Escritor y periodista israelí Gideon Levy: Sí, estos palestinos son luchadores por la libertad

Para la demagogia israelí, no es terrorismo asesinar a niños palestinos jugando en una playa. En Israel glorifican asesinar a palestinos. “Nuestros terroristas son nuestros héroes”

Por Gideon Levy

El nombre Raed Youssef Jadallah no significa nada para los israelíes. Era un hombre corriente, un jardinero de 39 años y padre de cuatro niños pequeños. Esas son exactamente las mismas palabras con las que mi colega, Josh Breiner, comenzó su artículo de opinión “Asesinos, no luchadores por la libertad” (Haaretz Hebrew, 20 de septiembre de 2021). Solo que en lugar de Raed Jadallah, estaba escribiendo sobre Samuel Milshevsky, cuyo nombre, señaló, no significa nada para la mayoría de los israelíes.

Milshevsky era un israelí que murió en un ataque terrorista palestino en 2002. Pero Jadallah también murió en un ataque terrorista de las Fuerzas de Defensa de Israel. Los soldados le dispararon después de que encendiera un cigarrillo en la oscuridad y en la hora y media que siguió no se molestaron en ver a qué habían disparado. El hijo de Jadallah, de 15 años, encontró su cuerpo tirado a un lado de la carretera.

El desafortunado Milshevsky murió en un ataque suicida en el autobús en el que viajaba. El desafortunado Jadallah fue asesinado por soldados que dispararon a ciegas. ¿Se atrevería Breiner a llamarlos asesinos? ¿Planearon matar? Ciertamente no hicieron nada para evitar matar.

La cuestión de la intención es irrelevante. Solo sirve a la demagogia israelí. ¿Tenían los soldados israelíes la intención de matar a Mohammed al-Alami, el niño de Beit Ummar, cuando bañaron a balazos el coche de su padre cuando regresaban de un viaje de compras? ¿No es terror? El asesinato de los cuatro hijos de la familia Bakr mientras jugaban al fútbol en la playa de Gaza, ¿fue intencional? ¿No fue intencional? ¿Hace alguna diferencia? ¿Fueron los aproximadamente 400 niños muertos en la Operación Plomo Fundido sin querer?

Hay un límite a lo que la mente puede tolerar. Breiner y casi todos los israelíes no se atreven a responder directamente a estas preguntas. Para ellos, los judíos siempre están del lado correcto, siempre defendiéndose; los palestinos son siempre terroristas y asesinos. Las matanzas solo están permitidas para los judíos. Veo las cosas de otra manera.

Breiner trata de tocar nuestras fibras del corazón relatando los actos de terror que llevaron a los fugitivos a la prisión de Gilboa en primer lugar. Tiene éxito. Cuando trato de hacer lo mismo por las víctimas de la ocupación, me encuentro con menos éxito. Pero no es realmente ese éxito lo que debería preocuparnos, sino la pregunta de Breiner: ¿Qué estado mental lleva a alguien a glorificar a los asesinos? Al preguntarlo, está insinuando el dudoso estado mental de quienes justifican el asesinato. Pero es un estado mental saludable, que se conoce con otros nombres, como derechos humanos, derecho internacional, valores universales e incluso humanidad: identificación y compasión por los oprimidos y los débiles.

Breiner sostiene que los fugitivos son terroristas que deberían pudrirse en la cárcel hasta el día de sus muertes. Sostengo que son valientes luchadores por la libertad. ¿Por qué? Están luchando por la libertad de su pueblo y eso los hace no menos valientes que muchos de los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel en virtud de su disposición a sacrificarse.

¿Son justos sus fines? No hay nada más justo. ¿Los medios que adoptan para lograrlos son criminales, crueles e impactantes? Ciertamente que sí. Pero no son menos crueles que lanzar un dron de ataque contra niños empobrecidos que juegan en una playa de Gaza. Los seis fugitivos de la prisión de Gilboa hubieran preferido organizar un ataque con un dron con un joystick en lugar de un ataque suicida. Habrían preferido atacar una base del ejército en lugar de civiles inocentes si hubieran tenido las armas sofisticadas necesarias para hacerlo. ¿Deberían poder portar armas? Nada menos que los militares israelíes.

Nuestros terroristas son nuestros héroes. Cuando Shlomo Ben-Yosef arrojó una granada a un autobús que viajaba entre Rosh Pina y Safed, tenía la intención de matar a personas inocentes para vengar la muerte de judíos. Hay una calle que lleva su nombre en Tel Aviv. Quienes colocaron las bombas en el hotel King David querían expulsar a los colonialistas británicos. Eran luchadores por la libertad, incluso si sus acciones no fueron aceptadas por la mayoría del Yishuv, la comunidad judía en Palestina. Y, cuando un palestino apuñala a un colono en un intento de expulsar al invasor de su tierra, también es un luchador por la libertad, incluso si los medios que utiliza son espantosos.

«Estas son las personas que Levy ve como ‘luchadores por la libertad’, los asesinos de padres, hermanos, jóvenes». Los asesinos de padres, hermanos y jóvenes, para nuestro gran horror, se encuentran en ambos lados. De nuestro lado, sin embargo, hay muchos más porque el equilibrio de poder está a nuestro favor. La cuestión de qué lado tiene razón en la lucha para poner fin a la ocupación está en el centro del debate y mi respuesta es clara. Para Breiner, lo es menos. Para él, es suficiente para mejorar las condiciones en las cárceles israelíes.

Fuente: Haaretz

Traducción: PalestinaLibre.org, oficina de Santiago de Chile

El derecho a jugar en Palestina: una amenaza para la vida de las niñas y niños refugiados

Foto: niñas refugiadas de Palestina en uno de los campamentos para población refugiada. Duha Hmedan

Por Duha Hmedan

Más de dos millones de niños y niñas viven en Palestina bajo ocupación, muchos de ellos están destinados a nacer en uno de los 27 campamentos donde heredan el estatuto de refugiados y la historia de sus padres. Su infancia es corta, se convierten en adultos rápidamente en el momento en que asumen demasiadas responsabilidades para su edad y trabajan a una edad temprana para ayudar a sus familias. En los campamentos en los que residen, los edificios están pegados unos a otros para aprovechar al máximo el espacio, por lo que no existen espacios verdes seguros para practicar el deporte, jugar ni correr.

“Hoy he venido con mis hijos al parque, aunque está lejos, pero los niños se cansan de la casa y no hay ningún otro lugar más cercano en el que jugar, solo la calle donde tenemos miedo de que sufran un atropello. Por eso pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa, llorando por aburrimiento o con juegos electrónicos”, así nos cuenta Um Youssef, en un parque público, las condiciones en las que viven sus ocho hijos e hijas. “Esto nos causa mucha presión psicológica, sufrimos por un lado las dificultades de la vida y, por otro, la falta de lugares disponibles para que los niños jueguen. No podemos venir aquí con frecuencia por la distancia y el dinero de entrada al parque”.

En los niños y niñas, el juego al aire libre es una necesidad básica ya que mejora el crecimiento motor y físico, la interacción y participación con otros pequeños y el desarrollo mental. Las alternativas, como el uso de dispositivos electrónicos, tienen inconvenientes que, en ocasiones, provocan adicción y abandono escolar, o el juego en la vía pública, donde ponen en riesgo sus vidas.

Alaa Ballout, psicólogo del campamento de Al-Far’a, en Cisjordania, conoce de cerca la realidad de los menores refugiados y refugiadas de Palestina: “El juego es un espacio de aprendizaje de conceptos y valores, y cuando se ven privados de espacios seguros, recurren a otras cosas que les brindan placer, como dedicar más tiempo a los juegos electrónicos, algo que entre psicólogos abre un debate sobre la adicción y su daño a la salud mental y física”.

El caso de los niños de Palestina es aún más particular, ya que viven bajo ocupación y están expuestos constantemente a la violación de sus derechos. “No hay duda de que la violencia política continúa. La incapacidad para anticipar eventos traumáticos y la exposición de los menores a la pérdida es brutal. El impacto psicológico es mayor en ellos, ya que no pueden comprender lo que está sucediendo. Existen muchos estudios que demuestran que la incidencia del trastorno de estrés postraumático entre los niños y niñas palestinos es superior al 40%, porque los traumas son consecutivos y no se detienen”, sentencia el psicólogo.

La mayoría de los campamentos están ubicados en áreas en contacto con el peligro de de la ocupación israelí. El campamento de Qalandia, por ejemplo, se encuentra muy cerca de un puesto de control militar y las escuelas de UNRWA, en el campamento de Jalazone, se ubican frente al asentamiento israelí de Beit El, lo que pone constantemente en riesgo la vida de los niños y niñas y la exposición al acoso israelí. Varios de estos niños fueron asesinados por las fuerzas israelíes como resultado de la proximidad de las escuelas a dicho asentamiento.

El Secretario del Comité Popular del campamento para refugiados y refugiadas de Palestina de Jalazoun, Thaer Nakhleh, explica que la falta de parques públicos y espacios seguros radica en la naturaleza estrecha de los campamentos y las casas adyacentes entre sí. En este campamento únicamente se cuenta con el «Club de niños palestinos», que tiene algunos juegos, pero cuyo espacio no es suficiente para los cientos que allí viven.

En medio de este conflicto, aunque UNRWA proporciona espacios de juego en sus escuelas, sigue sin haber espacios suficientes para cubrir el derecho más simple que se le puede otorgar a un menor: un espacio de juego seguro y gratuito cerca de las comunidades residenciales. Nakhle explica que de vez en cuando se realizan actividades dirigidas a los menores, pero no de forma sostenida sino con motivo de una festividad en concreto.

“Debemos tener en cuenta que la resiliencia psicológica es alta en nuestra sociedad y no todos los individuos se ven afectados de la misma manera. Pero no hay duda de que el contexto en el que vivimos está lleno de presiones con las que los niños se ven obligados a lidiar”, afirma la psicóloga Ballout. Para poder apoyar a estos niños y niñas debemos brindarles fuentes de apoyo y lugares donde puedan desahogarse y expresar su situación, sentimientos y luchas. Ya sea jugando en el parque, en la arena o a través del dibujo y la música. Al final, el juego es el lenguaje que dominan, es su espacio de expresión. Y también se lo están robando.

Fuente: www.eldiario.es

Argentina: marcha a la embajada de Israel en solidaridad con los presos políticos palestinos

23 de septiembre de 2021

Fuente: Barricada TV

En el acto se denunció la sistemática represión sionista contra los y las palestinas, que se traduce en la detención y el encarcelamiento de miles de personas en los territorios ocupados por Israel. «No conozco a ningún palestino que no haya tenido un familiar o alguien preso. Esa es la cruel realidad» expresó Tilda Rabi, presidenta de la Federación de Entidades Argentino Palestinas en diálogo con Barricada Tv. La movilización buscó visibilizar además el caso de los 6 presos palestinos que el día 6 de septiembre lograron escapar de una cárcel de máxima seguridad israelí luego de cavar un túnel con una cuchara. «Desgraciadamente fueron capturados y torturados. Esto lo ha usado el sionismo como pretexto para hacer redadas e incursiones violentas en las casas, llevarse mas prisioneros. Es lo cotidiano que ejerce el sionismo en la Palestina ocupada», cerró.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=lqhVXV5-v5c

Palestina y Chipre firman un memorando de entendimiento sobre cooperación para el desarrollo

22 de septiembre de 2021

NUEVA YORK, miércoles 22 de septiembre de 2021 (WAFA) – Palestina y Chipre firmaron hoy un memorando de entendimiento de cooperación para el desarrollo.

El ministro de Relaciones Exteriores y Expatriados, Riyad Al- Malki, firmó el memorando de entendimiento ( MoU ) con su homólogo chipriota, Nikos Christodoulides , durante una reunión al margen de la 76a sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU 76), que se inauguró en Nueva York el 14 de septiembre de 2021.

Al- Malki expresó su esperanza de desarrollar las relaciones palestino-chipriotas, al tiempo que señaló que el memorando de entendimiento contribuiría al desarrollo de las relaciones amistosas y de cooperación entre los dos países en todos los campos, incluido el empoderamiento de la mujer, la igualdad de género y la participación política a través de ministerios de Palestina, en particular los Ministerios de Asuntos de la Mujer, Educación Superior e Investigación Científica, y el Consejo Superior de Juventud y Deporte.

Estados Unidos retira la ayuda militar de 1.000 millones de dólares a Israel

22 de septiembre de 2021

Los legisladores estadounidenses retiraron ayer 1.000 millones de dólares en fondos militares para Israel de la legislación para financiar el gobierno de EE.UU. tras las objeciones de los liberales en la Cámara de Representantes, pero los líderes del partido se comprometieron a volver a plantear el asunto a finales de esta semana, informa Reuters.

Algunos demócratas de la Cámara de Representantes se opusieron a una disposición en un proyecto de ley de gasto provisional para proporcionar la financiación adicional para que Israel pueda reponer su sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro. La empresa estadounidense Raytheon Technologies Corp (RTX.N) produce muchos componentes de la Cúpula de Hierro.

La Cámara de Representantes está debatiendo una ley para financiar el gobierno federal hasta el 3 de diciembre y elevar el límite de endeudamiento de la nación.

La disputa obligó al Comité de Reglas de la Cámara a levantar la sesión brevemente antes de que los líderes del Comité de Asignaciones prometieran que la financiación del sistema israelí se incluiría en un proyecto de ley de gastos de defensa más adelante este año. Esto podría preparar el terreno para otra disputa sobre la ayuda militar a Israel.

Ayer por la tarde, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo que presentaría un proyecto de ley en la Cámara de Representantes a finales de esta semana que financiaría completamente el sistema de defensa antimisiles, y que esperaba que fuera aprobado. «Debemos hacerlo… es absolutamente esencial», dijo Hoyer.

El representante demócrata Jamaal Bowman, uno de los demócratas que tenía dudas sobre la disposición, dijo anteriormente que los miembros de la Cámara no habían tenido suficiente tiempo para considerar el asunto.

«El problema es que el liderazgo [se] limita a lanzar algo sobre nuestra mesa, nos da unos cinco minutos para decidir lo que vamos a hacer y luego trata de seguir adelante con ello», dijo Bowman a los periodistas.

Estados Unidos ya ha aportado más de 1.600 millones de dólares para que Israel desarrolle y construya el sistema Cúpula de Hierro, según un informe del Servicio de Investigación del Congreso estadounidense del año pasado. La financiación refleja un apoyo siempre fuerte a la ayuda a Israel tanto entre los demócratas como entre los republicanos.

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, dijo en un comunicado que la retirada de la financiación era «un aplazamiento técnico» y que los líderes demócratas estadounidenses le habían asegurado que los fondos para la Cúpula de Hierro se transferirían pronto.

Algunos demócratas liberales se opusieron a la política estadounidense-israelí este año, citando las numerosas víctimas palestinas después de que Israel atacara la asediada Franja de Gaza en mayo. Israel afirma que necesita la Cúpula de Hierro para interceptar los cohetes palestinos que le disparan desde Gaza durante sus campañas militares.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Un nuevo informe sobre apartheid en Israel vuelve a abrir el debate en Naciones Unidas

22 de septiembre de 2021

Foto: periodistas palestinos agredidos por policías israelíes en Jerusalén ocupada 

Ahora, las políticas de apartheid de Israel han vuelto a la carga en las Naciones Unidas con la publicación de un informe detallado que dice que las políticas abusivas segregacionistas de Israel hacia los palestinos constituyen «crímenes contra la humanidad». Este informe fue anteriormente «censurado» por Trump e Israel.

Cuando la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (Cespao), con sede en Beirut, publicó en 2017 un informe histórico sobre el «apartheid» en Israel, las Naciones Unidas se desvincularon del estudio y lo dejaron morir, sin ceremonias, cantos o duelos, informa Thalif Deen (IPS).

Según un informe de marzo de 2017 en Foreign Policy Journal, los gobiernos del israelí Benjamín Netanyahu y del estadounidense Donald Trump ejercieron enormes presiones sobre el secretario general de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), António Guterres, para que retirase el informe.

Pero la directora de la Cespao, Rima Khalaf, se negó a retirarlo y dimitió de su cargo en la ONU en señal de protesta. Más tarde, el presidente palestino Mahmoud Abbas anunció que concedería a Khalaf la Medalla Palestina de Máximo Honor por su «valor y apoyo» al pueblo palestino.

Y ahora, más de cuatro años después, las políticas de apartheid de Israel han vuelto a la carga en las Naciones Unidas con la publicación, el 27 de abril 2021, de un informe detallado que dice que las políticas abusivas segregacionistas de Israel hacia los palestinos constituyen «crímenes contra la humanidad».

El documento de 213 páginas fue elaborado por Human Rights Watch (HRW), una reconocida organización internacional de derechos humanos, y tiene como título «Se ha traspasado el umbral: Las autoridades israelíes y los crímenes de apartheid y persecución».

El informe de la organización con su sede principal en Nueva York destaca «la política general del gobierno israelí para mantener la dominación de los judíos israelíes sobre los palestinos y los graves abusos cometidos contra los palestinos que viven en el territorio ocupado, incluido Jerusalén Este».

Acuñado originalmente en relación con Sudáfrica, el apartheid (segregación racial) es hoy un término jurídico universal, dice HRW, antes de subrayar que la prohibición de formas especialmente graves de discriminación y opresión institucional, o apartheid, constituye un principio fundamental del derecho internacional”.

De hecho, dentro de ese derecho internacional está considerado como un crimen de lesa humanidad.

Pero es dudoso que el nuevo informe tenga alguna repercusión en la ONU.

A Farhan Haq, portavoz del foro mundial, se le inquirió el mismo martes 27 de abril, si al hilo del informe de HRW, la ONU no debería rescatar y revisar su propio reporte sobre Israel y el apartheid de 2017.

«Bueno, de nuevo, sin caracterizarlo de una manera u otra, hemos estado sacando a la luz los diversos hechos sobre la situación en el terreno, los hechos del informe se dieron a conocer y vamos a seguir haciéndolo», afirmó.

«En última instancia, consideró, es importante tener una base sólida de información sobre lo que está sucediendo, y eso es lo que tratamos de proporcionar».

Richard Falk, profesor emérito de derecho internacional en la estadounidense Universidad de Princeton, quei nfue coautor del informe de la ONU de 2017, dijo a IPS que la narrativa del discurso del apartheid en Israel no ha sido solo la del documento de la ONU, como demuestra este último de HRW y otros anteriores.

Recordó que aun sin usar el término, la Ley Básica israelí de 2018 proclamó a Israel como un Estado de apartheid.

A su juicio, la única gran cuestión en la que el discurso crítico sigue estando por detrás de lo que defendimos en 2017 es la insistencia en que el apartheid israelí se conceptualiza mejor por referencia al pueblo palestino que a la tierra.

«Creemos que este es un elemento esencial porque el apartheid israelí, a diferencia del apartheid sudafricano, creó una diáspora palestina victimizada por medio de la limpieza étnica, y sigue blandiendo el eslogan menos árabes, más tierra», dijo Falk, quien durante seis años fue relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967.

Kenneth Roth, director ejecutivo de HR, dijo que «voces prominentes han advertido durante años que el apartheid acecha a la vuelta de la esquina si las prácticas de dominio de Israel sobre los palestinos no cambian».

«Esta detallada investigación demuestra que las autoridades israelíes ya están cometiendo los crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución», añadió.

Ramzy Baroud, periodista y editor de The Palestine Chronicle, dijo a IPS que el informe de HRW tiene un valor histórico, pero resulta tardío: «Como señaló el igualmente demoledor informe de la ONU en marzo de 2017, Israel ya es un Estado de apartheid», afirmó.

«De hecho, podemos ir más allá y afirmar que un país que se basa esencialmente en la supremacía racial de un grupo y la discriminación racial de otro es, por definición académica al menos, un Estado de apartheid», argumentó.

Para Baroud, lo importante del informe de HRW es que proporciona más que un argumento intelectual sobre el estatus de apartheid de Israel, al aportar un basamento legal.

Esto es crucial, porque los palestinos y los partidarios de su lucha en todas partes pueden ahora presionar para acusar legalmente a Israel por su actual crimen de apartheid, que debe añadirse a la inminente investigación de la Corte Penal Internacional sobre los crímenes cometidos en la Palestina ocupada, destacó.

Los argumentos jurídicos del informe de la ONU de 2017 siguen siendo válidos, aunque haya sido retirado por la presión de Washington, sobre todo.

Desde entonces, se han sumado dos voces igualmente importantes para reforzar el argumento del apartheid israelí, un reporte decisivo y exhaustivo del Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, conocido por su abreviatura «B tselem», difundido en enero, y el recién publicado de HRW.

A juzgar por la evolución del lenguaje que considera el racismo sistemático y el apartheid de Israel en Palestina, Baroud consideró que es cuestión de tiempo que la etiqueta de apartheid se convierta en sinónimo de Israel, como en su día lo fue de Sudáfrica, antes de que se desmantelara ese sistema allí.

A pesar de sus incesantes esfuerzos por ganar la guerra de la legitimidad y lanzar campañas de desprestigio contra cualquiera que se atreva a criticarlo, Israel está perdiendo, no solo la guerra moral, sino también la batalla legal, aseguró.

Esta es una buena noticia para cualquiera que apoye la justicia en Palestina, analizó Baroud, investigador principal no residente del Centro para el Islam y los Asuntos Globales de la Universidad Zaim de Estambul, y del Centro Afro-Medio Oriente (AMEC), con sede en la ciudad sudafricana de Johannesburgo.

En su informe, Human Rights Watch considera que resulta constatable que los elementos de los crímenes confluyen en el territorio ocupado, como parte de una única política del gobierno israelí.

Estas políticas, que conceden a los israelíes judíos los mismos derechos y privilegios dondequiera que vivan y discriminan contra los palestinos en diversos grados dondequiera que vivan, reflejan una política que busca privilegiar a un pueblo sobre otro, argumentó Roth al presentar el informe.

El objetivo es mantener el dominio de los judíos israelíes sobre los palestinos en todo Israel y en los territorios ocupados. En los territorios ocupados se combina con la opresión sistemática y los actos inhumanos contra los palestinos que viven allí, añadió.

Basándose en años de documentación sobre derechos humanos, estudios de casos específicos y una revisión de los documentos de planificación del gobierno, declaraciones de funcionarios y otras fuentes, HRW comparó las políticas y prácticas hacia los palestinos en los territorios ocupados e Israel con las relativas a los israelíes judíos que viven en las mismas zonas.

También escribió al gobierno israelí en julio de 2020, solicitando sus perspectivas sobre estas cuestiones, pero no recibió respuesta.

En todo Israel y en los territorios ocupados, las autoridades israelíes han tratado de maximizar la tierra disponible para las comunidades judías y de concentrar a la mayoría de los palestinos en densos centros de población, dijo HRW en su informe.

Las autoridades, detalla, han adoptado políticas para mitigar lo que han descrito abiertamente como una «amenaza demográfica» de los palestinos.

En Jerusalén, por ejemplo, el plan del gobierno para el municipio, que incluye tanto la parte occidental como la oriental ocupada de la ciudad, establece el objetivo de «mantener una sólida mayoría judía en la ciudad» e incluso especifica las proporciones demográficas que espera mantener.

Para mantener la dominación, las autoridades israelíes discriminan sistemáticamente a los palestinos. La discriminación institucional a la que se enfrentan los ciudadanos palestinos de Israel incluye leyes que permiten a cientos de pequeñas ciudades judías excluir de hecho a los palestinos y presupuestos que asignan sólo una fracción de los recursos a las escuelas palestinas en comparación con las que atienden a los niños judíos israelíes.

En los territorios ocupados, la severidad de la represión, que incluye la imposición de un régimen militar draconiano a los palestinos, mientras que permite a los israelíes judíos que viven de forma segregada en el mismo territorio gozar de todos sus derechos en virtud de la legislación civil de Israel, que respeta los derechos, equivale a la opresión sistemática necesaria para el apartheid.

Gilad Erdan, embajador de Israel ante las Naciones Unidas, calificó el informe de rayano en el antisemitismo: «Cuando los autores del informe utilizan cínica y falsamente el término apartheid, anulan el estatus legal y social de millones de ciudadanos israelíes, incluidos los ciudadanos árabes, que son parte integrante del Estado de Israel», dijo

 

Fuente: https://periodistas-es.com

Consejo Nacional Palestino en el Día Internacional de la Paz: la ocupación israelí de Palestina amenaza la paz y la seguridad internacionales

21 de septiembre de 2021

El Consejo Nacional Palestino (CNP) llamó a las Naciones Unidas, a los países del mundo y a sus parlamentos a trabajar arduamente para lograr la paz para el pueblo palestino que está sometido a la ocupación israelí y su política de asentamientos coloniales, lo cual constituye una amenaza inminente para el pueblo palestino y para la paz y seguridad internacionales, ya que la ocupación niega los derechos garantizados, protegidos e inalienables del pueblo palestino.

En un comunicado con motivo del «Día Internacional de la Paz» aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1981, y que el mundo celebra el 21 de septiembre de cada año, el CNP dijo: Es deber y responsabilidad de las Naciones Unidas, especialmente el Consejo de Seguridad, el tomar medidas prácticas e inmediatas para implementar sus decisiones sobre la cuestión palestina, de modo que el pueblo palestino pueda disfrutar de seguridad y paz en su Estado independiente, con la ciudad de Jerusalén como su capital.

El CNP manifestó que la única forma de disuadir a la ocupación y proteger a nuestro pueblo de los crímenes y agresiones en su tierra, y contra sus lugares sagrados, y sus jóvenes ilegalmente detenidos, solo se logrará activando las herramientas y mecanismos de rendición de cuentas internacional contra el Gobierno ocupante y todos sus miembros y extensiones en los territorios palestinos ocupados. Eso se logra también vinculando a la potencia ocupante con el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 y las sucesivas resoluciones de legitimidad internacional, incluida la Resolución 2334 de 2016 del Consejo de Seguridad.

«Las acciones del Gobierno ocupante sobre el terreno palestino y las declaraciones de sus dirigentes que rechazan la paz y las resoluciones de legitimidad internacional, en especial su primer ministro Naftali Bennett, requieren de una firme respuesta y rechazo internacional», agregó el CNP. Éstas acciones reafirman la insistencia en implementar la plan colonial de los asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados, en lugar de poner fin a la ocupación, que es la única condición para la paz y la seguridad en la región.

El CNP concluyó su declaración haciendo hincapié en el derecho del pueblo palestino a luchar y resistir la ocupación, y en que la paz, la seguridad y la estabilidad en Medio Oriente no se lograrán a menos que el pueblo palestino tenga todos sus derechos a la autodeterminación en su tierra, que se regrese a ella, y que tenga asegurado el derecho a vivir en seguridad y paz en su Estado independiente de acuerdo con las resoluciones de legitimidad internacional pertinentes.

‘Israel nació en pecado. Estoy colaborando con un país criminal ‘, dice el hijo del ex primer ministro

Al final de una serie de reuniones con Yaakov “Kobi” Sharett, después de un total de unas diez horas de entrevistas, con un poco de descaro le hice la pregunta obvia. Quería saber si estaba seguro de que lo que estaba diciendo lo había dicho con una mente clara y reflexiva. Sharett, quien recientemente cumplió 95 años, sonrió y asintió con la cabeza, sí. Yaakov Sharett , hijo del primer ministro de Relaciones Exteriores y segundo primer ministro de Israel, Moshe Sharett, no siente la necesidad de andar con rodeos. Es agudo, incisivo y preciso, y quiere enviar a los lectores un mensaje difícil de digerir. El hijo del hombre que firmó la Declaración de Independencia de Israel en 1948 está terminando sus días como un antisionista que se opone a la aliá y alienta la emigración de Israel, predice días oscuros para el país. Incluso apoya el programa nuclear iraní . “El Estado de Israel y la empresa sionista nacieron en el pecado. Así es ”, dijo este hombre, que sirvió en el pre-estado Palmach , se ofreció como voluntario para la Brigada Judía en el Ejército Británico durante la Segunda Guerra Mundial, cofundó un kibbutz en el Negev, y sirvió en el Servicio de Seguridad Shin Bet y Nativ, la oficina de enlace del gobierno para la inmigración de Europa del Este. “Este pecado original nos persigue y nos perseguirá y pende sobre nosotros. Lo justificamos y se ha convertido en un miedo existencial que se expresa de muchas formas. Hay una tormenta debajo de la superficie del agua ”, dice.

“Tengo 94 años”, agregó Sharett (la entrevista tuvo lugar antes de su 95 cumpleaños). “Llegué a mi edad en paz. Financieramente, mi situación es razonable. Pero temo por el futuro y el destino de mis nietos y bisnietos ”.

Hablando desde un ático en el centro de Tel Aviv (bienes raíces de primera), no parece estar sufriendo.
 

“Me describo como un colaborador en contra de mi voluntad. Soy colaborador forzoso de un país criminal. Estoy aquí, no tengo adónde ir. Debido a mi edad no puedo ir a ningún lado. Y eso me molesta. Cotidiano. Este reconocimiento no me dejará. El reconocimiento de que al final Israel es un país que ocupa y abusa de otro pueblo ”.

 
Yaakov Sharett.  "Debido a mi edad no puedo ir a ningún lado".
Yaakov Sharett, con su esposa Rina al fondo. «Debido a mi edad no puedo ir a ningún lado». Crédito: Avihai Nitzan

El gen ‘Sal de tu país’

Algunos de los Sharetts (la familia está formada por Yaakov y su esposa Rina, con sus tres hijos, cinco nietos y ocho bisnietos) ya se mudaron al extranjero, a Nueva York.  Su abuelo, Yaakov Shertok – por quien fue nombrado, y cuyo apellido fue posteriormente hebraizado como “Sharett” – fue uno de los fundadores del movimiento Bilu “Pioneros de Palestina”. Llegó a Israel en 1882, después de una serie de pogromos en Rusia que llegaron a denominarse Sufot b’Negev : «Tormentas en el sur». Pero unos años después volvió, » yarad «, dice su nieto, y tenía una familia en la diáspora. Moshe Sharett, el padre de Yaakov nació en la ciudad de Kherson en el río Dnieper, que hoy se encuentra en Rusia, y en ese entonces estaba en Ucrania. Luego, en 1906, a raíz de más pogromos, el abuelo y su familia regresaron a Israel, esta vez de forma permanente.
 
Tu padre hizo aliá a los 12 años. ¿Se consideraba sionista?
 

“Mi padre hizo aliá porque su padre hizo aliá. No porque quisiera para sí mismo. Es una de las diferencias entre Sharett y la banda Second Aliyah, que fundó Mapei y el país. Ellos, y Ben-Gurion a la cabeza, eran mayores que él e hicieron aliá por su propia voluntad. Pero Sharett no fue uno de ellos. No sufrió ningún trastorno interno que lo convirtiera en sionista ”.

Cuando llegaron, la familia se fue a vivir a la aldea árabe de Ein Senya, al norte de Ramallah. Durante los dos años siguientes, Moshe aprendió árabe. En 1908 se trasladaron a Tel Aviv, donde estudió, junto con su hermana Rivka, en la primera promoción del instituto Herzliya Hebrew Gymnasium.
 

Más tarde, uno de sus maestros en la escuela contó sobre el joven que de repente se puso de pie y comenzó a hablar árabe, tanto que «no creía que fuera judío».

Los hermanos Sharett hicieron amigos en la escuela que se convertirían en familia y serían conocidos en la comunidad judía anterior al estado, el «Yishuv», como los «cuatro suegros». Estos incluyeron a Dov Hoz, uno de los fundadores de la milicia clandestina pre-estatal Haganah y uno de los pioneros de volar en el Mandato Británico de Palestina; Eliyahu Golomb, el comandante sin corona de la Haganá; y Shaul Avigur, originalmente Meirov, fundador de la Haganah y comandante de la misión Mossad Le’aliyah Bet, para contrabandear judíos a Palestina; más tarde se convertiría en el jefe de Nativ.
 
Eliyahu Golomb
Una foto de Eliyahu Golomb, un miembro de alto rango de la Hagana, tomada antes de 1945. Crédito:

Moshe se casó con Tzipora Meirov, la hermana de Avigur. Hoz se casó con Rivka, la hermana de Sharett. Golomb se casó con Ada, la hermana menor de Moshe y Rivka. La casa de la familia Shertok, en Rothschild Boulevard, sirvió como sede de la Haganah y allí se llevaron a cabo las reuniones de los líderes del grupo, dirigidas por los «suegros». Una famosa frase de la época atribuía el renacimiento de Israel a los actos de “los milagros y los suegros” (rima en hebreo). Tzipora, esposa de Moshe Sharett y madre de Yaakov, nacida en Kvutzat Kinneret, estudió agricultura en Inglaterra, especializándose en productos lácteos. De vuelta en Israel, dirigió el moshav de trabajadores en Nahalat Yehuda, cerca de Rishon Letzion.

 

Después de la escuela secundaria, Moshe Sharett fue a Estambul, la capital del Imperio Otomano, que luego controlaba la tierra que sería Israel, para estudiar derecho, al igual que Ben-Gurion y el futuro presidente Yitzhak Ben Zvi, pero la Primera Guerra Mundial, que estalló en 1914, interrumpió el plan. Regresó a Palestina y participó activamente en el Movimiento de “Otomanización” (o Turquificación), que decía que solo si los judíos de Israel adquirían la ciudadanía otomana sería posible evitar su expulsión.

En la escuela donde había estudiado cuando era joven, ahora enseñaba turco y más tarde incluso se alistó en el ejército otomano. “Mi padre dijo que no vinieron a despojar a los árabes, sino a vivir con ellos. Creía que habría espacio para todos ”, dijo Yaakov. Este enfoque, conciliador, ingenuo o moralista (todos pueden decidir por sí mismos) empujó a Sharett a ser el eterno «número 2». Su hijo está de acuerdo en que hoy lo llamarían con desprecio «izquierdista» y tal vez incluso «odiador de Israel».
Durante las siguientes décadas, se abrió camino en el corazón de la actividad sionista cuando fue elegido para ser el jefe del departamento diplomático de la Agencia Judía. Su currículum incluye la planificación estratégica de la empresa “Tower and Stockade”; la construcción del puerto de Tel Aviv; la fundación de la policía auxiliar judía (Notrim); y la joya de la corona: el proyecto de voluntariado para el ejército británico, que alcanzó su punto máximo con el establecimiento de la Brigada Judía durante la Segunda Guerra Mundial.  Cuando se fundó Israel, Sharett fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores; más tarde reemplazaría a Ben-Gurion como primer ministro por un corto tiempo.
 
Moshe Sharett, en el centro, durante una conferencia de prensa después de regresar de los Estados Unidos para informar a la administración nacional en Tel Aviv, en 1948.
Moshe Sharett, centro, durante una conferencia de prensa después de regresar de los Estados Unidos para informar a la administración nacional en Tel Aviv, en 1948. Crédito: Frank Scherschel / GPO

Es difícil dudar del sionismo y el amor por la tierra de tu padre. Hoy tiene bisnietos en Nueva York. ¿Cómo se sentiría si lo supiera? 

“Es imposible descartar yerida [dejar Israel] como una maldición. Casi no hay israelíes que no tengan parientes en el extranjero. Estoy feliz de tener nietas, bisnietas y un bisnieto en Nueva York.

«No me avergüenza decirlo. Sharett también tuvo un padre joven . Mi abuelo. Si no se hubiera ido de Israel, yo no habría nacido, porque después de que hizo yerida estableció una familia. A diferencia de la falso mantra «No tengo otro país», los hechos muestran que hay otros países. Hay más de una tierra. Más de un millón de israelíes viven en el exterior. El compromiso ideológico sionista se evapora cuanto más pasan las generaciones. La gente comprende que hay mejores lugares donde criar hijos y vivir. En todas partes hay problemas, la vida misma es un problema, pero Israel tiene problemas existenciales «.
 

No obstante, ¿no tienes la sensación de perderte algo? Su padre firmó la Declaración de Independencia y ya no ve a Israel como el hogar nacional del pueblo judío.

“La vida del pueblo judío es una tragedia. Nuestro pueblo, en una etapa muy temprana, demostró que no es un pueblo obediente y no sabe cómo sostener un estado. Entonces, la mayor parte de su tiempo no tuvo una existencia nacional, sino la existencia de una minoría perseguida y odiada, que vive que vive sin una organización superior y sin gobierno propio. Puede que esté pagando un precio, pero lo resistió.
 
«Uno de los genes de nuestro ADN nacional es el gen ‘Sal de tu país’ ( Lekh Lekha ) que comenzó en los días de nuestro padre Abraham. Desde los días del Segundo Templo, la mayoría de los judíos no vivieron en Israel. Establecieron una magnífica comunidad en el río Tigris y luego se mudaron a España, donde crearon una cultura maravillosa durante mil años, y desde allí se dispersaron por todas partes … ”
 

Y luego vinieron los pogromos y luego el Holocausto, y muchos se dieron cuenta de que el “problema judío” solo se podía resolver de manera territorial.

“De repente, la gente dice, ‘Sabemos lo que hay que hacer’, para todos, y está preparada para imponer sus ideas al público. ¿Quién te puso [a cargo]? En el momento en que el sionismo llamó a los judíos a emigrar a Israel, con el fin de establecer aquí un hogar para el pueblo judío, que será un estado soberano, se creó un conflicto. La idea sionista era llegar a un lugar donde hubiera personas, miembros de otro pueblo, miembros de otra religión, completamente diferente.
 
«¿Has visto en algún lugar del mundo donde la mayoría estaría de acuerdo en ceder ante un invasor extranjero, que dice, ‘nuestros antepasados ​​estuvieron aquí’, y exige entrar a la tierra y tomar el control? El conflicto era inherente y el sionismo lo negó, lo ignoró … como la proporción de judíos a árabes cambió a favor de los judíos, los árabes se dieron cuenta de que estaban perdiendo la mayoría. ¿Quién estaría de acuerdo con tal cosa?
 

“Entonces comenzaron los conflictos violentos, los disturbios de 1920, 1921, 1929, 1936-1939, y la guerra y otra guerra y otra guerra. Muchos dicen que ‘merecemos’ la tierra porque los árabes podrían habernos aceptado como éramos y entonces todo habría estado bien. Pero comenzaron la guerra, por lo que no deberían quejarse. Veo en toda esta transformación de la mayoría [árabe] en minoría y de la minoría [judía] en mayoría como inmoral «.

Así que afirmas que tu padre también era inmoral y tú también, tu biografía está entrelazada con la del Movimiento Sionista e Israel en su período seminal.
“Si Israel no está bien, yo tampoco estoy bien, como alguien que paga impuestos aquí. Durante cierto tiempo hubo aquí una gran esperanza de que se hubiera creado algo nuevo. Yo era parte de eso. Pero ahora, el sionismo, desde mi punto de vista, ha desaparecido. Todas las promesas que hicimos desaparecieron. No me siento cómodo con esto. Nuestra agenda nacional es sangre, muerte y violencia. Esta bandera archiva hasta el día de hoy en nuestro país como una visión. Israel vive de la espada y la afila. Estoy completamente alienado de esto «.
 

¿Qué salió mal en el camino?

“El pueblo judío tenía dos grandes enemigos, Hitler y Stalin, los verdugos de la cultura judía, que la vaciaron y destruyeron, en Polonia y la Unión Soviética. Los que planearon el estado se dirigieron ante todo a la tribu judía. El Holocausto de Hitler y el genocidio espiritual de Stalin cambiaron por completo la estructura y la composición demográfica de Israel. Solo después de que resultó que los que se suponía que iban a venir ya no existían, vinieron otros judíos. No los descarto. Desde una perspectiva judía, son tan judíos como tú y yo, pero sus antecedentes son diferentes. Se criaron en países musulmanes y tenían un trasfondo de religiones, clanes y admiración por el padre. Entonces, gente así llegó a Israel, y eso cambió la situación y hasta el día de hoy está causando problemas y trastornos «.
¿Preferirías ver a Israel Ashkenazi, laico y liberal, como tú?
 
Hablo con franqueza porque no tengo nada que ocultar.  Tengo 94 años ... ', dice Yaakov Sharett.
Hablo con franqueza porque no tengo nada que ocultar. Tengo 94 años … ‘, dice Yaakov Sharett. Crédito: Avihai Nitzan

“Hablo con franqueza porque no tengo nada que ocultar. Tengo 94 años … Cuanto más homogénea es la sociedad, más sana es. Cuanto menos, hay problemas. Estoy decepcionado por el destino del pueblo judío, que nos dividió en tribus. También estoy decepcionado por el carácter del estado. Cuando veo al primer ministro con una kipah en la cabeza, no me siento bien. Este no es el Israel que quiero ver. ¿Cómo sucedió que este nuevo lugar, que iba a traer innovaciones, se convirtió en el lugar más oscuro, controlado por los nacionalistas ultraortodoxos? ¿Cómo es que aquí de todos los lugares, hay reaccionismo y fanatismo, mesianismo, el deseo de expandirse y controlar a otro pueblo? ”

Una trampa para el emisario
 

Yaakov Sharett nació en 1927 en una familia bien relacionada de la flor y nata del Yishuv, la comunidad judía de Palestina. Después de él vino Yael (el futuro autor Yael Medini), en 1931, y Haim en 1933. Pasó sus primeros tres años en Tel Aviv y después de eso, con el avance de la carrera de su padre, la familia se mudó a Jerusalén. Estudió en Jerusalén con el geógrafo David Benbenisti, el filósofo Yeshayahu Leibowitz y el lexicógrafo Avraham Even Shoshan.

De joven, Sharett fue a estudiar a la Universidad de Colombia en los Estados Unidos ya Oxford en el Reino Unido. Su experiencia estaba en lo que entonces se llamaba “sovietología”, por lo que aprendió con fluidez el ruso, la lengua materna de su padre. Su tío, Shaul Avigur, lo alistó en 1960 en una unidad secreta que había establecido y dirigido, llamada Nativ, cuyos miembros ingresaron a la Unión Soviética bajo la cobertura del personal de la embajada israelí y ayudaron a los judíos detrás del Telón de Acero.
 

Sharett fue nombrado «primer secretario» de la Embajada de Israel en Moscú, y recorrió la Unión Soviética en busca de judíos que mostraran interés en Israel y el sionismo. Su estancia allí se detuvo repentinamente después de un año, cuando fue expulsado por cargos de espionaje. Un día, durante una visita a Riga, aceptó una carta de una persona que se presentó como judía y le pidió que se la entregara a sus familiares en Israel. Esto aparentemente fue una trampa, porque luego, como él lo describe, “dos cascos me saltaron, me levantaron del suelo, sin considerar que tenía inmunidad diplomática”. Cuando lo interrogaron le mostraron la carta que tenía escondida en el bolsillo de su abrigo, y cuando la abrieron encontraron una foto de un misil.

“Yaakov Sharett expulsado de la URSS” informaron los periódicos del día. La agencia de noticias soviética Tass informó que Sharett fue “capturado mientras espiaba, recorría varias partes de la Unión Soviética para establecer vínculos de espionaje y distribuía literatura ilegal sionista antisoviética.
 

Después de su regreso de Israel, trabajó durante un tiempo en el nuevo departamento ruso que se había abierto en la investigación de Inteligencia Militar. Más tarde se retiró del trabajo de inteligencia. «La Aliá rusa me decepcionó mucho», dice hoy. “La gente que tenía tantas ganas de venir aquí resultó ser de derecha y nacionalista, el resultado de años viviendo medio asimilada y necesitando ocultar su origen. Ahora se volvieron hacia el lado más fanático y extremo. Participé en traer a mis enemigos aquí. Avigdor Lieberman es un colono. Políticamente, es mi enemigo ”, añade.

Pero no es la llegada de tal o cual individuo lo que molesta a Sharett. Se opone a alentar a la gente a mudarse a Israel. “Israel es el único país que trabaja para aumentar su población. Quién ha oído hablar de tal cosa. ¿Que los emisarios persuaden a la gente para que venga a vivir a Israel? ¿No hay suficiente gente y atascos aquí? «
 

Comprometerse no es capitular

La siguiente estación en la vida de Sharett fue el periodismo. Escribió y editó para el diario hebreo Ma’ariv durante dos décadas, entre 1963 y 1983. A principios de la década de 1970 escribió para Ma’ariv desde Teherán, donde se mudó siguiendo a su esposa, coreógrafa y bailarina que enseñaba danza allí. A principios de la década de 1980, también escribió una columna llamada «Hombre de Marte» en la revista semanal contra el sistema Haolam Hazeh, donde expresaba su mirada crítica hacia los israelíes, como si fuera de otro planeta.
 

Sharett también escribió, editó y tradujo libros. En 1988 su libro «El Estado de Israel de la casa Altneuland ha fallecido», la portada muestra un aviso de defunción en hebreo. Sharett escribió allí que fue «un grito desesperado del momento después del último momento y calienta de» una crisis existencial sin precedentes más allá de la posibilidad de superarla o prevenirla «.

Otros libros que tradujo, “Primavera silenciosa” y “El fin de la naturaleza” trataban de una crisis de otro tipo: la crisis climática, años antes de que el tema apareciera en la agenda israelí. 
 
Sharett celebró su 94 cumpleaños en julio. “Soy un anciano, consciente de mi edad y sé que mis años están contados. No tengo miedo a la muerte en sí, pero sí a la forma que tomará la muerte ”, concluye, y revela que ha tomado la decisión de quitarse la vida“ si llego al punto en que mi vida ya no justifica en sí mismo y que soy un hombre muerto caminando, que no tiene significado ni contribución, sino que es solo una carga para los demás y su familia ”. Ya ha informado a su familia de su decisión. Contribuirá con su cuerpo a la ciencia. “No necesito una tumba. No voy a las tumbas de mi familia. No creo que la memoria de una persona, su alma, esté asociada con sus huesos o el lugar donde está enterrado. No quiero ocupar espacio en un país tan pequeño como el nuestro. No tiene ningún sentido. En todo caso, en una o dos generaciones las lápidas serán olvidadas y abandonadas. «
 

Pero antes de que todo esto suceda, todavía quiere tiempo para escribir su autobiografía, algunos de cuyos títulos de capítulos reveló en este artículo. Ya eligió el nombre del libro: «Colaborador forzado».

Fuente: https://www.haaretz.com

Tribunal de apelación de La Haya realizará audiencia para conocer el caso contra los generales israelíes

LA HAYA, martes 21 de septiembre de 2021 (WAFA) – El Tribunal de Apelación de La Haya tiene programada una audiencia el jueves sobre el caso presentado por Ismail Ziada contra el exjefe del Estado Mayor General de las fuerzas armadas israelíes, Benny Gantz, y el ex comandante de la Fuerza Aérea de Israel, Amir Eshel, por el bombardeo de la casa de la familia Ziada en Gaza.

Ziada sostiene que el Tribunal de Distrito de La Haya cometió un error en su decisión de primera instancia de ofrecer inmunidad funcional a los acusados, ya que no se disfruta de dicha inmunidad por crímenes de guerra.

Ziada, que es de origen palestino, está tratando de responsabilizar a los acusados ​​por el ataque selectivo contra la casa de la familia Ziada el 20 de julio de 2014 que resultó en la muerte de la madre de Ziada de 70 años, tres hermanos, su hermana en Law, un sobrino de 12 años y un amigo visitante.

La guerra de 50 días de Israel en Gaza entre julio y agosto de 2014 dejó más de 2000 palestinos muertos, la mayoría de ellos civiles, miles de heridos y cientos de hogares destruidos.

Ziada sostiene que el ataque fue una violación del derecho internacional humanitario y constituyó una grave violación de los principios de derechos humanos reconocidos internacionalmente.

El caso se presentó en los tribunales holandeses porque Ziada, como muchos otros, no puede acceder a la justicia en Israel debido a las prácticas discriminatorias que enfrentan los palestinos que buscan rendir cuentas por crímenes de guerra.

El 29 de enero de 2020, el Tribunal de Distrito de La Haya dictaminó que, debido a sus posiciones en las fuerzas armadas israelíes, Gantz y Eshel eran inmunes a los enjuiciamientos ante los tribunales holandeses, ya que las presuntas acciones se llevaron a cabo de conformidad con sus deberes oficiales.

Ziada argumenta que el tribunal de primera instancia se equivocó en su decisión de extender la inmunidad al acusado, negando aún más su derecho a la justicia y contribuyendo a la impunidad por crímenes internacionales.

Él está llevando el caso de acuerdo con la ley holandesa que defiende el principio de jurisdicción universal en los procesos civiles para las personas que no pueden acceder a la justicia en otros lugares. Es un caso único y la primera vez que un palestino ha podido hacer uso de un litigio civil sobre la base de la jurisdicción universal para acceder a la justicia por crímenes de guerra.

El caso Ziada cuenta con el apoyo del músico Roger Waters y de cientos de personas y organizaciones a través de donaciones y una campaña internacional de financiación colectiva.

 

Manifestantes de Nueva York enarbolan banderas palestinas y respaldan la ‘intifada global’

 

20 de septiembre de 2021

Nueva York (QNN) – Un grupo de manifestantes marchó el viernes hacia el Museo de Arte Moderno (MoMA) en el centro de Manhattan, blandiendo banderas palestinas y una pancarta que decía «globalizar la intifada».

La marcha del viernes fue parte de la campaña Strike MoMA, que comenzó como una serie de 10 protestas semanales que se desarrollaron entre el 9 de abril y el 11 de junio, contra la supuesta complicidad del MoMA en la especulación de la guerra, el daño ambiental, el despojo de comunidades en todo el mundo y la asociación con multimillonarios moralmente corruptos.

La iniciativa de 10 semanas fue fundada por el Grupo de Trabajo Strike MoMA, parte de un colectivo que se autodenominó Imaginación Internacional de Sentimientos Anti-Nacionalistas Antiimperialistas (IIAAF).

La marcha del viernes fue parte de la llamada «segunda fase» de Strike MoMA bajo el título «Convocar para una transición justa hacia un futuro post-MoMA», y con el objetivo de «determinar los próximos pasos para desarmar el museo a la luz de sus daños historia ”, según el manifiesto del movimiento.

El modelo de la intifada palestina fue elegido como modelo de resistencia contra la violencia y la opresión colonial, y «Globalizar la Intifada» como el grito de guerra de la marcha del viernes, con pancartas que también decían «Honra a los mártires de Palestina».

El IIAAF comenzó a centrarse en el MoMA después de que surgieran informes de que el presidente del MoMA, Leon Black, estaba estrechamente asociado con el delincuente sexual convicto Jeffry Epstein, lo que finalmente lo llevó a renunciar a la presidencia del MoMA.

Según Strike MoMA, el hecho de que la junta del museo permaneciera en silencio sobre los vínculos de Black con Epstein exacerbó el hecho de que el museo en sí, y no solo su presidente, era parte del problema.

El movimiento acusó a los miembros de la junta del MoMA de tener vínculos con “la guerra, los sistemas racistas de vigilancia de las fronteras y las cárceles, la explotación de fondos buitre, la gentrificación y el desplazamiento de los pobres, el extractivismo y la degradación ambiental, y las formas patriarcales de violencia. Los miembros de la junta también tienen vínculos y donan a la Fundación de la Policía de NYPD. En definitiva, la podredumbre está en el centro de la institución ”, según su manifiesto.

“Nos negamos a reconocer la separación del museo del resto de la sociedad”, continuó el manifiesto.

“Consideramos que el MoMA existe en el mismo plano que la violencia de la clase dominante que lo ha controlado desde sus inicios con la riqueza petrolera de los Rockefeller en 1929. No más racionalización del régimen. Durante mucho tiempo han permitido el asesinato de nuestra gente y las relaciones no humanas y siempre han esperado que les agradezcamos su filantropía «.

El manifiesto trazó una línea entre Black y los fundadores del museo, la familia Rockefeller, llamándolos una sucesión de multimillonarios depredadores, y concluyó que la historia del MoMA y la historia del «imperio» estaban conectadas, y que «no hay ningún grado de separación». entre el MoMA y los escalones más altos de la clase dominante mundial «.

“Ninguna lucha se queda atrás mientras nos movemos juntos y por separado, pero de acuerdo. En el MoMA, los marcos de abolición, descolonización, anticapitalismo y antiimperialismo se superponen en el curso de la lucha ”, dice el manifiesto en otra sección titulada“ Términos operativos para golpear al MoMA ”.

Estos incluyeron tanto a ‘Israel’ como a Sudáfrica como estados de apartheid.

Varias organizaciones participaron en la protesta, incluidos grupos llamados Decolonize This Place, MoMA Divest y Direct Action Front for Palestine.

Otro grupo que participó fue Within Our Lifetime, cuyo objetivo es liberar Palestina y que nombra a Estados Unidos y al sionismo como dos formas de opresión colonial.

Fuente: https://qudsnen.co/?p=29509

 
 
 
LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner