La Hasbara de Israel en Sheikh Jarrah: Sobre la roca «terrorista» de Gilad Erdan y la lógica engañosa

Foto: el embajador de Israel ante los Estados Unidos y la ONU, Gilad Erdan, asiste a la octava gala anual J100 de The Algemeiner el 12 de octubre de 2021 en Rockleigh, Nueva Jersey. [Roy Rochlin/Getty Images]. 

25 de enero de 2022

Por Ramzy Baroud

El embajador israelí ante las Naciones Unidas, Gilad Erdan, encabeza la propaganda antipalestina de su país, esta vez dedicándose a la hasbara preventiva en previsión de una respuesta palestina a los desalojos en curso en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este.

«¿Consideraría usted un ataque terrorista si le lanzaran una piedra como ésta a su coche mientras conduce con sus hijos?» preguntó Erdan a los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, mientras sostenía la piedra en sus manos. «¿Condenarían ustedes, como mínimo, estos brutales ataques terroristas llevados a cabo contra civiles israelíes por los palestinos?».

Esta lógica israelí es bastante típica, en la que los palestinos oprimidos son representados como el agresor, y el opresor Israel -un estado racista de apartheid según cualquier criterio- se presenta como una víctima que simplemente se dedica a defender a sus propios ciudadanos.

Pero la lógica selectiva de Erdan está, esta vez, obligada por algo más. Su farsa ante la ONU sólo pretende distraer la atención de los horribles acontecimientos que se están produciendo en Sheikh Jarrah y en todo Jerusalén Este ocupado. El miércoles 19 de enero, la casa de la familia palestina Salhiya fue demolida por Israel, dejando a 15 personas, la mayoría niños, sin hogar.

Unos días antes, se produjo un suceso desgarrador en ese mismo lugar, cuando los miembros de la familia Salhiya amenazaron con prenderse fuego mientras agonizaban por la inminente pérdida de su hogar familiar.

«No nos queda nada en Jerusalén. Esto es una limpieza étnica. Hoy yo, mañana mis vecinos. Preferimos morir en nuestra tierra con dignidad que rendirnos a ellos», dijo Mahmoud Salhiya, el propietario de la casa, antes de ser disuadido por los vecinos para que no se prendiera fuego.

Estos trágicos acontecimientos están siendo observados con atención, primero por los palestinos y también por personas de todo el mundo. Si el impulso de la destrucción israelí continúa, es posible que asistamos a otro levantamiento popular. El espectáculo de Erdan en la ONU es un acto desesperado de propaganda para que los miembros de la comunidad internacional dejen de criticar a Israel.

Pero Israel está fracasando a la hora de defenderse a sí mismo, de forma similar a su fracaso a la hora de defender su horrible violencia contra los palestinos en toda la Palestina ocupada en mayo de 2021. Incluso los aliados tradicionales de Israel se están pronunciando contra la última ronda de limpieza étnica en Sheikh Jarrah.

El enviado de Estados Unidos a las Naciones Unidas expresó su «preocupación» por la expulsión forzada en el barrio palestino. «Para progresar, tanto Israel como la Autoridad Palestina deben abstenerse de tomar medidas unilaterales que exacerben las tensiones y socaven los esfuerzos para avanzar en una solución negociada de dos Estados», declaró Linda Thomas-Greenfield, utilizando un lenguaje habitualmente reservado. Sin embargo, Thomas-Greenfield continuó advirtiendo contra las «anexiones de territorio, la actividad de asentamientos, las demoliciones y los desalojos, como lo que vimos en Sheikh Jarrah».

También el 19 de enero, el legislador estadounidense Mark Pocan criticó duramente la decisión israelí de desalojar por la fuerza a la familia Salhiya en Sheikh Jarrah.

«Anoche, al amparo de la oscuridad y el frío, las fuerzas israelíes destruyeron las casas de la familia Salhiyeh en Sheikh Jarrah, Jerusalén, dejando a 15 personas sin hogar. Esto es inaceptable y debe terminar», tuiteó Pocan, añadiendo el popular hashtag #Savesheikhjarrah.

Por su parte, el enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennsland, condenó enérgicamente la expulsión de la familia palestina por parte de las autoridades de ocupación israelíes.

«Hago un llamamiento a las autoridades israelíes para que pongan fin a los desplazamientos y desalojos de palestinos, en consonancia con sus obligaciones en virtud del derecho internacional, y para que aprueben planes adicionales que permitan a las comunidades palestinas construir legalmente y atender sus necesidades de desarrollo», informó el sitio web de la ONU en palabras de Wennesland.

Volvamos a la exposición de Erdan, en la que exhibió el «terrorismo» palestino presentando la supuesta prueba condenatoria de una roca.

Hay que decir que criticar o defender la resistencia palestina, por muy simbólica que sea, permite a Israel entablar una conversación engañosa y frívola que crea una equivalencia moral entre el ocupante y el ocupado, el colonialista y el colonizado.

Tanto si los palestinos utilizan una piedra, una pistola o un puño cerrado para resistir y defenderse, su resistencia es moral y legalmente justificable. Israel, en cambio, como todos los demás ocupantes militares y colonialistas, no tiene ningún argumento moral ni jurídico para justificar su opresión de los palestinos, la destrucción de sus hogares -como el de la familia Salhiya- y el asesinato de sus hijos.

A juzgar por la creciente solidaridad con los palestinos de todo el mundo, está claro que la patética exhibición de Erdan no es más que otro ejercicio de inutilidad política.

Nada de lo que Israel pueda decir o hacer alterará la evidente realidad de que una nueva generación de palestinos está, una vez más, unificando el discurso palestino, concretamente en torno a la resistencia palestina a la ocupación israelí. Tanto si la opresión israelí se produce en Sheikh Jarrah, en Gaza o en el desierto del Naqab, los palestinos responden ahora colectivamente como un cuerpo político unificado. Gracias a la rebelión de mayo de 2021, han quedado atrás los días en los que los palestinos eran expulsados de sus casas en mitad de la noche como un hecho rutinario, sin consecuencias.

Además, el propio lenguaje político que se utiliza para describir los acontecimientos en Palestina en el ámbito internacional está cambiando. El «derecho de Israel a defenderse» ya no es la reacción instintiva que suele utilizarse para describir la violencia israelí y la resistencia palestina.

Y, por último, parece que Israel ya no es la parte que da forma a los acontecimientos en Palestina y controla el discurso en torno a estos acontecimientos. Los palestinos, y un creciente movimiento internacional de partidarios, están configurando de forma proactiva la percepción global de las realidades sobre el terreno. Ni Erdan ni sus jefes en Tel Aviv pueden revertir este impulso liderado por los palestinos. Su exhibición en la ONU sólo refleja el grado de desesperación y la bancarrota intelectual de Israel y sus representantes.

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

La carta de los grupos pro-israelíes a la ONU es tachada de intento encubierto de socavar el orden jurídico internacional

Foto: la presidenta del Consejo de Derechos Humanos, la embajadora Nazhat Shameem Khan, en Ginebra el 27 de mayo de 2021 [FABRICE COFFRINI/AFP/Getty Images].

25 de enero de 2022

El grupo de presión israelí, NGO Monitor, ha intensificado su campaña contra el Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Palestina. Ante la previsión de un nuevo nombramiento para el puesto en los próximos meses, el grupo israelí ha enviado una carta a la presidenta del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Nazhat Shameem Khan, en la que le insta a no tener en cuenta a los candidatos que optan al puesto por su «partidismo antiisraelí».

El mandato del Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967 se creó en 1993. Los nombramientos para el cargo siempre se han realizado mediante un proceso independiente supervisado por el Consejo de Derechos Humanos. Los relatores especiales no son miembros del personal de la ONU; no reciben un salario de las Naciones Unidas y no trabajan para ningún gobierno o grupo de interés, lo que les permite mantener su independencia.

El actual Relator Especial es el profesor de derecho canadiense Michael Lynk, que fue nombrado en 2016. Al igual que su predecesor, el profesor Richard Falk, y antes de él el juez sudafricano John Dugard, los relatores especiales sobre Palestina han recibido una acogida extremadamente hostil por parte de Israel, que obstruye regularmente su trabajo negándoles la entrada a los territorios ocupados.

En su carta a Khan, cuya copia fue compartida por el grupo jurídico palestino Al-Haq en un tuit, NGO Monitor afirma que cinco de los seis candidatos han mostrado un sesgo antiisraelí y, por tanto, no deberían ser considerados para el puesto. Los grupos pro-israelíes suelen utilizar este tipo de argumentos para difamar a los críticos del Estado ocupante como antisemitas.

LEER: Se abren las inscripciones para el 11º Premio del Libro de Palestina

La carta afirma que los tres ex relatores especiales «son responsables de promover» lo que denomina «la calumnia del apartheid y el BDS», en referencia a la campaña mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones.

De hecho, la práctica del apartheid por parte de Israel es conocida desde hace décadas, con ex primeros ministros y diplomáticos israelíes advirtiendo de que el futuro del Estado de ocupación reflejaría el racismo de Sudáfrica bajo el dominio blanco. Recientemente, destacados grupos de derechos humanos como Human Rights Watch y B’Tselem han publicado informes detallados sobre la práctica del apartheid por parte de Israel y la promoción y perpetuación de la supremacía judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán.

Al-Haq criticó la carta y la describió como un «intento solapado de socavar el orden jurídico internacional». El grupo explicó que la carta es «parte de un ataque continuo contra los derechos de los palestinos y quienes los defienden, apoyado por el Estado de Israel, basado en motivos infundados, sin fundamento y ridículos. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Informe revela que 1,5 millones de palestinos se han empobrecido tras bloqueo a la Franja de Gaza

25 de enero de 2022

Un nuevo informe publicado por el Observatorio Euromediterráneo de los Derechos Humanos afirma que alrededor de 1,5 millones de la población total de la Franja de Gaza, que es de 2,3 millones, se han empobrecido debido al bloqueo israelí y a las restricciones impuestas a la Franja desde 2006.

En su informe anual, el Observatorio Euromediterráneo documentó los nefastos efectos del bloqueo israelí, que entra en su decimosexto año, en los planos social, económico y humanitario, agravados por los repetidos ataques militares contra la Franja, el último de ellos en mayo de 2021.

“A pesar del deterioro de la situación humanitaria en la Franja y de la sucesión de siete gobiernos israelíes desde el inicio del bloqueo, la política israelí de castigo colectivo contra la población de Gaza sigue vigente, de forma que queda patente la intención de Israel de infligir grandes daños materiales y morales a los residentes de Gaza”, afirmó Euro-Med Monitor.

El informe documentaba la multiplicación de los indicadores de la crisis humanitaria en Gaza debido al bloqueo. Por ejemplo, la tasa de desempleo ha pasado del 23,6% antes de la imposición del bloqueo en 2005 al 50,2% a finales de 2021, una de las más altas del mundo.

Asimismo, la pobreza ha aumentado considerablemente debido a los cierres y prohibiciones israelíes, pasando del 40% en 2005 al 69% en 2021, según el informe.

El informe también repasa el estado de colapso económico que sufre Gaza debido al bloqueo. La economía de Gaza está paralizada desde el inicio del bloqueo con el cierre casi total de los pasos comerciales, lo que paraliza el movimiento económico, especialmente durante los ataques israelíes de las últimas tres décadas. Además, la contribución de Gaza al conjunto de la economía palestina se ha reducido a la mitad para no alcanzar más del 18% en 2021.

El informe destacó que miles de instalaciones económicas, de servicios y de producción fueron interrumpidas, destruidas o dañadas durante los ataques militares israelíes durante los años del bloqueo. Sólo el último ataque militar de mayo de 2021 provocó la destrucción de cientos de instalaciones económicas, con unas pérdidas totales de unos 400 millones de dólares.

El sector de la salud es uno de los más afectados por el bloqueo, ya que Israel impide o limita la entrada de medicamentos y suministros médicos en Gaza, lo que ha provocado que los servicios de atención sanitaria disminuyan en un 66%, según el informe.

En cuanto a la libertad de circulación, el informe indica que Israel sólo permite un número limitado de casos -en su mayoría humanitarios- a través del cruce de Erez, que es el único cruce israelí designado para la entrada y salida de personas hacia y desde Gaza.

Según la Gisha, la media mensual de casos que Israel permitía salir por el cruce de Erez era de 30.000 casos antes de que se impusiera el bloqueo. La media se redujo un 70% desde entonces, hasta alcanzar los 8.954 casos mensuales.

Mientras tanto, el movimiento a través del cruce de Rafah hacia y desde Gaza mejoró notablemente en 2021. Unos 15.000 casos entraron o salieron de Gaza a través del cruce de Rafah al mes por primera vez desde 2013.

El informe pedía a Israel que pusiera fin al bloqueo de Gaza, permitiera a los palestinos ejercer todos sus derechos -el principal de los cuales es la libertad de circulación- y dejara de castigar colectivamente a los civiles.

La comunidad internacional debe obligar a Israel, como potencia ocupante, a respetar los derechos de todos los gazatíes de acuerdo con las normas internacionales pertinentes y dejar de lado los sectores económico, sanitario, alimentario y de infraestructuras, entre otros.

El observatorio llamó a que la Corte Penal Internacional debe abrir investigaciones contra los dirigentes y soldados israelíes implicados en el castigo colectivo y los ataques militares contra Gaza para conseguir que rindan cuentas de acuerdo con las normas de la justicia internacional.

Fuente: Days of Palestine

Unidad por Palestina en Argel

Por Ramón Pedregal Casanova | 25/01/2022 | 
Fuentes: Rebelión
 

¿No sientes un mundo derrumbarse / y otro ponerse en pie. / Que nuestro final / será amargo y espantoso / porque no caerá sobre nosotros de repente, / sino que ya está en nuestro interior?

 La paz es mártir, / en la tierra de la paz / ha caído la justicia a las puertas. /

Cuando la ciudad de . . Jerusalén / ha caído / el amor retrocede … y en el corazón / del mundo habita la guerra. /

Todavía hay tiempo / para decirle: / Madre, / buenas noches, / he vuelto /                                                                                                            Autores, los poetas palestinos, Samih El Qasim, Hermanos Rahabani, y, Zaqtan.

Para dar entrada al siguiente artículo he unido aquí versos de diferentes poemas de éstos autores que creí daban el significado a mis palabras.

Argelia acoge el día 30 en su capital a las fuerzas palestinas, para que el diálogo componga nuevamente un solo frente de la Resistencia, y la Patria, la solidaridad y los países que ansían la paz y la igualdad se sientan orgullosos. Argelia ha manifestado siempre ese deseo y busca remedios a los perjuicios causados por la división tanto entre palestinos, acogiéndolos, como entre africanos, oponiéndose a la entrada del sionazismo en la Unión Africana.

En Argel todas las fuerzas palestinas van a conversar sobre la situación de su país, hoy bajo ocupación del sionazismo. En relación con lo expresado en los versos que abren el artículo, me pregunto:

¿Los cambios producidos por la invasión de la entidad que representa al imperio son irreversibles?

. ¿La guerra en Palestina es un ensayo para las demás guerras?

. ¿Por qué las fuerzas palestinas miran en direcciones diferentes en la defensa de la Patria?

Que las vidas sacrificadas no sean escudos contra otros palestinos para ganarle a los demás. ¿No hay un enemigo común?

La división nunca deja de ser una piedra contra la Patria. Esa forma de proceder no es de patriotas. Allanar, hay que allanar el camino. No debe sostenerse la división para ocupar un espacio contra el hermano. Eso impide el diálogo y el movimiento en común, con ello se desacredita la defensa y la confianza que ponen los palestinos en el futuro de libertad, todos, uno a uno, y la solidaridad. Con la división se hace más difícil la esperanza, y el régimen sionazi sabe que mientras esa situación perdure, su avance es impune, puede burlar el esfuerzo de las organizaciones que resisten puesto que divididas son fuerzas que no cuentan con herramientas suficientes. La división, quién quiere la división? Con la división en la mano el enemigo agrede y se burla. Oslo es un parte aguas, ¿no ha sido hora ya de echar abajo ese muro? Permitan que en referencia a Oslo recoja la palabra de Cervantes en Don Quijote de La Mancha: El hacer bien a villanos es echar agua al mar.

Hay otra palabra que lo confirma, la de las grandes potencias, no es más que distracción, verborrea, jerigonza, petróleo para sus motores con los que tras edificar el muro de Oslo hemos sufrido el diario aumento de la ocupación por el ente sionista, vidas y territorio sacrificados; la palabra de las grandes potencias no es más que ruido que tapa los oídos de la gente común de sus países conforme el sionazismo nos mata: ¿alguno de esos regímenes hace algo por Palestina?, y Palestina sin un tanque, sin un avión, sin un barco. ¿La defensa de la Patria puede hacerse con piedras únicamente? ¿Por qué todas las piedras no se funden en una sola?

El enemigo está delante, no tiene escrúpulos, no le habita ningún valor humano. ¿Palestina tiene respuesta, una única respuesta como nación que es?, ¿no es un solo cuerpo cuyas células le dan la vida?, ¿qué descoordina sus actos?, ¿quienes  respetan el muro no piensan que la descoordinación de los órganos lleva a la muerte del cuerpo?, ¿cuál es la medicina para que el cuerpo se recupere?: cuidar, atender, tratar cada raíz y cada síntoma, trabajar para regular eliminando alteraciones, coordinar, tomar medidas contra el desequilibrio, contra lo que indispone a las partes. Quiere decirse, que el cuerpo, la vida de Palestina, su fuerza, obedezca a una sola voz, la voz propia, sana, acordada, y se la respetará porque sus actos no serán contra si misma, contra su cuerpo, su organismo, ni contra una sola parte de él.

Esa será la demostración más fiel, más real, de aprecio por los mártires, los prisioneros, los refugiados, el pueblo en general, la Patria Palestina. El día 30: ¡Únanse en Argel! ¡Háganlo! ¡No esperen más! ¡Fortalezcan su amor al pueblo! ¡La unidad abrirá las puertas de las prisiones, derribará los muros que encierran pueblos y ciudades, abrirá los pasos fronterizos para el Retorno de los refugiados! Argel nos ofrece el tiempo para el paso primero de la buscada victoria, con la unidad se podrá decir: Madre, / buenas noches, / he vuelto.

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Alianza Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista e integrante de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN.

Un palestino muere por inhalación de gas lacrimógeno lanzado por el Ejército israelí de ocupación al interior de una clínica

25 de enero de 2021

El palestino Fahmi Hamad de 57 años, falleció por envenenamiento con gas lacrimógeno lanzado indiscriminadamente dentro de una clínica llena de pacientes, niños, mujeres y ancianos, causando pánicos y asfixias. Entre los afectados estaba Hamad quien sufrió asfixia y perdió el conocimiento, lo que obligó su urgente traslado de la clínica al Hospital de Ramallah donde falleció.

Lanzamiento indiscriminado de gas lacrimógeno en el campamento de Qalandia

Un palestino perdió la vida al intoxicarse con el gas lacrimógeno que usaron los militares israelíes para dispersar a los manifestantes en Cisjordania, informó la agencia Maan.

Ayer por la mañana, vehículos militares israelíes asaltaron las inmediaciones del campo de refugiados de Qalandia ubicado al norte de Jerusalén ocupada, lo que provocó violentos enfrentamientos entre soldados palestinos y jóvenes.

Durante la incursión, las fuerzas de ocupación lanzaron indiscriminadamente bombas lacrimógenas, bombas de sonido y balas de goma e incluso al interior de las viviendas y al interior de un centro asistencial lleno de pacientes. Como resultado, muchos se asfixiaron, incluido el mártir Fahmy Hamad de 57 años, que finamente falleció.

El nuevo mártir palestino, padecía de una enfermedad renal, y ayer por la mañana acudió a la clínica del campamento para la revisión rutinaria. Ésta y estaba llena de niños, mujeres y ancianos, no obstante, los militares israelíes lanzaron indiscriminadamente las bombas de gas causando pánicos y asfixias. Entre los afectados estaba Hamad quien sufrió asfixia y perdió el conocimiento, lo que obligó su urgente traslado de la clínica al Hospital de Ramallah donde falleció.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

Foto: @AlQastalps

La ‘guerra de desgaste’ de Israel contra los niños palestinos

Foto: el estado de Israel no reconoce el derecho de los beduinos palestinos a la tierra, a pesar de que ellos poseen las escrituras [Cortesía: activistas beduinos]. 

21 de enero de 2022

Por Marwa Koçak y Amy Addison-Dunne

Mientras continúa la batalla entre los beduinos palestinos e Israel, los niños son arrestados indiscriminadamente.

Derribaron la puerta antes del amanecer y unos 30 soldados israelíes invadieron la casa de la familia.

¿El tema de su arresto? Ammar, de 12 años, a quien acusaron de asistir a una protesta contra los desmontes en la región de Naqab. Pero su madre dice que la familia aún no está segura de por qué se lo llevaron, ya que el niño estaba en casa en ese momento.

“No sabemos exactamente por qué lo arrestaron. A las 5:30 am, 30 soldados israelíes golpearon la puerta con las piernas. Nos flipamos y preguntaron por él mientras dormía”, recuerda la madre de Ammar.

“Tiene 12 años, no puede ir a la escuela porque está bajo arresto domiciliario. Las autoridades israelíes le prohibieron ir a la escuela durante 10 días a partir de ayer. Me sorprendió cuando nos informaron de esto. Les grité: ‘¿Qué les puede hacer un niño de 12 años?’ Tenía tanto miedo de que lo golpearan o lo torturaran en prisión, él estaba tan asustado y lloraba”, dice ella.

Ammar fue detenido y finalmente enviado a casa. No ha dicho una palabra desde que regresó, y su familia está preocupada por lo que le sucedió bajo custodia.

Ammar, de 12 años, no puede ir a la escuela porque ahora está bajo arresto domiciliario [Cortesía: activistas beduinos]

Durante días, las protestas en el desierto de Naqab han estallado mientras los beduinos palestinos luchan por su propia existencia y se resisten a un agresivo proyecto de forestación supervisado por el Fondo Nacional Judío (JNF), una organización sionista.

JNF ha estado plantando pinos no nativos en tierras palestinas durante décadas, con el objetivo final de expandir el programa de asentamientos de Israel.

Este proyecto en particular tiene un valor asombroso de $ 48 millones y cuenta con el respaldo total del gobierno israelí.

La organización tiene planes para arrasar Beer al-Sabe (Be’er Sheva) en el desierto de Naqab, específicamente en un pueblo llamado Sa’wa, y según Marwan Abu Frieh, investigador de campo y coordinador de la oficina de Naqab (Negev) para Adalah, un centro legal para los derechos árabes en Israel, la policía israelí ha iniciado una campaña de arrestos y ha detenido a unas 150 personas, de las cuales el 40 por ciento son menores de edad. Abu Frieh dice que al menos 16 siguen detenidos.

‘Sin sentido del miedo’
El estado de Israel no reconoce el derecho de los beduinos palestinos a la tierra, a pesar de que tienen escrituras anteriores a la creación del estado de Israel, y su presencia en la tierra ha sido registrada durante miles de años.

El padre de la colegiala Jenin, de 16 años, no estaba en casa cuando arrestaron a su hija. Mientras estaba en el trabajo, su WhatsApp sonaba como un loco con imágenes de Jenin siendo arrestado por las fuerzas israelíes en las protestas que le enviaban.

Aunque tenía miedo de lo que pudiera pasarle a su hija bajo custodia israelí, también se enorgullecía de que ella estuviera luchando por su patria.

“Tomé permiso del trabajo y fui a ver a mi hija que estuvo detenida unas horas y luego la enviaron a casa”, recuerda. “Le pregunté cómo fue arrestada y cómo se sintió mientras estaba bajo arresto, se sentía muy orgullosa de sí misma y no tenía miedo”.

Él dice que la vida es difícil en Naqab con los israelíes que se niegan a permitirles construir en su propia tierra o otorgar reconocimiento, a pesar de los repetidos intentos de los beduinos y las campañas internacionales para reconocer el reclamo de los beduinos sobre la tierra y dejarlos en paz.

Las fuerzas israelíes se basan en la legislación aprobada en la Knesset y los precedentes legales que componen la ley, que permite a la policía arrestar a menores de hasta 12 años. La organización de Marwan, Adalah, actúa como abogados defensores de los palestinos arrestados, pero se encuentran con dificultades, que incluyen trabajando con los documentos que se les proporcionan.

Las condiciones para los niños son malas mientras están bajo arresto y muchos se encuentran infectados con COVID-19 y enfrentan abuso físico y psicológico.

“Aunque hayan sido liberados, ya han sufrido este arresto y su amarga experiencia por un período de días o una semana o más, esto les rompe la moral y los mantiene en un estado psicológico muy malo después de todo lo que sufrieron en el arresto. ”, dice la abogada Shahda Ibn Bari, que defiende regularmente a menores palestinos detenidos durante las protestas.

“Los niños son abusados ​​durante su arresto, y vimos algunas fotos de estos niños siendo estrangulados”, dice Marwan. “También supimos que durante la investigación los amenazan con su futuro, como si estuvieran tratando de intimidar a los niños para que no se manifiesten o informar a otros niños de lo que les pasó, por lo que sembraron el miedo entre los niños”.

Niños recluidos en régimen de incomunicación
Esta táctica se utiliza para garantizar que los jóvenes como Jenin estén demasiado asustados para unirse a la protesta. Jenin, dice su padre, fue a pararse junto a sus compañeros de escuela, y mientras estuvo allí no cometió ningún acto violento.

“Ella sintió que estaba haciendo un gran trabajo con su gente y su causa porque las fuerzas israelíes atacaron a nuestros vecinos y muchos de sus colegas estaban en el evento y esto es lo que la animó a ir allí”, dijo.

La policía usa la ley a su favor. Aunque los niños menores de 14 años deben comparecer ante el tribunal dentro de las 12 horas siguientes a su detención, la policía solicita reiteradamente a los tribunales prórrogas de la detención, que normalmente se conceden.

“Como ejemplo de lo que está pasando, el otro día fue liberado un menor de 14 años, su detención fue extendida seis veces. Sí, seis veces el tribunal pidió prolongar su detención y la apelación se presentó ante el Tribunal Central, que devolvió el expediente al Tribunal de Primera Instancia y prorrogó su detención”, explica Marwan.

“Hoy, durante su liberación, la policía exigió detener la implementación de la decisión de liberación y cuando apelamos esta decisión, la policía se retractó y fue liberado”.

Shahda dice que la vida se hace muy difícil para los abogados que defienden a los menores, ya que los servicios de inteligencia intervendrán y anularán las decisiones judiciales tomadas para liberar a un niño, por motivos de seguridad nacional, y sus presuntos delitos se reclasificarán como tales.

“[Los servicios de inteligencia] tienen la autoridad para impedir que un niño se reúna con un abogado, para detenerlo durante días, para llevarlo ante el tribunal sin ver a un abogado y puede mantener al niño incomunicado con el mundo exterior”, dice.

“El arresto de niños es una guerra de desgaste contra el niño palestino por parte de los tribunales y la policía que arrestan al niño, y siempre apelamos. No siempre somos capaces de convencer a la corte. A veces, el tribunal israelí no acepta nuestra apelación”.

La madre de Ammar, preocupada por el daño psicológico causado a su hijo, lamenta que las autoridades israelíes se nieguen a ver a los menores palestinos como lo que son: niños.

“Un niño sigue siendo un niño, pero a los ojos de la brutal ocupación, no lo son. Me rompe el corazón más cuando veo la mirada en los ojos de los niños cuando la ocupación demuele su hogar”, dijo.

Fuente: https://www.aljazeera.com

 

Prisionero palestino Nasser Abu Hmeid sigue en estado crítico

RAMALA, domingo, 23 de enero de 2022 (WAFA) – Nasser Abu Hmeid, un luchador por la libertad palestino gravemente enfermo detenido en Israel, está en coma por tercera semana debido a una neumonía aguda, dijo hoy la Comisión de Prisioneros y Ex-Prisioneros.

Abu Hmeid, de 49 años, del campo de refugiados de Amari en Ramallah, entró en coma hace unas tres semanas después de sufrir una inflamación severa de los pulmones como resultado de una contaminación bacteriana.

Ayer, el hermano de Abu Hmeid, Naji, dijo que los Servicios Penitenciarios de Israel no han permitido que nadie, incluidos familiares, miembros de la Cruz Roja o figuras políticas, visiten a su hermano gravemente enfermo detenido en Israel.

El ministro Hussein al-Sheikh, jefe de la Comisión de Asuntos Civiles de la Autoridad Palestina, también dijo ayer en un tuit que el gobierno israelí había rechazado una solicitud que hizo oficialmente para visitar a Abu Hmeid para comprobar su estado de salud. Hizo totalmente responsable al gobierno israelí de su vida y pidió a las organizaciones internacionales que presionen a Israel para que lo libere.

A principios de este mes, la familia de Abu Hmeid hizo un llamado a todas las partes interesadas para que tomen medidas urgentes y efectivas para salvar la vida de su hijo, así como a las masas de nuestro pueblo para que continúen con su apoyo popular para presionar a la ocupación para que lo libere, ya que se enfrenta a un riesgo inminente de muerte.

La Comisión de Asuntos de Prisioneros y Ex-Prisioneros Palestinos también instó a todas las instituciones internacionales y de derechos humanos a intervenir urgentemente y presionar a las autoridades de ocupación israelíes para que liberen a Abu Hamid, que está luchando contra el cáncer.

La Comisión advirtió que el preso Abu Hamid luchaba contra la muerte a consecuencia de sufrir las consecuencias de una cirugía para extirparle un tumor canceroso en los pulmones a la que se sometió el pasado mes de octubre, cuando la ocupación lo devolvió luego a prisión antes de que se recuperara.

Fuente: WAFA 

Daniel Kupervaser: «Parece que el gobierno estadounidense está disuadido por el dinero judío»

19 de enero de 2022

Por Daniel Kupervaser 

A fines de enero de 2021 pensé que me equivocaba cuando titulé una nota sobre las intenciones del nuevo gobierno de Biden para el Medio Oriente con las siguientes palabras: “Biden vende buzones en el levante mediterráneo”.

En esos tiempos el nuevo embajador de USA en ONU expuso públicamente la visión política del nuevo gobierno en el proyecto de una solución al prolongado conflicto palestino-israelí. Específicamente afirmó que Biden se propone estimular a Israel y palestinos de manera que se pueda evitar la toma de decisiones unilaterales que dificultan la solución de dos estados, como, por ejemplo, la demolición de viviendas palestinas (“Biden administration lays out its policies on Israel-Palestine at the UN”, Barak Ravid, Axios, 26-1-2021). En otras ocasiones posteriores la nueva administración en Washington reiteró su total oposición a la demolición de viviendas palestinas.

Definitivamente, no me equivoqué. Biden vendió buzones.

En el marco de un orden Apartheid en territorios conquistados en la guerra de 1967, Israel otorgó derechos a judíos que permiten la recuperación de propiedades que fueron confiscadas por el gobierno jordano en 1948 y posteriormente facilitadas como viviendas hasta el día de hoy a refugiados palestinos que huyeron de Jerusalén Occidental. A refugiados palestinos que escaparon de la guerra en 1948, y no se les permitió su retorno, Israel no les permite el mismo procedimiento con respecto a sus propiedades en Jerusalén Occidental que les fueron confiscadas por Israel en el mismo tiempo y entregadas a judíos como viviendas. Apartheid: una soberanía con derechos diferentes según pertenencia étnica.

Grupos extremistas judíos, con el apoyo de los gobiernos de Israel, se propone llevar adelante el desalojo de palestinos del barrio Sheik Jarah donde se concentran muchas de esas propiedades hoy habitadas por palestinos. El día de ayer la municipalidad de Jerusalén dio el primer paso demoliendo una vivienda a las 2 de la mañana para sorprender durmiendo a sus habitantes.

Foto: Topadora israelí demuele hoy vivienda palestina en Sheik Jaraj

Mientras tanto, Washington calla y no abre la boca. Como en otros aspectos, la potencia más grande del mundo está totalmente disuadida frente a los crueles atropellos israelíes.

¿A qué se debe?

Como se sabe, en los meses que se aproximan comienza en Estados Unidos la campaña electoral en vista de las elecciones al Congreso y Senado a mitad de cadencia presidencial. Todo candidato tiene muy claro que se trata de un proyecto que en la realidad de ese país demanda millonarios presupuestos. Aquí entra a jugar el poder de influencia de la comunidad judía en la política del país del norte.

Elecciones anteriores demostraron que la comunidad judía, pese a una participación muy reducida en el total poblacional del país, su inmenso poder económico le permitió posicionarse como el sector de mayor preponderancia en la financiación de campañas electorales de los diferentes candidatos. Con el 2% del total de la población, en las elecciones de 2016 se evaluó la participación de la financiación de ciudadanos judíos en un 25% del total del presupuesto del partido republicano y del 50% en el partido demócrata (“El voto judío: así los judíos se transformaron en factor influyente en las elecciones presidenciales en USA”, Ynet, 5-11-16).

Pero el último tiempo fuimos testigo de un cambio drástico en la temática de la participación de intereses judíos en elecciones en USA.

A diferencia de procesos electorales anteriores, AIPAC, el poderoso lobby judío estadounidense, decidió sumar a sus actividades tradicionales, primordialmente detrás de las bambalinas, la de recaudar fondos destinados a apoyar determinados candidatos al congreso y senado de ese país. Hasta aquí un cometido muy normal dentro de la realidad política destinada a influir en la toma de decisiones según los intereses de cada grupo dentro de la sociedad. Lo mas insólito de la iniciativa de AIPAC es que sin ningún desparpajo, esa institución judía proclama a viva voz que su intención es usar dinero de judíos para la toma de decisiones a favor de intereses foráneos. En sus palabras: “Hoy lanzamos dos PAC’s para hacernos más efectivos en el cumplimiento de nuestra misión en el entorno actual. Los AIPAC-PAC’s destacarán y apoyarán a demócratas y republicanos pro israelíes, miembros del Congreso, así como a candidatos al Congreso”. Una nueva demostración de la ya conocida doble lealtad judía en la diáspora.

 

Da la impresión que la proximidad de las elecciones en USA, con los fajos de dólares que judíos distribuirán según su apoyo a Israel, paraliza al liderazgo estadounidense de sus originales proyectos humanistas en Medio Oriente. La osadía israelí de demoler una vivienda, desvalorando totalmente la advertencia estadounidense, pone de relieve, aparentemente, el inmenso poder de disuasión del dinero judío sobre la administración estadounidense.  

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 19-1-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

General israelí pide que se repita la masacre de 1948 contra los palestinos en Al Naqab

21 de enero de 2022

Un general israelí ha pedido que se repita la masacre militar de 1948 que dio lugar a la ocupación israelí del desierto de Al Naqab y al desplazamiento forzoso de decenas de miles de palestinos.

El general de división Yom Tov Samiah, que fue comandante de la Zona Sur en el ejército de ocupación israelí durante la Segunda Intifada, tuiteó : “La operación “Yoav” volverá pronto para liberar Al Naqab. Por suerte, el general Shaike Gavish, que dirigió la operación en su momento, está vivo. Nos transmitirá algunas lecciones”.

“Si seguimos con este ritmo de pérdida de control tendremos que retomar el Al-Naqab y Galilea. La guerra civil está a las puertas”, añadió el general israelí.

La Operación Yoav fue una de las dos operaciones a gran escala lanzadas por las fuerzas de ocupación en octubre de 1948 durante la Nakba, varios meses después del establecimiento oficial del Estado de Israel, que abrió un camino hacia el desierto de Al Naqab, cuando 23 ciudades y pueblos palestinos fueron destruidos y sus poblaciones convertidas en refugiados en Jordania, Cisjordania y Gaza.

Las declaraciones del general israelí se produjeron después de más de dos semanas de protestas contra las repetidas obras de demolición y arrasamiento de Israel en las tierras de Al Naqab.

El Comité Superior de Seguimiento de los Árabes del Naqab, organismo local que representa a los palestinos de la zona, anunció una huelga general en respuesta a las demoliciones israelíes.

“Hemos tomado la decisión de emprender medidas proactivas, empezando por la adopción de un programa de resistencia acumulativa durante un periodo de seis meses que desembocará en una huelga general regional y en una manifestación masiva ante la oficina del primer ministro, así como en la internacionalización de la cuestión para exponer las prácticas racistas [de las autoridades israelíes] ante las instituciones internacionales”, declaró el comité en un comunicado.

La huelga general se anunció en las aldeas que se enfrentan a la amenaza de demolición israelí, como Al Atrash, Al-Sawa, Al-Zarnouq, Al-Ruwais, Beir Haddaj y Khirbet Watan.

Sin embargo, las fuerzas de ocupación israelíes irrumpieron en las aldeas palestinas y comenzaron a atacar y detener violentamente a los manifestantes pacíficos que se reunieron para denunciar las obras de demolición.

Las fuerzas israelíes dispararon botes de gas lacrimógeno y bombas de sonido directa e intensamente hacia los manifestantes para dispersarlos, lo que provocó la asfixia de decenas de ellos por inhalación de gas. También utilizaron cañones de agua para dispersar a los manifestantes no violentos.

Todo comenzó el 9 de enero, cuando el Fondo Nacional Judío (FNJ) inició varios días de la llamada “plantación de árboles” en las tierras ocupadas.

Durante más de tres días, las excavadoras israelíes llevaron a cabo demoliciones en tierras de beduinos locales utilizadas para el cultivo.

Las fuerzas cerraron los pueblos e impidieron a los residentes entrar en sus tierras. Así, los residentes palestinos trasladaron sus protestas a la entrada de los pueblos.

Las demoliciones israelíes forman parte de un controvertido plan israelí, dirigido por el FNJ, para plantar árboles en la región.

El FNJ y la Autoridad de Tierras de Israel (ILA) tenían previsto plantar cientos de árboles en las tierras de los seis pueblos beduinos, que habían recibido órdenes de demolición y se enfrentaban al desplazamiento de miles de residentes “en nombre del desarrollo de la zona”.

‘Israel’ ha utilizado los proyectos de forestación como táctica para acaparar tierras e impedir que los palestinos regresen a las tierras de las que han sido desplazados.

Los residentes afirman que estas políticas son un intento de presionarlos para que se conviertan en desplazados internos, a pesar de que los beduinos han vivido en estas tierras o cerca de ellas antes de la creación de Israel en 1948.

Hay casi 100.000 palestinos que viven en 35 aldeas beduinas en Al Naqab y todas ellas no están reconocidas por el gobierno de ocupación israelí, que considera a los residentes beduinos de estas aldeas como ocupantes ilegales y no les proporciona servicios o infraestructuras básicas, como electricidad, agua, sistemas de alcantarillado, carreteras, escuelas u hospitales.

Fuente: Qudsnen

Cómo la «Ley Facebook» de Israel planea controlar todo el contenido palestino online

Foto: en esta ilustración fotográfica, el logotipo de Meta aparece en la pantalla de un iPhone frente a un logotipo de Facebook el 29 de octubre de 2021 [Chesnot/Getty Images].

20 de enero de 2022

Por Ramzy Baroud

Resulta irónico que incluso el ex primer ministro israelí de derechas, Benjamin Netanyahu, haya rechazado un proyecto de ley de la Knesset (Parlamento israelí) que proponía dar al gobierno un mayor poder para controlar y suprimir los contenidos en línea. Esto fue en 2016, y el proyecto de ley fue presentado por el rival del partido Likud de Netanyahu, Gideon Sa’ar.

Algunos analistas argumentaron que Netanyahu había temido que una ley destinada a suprimir la libertad de expresión palestina en línea pudiera ser aprovechada por sus enemigos para controlar su propio discurso e incitación. Ahora que Netanyahu ya no está en el panorama, el proyecto de ley ha vuelto, y también Sa’ar.

Gideon Sa’ar es actualmente ministro de Justicia y viceprimer ministro de Israel. Mientras su jefe, Naftali Bennett, avanza rápidamente en la expansión de los asentamientos y en el empeoramiento de las ya horribles realidades de los palestinos sobre el terreno, Sa’ar está ampliando la ocupación militar israelí de los palestinos al ámbito digital. Lo que se conoce como la «Ley de Facebook» va a conceder «a los tribunales israelíes la facultad de exigir la retirada de contenidos generados por los usuarios en las plataformas de contenido de las redes sociales que puedan percibirse como incendiarios o que perjudiquen «la seguridad del Estado», o la seguridad de las personas o la seguridad del público».

Según una declaración del 30 de diciembre de la Coalición Palestina por los Derechos Digitales (PDRC) y el Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos (PHROC), la censura israelí de los contenidos palestinos en línea se ha profundizado desde 2016, cuando se presentó por primera vez el proyecto de ley de Sa’ar.

En su declaración, las dos organizaciones destacaron el hecho de que la llamada Unidad Cibernética de Israel había presentado 2.421 solicitudes a las empresas de medios sociales para eliminar el contenido palestino en 2016. Esa cifra ha crecido exponencialmente desde entonces, hasta el punto de que solo la Unidad Cibernética ha solicitado la eliminación de más de 20.000 artículos palestinos. El PDRC y el PHROC sugieren que la nueva legislación, que ya fue aprobada por el Comité Ministerial de Legislación el 27 de diciembre, «sólo reforzaría la relación entre la Unidad Cibernética y las empresas de medios sociales.»

Desgraciadamente, esa relación ya es fuerte, al menos con Facebook, que censura habitualmente contenidos palestinos y ha sido muy criticada por Human Rights Watch y otras organizaciones. Tras examinar las numerosas denuncias de censura de Facebook, Deborah Brown, investigadora principal de derechos digitales y defensora de HRW, concluyó que «Facebook ha suprimido contenidos publicados por palestinos y sus partidarios que hablan de cuestiones de derechos humanos en Israel y Palestina».

La implicación de Facebook en los esfuerzos de Israel destinados a silenciar las voces palestinas en línea que piden justicia, libertad y el fin de la ocupación, se sitúa a su vez en un acuerdo que la empresa había alcanzado con Israel en septiembre de 2016. Entonces, el gobierno israelí anunció que había firmado un acuerdo con el gigante de las redes sociales «para trabajar juntos y determinar cómo abordar la incitación en la red de medios sociales.» A los pocos días, se informó de que se habían eliminado las cuentas de destacados periodistas y activistas palestinos.

La última «Ley Facebook» de Israel no sólo se refiere al control de los contenidos en las plataformas relacionadas con Facebook, incluyendo Instagram y otras. Según un editorial de Haaretz publicado el 29 de diciembre, el impacto de este proyecto de ley en particular es de gran alcance, ya que otorgará a los jueces de los tribunales de distrito de todo el país el poder de eliminar publicaciones, no sólo de Facebook y otros medios de comunicación social, «sino de cualquier sitio web».

Como es lógico, la censura israelí de los contenidos palestinos se justifica con el típico pretexto de proteger la «seguridad nacional» de Israel. Todos sabemos cómo interpreta Israel este escurridizo concepto para incluir cualquier cosa, desde un palestino que pide que Israel rinda cuentas por sus crímenes en los territorios ocupados, hasta otro que exige el fin del apartheid israelí o un tercero que escribe un poema. Un ejemplo de ello fue el humillante encarcelamiento del poeta palestino Dareen Tatour. Éste, ciudadano israelí, fue encarcelado en 2015 por orden judicial por escribir un breve poema titulado «Resiste, pueblo mío, resiste a ellos».

A juzgar por la experiencia pasada, no cabe duda de que la «Ley de Facebook» se dirigiría casi exclusivamente a los palestinos. Además, a juzgar por los éxitos anteriores de Israel, muchas empresas de medios digitales y sociales cumplirían con las exigencias de Israel de censurar a los palestinos en todas partes.

En su informe del 11 de enero, el Centro Árabe para el Avance de los Medios Sociales -7Amleh- detalló algunas de las prácticas que Israel lleva a cabo para vigilar, silenciar y espiar a los palestinos. El informe de 7Amleh, titulado «Hashtag Palestina 2021», analiza el creciente uso de tecnologías de vigilancia, especialmente en el contexto de una propuesta de ley israelí que ampliaría el uso de cámaras de reconocimiento facial en espacios públicos. Cabe señalar que estas tecnologías ya se han utilizado contra los palestinos en los puestos de control militar israelíes en toda Cisjordania durante al menos dos años.

Además, el programa espía israelí Pegasus, que recientemente ha sido noticia en todo el mundo por su uso contra numerosas personalidades, también se ha utilizado durante mucho tiempo contra activistas palestinos. En otras palabras, Palestina sigue siendo el campo de pruebas de las violaciones de los derechos humanos de todo tipo por parte de Israel, ya sea con nuevo armamento, control de multitudes o vigilancia.

Como es de esperar, lo que se aplica a los palestinos que exigen su libertad en Internet no se aplica a los israelíes que incitan a la violencia y difunden el odio contra esos mismos palestinos. Según el «Índice de Racismo e Incitación» de 7Amleh, publicado el pasado mes de junio, durante la guerra israelí contra la asediada Franja de Gaza y la posterior violencia antipalestina en toda Palestina en mayo de 2021, «la incitación en hebreo contra árabes y palestinos aumentó 15 veces» si se compara con el mismo periodo del año anterior. Mucho de esto ha pasado desapercibido, y apenas es objeto de la propuesta de «Ley Facebook» o de las siniestras actividades de la Unidad Cibernética. Para Gideon Sa’ar y los suyos, la incitación antipalestina, junto con la violencia diaria ejercida contra los palestinos ocupados, no es un problema.

Mientras que a Israel se le permite, gracias al silencio ensordecedor de la comunidad internacional, mantener su ocupación militar de Palestina, cimentar su apartheid y profundizar su control de la vida palestina en todas partes, no se le debería permitir ampliar esta matriz de control también al ámbito digital. Las organizaciones de la sociedad civil, los activistas y los ciudadanos de a pie de todo el mundo deben alzar la voz para poner fin a esta burla.

Además, como nos han enseñado las experiencias de las tecnologías de vigilancia Pegasus y de reconocimiento facial, lo que suele aplicarse primero a los palestinos acaba normalizándose y aplicándose en todos los demás lugares. Por tanto, hay que hacer frente a Israel en sus abusos de los derechos humanos en Palestina, porque estos abusos, si se normalizan, pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana, independientemente del lugar del mundo en el que nos encontremos.

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner