Un miembro del Gobierno de Israel dice que ‘presionaría’ un botón para que los árabes ‘desaparecieran’

14 de junio de 2022

El racismo y el Apartheid es la esencia de Israel. Todos los días autoridades y la prensa israelí emiten declaraciones racistas y de odio. Las declaraciones de esta alta autoridad no es algo extraño. Hacen muchos esfuerzos para maquillar y blanquear este racismo, no obstante la realidad es mas fuerte que la propaganda y el lobby ejercidos.

El viceministro de Asuntos Religiosos de Israel, Matan Kahana, ha sido objeto de críticas tras afirmar durante un encuentro con estudiantes que «si hubiera un botón para hacer que todos los árabes desaparecieran, lo presionaría», lo que le ha llevado a dar marcha atrás y reconocer públicamente que «se expresó mal».

«Si hubiera un botón que pudiera presionarse para que todos los árabes desaparecieran, que los mandara en un tren a Suiza, donde podrían tener una vida increíble. Les deseo lo mejor del mundo. Presionaría el botón», dijo, antes de agregar que «este botón no existe». «Aparentemente, estamos destinados a existir en esta tierra, de alguna forma», agregó.

Kahana, parlamentario del ultraderechista Yamina y hasta hace poco ministro de Asuntos Religiosos, mostró además su oposición a la solución de dos estados y argumentó que la posibilidad de que se logre la paz a través de esta vía «es un sinsentido», según la grabación del acto publicada por la cadena de televisión pública israelí, Kan.

En este sentido, señaló que los palestinos «nunca entregarán Beit Gamliel y Sheij Munis», en referencia a una aldea palestina cuyos residentes fueron expulsados a la fuerza tras la creación del Estado de Israel en 1948, unos terrenos en los que en la actualidad se encuentra parte de la Universidad de Tel Aviv.

«Los árabes se cuentan una historia diferente, que sabemos que no es cierta y que es un sinsentido. Se dicen que son los que siempre vivieron aquí y que llegamos y les expulsamos», apuntó el viceministro israelí, tal y como ha recogido el diario The Times of Israel.

Ante las críticas, Kahana ha publicado un mensaje en su cuenta en la red social Twitter en el que ha incidido en que «hizo referencia a que las comunidades judía y árabe no se van a ir a ninguna parte». «Por ello, debemos trabajar para vivir en coexistencia», ha manifestado.

«Nuestra coalición es un valiente paso adelante hacia este objetivo», ha indicado, en referencia a la inclusión de la Lista Árabe Conjunta en el Ejecutivo. «En el marco de la discusión general, algunas de mis declaraciones estuvieron mal expresadas», ha lamentado.

En este sentido, el parlamentario de la Lista Árabe Conjunta Ualid Taha, ha respondido con dureza a las palabras de Kahana. «Matan Kahana, estamos aquí porque es nuestra patria. Tú y otros que piensan como tú pueden seguir tragando su frustración, porque no desapareceremos», ha recalcado.

Ahmad Tibi, también parlamentario de la Lista Árabe Conjunta, ha sostenido que «hay un botón para expulsarle del Gobierno y de la Knesset». «Lo presionaré pronto», ha destacado, en medio de la crisis en el seno de la coalición, que el lunes quedó en minoría en el Parlamento tras la retirada de apoyos de un parlamentario de Yamina, el partido del primer ministro, Naftali Bennett.

Por su parte, el ministro de Planificación Estratégica en la oficina del primer ministro, Eli Avidar, ha lamentado que las palabras de Kahana «son terribles». «Lo que dijo es una vergüenza. Los árabe-israelíes están aquí y están para quedarse. Tenemos que poner fin a posturas como esta», ha remachado.

Fuente: Info Libre y redes sociales

Comunidad palestina de Chile insta a Boric a priorizar su lucha

Por Íñigo Alejandro
14 junio, 2022

En profundidad: A pesar del historial de apoyo a la causa palestina del presidente Gabriel Boric, su administración se ha centrado en otras preocupaciones políticas internas.

En marzo, la comunidad palestina de Chile observó con entusiasmo la toma de posesión de Gabriel Boric como nuevo presidente del país.

Había razones para tener esperanzas para los miembros de la mayor diáspora palestina fuera del mundo árabe. Boric, un joven abogado de izquierda, ha sido durante mucho tiempo un defensor de la causa palestina y un fuerte crítico de Israel.

“Como miembro de la comunidad palestina, me sentí feliz cuando Boric ganó las elecciones, ya que sentí que, de alguna manera, Chile podía aportar su granito de arena en la lucha por Palestina. Fue algo positivo para Palestina, ya que sabemos que podemos contar con su apoyo”, dice a  The New Arab José Nabzo, un chileno con raíces palestinas.

Chile alberga entre 300.000 y medio millón de personas de origen palestino. Tal es el peso de la comunidad local que hay un dicho que dice que ‘en cada pueblo chileno hay un cura, un policía y un palestino’.

«Con la elección de Boric, la comunidad palestina local esperaba ver a su nuevo presidente defender su causa en el escenario político nacional y mundial»

La comunidad se encuentra entre las más organizadas y políticamente comprometidas de la diáspora y mantiene estrechos vínculos con su hogar ancestral.

“Los palestinos en Chile están realmente interesados ​​en apoyar la causa palestina, tienen un compromiso político con la lucha palestina desde el momento en que llegaron a Chile y ese compromiso se ha mantenido hasta el día de hoy”, dijo Nadia Silhi-Chahin, académica chileno-palestina enfocada en sobre la comunidad palestina de Chile, dice The New Arab . 

Una nueva esperanza

Con la elección de Boric, la comunidad palestina local esperaba ver a su nuevo presidente defender su causa en el escenario político nacional y mundial.

Poco después de asumir el cargo, Boric instó a la comunidad internacional a mostrar el mismo nivel de solidaridad hacia Palestina que se había expresado hacia Ucrania.

“Palestina ha estado ocupada durante mucho tiempo y no sabemos mucho sobre lo que está pasando allí”, dijo el presidente chileno en el programa de entrevistas Las Caras de la Moneda .

«Nos solidarizamos con el pueblo ucraniano por la guerra. Sin embargo, hay muchas otras regiones que son testigos de otros flagelos, como Palestina, por ejemplo. No obstante, vemos poca solidaridad».

 

La reunión dio como resultado que Boric firmara una carta en la que afirmaba que el “futuro gobierno de Chile debe asumir una posición más explícita de condena de los abusos contra los derechos humanos, los abusos contra los derechos internacionales y los derechos humanitarios en Palestina”.

Anteriormente, en junio de 2021, apoyó un proyecto de ley en el Congreso chileno que buscaba boicotear bienes, productos y servicios de los asentamientos en los Altos del Golán ocupados por Israel, así como en Jerusalén occidental y oriental.

El joven presidente también calificó a Israel como un “estado asesino” en el pasado, una posición que defendió en una entrevista reciente con la prensa local. 

«Todos los países que están violando los tratados internacionales […] tienen que cumplir con las regulaciones internacionales, sin importar cuánto poder tenga ese país», afirmó Boric.

En 2019, la Comunidad Judía de Chile envió a Boric un tarro de miel para celebrar la festividad de Rosh Hashaná, a lo que este respondió tuiteando: “Agradezco el gesto pero podrían empezar pidiendo a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado”.

Chilenos palestinos instan a Boric a priorizar su lucha
Se ve una bandera palestina junto a una mujer que lleva un keffiyeh durante una protesta en Santiago en mayo de 2021. [Getty]

Expectativas fallidas

No obstante, después de solo tres meses en el poder, gran parte de la esperanza que la comunidad palestina había infundido en Boric se ha desvanecido.

“Espero equivocarme, pero no creo que esto sea un gran cambio para Palestina ahora que tenemos a Boric”, dice Silhi-Chahin.

Gran parte de esto se debe al hecho de que el gobierno de Boric ha canalizado su energía hacia los asuntos internos, predominantemente la redacción de una nueva constitución , además de verse afectado por una caída temprana en los índices de aprobación .

“Boric ha abandonado el Medio Oriente, no parece estar interesado o no parece importarle en términos de diplomacia política. Tiene asuntos domésticos que lo mantienen muy ocupado, le sobran fuegos que apagar y tiene demasiado en su agenda para dar lugar a otro problema”, dice el académico chileno Jorge Araneda, experto en relaciones con América Latina y Medio Oriente.

Esta es una observación de la que se hacen eco Nabzo y Silhi-Chahin. Este último también señala que, a pesar del apoyo público de Boric a la causa palestina, ella cree que está arraigado predominantemente en una postura de derechos humanos en oposición a una creencia puritana en la lucha palestina y una necesidad personal de defenderla.

“No pensaría en Boric como una persona súper pro-palestina y porque se convirtió en presidente ahora necesita moderarse. Yo no lo representaría así”, añade.

“Chile alberga entre 300.000 y medio millón de personas de origen palestino”

relaciones israelíes

Araneda reconoce que la presencia de Boric en el poder dará mayor “visibilidad” a la causa palestina, aunque agrega que la limitada fuerza de Chile en el escenario global limitará el impacto que pueda tener en las relaciones con Israel y Palestina .

“¿Cuánto puede hacer un país mediano [como Chile] en diplomacia internacional? Muy poco, si acaso. En los próximos años, bajo el gobierno de Boric, veremos un enfriamiento de las relaciones con Israel, pero no un congelamiento”, agrega.

La elección de Boric también planteó preocupaciones contrastantes entre la comunidad judía de Chile de aproximadamente 18.000.

“Dados los comentarios abiertamente antisemitas y racistas que ha hecho el presidente Boric en el pasado, mis expectativas son bajas. El presidente corre el riesgo de polarizar aún más a la sociedad chilena al importar un conflicto que es completamente ajeno”, le dice a The New Arab Oscar Kleinkopf, presidente del Consejo Chileno Israelí .

Una defensa política y diplomática de la causa palestina también traería implicaciones colaterales para las relaciones de Chile con potencias prominentes como Estados Unidos, según Yousef Aljamal, académico y coautor de ‘Palestinian Diaspora Communities in Latin America and Palestine Statehood’. ‘.

“Los gobiernos latinoamericanos tienden a no ser críticos con Israel debido a su relación con Estados Unidos. También existen fuertes lazos comerciales y políticos entre Israel y América Latina, por lo que no es fácil. Los gobiernos intentan equilibrar la presencia de los palestinos y su influencia con su relación con Israel”, le dice a The New Arab .

No obstante, considerando los factores en juego, Aljamal cree que la comunidad palestina en Chile continuará instando a su último líder a defender su causa.

“Veremos más presión por parte de la comunidad palestina que utilizará su influencia y su peso político, económico y cultural para traducir sus demandas en una solidaridad concreta del gobierno con el pueblo palestino”, dice Aljamal.

Iñigo Alexander es un periodista independiente cuyo trabajo se centra en España, América Latina y la justicia social. Su trabajo ha aparecido en The Guardian, The Daily Telegraph, The Local y NACLA, entre otros.

Síguelo en Twitter:  @Inigo_Alexander

Fuente: https://english.alaraby.co.uk

Una imagen vale más que mil palabras. Biblioteca de fotos de los jerosolimitanos del Mandato Británico

Junio de 2022

Por Mona Hajjar Halaby

Hace unos años, durante una de mis visitas a Jerusalén, me senté a almorzar en el Bistro de Notre Dame Guest House con Vera, una amiga de Jerusalén. Mientras saboreábamos nuestra comida, un amigo suyo palestino, desconocido para mí, se acercó a nuestra mesa para saludarla. Escuché en silencio su conversación cuando escuché a la mujer decirle a Vera emocionada: «¿Viste las fotos de hoy sobre los jerosolimitanos del Mandato Británico?» Vera se rió de buena gana y me presentó como la creadora de esa página. ¡La mujer se quedó en estado de shock y exclamó lo honrada que estaba de conocer a una celebridad!

Naim Adranly en la entrada de la tienda de óptica Damiani, Jerusalén, principios de la década de 1940. Fuente: Colección de fotos de la familia Adranly.

No soy una celebridad, solo el humilde curador de la Biblioteca fotográfica de los habitantes de Jerusalén del Mandato Británico (BMJ, por sus siglas en inglés), una página de Facebook que publica fotos antiguas en blanco y negro de Jerusalén y sus residentes durante el período del Mandato Británico.

Todo comenzó en 2014 cuando consideré qué hacer con mi extensa colección de fotos digitalizadas en blanco y negro de Palestina que datan desde finales de los días otomanos hasta 1948. Había adquirido más de 20 000 fotos en total, algunas de las cuales heredado de parientes que tenían fotos de sus ocasiones especiales, como bodas familiares, días de campo, graduaciones escolares, eventos deportivos y más.

Hombres y mujeres jóvenes recogiendo flores silvestres en primavera en las afueras de Jerusalén hacia Belén, c. 1940. Fuente: Colección de fotografías de la familia Halaby.

Además de esos álbumes personales, he obtenido fotos de las colecciones privadas de amigos y conocidos. Cada vez que entro en la casa de una familia palestina, pido permiso para escanear sus fotos familiares anteriores a 1948. Lamentablemente, algunas personas no tienen nada que ofrecer, ya que las perdieron cuando fueron expulsados ​​de sus hogares durante la Nakba de 1948, pero otros pudieron salvar sus álbumes.

Quería que mi colección fuera accesible para los aficionados a la fotografía y los investigadores interesados ​​en la historia social de Palestina. Mi primer pensamiento fue publicar un libro de fotografías; sin embargo, quedó claro que sería costoso y no llegaría a muchas personas. Un amigo me sugirió que creara una página de redes sociales para compartir mis fotos. Me alegro de haber seguido su consejo.

Hombres y mujeres jóvenes bailando en la cima del Monte de la Tentación, Jericó, c. 1944. Fuente: Colección de fotografías de la familia Halaby.

Y así nació la Biblioteca de Fotos de Jerusalén del Mandato Británico . Desde el principio, supe que quería publicar fotos sin invitar a debates políticos. Hay otros lugares y foros donde la gente puede expresar sus puntos de vista políticos. Creo que las fotos son herramientas poderosas que hablan por sí solas. Mi colección ilustra la rica historia, cultura y sociedad de Palestina. Aunque definitivamente tengo una fuerte opinión sobre la situación en Palestina, me aseguro de mantener la conversación en BMJ enfocada en la vida cotidiana en Jerusalén en la primera mitad del siglo XX. Mi página describe la sofisticada vida social e intelectual de los palestinos urbanitas en Jerusalén antes de 1948.

Tendero de pie frente a su tienda en la Ciudad Vieja de Jerusalén, c. 1910. Fuente: Photographium.com.

Uno de mis objetivos como curador de este archivo en línea es permitir que las historias de los palestinos se cuenten a través de fotos antiguas en blanco y negro para que no se olviden, y preservar la historia palestina para las generaciones venideras. Para la mayoría de los palestinos que perdieron sus hogares en 1948, las fotos familiares son las únicas reliquias de la vida que llevaron en Palestina, la única prueba tangible que narra sus historias y la forma de vida que les dio forma antes de la Nakba .

Vendedor de pan en la Ciudad Vieja, mediados de la década de 1930. Fuente: Departamento de Fotografía de la Colonia Americana.

Para los palestinos dispersos en la diáspora, la Biblioteca de Fotos de Jerusalén del Mandato Británico se ha convertido en un lugar para reunirse y reconectarse con amigos de todo el mundo. Ha servido de puente. Los hijos y nietos de los sobrevivientes de la Nakba en todo el mundo, en Sydney, Dubai, París, Beirut, Nueva York, se reúnen e intercambian información. No importa dónde vivas. Cuando estás en BMJ, seguramente encontrarás a un pariente, amigo, conocido, compañero de estudios o maestro, colega perdido hace mucho tiempo. Esta conexión en la diáspora ha sido una sorpresa agradable e inesperada para mí como curadora de esta colección. Nunca anticipé que mi página podría cobrar vida propia.

Para los no palestinos, BMJ ha sido una herramienta educativa que ha mostrado a nuestra gente y nuestra sociedad. Un amigo estadounidense que hojeaba BMJ miró recientemente una fotografía de una boda palestina de la década de 1920 y exclamó: «¡Se parece a la foto de la boda de mi abuela!». Esas fotos forman un puente. Rompen la noción de “otredad”.

Hombres y mujeres jóvenes bajo las cascadas en Wadi Qilt, principios de la década de 1940. Fuente: Colección de fotos de la familia Halaby

Los libros de historia enumeran los eventos políticos que han dado forma al mundo, pero las fotografías llenan los espacios entre ellos. Son las historias no contadas que habrían caído en el olvido si no hubiera sido por los fotógrafos que las capturaron. Las fotos familiares encarnan historias orales sinceras que forman parte integral de la comprensión de la historia social palestina.

Sobre  la autora de este artículo: 
Mona Hajjar Halaby es escritora y educadora. Es la creadora de British Mandate Jerusalemites Photo Library, una página comunitaria de Facebook que publica diariamente una foto de Jerusalén o de los habitantes de Jerusalén desde finales del período otomano hasta el final del Mandato Británico. Mona también es una de las investigadoras que trabaja en Jerusalén, We Are Here, un documental interactivo que lleva a los espectadores a recorrer las calles del barrio de Qatamon y a través de la reorganización de los barrios de Jerusalén. Ha escrito un libro de memorias titulado In My Mother’s Footsteps: A Palestine Refugee Returns Home (Thread Books, Reino Unido: 2021). 

Fuente: https://thisweekinpalestine.com

Negando a Palestina mientras se protege a Israel de sí mismo

Foto: Manifestación con banderas palestinas en Ramallah, Cisjordania, el 15 de mayo de 2022 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

13 de junio de 2022

Por Dr Mohammad Makram Balawi

Muchos actos relacionados con Palestina son un enigma. Todo es enrevesado, y no se sabe quién mata a quién y por qué razón; una «casa de locos» donde nada tiene mucho sentido.

Otros creen que forma parte de la naturaleza de Oriente Medio, donde todo el mundo está acostumbrado a matar a los demás sin ninguna razón clara, como si fuera una marca inherente a la región: «Los árabes y los orientales son conocidos por actuar de forma violenta e irracional».

Hay quienes creen que el Islam es la causa fundamental de lo que está ocurriendo: «Como el islam es una ideología violenta que anima a los musulmanes a aterrorizar a otros y a matarlos en nombre de Alá, y a menos que el islam sea derrotado o al menos reformado radicalmente, esto nunca acabará».

También están los que piensan que se trata de una tensión innecesaria: «Dejemos que se masacren unos a otros, y uno debería simplemente ocuparse de sus propios asuntos y vivir su vida porque es la naturaleza de la vida y de la gente en la superficie de este planeta que ha estado haciendo esto desde el principio de la creación».

Por supuesto, también tenemos a los que piensan que Israel es un caso de éxito en un océano de fracasos y un oasis de democracia en el desierto árabe del despotismo y merece apoyo. Esto surge de la creencia de que está desempeñando un papel muy importante en la defensa de los intereses «occidentales» en una de las zonas más importantes del mundo. Por lo tanto, hay que proteger a Israel, no sólo de los peligros externos, sino también de los internos. Esto incluye a los líderes que quieren desviar a Israel del esquema original para que se convierta simplemente en otro país de Oriente Medio infestado de fundamentalismo religioso y tiranía. En otras palabras, proteger a Israel de sí mismo.

Como intelectual, me enseñaron que los verdaderos intelectuales siempre están dispuestos a apoyar a los marginados, los oprimidos y las víctimas. Que no es éticamente correcto equiparar a la víctima con el victimario; que todos los seres humanos son iguales, independientemente de su género, raza, país, religión o antecedentes políticos e ideológicos. Que la dignidad humana y su preservación es el valor más alto conocido por la raza humana y que privar a una persona o a un pueblo de su libertad es la antítesis del mantenimiento de la dignidad humana. Que ocupar la tierra de otro es un crimen, y el peor de los crímenes es el colonialismo, ya que prácticamente esclavizó a más de la mitad de la humanidad bajo eslóganes vacíos utilizados para justificar el mayor crimen de la historia de la humanidad.

Como refugiado palestino, hijo de un refugiado palestino y nieto de un refugiado palestino, he visto a lo largo de mi vida cómo los palestinos siempre fuimos tratados como criminales por exigir nuestros legítimos derechos de regresar a nuestro país, ciudades, pueblos y aldeas. Cómo a nosotros, las víctimas, se nos llamaba terroristas, y cómo se nos pedía que nos condenáramos por exigir nuestros derechos. Cómo se nos acusó de haberlo provocado todo, ya sea porque incorrectamente hemos vendido nuestra tierra a los «judíos» o porque no fuimos lo suficientemente inteligentes como para aceptar la generosidad estadounidense e israelí y nos negamos a compartir nuestra patria con los colonizadores extranjeros.

La mitad de mi pueblo se vio obligado a abandonar sus hogares en 1948 para irse a otros países, mientras los extranjeros se apoderaban de nuestras casas, incluidas las sábanas, las cortinas, las estanterías, las alfombras del suelo, las flores de la mesa y del jardín, e incluso nuestros recuerdos. Sin embargo, Israel afirma que los palestinos se fueron voluntariamente; por lo tanto, no tienen derecho a regresar a su tierra y a sus hogares.

El único derecho que tiene Israel sobre nuestra tierra es que, según su libro sagrado, su dios les dio nuestra patria y sus antepasados vivieron en nuestra tierra hace dos mil años. Que nosotros, los árabes, tenemos mucha tierra, por lo que los palestinos podrían vivir en cualquier lugar de la tierra árabe. Que los países europeos hicieron una limpieza étnica de los judíos, por lo que los palestinos tenemos que pagar por su error.

Hace unas semanas, viajaba en grupo a un país árabe y uno de los miembros del grupo se retrasó en el mostrador de la aerolínea. Estaba completamente frustrado, así que le pregunté qué estaba pasando. Me dijo que no le permitían viajar y que en el fondo sabía por qué, ya que todos los que tienen pasaporte palestino son tratados como una plaga por el resto del mundo. Hicimos muchas llamadas al país anfitrión, y finalmente se resolvió su problema de visado. Sin embargo, no se quedó tranquilo hasta que pasamos por la aduana del país invitante.

Este sencillo incidente explica cómo nos trata el resto del mundo a los palestinos y cuánto nos enseñan a desconfiar de «el mundo» que nos ha fallado en todo momento, mientras que nuestros verdugos y subyugadores son tratados con respeto y dignidad. Para muchos de nosotros, la desconfianza en la comunidad internacional es la norma, y todo lo demás es una excepción. Para los que decidan culparnos, que prueben a ser refugiados durante setenta y cuatro años. Mientras que a Israel, la fuerza de ocupación ilegal, se le protege incluso de sí mismo, a los palestinos se les niega su tierra, su Estado, su historia, sus lugares sagrados, su identidad e incluso un trozo de tela de colores llamado bandera nacional.

Autor: Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Se avecina desplazamiento masivo de palestinos en décadas tras una sentencia judicial israelí

13 de junio de 2022

Unos 1.200 palestinos de la región ocupada de Cisjordania de Masafer Yatta corren el riesgo de ser desplazados a la fuerza para dar paso a una zona de tiro del ejército, tras una batalla legal de décadas que terminó el mes pasado en el más alto tribunal de Israel.

La sentencia abrió el camino para uno de los mayores desplazamientos desde que Israel ocupó el territorio en 1967. Pero los residentes se niegan a marcharse, esperando que su resistencia y la presión internacional impidan a Israel llevar a cabo los desalojos.

“Quieren quitarnos esta tierra para construir asentamientos”, dijo Wadha Ayoub Abu Sabha, residente de al-Fakheit, uno de los grupos de aldeas donde los pastores y agricultores palestinos reclaman una conexión histórica con la tierra. “No nos iremos”, dijo.

En la década de 1980, Israel declaró la zona militar cerrada, conocida como “Zona de fuego 918”. Argumentó ante los tribunales que esas 3.000 hectáreas a lo largo de la frontera entre Israel y Cisjordania eran “altamente cruciales” para fines de entrenamiento y que los palestinos que vivían allí eran sólo habitantes estacionales.

“Ha sido un año de inmenso dolor”, dijo Abu Sabha, con la voz quebrada mientras se sentaba en una de las pocas tiendas de campaña que quedan en pie, iluminada por una sola bombilla.

Las comunidades de esta parte de las colinas del sur de Hebrón vivían tradicionalmente en cuevas subterráneas. En las dos últimas décadas, también han empezado a construir chozas de hojalata y pequeñas habitaciones en la superficie.

Las fuerzas israelíes llevan años demoliendo estas nuevas construcciones, dijo Abu Sabha, pero ahora que tienen el respaldo del tribunal, es probable que los desalojos se intensifiquen.

A pocos pasos, las pertenencias de su familia quedaron reducidas a un montón de escombros después de que los soldados llegaran con excavadoras para arrasar algunas de las estructuras. Se lamenta de las importantes pérdidas: la disminución del ganado, incluso más que los muebles destruidos.

Gran parte del argumento durante el prolongado caso se centró en si los palestinos que viven en la zona son residentes permanentes u ocupantes estacionales.

El Tribunal Supremo concluyó que los residentes “no probaron su afirmación de residencia permanente” antes de que la zona fuera declarada zona de tiro. Se basó en fotos aéreas y extractos de un libro de 1985 que ambas partes citaron como prueba.

El libro, titulado “Life in the Caves of Mount Hebron”, fue escrito por el antropólogo israelí Yaacov Havakook, que pasó tres años estudiando la vida de los agricultores y pastores palestinos en Masafer Yatta.

Havakook no quiso hacer comentarios y remitió a Reuters a su libro. Pero dijo que había intentado presentar un dictamen pericial en nombre de los residentes a raíz de la petición de uno de sus abogados, y que el Ministerio de Defensa israelí, donde trabajaba en ese momento, se lo impidió.

Críticas Internacionales política israelí
Las Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron el fallo judicial e instaron a Israel a detener las demoliciones y los desalojos.

“El establecimiento de una zona de tiro no puede considerarse una ‘razón militar imperativa’ para trasladar a la población bajo ocupación”, dijo el portavoz de la UE en un comunicado.

En una transcripción de una reunión ministerial de 1981 sobre los asentamientos descubierta por investigadores israelíes, el entonces ministro de Agricultura Ariel Sharon, que más tarde se convirtió en primer ministro, sugirió al ejército israelí ampliar las zonas de entrenamiento en las colinas del sur de Hebrón para despojar a los residentes palestinos de sus tierras.

“Queremos ofrecerles más zonas de entrenamiento”, dijo Sharon, dada “la expansión de los aldeanos árabes desde las colinas hacia el desierto”.

El ejército israelí dijo a Reuters que el área fue declarada zona de tiro por “una serie de consideraciones operativas relevantes” y que los palestinos violaron la orden de cierre al construir sin permisos durante años.

Según las Naciones Unidas, las autoridades israelíes rechazan la mayoría de las solicitudes palestinas de permisos de construcción en el “Área C”, una franja de terreno que constituye dos tercios de Cisjordania, donde Israel tiene el control total y donde se encuentran la mayoría de los asentamientos judíos. En otras zonas de Cisjordania, los palestinos ejercen un autogobierno limitado.

Los datos de la ONU también muestran que Israel ha marcado casi el 30% del Área C como zonas de tiro militar. Las designaciones han puesto a 38 de las comunidades palestinas más vulnerables en mayor riesgo de desplazamiento forzoso.

Mientras tanto, los asentamientos de la zona han seguido expandiéndose, restringiendo aún más la circulación de los palestinos y el espacio disponible para que los residentes puedan cultivar y apacentar sus ovejas y cabras.

“Todos estos olivos son míos”, dijo Mahmoud Ali Najajreh de al-Markez, otra aldea en riesgo, señalando un bosquecillo en la distancia cercana. “¿Cómo vamos a irnos?”.

Los 3.500 olivos que plantó hace dos años -contó cada uno- estaban empezando a brotar.

“Esperaremos a que se asiente el polvo y volveremos a construir”, dijo Najajreh a Reuters. “Preferimos morir antes que irnos de aquí”.

Fuente: Days of Palestine

Los presos palestinos en las cárceles de Israel se enfrentan a una «muerte lenta»

Foto: una marcha celebrada por los presos palestinos en Ramallah, Cisjordania, el 17 de abril de 2022 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

13 de junio de 2022

La Comisión de Asuntos de los Prisioneros de la OLP afirmó el domingo que los prisioneros palestinos enfermos en las cárceles de Israel se enfrentan a una «muerte lenta», ya que no tienen acceso a un tratamiento médico adecuado, según ha informado Arab48.com. El Servicio Penitenciario Israelí (SPI) sigue ignorando el sufrimiento de los presos enfermos y les impide recibir el tratamiento adecuado, explicó la comisión.

Los presos, señaló, simplemente reciben analgésicos del IPS, independientemente de su afección, y se les dice que beban más agua. «Además de los errores de diagnóstico», señaló la comisión, «esta política agrava las enfermedades de los presos».

El organismo de la OLP citó varios casos para ilustrar las terribles condiciones de los presos enfermos. Amjad Obaidi, por ejemplo, tiene 54 años y es del barrio de Zabboubeh, en Yenín. Está encerrado en la prisión de Shatta y padece múltiples hernias y artritis aguda. Su salud se ha deteriorado debido a las condiciones en las que está retenido por Israel, especialmente el duro trato y la falta de atención sanitaria adecuada. «Necesita urgentemente ser examinado por un especialista, ya que ahora no puede caminar», declaró la comisión.

Maher Qawasmeh, de 42 años, es de Hebrón y padece graves infecciones y lesiones en las piernas tras ser picado por una mosca de la arena el año pasado. Al igual que Obaidi, su salud se ha ido deteriorando desde entonces porque el IPS sólo le ha proporcionado ungüentos, pero no ha realizado un examen médico completo.

Los presos Jawad Abu Qarea, de 59 años, y Sameer Abboud, de 44, sufren graves problemas dentales, infecciones, dolor de encías y pérdida de dientes. Ninguno de los dos puede comer con normalidad. Según la comisión de la OLP, solicitaron al IPS un tratamiento adecuado, pero su solicitud fue rechazada y sólo les dieron analgésicos.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Firma esta petición y dile a la selección de fútbol: #UruguayNoVayas

No queremos que la selección Uruguaya manche la querida camiseta celeste haciéndose cómplice del apartheid. Las invitaciones que Israel cursa a jugar partidos amistosos o hacer entrenamientos en su territorio son parte de una campaña para lavar su imagen internacional -cada vez más deteriorada- y ocultar los crímenes que comete a diario contra el pueblo palestino, contra sus futbolistas y deportistas.

Firma esta petición AQUÍ

Israel es un Estado de Apartheid. En esto han coincidido, en este último año, las principales organizaciones israelíes e internacionales de derechos humanos: B’Tselem, Human Rights Watch, Amnistía Internacional, y también el saliente Relator Especial de la ONU para los DD.HH. en el Territorio Palestino Ocupado, el jurista Michael Lynk.

Las organizaciones palestinas llevan dos décadas denunciando el apartheid israelí. Con el apartheid no se juega. Cuando Sudáfrica vivía bajo un régimen de apartheid, hubo una campaña internacional potente para sancionar y aislar a ese país; y el deporte jugó un papel clave en esa campaña.

Por eso no queremos que nuestra selección manche la querida camiseta celeste haciéndose cómplice del apartheid. Las invitaciones que Israel cursa a jugar partidos amistosos o hacer entrenamientos en su territorio son parte de una campaña para lavar su imagen internacional -cada vez más deteriorada- y ocultar los crímenes que comete a diario contra el pueblo palestino, contra sus futbolistas y deportistas.

Los jugadores palestinos son constantemente agredidos, asesinados, heridos, mutilados, reprimidos, encarcelados por la ocupación colonial israelí. Sus estadios son bombardeados. Su libertad de movimiento es violada constantemente para que no puedan reunir a la selección nacional (repartida entre Gaza y Cisjordania), ni entrenar, ni salir al exterior a participar en competencias internacionales.

Durante el último año, las fuerzas israelíes asesinaron a tres futbolistas adolescentes en Cisjordania: Mohammad Ghneim (19), Saeed Odeh (16) y Thaer Yazouri (18).

¿Quién no recuerda a los cuatro niños asesinados por un misil israelí cuando jugaban al fútbol en la playa de Gaza?

Además, en la Asociación del Fútbol Israelí (AFI) participan clubes de fútbol de colonias ilegales implantadas en el territorio palestino ocupado, en tierras robadas a las comunidades palestinas.

Todas las colonias israelíes en el territorio palestino ocupado son ilegales según la ONU y el derecho internacional humanitario (IV Convenio de Ginebra y Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional), que prohíbe el traslado de población ocupante al territorio ocupado, por lo cual constituyen un crimen de guerra.

Por todos estos motivos -y otros que iremos desarrollando a lo largo de esta campaña- hoy decimos a la AUF y a la selección uruguaya: escuchen el llamado de sus colegas palestinos, del pueblo palestino y de sus deportistas, y de toda la comunidad internacional que les apoya. No tiren por la borda el prestigio de nuestra selección, y no manchen la celeste colaborando para encubrir los crímenes del apartheid israelí.

¡URUGUAY, NO VAYAS!

Coordinación por Palestina / coordinacionporpalestina@gmail.com

Suma tu firma en: Change.org

Fuente: Eldeportivo.uy

Eldeportivo.uy

Un informe del Washington Post afirma que Abu Akleh murió por disparos de las FDI

12 de junio de 2022

Un nuevo informe del Washington Post sobre la muerte de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh el mes pasado afirma que las pruebas apuntan a que lo más probable es que fuera asesinada por disparos de las FDI.

El periódico afirma que examinó “más de cinco docenas de vídeos, publicaciones en las redes sociales y fotos del suceso, realizó dos inspecciones físicas de la zona y encargó dos análisis acústicos independientes de los disparos”. Ese examen, afirma, sugiere que “un soldado israelí del convoy probablemente disparó y mató a Abu Akleh”.

Investigaciones similares de CNN y AP han llegado a la misma conclusión. Israel ha dicho que es posible que muriera por disparos de las FDI, pero ha dicho que no se puede completar una investigación completa sin la bala, que la Autoridad Palestina se ha negado a entregar.

Las FDI aún no han completado su propia investigación del incidente.

Fuente: https://israelnoticias.com

¿Dónde están los resultados de la investigación israelí sobre el martirio de Abu Akleh?

12 de junio de 2022

Por el Dr. Ramzi Odeh

Las fuerzas de ocupación israelíes abrieron fuego contra la corresponsal de Al-Jazeera del canal jerosolimitano, Shireen Abu Akleh, en la mañana del miércoles 11 de mayo, a la entrada del campo de refugiados de Yenín, mientras informaba sobre su incursión en el campo, lo que desató una ola de la indignación palestina, árabe e internacional. Como la mártir era conocida por su profesionalidad y larga experiencia en la defensa mediática de la causa palestina, también trabaja para un canal de satélite de gran tamaño, que se ha extendido por todo el mundo. En un momento en que las fuerzas de ocupación israelíes continúan sus flagrantes ataques contra periodistas y corresponsales de los medios sin ningún cuidado, ya que más de 55 periodistas han sido martirizados en la tierra palestina ocupada desde la segunda intifada en 2000, pero el asesinato de Abu Akleh tuvo otro impacto. sobre el estado ocupante, ya que afirma que Abu Akleh es un ciudadano estadounidense, lo que requirió la intervención del Departamento de Estado de EE. UU. y su llamado a abrir una investigación conjunta rápida y transparente sobre el asesinato de Abu Akleh.
Hace unos días, las autoridades de investigación palestinas anunciaron los resultados de su investigación, según los resultados de la autopsia y los testimonios de los testigos oculares. Estos resultados condenaron los disparos del ejército de ocupación contra francotiradores israelíes directamente contra Shireen, y algunas fuentes de investigación internacionales independientes indicaron pruebas claras de condena. el ejército de ocupación por atacar a Abu Akleh. El consorcio de investigadores internacionales con sede en los Países Bajos, Bellingcat, publicó un análisis de evidencia de video y audio recopilada a través de las redes sociales.. Según el Times of Israel, el informe encontró que la evidencia corroboró los relatos de los testigos de que Abu Akleh fue asesinado por fuego israelí.
Por otro lado, el ejército de ocupación israelí se mostró reacio a anunciar los resultados de la investigación. Al principio, el comunicado del ejército anunciaba que Shireen había sido asesinado por palestinos armados, y más tarde, tras aumentar la presión internacional sobre él, anunció que ella podría haber sido asesinado por un francotirador israelí debido a la proximidad del mártir con «militantes palestinos». !. Hasta el momento, la parte israelí no ha presentado ninguna versión basada en pruebas y pruebas, por otro lado, en un anuncio inesperado, la Policía Militar de Israel anunció, según el sitio web “Times of Israel”, que no considera que hay sospechas de un crimen durante el intercambio de disparos, y necesariamente, la policía El ejército no investigará el asesinato de Abu Aqleh.
En este contexto, son varias las observaciones que se pueden hacer al respecto, a saber:
Primero: No hay confianza en los resultados de la investigación israelí. No se espera que el delincuente se incrimine a sí mismo. Por el contrario, intentará justificar su comportamiento y ocultar los hechos. Esto es exactamente lo que sucedió en la mayoría de los crímenes de la ocupación, sobre los cuales se formaron comités de investigación israelíes. Por ejemplo, en el crimen del ciudadano palestino-estadounidense Abd al-Majid Asaad; Es un hombre de unos ochenta años que fue detenido por la noche cerca de la aldea «Gilgia» en la Ramallah ocupada, y lo dejaron esposado en el frío glacial, lo que lo llevó a la muerte de un ataque al corazón. En los resultados del informe israelí sobre el incidente, justificó la detención del hombre de ochenta años como un incidente “sospechoso”, ¡especialmente porque el hombre no tenía identificación! ¡El informe consideró que dejar al anciano esposado en el frío intenso se debió a que los soldados pensaron que estaba durmiendo y no quisieron despertarlo! ¡El informe exigía que los soldados de ocupación que llevaron a cabo este incidente fueran reprendidos y no entregaran ningún puesto de liderazgo durante dos años! .
Segundo: en un momento en que los crímenes de la ocupación israelí contra el pueblo palestino están aumentando, las fuerzas de ocupación están evitando cualquier investigación sobre estos crímenes. Para probar esto, según un informe de Human Rigths Watch, en 2021, al 14 de octubre, las fuerzas de seguridad israelíes habían matado a 67 palestinos, casi tres veces el número de todo 2020, incluidos 14 niños, y herido a más de mil. Palestino con munición real. Según OCHA. Este total incluye a manifestantes pacíficos y transeúntes, así como a quienes supuestamente atacaron a israelíes. Los colonos también mataron a cinco palestinos, hirieron a 137 y dañaron propiedades en 287 incidentes hasta el 22 de octubre. El número de incidentes de violencia de los colonos contra los palestinos en la primera mitad de 2021 más que duplicó el número en la primera mitad de 2020 y más que en todo 2019. ¡Lo raro es que en todos estos crímenes no hay comités de investigación!
Tercero: En todos sus crímenes contra el pueblo palestino, las fuerzas de ocupación israelíes rechazan cualquier investigación internacional o conjunta con la parte palestina. Sin embargo, accedió a la fuerza a la petición estadounidense de que se llevara a cabo una investigación conjunta con la parte palestina en el incidente del martirio de Abu Aqleh. Sin embargo, los líderes palestinos se negaron a ello por razones lógicas, las más importantes de las cuales son la primera: la ausencia de un organismo internacional imparcial que supervisa la investigación, y en segundo lugar: la renuencia de las fuerzas de ocupación israelíes durante décadas. El primero anunció la formación de cualquier comité para investigar sus crímenes repetidos contra el pueblo palestino. Si el crimen de Abu Akleh merece un comité de investigación conjunto, entonces todos los crímenes de la ocupación mediante el asesinato de civiles palestinos también merecen comités de investigación, incluidos los crímenes del asesinato del académico Mai Afana, el niño Ali Abu Sarah y la madre Ghada al-Sabatin. , y muchos otros delitos cotidianos que las fuerzas de ocupación dejan sin ningún cargo Salvo historias sospechosas y denuncias de apuñalamiento o intento de atropello.
Cuarto: El gobierno de ocupación insiste en ocultar los hechos relacionados con el martirio de Abu Akleh. Porque, en definitiva, quiere evitar la culpa internacional, y también quiere evitar abrir una investigación con sus soldados mientras les da órdenes estrictas de matar y abusar de lo que llama casos de “sensación de peligro”. De hecho, en los casos en los que se menciona que los palestinos se enfrentaron con el ejército de ocupación, los medios de comunicación israelíes se apresuraron a publicar videos que prueban su enfrentamiento. En cuanto al incidente de Abu Akleh, hasta el momento no se ha emitido ninguna grabación de video de la parte israelí que documente el incidente, a pesar de la presencia de aviones. El ejército israelí está sobre la escena del incidente, que documenta todos los eventos en video.!
En el resumen del artículo, la pregunta importante en tales incidentes sigue siendo hasta qué punto el gobierno de ocupación puede ocultar los hechos sobre sus crímenes repetidos y hasta qué punto la comunidad internacional puede formar comités internacionales de investigación sobre los crímenes repetidos de la ocupación. y hacerlos responsables de estos crímenes.

Fuente: artículo enviado a este medio por su autor 

Miss Jerusalén: más de lo mismo en el relato sionista

10 de junio de 2022

MONTEVIDEO (Uypress/Miguel Ibarlucía*) – Netflix ha estrenado una nueva serie de producción israelí: Miss Jerusalén o The Beauty Queen of Jerusalem. A lo largo de diez interesantes episodios se narra la historia entre 1917 y 1939 de una familia judía sefardí residente en Jerusalén y su relación con el entorno. (Quienes no deseen conocer el argumento antes de verla, absténganse).

La descripción de los entramados familiares conforme a los valores de la época sumada a la riqueza dramática del argumento y las excelentes actuaciones torna a la serie en atrapante y de alta calidad artística. Pero como en el cuento del escorpión que cruza el río sobre el lomo de la rana, el relato sionista y la consecuente deformación histórica, hacen su aparición repentina al final en toda su magnitud.

Lo primero que salta a la vista es la absoluta invisibilización de los palestinos -«árabes», como se les llamaba y se continúa haciendo- durante al menos los siete primeros episodios. Casi no existen pese a que en 1917 eran el 90 % de la población. Apenas un empleado de los mandados y algún que otro transeúnte callejero, aun cuando parte del argumento se desarrolla en 1937, plena época de la insurrección armada palestina contra el dominio británico y la inmigración sionista. El conflicto se circunscribe al conflicto de un sector de la comunidad judía -los alineados con el partido revisionista- con las autoridades británicas, contra la que ejecutarán actos terroristas. El argumento se alinea con el relato histórico del sionismo: Palestina era una colonia inglesa habitada por judíos que más tarde lucharán para independizarse en 1948, en vez de una colonia sui generis -el Mandato británico de 1922 de la Sociedad de las Naciones- habitada principalmente por palestinos de habla mayoritariamente árabe. Durante ese mandato la autoridad británica colaboró con los sionistas favoreciendo su inmigración. No eran enemigos sino aliados políticos.

El capítulo ocho nos trae una novedad. Un grupo armado revisionista -llamado Etzel, pero en realidad el Irgún o la Banda Stern- asesina vilmente a un campesino palestino pacífico en represalia por el asesinato de un judío en otro lugar del territorio. La serie parece condenar la violencia terrorista de un sector del judaísmo contra los habitantes nativos. Algún sector de la sociedad israelí actual aparenta horrorizarse de su pasado. Pero el escorpión no puede con su genio. Llega el último episodio, situado temporalmente en 1929, y aparecen por primera vez los «árabes» como sujetos históricos, no simples transeúntes. Hordas «árabes» asaltan las casas de los judíos, las saquean y violan a las mujeres. El terrorista judío, hasta ahora un personaje deleznable, se redime salvando a su hermana de ser violada. Esto es poco tiempo antes de incorporarse al grupo terrorista con lo que los motivos de su proceder posterior quedan de algún modo justificados o explicados.

Lo que nunca se explica es por qué motivo y en qué contexto histórico se produjeron los enfrentamientos de 1929 entre palestinos e inmigrantes judíos de los que resultaron muertos 116 de los primeros y 133 de los segundos más centenares de heridos. No me refiero al detonante religioso inmediato relativo al acceso al Muro de los Lamentos, sino a la percepción que los palestinos tenían desde mucho tiempo antes -pero incrementada en 1917 a partir de la ocupación británica- de que los inmigrantes judíos venían a robarles su país, lo que finalmente ocurrió. Es que ese tópico mal puede aparecer en una historia que no rompe con el relato sionista sobre los orígenes del Estado de Israel y su constitución. Como en la primer temporada de Fauda, los judíos son presentados al principio como violentos y condenables pero al final todo se invierte y quedan virtualmente justificados frente a la barbarie palestina.

La serie es pues una brutal falsificación histórica. Y lo es principalmente porque en lo primordial reproduce un relato según el cual los judíos residentes en Palestina constituían una comunidad étnica sujeta al dominio colonial británico mientras que el enfrentamiento con los palestinos ocupa un segundo lugar, casi secundario cuyos motivos no se conocen. De ahí a llamar Guerra de la Independencia a la conquista por las armas del territorio palestino en 1948 -limpieza étnica de dos tercios de los no judíos mediante- hay sólo un paso, que suponemos hará su arribo en la siguiente temporada.

Como dije antes, los sionistas fueron aliados y no enemigos de los ingleses. El Reino Unido emitió la Declaración Balfour proponiendo la creación de un hogar nacional judío en Palestina, propició la inmigración contra la voluntad de sus habitantes, reprimió brutalmente la insurrección de 1936-39 en alianza con los sionistas y finalmente entregó servido la mayor parte del territorio en 1948, todo ello con independencia de que grupos extremistas del sionismo hayan practicado el terrorismo contra su administración colonial. Todo ello está sobradamente probado históricamente pero el inmenso poder mediático del movimiento político que fundó el Estado de Israel continúa exitosamente imponiendo una versión de los hechos a su medida que le permite ocultar o justificar el despojo de los derechos del pueblo nativo de Palestina.

* Abogado. Licenciado en Historia. Autor de libro Israel, Estado de Conquista. Editorial Canaán, Buenos Aires, 2012.

Fuente: https://www.uypress.net

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner