Vidas que sí importan

25 de julio de 2022

Por Alicia Alonso Merino

El pasado 2 de julio falleció en la cárcel israelí de Daemon la presa palestina Saadia Matar. No, no se trata de un número más de las 230 personas palestinas presas que han fallecido en las cárceles israelíes desde el año 1967. Tampoco se trata sólo de la segunda prisionera palestina que muere en cárceles israelíes, después del fallecimiento de Fatima Taqatqa en el año 2017. No era una más de las 32 presas palestinas o de las 4.700 personas encarceladas por Israel en ese momento. Su vida sí importa, como importan todas las vidas de las personas reclusas.

Saadia Matar tenía 86 años y era la progenitora de ocho hijos e hijas. Fue detenida por las fuerzas de ocupación israelíes algo más de un año atrás, cuando en una carretera, cerca de la mezquita de Ibrahim, un colono la acusó de haberle golpeado. Todo esto ocurrió en Hebrón que es un caso “especial” dentro de la situación de ocupación que se vive en Palestina. A diferencia de otras zonas, donde las colonias son instaladas fuera de las poblaciones, en esta ciudad los colonos israelíes se asentaron en el casco histórico. Los más de 2.000 soldados israelís que allí se encuentran para “proteger” a unos 800 colonos, se ubican por doquier, también en los tejados de las casas, donde vigilan y apuntan con sus armas a cualquiera que pasa. Decenas de alambradas, muros de separación, accesos bloqueados y puertas tapiadas, impiden el paso a las familias de Hebrón al centro de la ciudad. Los colonos israelíes atacan de forma continuada a los palestinos y palestinas que allí viven, quemando sus coches, escupiéndoles, arrojándoles piedras, insultándoles, disparando sobre los depósitos de agua de sus viviendas cuando no sobre sus personas, con la complicidad y, en muchos casos, apoyo del ejército israelí.

Después de su detención, Saadia Matar fue llevada a la prisión de Daemon, en el territorio de la palestina histórica, hoy territorio de la potencia ocupante y lejos de su familia. Esta estrategia de alejar a las personas presas palestinas de sus familias tiene la finalidad de hacer mella en su bienestar psicológico e infringir más sufrimiento y dolor. Los estándares de derechos humanos en la materia son claros al indicar que las reclusas deben ser enviadas a centros de reclusión cercanos a su hogar, teniendo presentes sus responsabilidades de cuidado de otras persona, cuestión que Israel no cumple. Como tampoco Israel cumple el Cuarto Convenio de Ginebra1 que prohíbe a la potencia ocupante deportar a las personas protegidas, y específicamente a los detenidos del territorio ocupado.

La prisión de Damon es un antiguo establo y almacén de tabaco lleno de humedades que no reúne las condiciones básicas para alojar a ninguna persona. Las condiciones de las prisiones en las que se encuentra la población palestina detenida son de suciedad, hacinamiento, presencia de insectos, falta de luz solar y aire fresco o mala alimentación. Esta situación favorece la aparición de enfermedades o el agravamiento de estas: provocan alternaciones en la menstruación de las mujeres, enfermedades cutáneas, renales, cardiovasculares, oculares y un fuerte deterioro de la salud mental, entre otras. Saadia Matar vio empeorar sus condiciones de salud en menos de un año de reclusión. Los niveles de glucosa se dispararon, lo mismo que la presión arterial produciéndose un retroceso general de su estado clínico.

El día de su juicio acudió en silla de ruedas y pese a que su abogado pidió que fuera vista por un equipo médico especializado, falleció a los pocos días sin recibir la atención médica que precisaba. La falta de asistencia médica y la negligente atención de la salud a la población palestina en las prisiones israelíes se ha convertido en una política deliberada de actuación. El Estado de Israel es responsable de esta muerte y como potencia ocupante tiene la obligación de suministrar atención médica y una alimentación adecuada a las personas presas, según determina el Cuarto Convenio de Ginebra.

La complicidad médica en la ocupación no es algo novedoso ya que son incontables los casos en que los médicos ayudan a encubrir los múltiples crímenes de la ocupación. Los principios de ética médica aplicables a la función del personal de salud, especialmente los médicos, en la protección de personas presas y detenidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes2 y las reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos, también determinan que la prestación de servicios médicos es una responsabilidad del Estado y que estos deben tener los mismos estándares de atención sanitaria que estén disponibles en la comunidad exterior. Además, deben tener acceso gratuito a los servicios de salud sin discriminación por razón de su situación jurídica (regla 24).

La prisión política, como la que se aplicó a Saadia Matar, tiene un considerable alcance e impacto y supone que al menos un 20% de la población palestina y un 40% de la población masculina haya estado detenida alguna vez3. Es una estrategia más dentro de la ocupación que refuerza el apartheid, como lo son los chekpoints, el muro, las demoliciones de casas, la limitación de movimientos, arrancar olivos, cortar el agua y un largo etcétera. Todo esto con el fin de impedir una vida digna en Palestina y acabar con un pueblo.

El día de su juicio, Saadia Matar fue condenada por un tribunal militar a 15 años de prisión y una multa de 15.000 shekels, sin que la condena fuera definitiva. La intervención de un juez militar, que no es un profesional culturalmente independiente si no sometido a la obediencia jerárquica de su superior, vulnera el derecho a un juicio justo con las debidas garantía. Una realidad que se aplica a toda la población palestina.

El delito de Saadia Matar fue ser palestina, su condena fue la pena de muerte. Descanse en paz ella, no así sus verdugos.

1 IV. Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra, 1949. Aprobado el 12 de agosto de 1949 por la Conferencia Diplomática para Elaborar Convenios Internacionales destinados a protegera las víctimas de la guerra, celebrada en Ginebra del 12 de abril al 12 de agosto de 1949. Entrada en vigor: 21 de octubre de 1950.

2 Adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 37/194, de 18 de diciembre de 1982.

3 https://www.addameer.org/

Fuerzas de ocupación secuestran a una madre y aterrorizaron a sus hijos

25 de julio de 2022

Fuerzas de ocupación israelíes detuvieron a una mujer palestina, identificada como Wafaa Al-Azazma, dejando a sus 5 hijos solos en la casa.

Fuentes locales informaron de que las fuerzas israelíes detuvieron a Al-Azazma durante dos horas y media. Mientras tanto, sus hijos se quedaron solos en la casa sin nadie que los calmara.

Las fuentes informaron de que Wafaa Al-Azazma llamó a su padre para que viniera a cuidar de los niños en su ausencia, pero las fuerzas de ocupación israelíes la detuvieron antes de que su padre llegara a casa.

Al detener a Wafaa, las fuerzas israelíes la interrogaron con dureza para presionar a su marido a fin de que autodesalojara parte de su casa construida en la zona de Shaqib Al-Salaam.

Hace semanas, las fuerzas de ocupación israelíes secuestraron, sin ninguna pizca de humanidad, a un padre y una madre palestinos cuando se dirigían a su casa en Jerusalén, dejando a sus hijos llorando de miedo en el coche. Los niños, entre ellos un bebé, pasaron largas horas llorando solos antes de que un lugareño se diera cuenta y los sacara del coche.

Fuente: Days of Palestine

Macron pide nuevas negociaciones de paz entre israelíes y palestinos

22 de julio de 2022

El presidente francés, Emmanuel Macron, se reunió en París con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, para tratar, entre otros temas, el proceso de paz en Medio Oriente, estancado desde hace más de diez años. Los dos dirigentes hablaron también del asesinato, el pasado 11 de mayo, de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh.

Una situación “más que preocupante”. Así describió el presidente francés Emmanuel Macron la situación en los Territorios Palestinos ocupados por Israel, al tiempo que insistió en la importancia de reanudar las negociaciones de paz.
Estas declaraciones se hicieron mientras el jefe de Estado galo recibía al líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en el Palacio del Elíseo.

“Todos sabemos que una nueva espiral de violencia puede comenzar en cualquier momento”, dijo Macron. “Para evitar esta amenaza (…) que socava la vida de palestinos e israelíes por igual, debemos actuar” añadió.

Una acción que significaría, a corto plazo, poner fin a las medidas unilaterales israelíes en la Cisjordania ocupada, las cuales incluyen las expansiones coloniales del Estado hebreo, la demolición de casas palestinas y la expulsión de familias de sus tierras.

El mandatario francés recordó que estos hechos, en particular, son contrarios al derecho internacional y que “hacen más remota la posibilidad de que un Estado palestino viva en paz junto a Israel”.

Macron también reiteró su voluntad de movilizar a la comunidad internacional en el restablecimiento de los esfuerzos para la reactivación de las conversaciones de paz.

Fuente: Monde

Más enfrentamientos armados contra las fuerzas de ocupación de Israel en Cisjordania

Foto: las fuerzas israelíes interfieren con los manifestantes palestinos utilizando gas lacrimógeno durante una protesta contra los asentamientos judíos en el pueblo de Beit Dajan de Nablus, Cisjordania, el 27 de mayo de 2022. [Nedal Eshtayah – Agencia Anadolu].

El jueves por la mañana se produjeron nuevos enfrentamientos armados entre los combatientes de la resistencia y las fuerzas de ocupación israelíes que irrumpieron en Yenín, en la Cisjordania ocupada. Al parecer, las fuerzas de ocupación tenían como objetivo a presos liberados para volver a detenerlos, así como a un funcionario de la Yihad Islámica.

En mayo, durante una incursión armada de las tropas israelíes en Yenín, la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh fue abatida por un francotirador del ejército. Israel y Estados Unidos han blanqueado el asesinato, afirmando que no fue deliberado a pesar de las pruebas que demuestran lo contrario.

En Al-Bireh, mientras tanto, también se produjeron violentos enfrentamientos con las fuerzas de ocupación, durante los cuales dos jóvenes recibieron disparos en la pierna por parte de las tropas israelíes con munición real. Un vehículo del ejército israelí se incendió al ser alcanzado por un cóctel molotov.

En otros disturbios, los combatientes de la resistencia abrieron fuego contra los soldados de ocupación ayer por la tarde cerca del asentamiento ilegal israelí de Itamar, construido en tierras palestinas robadas al sur de Nablus.

Según el Centro de Información Palestino, durante el mes de junio se registraron 649 actos de resistencia, que causaron heridas a 26 israelíes, algunos de ellos graves. El centro confirmó que en la Cisjordania ocupada siguen aumentando las actividades de resistencia, en medio de advertencias de más «violencia revolucionaria» contra la ocupación y sus colonos ilegales.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

Con Susan Shalabi, Vicepresidenta de la Asociación Palestina de Fútbol: ‘Es frustrante ver el doble rasero de la comunidad internacional clonarse en el fútbol’

Por María Landi

Susan Shalabi es la voz internacional de la Asociación Palestina de Fútbol (APF) y una voz incómoda. Desde 2008 se ha dedicado a documentar, sistematizar y denunciar las constantes violaciones israelíes al fútbol palestino. Con seguridad está detrás de la carta que la APF le escribió a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para pedirle que no haga la preparación final para el mundial en Israel, en el contexto de la campaña ciudadana ¡Uruguay, NO vayas! Deja claro que, según los estatutos de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), la APF no puede decirle a la AUF con quién jugar o no, porque sería una intromisión en los asuntos de otra asociación: «Y nosotros respetamos las normas. Pero lo que sí podemos hacer es mostrar a los uruguayos quién es realmente la parte con la que eligen jugar y cómo ese intercambio contribuye a blanquear mediante el deporte una ocupación brutal que humilla diariamente a millones de seres humanos, confisca su libertad, los mata, los detiene y les roba sus tierras, y dejar la cuestión librada a su conciencia».

VIVIR BAJO OCUPACIÓN

Al igual que miles de sus compatriotas, Shalabi nació en la diáspora, en Kuwait, de padre palestino y madre española. «Hablé español antes de hablar árabe», dice riéndose. Tenía 5 años cuando sus padres se separaron y pasó su infancia entre Kuwait y Cáceres. «Mi padre es más viejo que Israel: nació en 1945», cuenta. Como tantos palestinos, vivió repartido entre tres países, hasta que pudo regresar y establecerse como médico en su Tulkarem natal. Desde entonces, Shalabi ha vivido como una palestina más bajo la dominación israelí: «Vivir bajo la injusticia y la confiscación de libertades a manos de la ocupación y el apartheid despierta a la rebelde que llevas dentro. Puede quebrar a las personas o convertirlas en luchadoras. En nuestro caso, la elección siempre fue clara. Sí, Israel es un Estado poderoso que no duda en utilizar la fuerza letal contra la población desarmada cuya tierra robó, pero no tenemos otra opción ni ningún lugar al que huir. Es la cuestión shakesperiana de “ser o no ser” la que, creo, ayudó a engendrar tanta resistencia en el pueblo palestino».

Y agrega: «Yo era una adolescente cuando estalló la primera intifada. Se cerraban las escuelas, se invadían las casas y los adolescentes de mi edad eran detenidos, heridos y asesinados. Todos recibimos patadas de los soldados israelíes. Algunos se perdieron para siempre: sus historias no se contaron y sus sueños no se realizaron. La primera intifada fue la prueba de que era imposible vivir bajo esa ocupación y de que había que resistir. […] La esperanza que trajeron los Acuerdos de Oslo duró poco. Las imágenes de la gente agitando ramas de olivo siguen en el fondo de mi cabeza hasta hoy. Todo se desmoronó muy pronto. La segunda intifada demostró que Israel había utilizado la negociación para ganar tiempo para su proyecto expansionista, cuyo lema nunca cambió: “Más tierra y menos árabes”. Pronto me di cuenta de que la versión israelí del apartheid era mucho peor que la sudafricana. En Sudáfrica los blancos querían esclavizar a la población que consideraban inferior a ellos, pero Israel no quiere que existamos en absoluto en esta tierra».

DEL PERIODISMO A LA DIPLOMACIA Y DE ALLÍ AL FÚTBOL

Al igual que la célebre reportera Shireen Abu Akleh (asesinada en mayo por un francotirador israelí en Yenín), Shalabi estudió en la Universidad Al-Yarmuk, de Jordania. Aunque es más joven, conoció a Abu Akleh y llegó a trabajar con ella en la televisión palestina. Cuenta que cuando recibió la noticia de su asesinato recordó un incidente que ahora le parece premonitorio: en 2001, siendo una reportera novata, en medio de un ataque violento de colonos judíos cerca de Nablus se encontró con Abu Akleh, quien le reprochó que estuviera en ese lugar sin tener experiencia y sin la protección adecuada. «¡Vete de aquí!», le dijo. Shalabi recuerda que le respondió: «¿De qué me sirve tener chaleco y casco si me disparan a la cara?».

Shalabi empezó a trabajar en 1999 para la televisión satelital palestina. Antes de un año estalló la segunda intifada: «Fueron tiempos especialmente difíciles. Trabajaba como reportera y veía tanta muerte y tanta destrucción –al igual que cualquier periodista en Palestina: todos enfrentaron el peligro, fueron heridos, muertos, golpeados, arrestados− que me resultó intolerable: “Ya basta”, me dije». Después de casi siete años como periodista y con una maestría en Relaciones Internacionales, decidió pasar del periodismo al Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina. «Cómo llegué a involucrarme en el fútbol es una historia bastante peculiar. Trabajaba como diplomática cuando Jibril Rajoub, recién elegido presidente de la APF, me pidió que me ocupara del área internacional y ayudara a reconstruir la asociación. Al principio dudé, pero luego pensé que era una causa noble y que merecía la pena postergar mi carrera diplomática. Pensé que estaría uno o dos años hasta que hubiera levantado el área internacional de la APF, pero eché raíces allí», cuenta. Fue secretaria general de la asociación y ha sido reelegida como vicepresidenta. También integra el Comité Ejecutivo de la Confederación Asiática de Fútbol y otros comités de la FIFA.

MUJERES Y FÚTBOL EN PALESTINA

«Nunca fui futbolista, aunque de niña era una gran aficionada. En aquella época se disuadía a las chicas de jugar al fútbol. Una familia aceptaba que su hija hiciera artes marciales, pero jugar al fútbol se consideraba inapropiado para las mujeres. Y, como era rebelde, cuanto más me decían que no, más me gustaba jugar. Pero cuando años después se volvió normal para las chicas jugar al fútbol, perdí el interés», dice Shalabi y se ríe.

Relata que, cuando el fútbol palestino abrió sus puertas a las mujeres, el entusiasmo y el interés fueron enormes: «La sociedad se adaptó muy rápido. Hoy encuentras familias, incluso en los lugares más conservadores, que quieren meter a sus hijas en un club de fútbol. Por ejemplo, una de las mejores réferis que tenemos −además de jugadora− es de Hebrón, y ha sido réferi incluso en partidos de hombres. Es muy valiente y muy buena. Y eso ocurre en uno de los lugares más conservadores. Así que la gente está aceptándolo».

Al preguntarle sobre su experiencia en ese mundo tan masculino, responde que no ha sido fácil en absoluto: «Cuando empiezas a trabajar con los hombres, ellos te juzgan basándose en sus prejuicios y no confían en ti. Tienes que luchar y ganarte su confianza. […] Es más difícil construir la autoestima de las mujeres que la de los hombres. Y es que a nosotras nos juzgan con mucha más severidad. Si cometemos un pequeñísimo error, todos los dedos nos señalan: es porque somos mujeres. La presión sobre nosotras es muchísimo mayor que sobre los varones».

FÚTBOL EN LA MIRA

La historia del fútbol palestino es un reflejo de la del país. La AFP, relata Shalabi, no fue aceptada en la FIFA hasta 1998, y no fue por falta de intentos. La admisión de Palestina como miembro de la FIFA fue bloqueada año tras año desde las primeras décadas del siglo XX, porque el movimiento sionista había sido más rápido en pedir su inclusión y ya en 1928 se hizo con un lugar en la federación, reclamando como suya la Asociación de Fútbol de Palestina, aunque Israel todavía no existía y la población judía era una pequeña minoría. «Pero sabían el poder que tiene el fútbol y querían usarlo para legitimarse. Y contaron con la complicidad del mandato británico. Después de 1948 cambiaron el nombre a Asociación de Fútbol de Israel [AFI]. Y no se nos permitió crear la nuestra porque, según los estatutos de la FIFA, solo puede haber una asociación por país y el nuestro desde 1948 había quedado dividido entre Jordania y Egipto», dice.

«Solo después de 1967 la ONU [Organización de las Naciones Unidas] reconoció a Cisjordania y Gaza como territorio ocupado, y los estatutos de la FIFA admiten a países bajo ocupación. Pero los israelíes pusieron toda la presión política y el poder que tienen para impedir nuestra afiliación. El fútbol palestino tuvo que luchar para conseguirla. Fue un gesto positivo de Joseph Blatter –digan lo que digan de él– con nuestro pueblo: reconoció los argumentos legales que Palestina había presentado año tras año y el hecho de que jugábamos al fútbol a pesar de estar bajo ocupación», señala Shalabi.

Pero la alegría duró menos de tres años. Israel usó la segunda intifada como pretexto para potenciar la represión y la liga de fútbol fue suspendida. La membresía en la FIFA se pierde si un país pasa cierto tiempo sin torneos. Por eso Israel hacía –y hace− todo lo posible para bloquear el fútbol palestino: atacar e invadir los estadios, arrestar y asesinar jugadores, destruir instalaciones… Por siete años la liga estuvo casi suspendida, y Palestina corría el riesgo de perder su membresía. Las autoridades presionaron a la APF para que convocara su asamblea general y eligiera a un dirigente capaz de salvar la situación. En 2008 la asamblea eligió a Jibril Rajoub, quien comenzó a reconstruir la asociación. Desde entonces ha sido reelegido cada cuatro años.

UNA HISTORIA DE AGRAVIOS E IMPUNIDAD

Es asombrosa la serenidad con la que esta mujer relata las atrocidades israelíes contra el deporte palestino y la sucesión de arbitrariedades, injusticias, omisiones e hipocresía que ha guiado la conducta de la FIFA respecto de las denuncias palestinas y la violación de los estatutos de la propia federación por Israel. Shalabi aclara que las agresiones son tan antiguas como la ocupación israelí. Y lamenta haber comenzado a recopilarlas recién en 2008, cuando entró a la APF: «Observé que Israel estaba interfiriendo en los derechos y las obligaciones de la asociación de organizar, practicar y desarrollar el fútbol. Fue entonces cuando empecé a relevar y categorizar los incidentes, para comprenderlos y quizás encontrar soluciones».

En el blog que creó, Shalabi agrupó las transgresiones israelíes contra los deportes palestinos en siete categorías: violación constante de los derechos humanos de los jugadores y el personal, incluido el asesinato, las lesiones y la detención, y violencia racista contra los palestinos ciudadanos de Israel por clubes e hinchadas de ultraderecha; restricción de la libertad de movimiento de los jugadores y el personal dentro y fuera de Palestina; prohibiciones u obstáculos a la construcción de estadios y otras infraestructuras (incluso tratándose de proyectos FIFA Gol) y, en ocasiones, destrucción de los ya existentes; restricción de la adquisición y la distribución de equipamiento deportivo dentro y fuera de Palestina; interferencia política en la organización de partidos amistosos entre la APF y otras asociaciones; permiso a las colonias ilegales para que construyan instalaciones de fútbol y sus clubes sean miembros de la AFI en territorios palestinos reconocidos internacionalmente, y prohibición de actividades deportivas palestinas en la ocupada Jerusalén Este.

«Llevamos muchos años intentando garantizar nuestros derechos según los estatutos de la FIFA, planteando estas cuestiones a la federación y a las confederaciones. La FIFA entiende que nuestros derechos están siendo violados, pero ha hecho muy poco para corregir esta injusticia. Es frustrante ver que el doble rasero de la comunidad internacional se clona también en el fútbol. Resulta irónico que el lema de la FIFA sea “Separar el deporte de la política”, cuando sus acciones reflejan las de los políticos y están influenciadas por ellos», dice Shalabi.

En efecto, en el Congreso de la FIFA de 2015, la APF llevó la moción de suspender a Israel. Esta venía acompañada de la campaña internacional Tarjeta Roja a Israel, que había tomado gran impulso. La APF fue presionada para cambiar la moción por constituir un comité de monitoreo presidido por el sudafricano Tokyo Sexwale. Durante dos años el comité intentó cumplir su mandato, pero Israel puso todos los obstáculos posibles, incluyendo demorar a Sexwale durante horas en los checkpoints y luego negarse a recibirlo porque había llegado tarde; afirmar que nadie tenía autoridad para determinar si las colonias donde tiene clubes son territorio ocupado (a pesar de que en ese período el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución 2.334, que afirma categóricamente que lo son), y, finalmente, rechazar totalmente el informe presentado por Sexwale tras numerosas postergaciones. La FIFA violó sus estatutos cediendo a la presión política del mismísimo primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y terminó dejando de lado el informe sin sancionar a Israel.

«Se hizo de forma ilegal. Dos veces llevamos el asunto al tribunal de arbitraje deportivo, pero la FIFA tenía los abogados y los recursos financieros que nosotros no tenemos para sostener esta batalla legal», expresa Shalabi. En una presentación que hizo ante la Confederación Asiática de Fútbol, la cronología de los hechos muestra cómo la APF fue traicionada por la federación. Pero ella afirma: «Una cosa que quiero dejar clara es que esto no ha terminado. Somos un pueblo resiliente y capaz. Con tiempo y esfuerzo, haremos que la verdad se conozca, ganaremos más aliados y, juntos, obtendremos justicia».

EL FÚTBOL COMO FACTOR DE UNIDAD

En Palestina, la APF es una expresión de unidad por encima de las divisiones políticas y la fragmentación territorial y demográfica: «Hubo un acuerdo de dejarlo aparte de la polarización política. La elección de las autoridades de la APF se hace cada cuatro años, simultáneamente en cada territorio, y nos comunicamos virtualmente».

Shalabi subraya que la APF nunca pudo celebrar una asamblea con todos sus miembros físicamente presentes: «¡Somos expertos en reuniones virtuales desde mucho antes de la pandemia! Para el mundo fue algo nuevo. Vivieron por un año lo que nosotros vivimos toda la vida, todos los días: encerrados, sin poder viajar, sin poder encontrarnos». La separación forzada no es solo con Gaza, sino también con la diáspora en Siria, Jordania y Líbano. Allí los palestinos no pueden jugar en la liga nacional, por lo que se creó una asociación regional en la que participan los campos de refugiados. Cada asociación regional (Gaza, Cisjordania y la diáspora) tiene su vicepresidente. Shalabi es la de Cisjordania. Y las tres se reúnen virtualmente.

Shalabi cree que todavía falta mucho para que llegue el momento sudafricano para Palestina: «Los racistas sudafricanos eran menos listos que los israelíes y tenían menos poder internacional. La realpolitik que controla el mundo decide a cuáles países se debe sancionar y a cuáles no. Israel todavía tiene amigos muy poderosos». Pero, como apasionada de la historia, sabe que el momento va a llegar: «La gente está engañada por los grandes medios corporativos, pero la verdad no puede ocultarse ni el mal puede durar para siempre. Solo espero que el final no sea demasiado sangriento. Israel es el último régimen colonial sobre la faz de la tierra». Y agrega: «Tiene que haber mayor presión de la sociedad civil en los países que apoyan a Israel: Estados Unidos y Europa. Es más fácil que sean los latinoamericanos quienes entiendan y simpaticen con nuestra causa, porque han vivido el colonialismo, la opresión, las revoluciones».

Shalabi opina que son importantes las campañas ciudadanas, como la que actualmente se desarrolla en Uruguay para que la selección no haga en Israel su preparación física previa al mundial y la que exige a la FIFA que suspenda a Israel. Y concluye esperanzada: «El fútbol tiene mucha influencia. Ayudó a la causa de Sudáfrica contra el apartheid porque todas las naciones con conciencia tomaron una posición y se negaron a jugar con ese régimen. Los agresores no deberían ser recompensados por su agresión, sino rechazados y reprobados. Solo entonces se darán cuenta de que ser miembro de la sociedad humana comporta obligaciones».

Fuente: https://brecha.com.uy

La Autoridad Palestina advierte que las elecciones israelíes se utilizan como tapadera para la expansión de los asentamientos

20 de julio de 2022

La Autoridad Palestina advirtió el martes que la campaña de las elecciones generales en curso en Israel puede ser utilizada por los candidatos parlamentarios para fomentar la construcción y expansión de los asentamientos ilegales. El Ministerio de Asuntos Exteriores y Expatriados dijo que observa con recelo el «peligroso» uso de la campaña con este fin.

El ministerio renovó su advertencia sobre los preparativos en curso por parte de grupos y organizaciones de asentamientos, respaldados por facciones políticas de derecha y otras extremistas, «que están planeando construir docenas de puestos de asentamiento en la Cisjordania ocupada durante la campaña electoral».
Nombró al Movimiento de Asentamientos Nachala, un grupo de derecha que se enorgullece de que su principal objetivo sea la construcción de asentamientos. Todos los asentamientos israelíes y los llamados puestos de avanzada son ilegales según el derecho internacional, y los propios puestos de avanzada son incluso ilegales según la legislación israelí.

Sin embargo, el gobierno israelí ha decidido legalizar el puesto de avanzada de Mitzpe Dani, que se está construyendo al este de Ramallah, y ha aprobado un plan para añadir 114 nuevas viviendas de asentamiento allí. Estas decisiones han sido condenadas por la AP.

La autoridad pidió a la comunidad internacional que cumpliera con sus obligaciones contenidas en la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU, que penaliza los asentamientos ilegales israelíes en los territorios palestinos ocupados.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

Israel legaliza un asentamiento y lo amplía con 114 nuevas viviendas

Foto: los palestinos escenifican una protesta contra la construcción de asentamientos judíos en la aldea de Beita de Nablus, Cisjordania, el 4 de febrero de 2022. [Issam Rimawi – Agencia Anadolu]

20 de julio de 2022

Las autoridades de ocupación israelíes han legalizado hoy el asentamiento ilegal de Mitzpe Dani, construido al este de Ramala, y han aprobado un plan para añadirle 114 nuevas viviendas en una superficie de 150 dunums (37 acres).

Muayyad Shaaban, jefe de un comité local contra los asentamientos, dijo a la agencia de noticias Wafa que las autoridades de ocupación habían evitado anteriormente legalizar o ampliar este puesto de asentamiento.

Sin embargo, hoy se ha aprobado el proyecto del puesto de avanzada, que dará lugar a la confiscación de una gran superficie de tierra palestina en el pueblo de Deir Dibwan para ampliar el puesto de avanzada y construir un nuevo asentamiento.

Añadió que las autoridades de ocupación pretenden establecer grandes bloques de asentamientos en tierras palestinas, concretamente en la región oriental de la Cisjordania ocupada, cerca del valle del Jordán.

El puesto de avanzada de Mitzpe Dani se construyó en 1999 durante el primer mandato del gobierno del ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Cientos de dunums de tierra fueron declarados zonas cerradas después de su construcción ilegal, y se prohibió a sus propietarios palestinos acceder a ellos.

Según Wafa, Shaaban advirtió a los aldeanos palestinos contra la intención de los colonos israelíes de establecer una serie de nuevos puestos de avanzada y pidió que se vigilaran las zonas en las que actúan los colonos y se enfrentaran a ellos para impedir su plan.

El movimiento israelí de derechos humanos Paz Ahora calcula que unos 666.000 colonos viven en 145 grandes asentamientos ilegales y 140 puestos de avanzada en la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén. El derecho internacional considera Cisjordania y Jerusalén «territorios ocupados», y todas las actividades de asentamiento en ellos son ilegales. Sin embargo, Israel distingue entre los puestos de avanzada y los asentamientos, reivindicando estos últimos como formas legales de colonización.

Fuente: Monitor Medio Oriente

Fuerzas de ocupación israelíes llevan a cabo múltiples ataques en Gaza

20 de julio de 2022

Las fuerzas de ocupación israelíes lanzaron ataques aéreos contra varias zonas de Beit Hanoun, atacaron barcos de pesca frente a las costas de Gaza y secuestraron a dos palestinos en sus tierras.

Fuentes locales afirmaron que los soldados atacaron a varios agricultores palestinos al este de la ciudad de Jabalia, en las zonas del norte de la región costera, y secuestraron a dos agricultores antes de trasladarlos a un destino desconocido.

Las fuentes añadieron que las fuerzas aéreas israelíes dispararon al menos tres misiles contra lugares de Beit Hanoun, en el norte de la Franja de Gaza, causando daños considerables.

Asimismo, los barcos de la marina israelí dispararon docenas de proyectiles reales contra los barcos de pesca palestinos cerca de las costas de Rafah, Khan Younis y las zonas del norte de la Franja de Gaza, obligándoles a marcharse.

La ocupación israelí dijo que había disparado misiles en Gaza supuestamente después de que “una bala disparada desde la costa impactara en un edificio de Netiv HaAsara”, y añadió que sus “aviones de combate dispararon misiles contra un puesto de Hamás”.

El martes por la mañana, los barcos de la marina israelí atacaron numerosos barcos de pesca palestinos en el norte de la asediada Franja de Gaza.

El sábado pasado, los soldados israelíes dispararon muchas balas automáticas y bombas de gas contra agricultores y pastores palestinos al este de Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza asediada.

El sábado por la mañana, barcos de la armada israelí dispararon muchas balas reales contra barcos de pesca palestinos cerca de la costa en la parte norte de la Franja de Gaza.

En la madrugada del sábado, el ejército israelí disparó misiles contra dos zonas de la ciudad de Gaza y la parte central de la región costera.

Los ataques forman parte de las constantes violaciones israelíes contra los palestinos, especialmente los pescadores, agricultores, pastores y trabajadores de la asediada y empobrecida Franja de Gaza, y han provocado decenas de víctimas, incluidas las mortales, además de graves daños materiales y la confiscación de muchas embarcaciones tras secuestrar a los pescadores.

En marzo de 2021, el Ministerio del Interior palestino en Gaza dijo que las minas israelíes eran responsables de una explosión que provocó la muerte de tres pescadores.

Fuente: https://www.comunidadpalestinachile.cl

Fuerzas israelíes demuelen un edificio palestino en Jaljulia

Las fuerzas de ocupación israelíes demolieron un edificio palestino en la ciudad de Jaljulia, en los territorios palestinos ocupados en 1948.

A primera hora de hoy, según fuentes locales, las fuerzas israelíes irrumpieron en la ciudad de Jaljulia y acordonaron el edificio en cuestión antes de demolerlo con el pretexto de que se estaba construyendo sin permiso, que las autoridades de ocupación rara vez conceden a los palestinos.

La ciudad de Jaljulia es una de las ciudades ocupadas por la ocupación israelí en 1948.

Las autoridades de ocupación israelíes han intensificado las demoliciones de casas palestinas en los territorios palestinos ocupados en 1948.

Las autoridades de ocupación siempre han impuesto diversas políticas opresivas y han tomado medidas enérgicas contra los palestinos para empujarlos a abandonar Palestina, incluida la demolición de estructuras.

Entre 1948 y 2020, las autoridades de ocupación promulgaron 34 leyes para confiscar tierras palestinas, ya fueran de refugiados en la diáspora o de propietarios en los territorios ocupados por Israel.

Fuente: Qudsnen

El presidente Abbas elogia las buenas relaciones de Palestina con Rumania y destaca la importancia de fortalecerlas

BUCAREST, martes, 19 de julio de 2022 (WAFA) – El presidente Mahmoud Abbas elogió hoy las relaciones de amistad y cooperación entre Palestina y Rumania, destacando la importancia de fortalecerlas.

Durante una conferencia de prensa con el presidente rumano Klaus Iohannis en la capital rumana, Bucarest, el presidente Abbas valoró el apoyo político y económico de Rumania a las instituciones palestinas.

El Presidente agradeció las posiciones consistentes de su homólogo rumano en apoyo a la causa de la paz en la región, y el derecho del pueblo palestino a la libertad y la independencia, subrayando la importancia de implementar los acuerdos firmados en preparación para la transición al horizonte político, que se basa en la solución de dos estados en las fronteras de 1967 de acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas y el fin de la ocupación israelí de la tierra el Estado de Palestina con Jerusalén Este como su capital para que todos los países de la región vivan en seguridad, paz y buena vecindad.

El Presidente subrayó que la situación actual es insostenible pero que se continuarán los esfuerzos para generar apoyo internacional para la creación de iniciativas que eviten que la situación se deteriore antes de que sea demasiado tarde, porque el colapso de la solución de dos estados conducirá a situaciones muy difíciles y elecciones complejas.

“A pesar de todo esto, estamos listos para participar en cualquier esfuerzo o iniciativa de paz basada en la legitimidad internacional que conduzca al establecimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad para todos en la región, el fin de la ocupación israelí y el establecimiento del Estado de Palestina con Jerusalén Este. como su capital”, dijo el presidente Abbas.

Los dos líderes se reunieron anteriormente durante el cual el presidente Abbas informó a su homólogo rumano sobre los últimos acontecimientos relacionados con la cuestión palestina, los esfuerzos para reactivar el proceso de paz, los continuos ataques israelíes contra el pueblo palestino y sus lugares sagrados islámicos y cristianos, además de la aceleración peligrosa en el ritmo de las actividades de asentamiento y toma de tierras.

Posteriormente, se llevó a cabo una reunión ampliada entre los dos presidentes, a la que se sumaron las delegaciones de los dos países.

El presidente Abbas llegó ayer a la capital rumana, Bucarest, en visita oficial.

Mientras tanto, los dos líderes intercambiaron condecoraciones y regalos.

El presidente Abbas otorgó la Gran Medalla de la Orden del Estado de Palestina al presidente Iohannis en agradecimiento por su liderazgo y contribuciones en apoyo de los esfuerzos de paz en el Medio Oriente y en agradecimiento por su papel en el fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación entre Palestina y Rumania.

El presidente Iohannis también otorgó al presidente Abbas la Medalla Nacional de la Estrella de Rumania en reconocimiento a su papel en el fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación entre Rumania y Palestina.

El presidente Abbas viaja de Rumania hoy y se dirige a Francia, donde tiene previsto reunirse mañana con el presidente francés Immanuel Macron.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner