicos para preservar su identidad. “Siempre que entras en casa de una familia vas a ver los bordados, la típica decoración y el mapa de Palestina. Yo conservo un rosario de nácar de mi abuela. Es muy importante para mí”. 

La de origen árabe es una comunidad floreciente en Latinoamérica. Jorge Daccarett presenta datos concretos sobre Chile que ilustran perfectamente su peso económico y social. En el país andino, representan el 3,5% de la población y, sin embargo, su aportación al PIB supera el 50%. “Muchos líderes empresariales en América Latina son de origen árabe. Y en política te encuentras a bastantes ministros y altos cargos, así como a médicos, arquitectos y artistas. Al árabe le fue bien, aunque pasaron penurias”, subraya. En efecto, la lista de personalidades de todos los ámbitos con ascendencia árabe es larga. Desde la cantante Shakira al actor Ricardo Darín, pasando por el magnate Carlos Slim, la actriz Salma Hayek o el político Carlos Menem. “Tenemos un ex vicepresidente peruano de origen árabe, Ómar Chehade”, recuerda Cahuas. “Pero también está el presidente de El Salvador, Nayib Bukele; el ministro de Salud, Francisco Alabi; o el secretario presidencial de Ecuador, Ómar Simón. Es una comunidad muy fuerte”. 

Club de futbol palestino de Chile, fundado en 1920. (Cedida)Club de futbol palestino de Chile, fundado en 1920. (Cedida)

Muchos nietos de la diáspora han tenido la oportunidad de viajar a Oriente Medio para conocer sus países de origen. Es el caso de Jorge Daccarett. “La primera vez que fui a Belén fue como si hubiera vivido allí. Mi abuela me había hablado siempre como si nunca se hubiera ido. Ese era su nivel de conexión con Palestina. Y cuando yo llegué iba de aquí para allá con toda tranquilidad. No me sentí un extraño. La gente me preguntaba por mi apellido y me decían: “Claro, eres el hijo de tal”. Me sacaban el parentesco y me invitaban a comer en su casa”. Su abuela le hablaba en árabe, razón por la cual el embajador chileno en Emiratos comprende la lengua aunque tenga más dificultades en la pronunciación. 

Jorge Daccarett colabora activamente en una fundación sobre estudios de la diáspora palestina, que logró rescatar todas las partidas de nacimiento de la Iglesia de la Natividad en Belén. “Hemos recuperado todos los registros desde 1632. Y hemos conseguido trazar todas las raíces de las familias de Belén. Cualquier hijo o nieto que quiera investigar sus orígenes puede consultarlo en nuestros archivos”. Ha sido un trabajo ingente y sumamente útil para recomponer líneas de parentesco esparcidas por toda América. “Nosotros tenemos primos en Honduras, El Salvador, Colombia, México y hasta en Francia. Hemos creado grupos de Whatsapp y de Facebook y queremos hacer una gran reunión”. 

La primera vez que fui a Belén fue como si hubiera vivido allí. Mi abuela me había hablado siempre como si nunca se hubiera ido. Ese era su nivel de conexión con Palestina

El suyo es un caso familiar paradigmático. Sus abuelos maternos son sirios procedentes de Homs. Tenían un negocio en Senegal y emigraron a Tenerife en el primer tercio del siglo XX. La guerra civil española (1936-1939) empujó a la familia a emigrar nuevamente, esta vez a Brasil y posteriormente a Chile, donde fundaron una fábrica de calcetines. “Todos mis tíos son hoy profesionales. Porque los árabes eran muy emprendedores. Y cada peso que ahorraban lo dedicaban a generar un negocio. La planta baja la reservaban para tienda y en la de arriba tenían la casa. No dilapidaban sus recursos, sino que los gastaban para que sus hijos fueran a los mejores colegios y las mejores universidades”. 

Randa Hasfura nació en El Salvador y es nieta de un palestino que llegó al país centroamericano en 1917 con tan solo 17 años de edad. Su padre ya abrió los ojos a orillas del Pacífico. Estudió Ingeniería Civil y en 1960 viajó a Palestina para inspeccionar las tierras que la familia aún mantenía en la comarca de Belén. Casualidades del destino, en esa breve estancia conoció a la madre de Randa y en solo tres meses se casó y regresó con ella a El Salvador. “Mi madre no sabía una palabra de español cuando vino”, asegura en conversación telefónica. Parte de las tierras familiares fueron vendidas poco a poco y otras acabaron confiscadas por Israel, como les ha ocurrido a otros muchos inmigrantes palestinos. 

Randa Hasfura lamenta la apatía de no pocos salvadoreños de origen palestino. “Aquí no hay el sentimiento de orgullo que hay en Chile. Quizás porque en El Salvador los inmigrantes fueron maltratados y la mayoría evitaba hablar en árabe. La identidad para muchos era un signo de vergüenza”, asegura. Con todo, existen algunas asociaciones de descendientes palestinos, organizadas no hace más de 15 años bajo el impulso de la última intifada.  

Fuente: https://www.elcorreo.ae

Argentina: las voces del Pueblo no se callan / Ni con leyes, ni con balas

13 de diciembre de 2021

A pedido de la DAIA la “Orkesta Popular San Bomba” fue censurada por el gobierno argentino. ¿Por qué? Porque ser los realizadores de un tema musical que se llama: “Cumbia Palestina”.

En junio del año pasado comunicadorxs populares, periodistas, organismos de derechos humanos, entre otrxs, emitían un comunicado preocupadxs por la decisión del gobierno nacional de adherir a la definición de antisemitismo aprobada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA). La iniciativa del sionismo no se limitó a ámbitos nacionales, sino que, un mes después, el Concejo Municipal de Rosario (por unanimidad) también se sometió a los mandatos del ente infanticida de Israel.

El «tapaboca» que pretende imponer el sionismo en Argentina.
En dicho comunicado, advertían que “esta definición de antisemitismo, que fue acordada el 26 de Mayo del 2016 por los 31 países miembros del IHRA (Argentina lo es desde el 2002), es una construcción tendenciosa y cargada de contenido discriminatorio al negar los otros pueblos semitas.”

A su vez anticipaban que “la definición puede incluir las “manifestaciones”, por ejemplo, críticas (retóricas o callejeras) contra el Estado de Israel, concebido como una colectividad judía; como también contra instituciones que “representan” las comunidades judías (DAIA; OSA; USAR; etc). No es ilógico pensar que esto podría dar lugar a una serie de interpretaciones que –como ha sucedido en muchas ocasiones- lleva a impedir denuncias sobre violaciones de derechos humanos, ocupación ilegal de territorios o aplicación de políticas avasalladoras de la dignidad humana, como viene ocurriendo desde hace más de siete décadas con el caso del pueblo palestino, entre otros temas.”

En Argentina quien cumple el rol policíaco, al estilo GESTAPO, es la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas); la cual tiene su séquito de militantes sionistas muy activos en las redes sociales.

Esta política de vigilancia y hostigamiento tiende a judicializar el libre derecho a opinar y manifestarse contra una entidad que durante más de 70 años lleva adelante una limpieza étnica sobre el pueblo palestino.

El caso “Orkesta Popular San Bomba”
El viernes pasado (10 de Diciembre) en el marco del “Día de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y Día de la Democracia en Argentina” el gobierno argentino realizó un acto junto a referentes de la “progresía” latinoamericana. En dicho evento, varias grupos musicales y artistas populares se hicieron presentes: Peteco Carabajal, los Súper Ratones, Víctor Heredia, Teresa Parodi, Barby Recanati, Massacre y Ráfaga, entre otros.

Pero un grupo, invitado y anunciado previamente, (https://www.instagram.com/p/CXRUIakl-n0/?utm_source=ig_web_copy_link) no pudo ser parte del evento. A pedido de la DAIA la “Orkesta Popular San Bomba” fue censurada por el gobierno argentino. ¿Por qué? Por ser los realizadores de un tema musical que se llama: “Cumbia Palestina”. Dicha información se hizo pública en los medios hegemónicos el mismo viernes 10. “Tras una queja de la DAIA, el Gobierno se comprometió a que no suene la canción que ataca a Israel en el Día de la Democracia… El Gobierno tuvo que atender una queja este viernes por la realización del festival Democracia para siempre” (Infobae 10/12/2021). ¡Vaya paradoja! En un festival autodenominado “Democracia para siempre” la censura y la persecución fueron protagonistas principales.

En el 2020, año de estreno del videoclip y tema musical en cuestión, la banda había declarado en la cuenta oficial de Facebook: “Cumbia Palestina representa una brisa de esperanza que regalamos con amor y solidaridad a todo el pueblo palestino. Con música y letra compuestas por Matías Jalil, la envolvente voz de Elena Guarner y la lírica trepanante y rapera de Tikaf (R7, El Ninja), nos enorgullece expresar a viva voz que «Las voces del Pueblo no se callan / Ni con leyes, ni con balas / Con la fuerza de un volcán existes / Y te gritamos bien fuerte: ¡Palestina Resiste!»

La banda, el día Lunes 13 de Diciembre, hizo circular un comunicado en donde manifiesta: «Desde la Orkesta Popular San Bomba queremos hacer público el destrato y la censura que hemos sufrido en el Día Internacional de los Derechos Humanos y el Día de la Democracia por tener entre todo nuestro repertorio un tema donde expresamos nuestra forma de pensar respecto al accionar del Estado de Israel sobre el pueblo palestino«. Continúa: «San Bomba fue eliminada de la grilla antes de llegar siquiera a la prueba de sonido, sin explicaciones ni ningún tipo de diálogo. Invitamos a todas las bandas y artistas, y a todas las personas que consideren importante defender la verdadera libertad de expresión, a pronunciarse en contra de esta censura.»

Desde los medios alternativos, comunitarios y populares nos solidarizamos con los artistas y ponemos a disposición las distintas herramientas para que estos hechos no queden impunes. Desde la Radio Popular Che Guevara decidimos NO CALLARNOS. Apelamos a cumplir con el deber moral y revolucionario de sentir cualquier injusticia en cualquier lugar del mundo como propia. Somos un medio que respondemos a los intereses de los sectores populares, defendemos (realmente) los derechos humanos; ningún poder económico ni gobierno nos va a imponer la editorial.

Fuente: https://radiocheguevara.org.ar

Palestina y Arabia Saudí empatan a cero en histórico partido en Cisjordania

 

Palestina tuvo más oportunidades de gol, pero el partido terminó sin goles en el estadio Faisal Huseini, en la localidad cisjordana de al Ram. Foto: AFP

15 de octubre de 2019

Con tanta expectación por ver por primera vez al equipo saudí en un estadio de la Cisjordania ocupada como por el resultado del encuentro, 14 000 aficionados asistieron al partido que Palestina empató a cero con Arabia Saudí en la carrera hacia el Mundial 2022. Palestina tuvo más oportunidades de gol, pero el partido terminó sin goles en el estadio Faisal Huseini, en la localidad cisjordana de al Ram, al norte de Jerusalén, que separa un muro israelí.

Read More…

Comunicado de la COPLAC en solidaridad con los hermanos palestinos del Perú

10 de octubre de 2019

La Confederación Palestina Latinoamericana y del Caribe, miembro de la OLP y representante de las
comunidades en el continente, viene a manifestar su más enérgico repudio a la actitud de violencia
verbal, intimidación y agresión por parte del Agregado Comercial de la Embajada israelí en el Perú,
Leo Arik Makuj, en contra de un stand representativo de Palestina durante la Feria Internacional
“Sabores y Culturas del Mundo”, realizada en la ciudad de Lima durante el corriente mes.

Read More…

El Circo de Netanyahu con la ayuda del presidente de Honduras

3 de septiembre de 2019

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, decidió tomar parte en el corso que acompaña a Netanyahu en su campaña electoral para las próximas elecciones. En fecha que no se puede interpretar de otra manera mas que acoplarse a los esfuerzos de relección de Netanyahu, dos semanas antes del día de las elecciones de gobierno y primer ministro de país extranjero, el premier hondureño viene a Israel a inaugurar una Oficina de Comercio y Cooperación de Honduras en la ciudad de Jerusalén.

Read More…

Comunicado: La COPLAC condena reconocimiento de Honduras a Jerusalén como capital israelí

04 de septiembre de 2019

En nombre de las comunidades palestinas del continente, la COPLAC, Confederación
Palestina Latinoamericana y del Caribe, viene a repudiar y a condenar el reconocimiento
que el gobierno de la hermana República de Honduras ha hecho de Jerusalén como capital
israelí, violando con ello todas las normas del Derecho Internacional, al inaugurar oficinas
de representación en esa ciudad santa, cuya parte oriental es la ciudad capital del Estado
Palestino.

Read More…

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner