Bella Hadid asegura que Instagram bloquea sus publicaciones sobre Palestina

19 de abril de 2022

La supermodelo palestina-estadounidense Bella Hadid sostiene estar siendo silenciada por Instagram cada vez que publica algo sobre Palestina.

«Mi Instagram me ha inhabilitado para publicar en mi historia – prácticamente sólo cuando se trata de Palestina voy a suponer», dijo.

«Cuando publico sobre Palestina, me banean inmediatamente en la sombra y casi un millón de personas menos ven mis historias y publicaciones», dijo a la revista de moda Harper’s Bazaar.

Estar prohibido en la sombra significa que tu exposición en una determinada plataforma de medios sociales ha sido restringida y sólo tú y tus seguidores directos pueden ver tus publicaciones, dijo la revista.

La tensión ha aumentado en los territorios palestinos desde que las fuerzas israelíes irrumpieron en la mezquita de Al-Aqsa e hirieron a cientos de fieles.

El domingo, más de 700 colonos israelíes entraron por la fuerza en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa, bajo una fuerte protección policial, para celebrar la semana de la fiesta judía de Pascua, que comenzó el viernes.

Israel ocupó Jerusalén Oriental, donde se encuentra Al-Aqsa, durante la guerra árabe-israelí de 1967. Se anexionó toda la ciudad en 1980, en una medida nunca reconocida por la comunidad internacional.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Organizaciones civiles y de derechos humanos condenan los ataques de las fuerzas de apartheid y ocupación contra fieles en la mezquita de Al-Aqsa

18 de abril de 2022

Las organizaciones civiles y de derechos humanos abajo firmantes condenan enérgicamente el terrorismo del Estado sionista ocupante y de apartheid «Israel» y sus continuos ataques contra el pueblo palestino, permitiendo que las fuerzas especiales de la ocupación ataquen a los fieles en la madrugada del viernes 15 de abril, golpeándolos, disparando bombas de gas y sonido, y utilizando balas de goma y porras, que apuntaron a las partes superiores de los cuerpos de los fieles, según testigos presenciales, en la mezquita de Al-Aqsa, y resultó en más de (203) heridos y el arresto de más de (469) palestinos, sin mencionar los ataques contra paramédicos y periodistas para evitar que ayudaran a los heridos.
Las organizaciones y redes civiles y de derechos humanos hacen un llamamiento a todos los países y a las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales para que condenen al Estado ocupante y del apartheid por estas violaciones en la mezquita de Al-Aqsa, que se producen en el contexto de graves violaciones y crímenes contra el pueblo palestino que han continuado durante más de siete decenios y que, lamentablemente, se están produciendo a plena vista y vemos a países que recurren a un silencio vergonzoso y siguen la política del doble estándar respecto a los derechos de los pueblos.
Las organizaciones abajo firmantes afirman que estos ataques de las fuerzas de ocupación en la mezquita de Al-Aqsa se enmarcan en un plan de judaización para aplicar la división temporal y espacial en la mezquita, similar a lo que hicieron con la mezquita de Ibrahimi en Hebrón, y en el marco de una visión dirigida al conflicto en la tierra palestina ocupada es un conflicto religioso y no un conflicto resultante de la colonización de asentamientos de la tierra palestina. la ocupación y las violaciones graves del derecho internacional público, las normas internacionales de derechos humanos y el derecho humanitario, especialmente los Convenios de Ginebra de 1949 y el primer Protocolo adicional de 1977, los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y el genocidio, a los que se expusieron los derechos inalienables del pueblo palestino, entre los que destaca el derecho al retorno de los refugiados y las personas desplazadas, el derecho a la autodeterminación y el derecho a un Estado independiente. Durante las semanas previas al advenimiento del Ramadán, las autoridades de ocupación estaban allanando el camino para convertir el mes sagrado en un mes sangriento para el pueblo palestino, y las políticas de ejecuciones extrajudiciales se han intensificado desde principios de año.

Las organizaciones abajo firmantes consideran que la continuación del Estado ocupante sionista de apartheid viola los derechos del pueblo palestino. Es un silencio flagrante el de los crímenes de la ocupación sionista, y es una grave hostilidad hacia los palestinos y su derecho a defender sus derechos nacionales legítimos.
Finalmente, los firmantes instan a:
Primero: Se le pide a la Corte Penal Internacional acelerar la investigación de los crímenes de la ocupación que constituyen crímenes de lesa humanidad.
Segundo: Llamar a los Altos Estados Contratantes a obligar al Estado ocupante y al Estado del apartheid a aplicar y respetar el primer artículo común de los Convenios de Ginebra, que estipula el compromiso de las Altas Partes Contratantes de respetar y garantizar el respeto de la Convención en todos los casos.
Tercero: El Consejo de Derechos Humanos y todos los órganos interesados en los derechos humanos adoptan una postura firme contra las violaciones del Estado ocupante y de apartheid en la Palestina ocupada.
Cuarto: Invitar al Consejo de Seguridad de la ONU a celebrar una sesión de emergencia en la que tome una decisión de conformidad con el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas condenando los actos brutales del Estado ocupante y de apartheid contra el pueblo palestino que amenazan la paz y la seguridad internacionales.
Quinto: Todos los países detienen la normalización con el estado ocupante y de apartheid y cortan las relaciones económicas y de otro tipo con él, similar a lo que sucedió con el régimen de apartheid en Sudáfrica.
Sexto: Los países del mundo se abstienen de suministrar armas al Estado ocupante y del apartheid con respecto a las normas del Acuerdo sobre el Comercio de Armas, detener el comercio con ellos e imponerles sanciones.

pdf_20220417_091950_0000

 

Rabinos de EE.UU. piden dejar de hacer donaciones a grupos extremistas sionistas

13 de abril de 2022

Un grupo de rabinos estadounidenses advirtieron en una carta que las donaciones benéficas de la comunidad judía sionista de Estados Unidos están financiando a grupos de odio israelíes de extrema derecha e incitando a la violencia antipalestina en los territorios ocupados.

Los religiosos, decidieron hacer públicas sus súplicas después de que, al parecer, la supuesta organización benéfica judía los rechazara y de que persistieran los crecientes ataques contra los palestinos locales por parte de militantes sionistas extremistas en toda la Palestina ocupada.

La carta, organizada por el grupo judío de derechos humanos llamado Truah, también se produjo en medio del temor de que el Ramadán pueda traer una repetición de la mortal agresión de Israel en la Franja de Gaza el año pasado, en la que murieron más de 270 palestinos, entre ellos 69 niños y 49 mujeres.

Entre los rabinos están Angela Buchdahl, Sharon Kleinbaum y Amichai Lau Lavie.

En la carta, los rabinos afirman que las donaciones del llamado Fondo Comunal Judío (JCF) -una importante “organización benéfica” con sede en Estados Unidos y con un fondo de 2.400 millones de dólares- van a parar a Lehava.

Lehava -acrónimo hebreo que significa Prevención de la Asimilación en Tierra Santa- fue fundado por seguidores del movimiento prohibido Kach, un grupo racista designado como organización terrorista en “Israel”, Estados Unidos y la UE.

Es un grupo de odio israelí de extrema derecha que promueve la supremacía judía en la Palestina histórica.

Los rabinos se centraron en las “donaciones benéficas” de la JCF a otro supuesto grupo estadounidense sin ánimo de lucro llamado Fondo Central de Israel (CFI).

“Nos ha molestado saber que uno de los receptores de la financiación de la JCF es el Fondo Central de Israel, que es uno de los principales vehículos de Estados Unidos para las donaciones a los grupos israelíes que canalizan el dinero a Lehava”, decía la carta, insistiendo en que el grupo sionista extremista lideró una violenta marcha por Jerusalén el pasado mes de junio.

Los miembros de Lehava, subrayaban además, “ayudaron a incitar a la guerra” y a organizar una “marcha llena de odio a través de Jerusalén Este”.

Durante la llamada marcha anual de las banderas en la Palestina ocupada del año pasado, los supremacistas israelíes compartieron selfies posando con armas y mensajes como “Esta noche no somos judíos, somos nazis”.

Cientos de personas también corearon “Muerte a los árabes”, “sus pueblos arderán”, e hirieron a más de 100 palestinos sin que las fuerzas israelíes intervinieran.

En su carta, los rabinos describieron a Lehava como un grupo “que se basa en la filosofía genocida de Meir Kahane”, refiriéndose al difunto rabino halcón que fue el fundador del grupo designado como terrorista llamado Liga de Defensa Judía (JDL) que operaba en Estados Unidos e Israel.

Advirtieron sobre la marcha anual de la bandera y la supuesta complicidad de la JCF en la financiación de grupos relacionados con ella.

“Marchas violentas como éstas no son nuevas”, insistieron los rabinos. “Cada año, en el Día de Jerusalén, Lehava y sus socios organizan la Marcha de las Banderas, que aterroriza de forma similar a los palestinos en Jerusalén Este”.

Otro grupo mencionado en la carta como financiado por el TPI es la Yeshiva Od Yosef Chai.

Los rabinos estadounidenses subrayaron que el grupo también es “infame por la incitación y la violencia contra los palestinos.”

La Agencia Telegráfica Judía, con sede en Nueva York, reveló el martes que el TPI lleva más de una década recibiendo críticas porque es utilizado como conducto financiero por grupos sionistas extremistas de la Palestina ocupada cuando solicitan donaciones en Estados Unidos.

Según la agencia de recaudación de impuestos de EE.UU., el Servicio de Impuestos Internos (IRS), CFI recibió 1,6 millones de dólares el año pasado de “donaciones caritativas” estadounidenses y un total de 23 millones de dólares desde 2002.

Fuente: Qudsnen

Académicos estadounidenses: La ocupación israelí es un regimen de Apartheid

13 de abril de 2022

El 60% de los académicos y especialistas en estudios sobre Medio Oriente de varias universidades estadounidenses han descrito la ocupación de Palestina por parte de Israel como “una realidad de un solo Estado similar al apartheid”, según muestra una nueva encuesta.

Realizada por una iniciativa conjunta de la Encuesta de Cuestiones Críticas de la Universidad de Maryland y el Proyecto de Ciencias Políticas de Oriente Medio de la Universidad George Washington, la encuesta se distribuyó a 1.729 destinatarios, y en ella se preguntó a los académicos sobre una amplia gama de cuestiones, en particular el impacto de la invasión rusa de Ucrania y su ramificación más amplia en Oriente Medio.

El pesimismo sobre la solución de los dos estados sigue creciendo, ya que el 61% ya no cree que sea posible, en comparación con el 52% en febrero de 2021 y el 57% en septiembre de 2021, cuando se realizaron las dos rondas anteriores de la encuesta.

Al mismo tiempo, el 60% describe la realidad actual como la de “un estado parecido al apartheid”. Esta cifra es ligeramente superior a la de la encuesta de febrero de 2021 (59%) e inferior a la de septiembre de 2021 (65%). Según los productores de la encuesta, el repunte en la encuesta de septiembre puede haberse debido al muy publicitado informe de Human Rights Watch que califica las prácticas israelíes de “apartheid” y a la guerra de Gaza de mayo de 2021.

Un 29% describió la relación de Israel con sus ciudadanos no judíos, dentro de lo que se denomina Israel propiamente dicho, como “un estado parecido al apartheid”.

La gestión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de la cuestión israelí-palestina fue la que recibió las calificaciones más negativas: sólo el siete por ciento ve sus políticas de forma favorable.

En cuanto a cuestiones más amplias relacionadas con Medio Oriente, el 58% de los encuestados pensaba que la crisis de Ucrania debilitaría la posición de Rusia en la región, y sólo el 33% esperaba que la invasión de Rusia reforzara su posición regional.

Fuente: Middle East Monitor

El Banco Mundial aprueba una subvención de $23,5 millones para promover la sostenibilidad en el sector energético palestino

WASHINGTON, martes, 12 de abril de 2022 (WAFA) – El Banco Mundial aprobó ayer una subvención de $ 15 millones para el avance de la sostenibilidad en el desempeño, la infraestructura y la confiabilidad del sector energético (ASPIRE) de múltiples fases – Fase 2.

El programa, dijo el Banco Mundial en un comunicado de prensa, tiene como objetivo mejorar el desempeño operativo y financiero de las instituciones del sector eléctrico y la diversificación de las fuentes de energía en Cisjordania y Gaza. Los socios donantes, miembros del Fondo Fiduciario de Donantes Múltiples de la Asociación para el Desarrollo de la Infraestructura (PID MDTF, por sus siglas en inglés), administrado por el Banco Mundial, aportarán una subvención adicional de $8,5 millones. Estos incluyen Dinamarca, Países Bajos, Noruega, Francia, Finlandia, Suecia, Croacia, Portugal, Reino Unido y Australia.

“Un sistema eléctrico confiable y eficiente es importante para garantizar la provisión ininterrumpida de servicios básicos a las crecientes demandas en un contexto frágil. La expansión y diversificación de la energía mejorará los estándares de calidad para los hogares palestinos, las instalaciones de salud y las escuelas, además de ayudar a crear oportunidades económicas. Ahora estamos pasando a la segunda fase del programa de ocho años con el apoyo continuo de nuestros socios de desarrollo para crear inversiones estables a largo plazo en el sector”, dijo Kanthan Shankar, Director de País del Banco Mundial para Cisjordania y Gaza.

La segunda fase se basará en las actividades centrales de la primera fase del programa y se centrará en mejorar la infraestructura eléctrica mediante la mejora de las líneas existentes y la construcción de otras nuevas para absorber más energía solar. El enfoque renovado en la infraestructura es crucial para aumentar el suministro a las áreas que enfrentan escasez.

Una actividad clave es el suministro de contadores inteligentes a las empresas distribuidoras de electricidad. Los medidores inteligentes ayudarán a mejorar la medición y facturación de los grandes consumidores industriales y comerciales, mejorando así el desempeño financiero del sector.

La pandemia de COVID-19 ha resaltado aún más la necesidad crítica de servicios de energía estables en los establecimientos de salud, ya que se necesita electricidad para almacenar vacunas y brindar servicios que salvan vidas. La fase dos ampliará el suministro de energía solar a otros cinco hospitales públicos importantes. También examinará el despliegue de energía solar a través de un piloto a nivel comunitario para ayudar a encender los campos de refugiados. Estas actividades también ayudarán a reducir el costo de la electricidad y la carga financiera de la Autoridad Palestina.

“El programa multifase permite que cada fase se adapte a los desafíos emergentes imprevistos, como en el caso del conflicto de Gaza de mayo de 2021. La fase dos abordará las necesidades inmediatas de reconstrucción de Gaza mientras ayuda a las instituciones del sector eléctrico palestino a mantener el progreso hacia su visión a largo plazo y los resultados de desarrollo”, dijo Monali Ranade, especialista sénior en energía del Banco Mundial.

Las actividades de reconstrucción en Gaza se basan en los principios de reconstruir mejor. El proyecto incorporará proactivamente soluciones técnicas como la sustitución de líneas aéreas por cables subterráneos y el rediseño de una red de baja tensión para reducir las interrupciones. Esto ayudará a aumentar la resiliencia de la red eléctrica ante posibles conflictos futuros y riesgos climáticos.

Atleta jordano se niega a enfrentarse a un rival israelí en el Campeonato Mundial de Esgrima

11 de abril de 2022

El esgrimista jordano Iyas Al Zumur se negó a enfrentarse a un oponente israelí el sábado, en la categoría cadete de los Campeonatos Mundiales de Esgrima de Dubai, informaron los medios de comunicación.

Etharrak, un grupo activista jordano que se opone a la normalización con Israel, elogió la “postura heroica y los principios” de Al Zumur, diciendo “así es como nosotros, jóvenes y mayores, conocemos bien a nuestro enemigo. Nos negamos a contribuir a pulir su imagen y sus crímenes, porque el deporte es un camino hacia los valores y la moral en primer lugar”.

El movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) en Jordania también celebró la posición de Al Zumur, publicando en Twitter:

“Un saludo al jugador de esgrima jordano, Iyas Al-Zumur, por su negativa a enfrentarse a un jugador sionista en el Campeonato Mundial Junior de Esgrima”.

La medida del jugador jordano se produce sólo una semana después de que el esgrimista kuwaití Mohammad Al Fadil se negara a enfrentarse a un oponente israelí en la fase de grupos del Campeonato Mundial de Esgrima celebrado en Dubai.

Fuente: Palestine Chronicle

UB40 se une a más de 37.000 personas en apoyo de Lowkey, rapero y activista por Palestina

07 de abril de 2022

La icónica banda de pop UB40 se ha unido a más de 37.000 personas para apoyar al rapero y activista por Palestina Kareem Dennis, más conocido por su nombre artístico Lowkey, contra el intento de un grupo de lobby pro-israelí de retirar al artista de Spotify.

“We Believe in Israel”, ha liderado una campaña contra el rapero. Afirmando que la medida forma parte de sus esfuerzos por eliminar “docenas de casos de material problemático, incluida la canción de Lowkey “Long Live Palestine – Part 2”.

En la canción que el grupo pro-israelí pretende prohibir aparecen, entre otros, el grupo de hip-hop palestino DAM, la artista británico-palestina Shadia Mansour y el rapero iraquí-canadiense Narcy.

Lowkey ha recibido el apoyo de numerosos artistas, que han puesto sus nombres en una carta abierta en su defensa, denunciando la campaña de “desprestigio” para silenciarlo. “Los artistas, músicos y otras figuras y organizaciones públicas estamos profundamente preocupados por la campaña coordinada contra el rapero y activista Lowkey”, dice la carta.

“Lowkey se ha convertido en el objetivo de una campaña de desprestigio coordinada para demonizarlo, difamarlo y deplorarlo”, continúa la carta, señalando cómo el mes pasado se impidió al artista aparecer en la Unión Nacional de Estudiantes de Liverpool.

“La campaña contra Lowkey está diseñada para silenciar a los palestinos y a sus partidarios”, añade la carta. “La censura antipalestina llega ahora al ámbito artístico”, advierte. “Hoy Lowkey; mañana, ¿quién será el siguiente?”.

Lowkey anunció ayer el respaldo de UB40 en un tuit. “Muchas gracias a estas personas por unirse a los más de 35.000 que han firmado nuestra carta abierta a Spotify oponiéndose a la campaña del lobby israelí para eliminar mi música”, dijo el rapero en un post que contenía una foto de la banda.

El intento de eliminar la plataforma de Lowkey forma parte de un fenómeno creciente al que los comentaristas de redes sociales se refieren como cultura de la cancelación. Con su amenaza a la libertad de expresión, el gobierno tory del Reino Unido está intentando introducir una nueva legislación para combatir su auge.

Fuente: Monitor de Oriente

Murales en Nazaret pintan una visión de la resistencia palestina

01 de abril de 2022

Grandes murales que representan a revolucionarios y mártires palestinos, como Basel Al-Araj, Mohammad Abu Khdier, Nizar Banat y los asesinados durante la segunda Intifada en Nazaret, pueblan el área de Mary’s Well en la ciudad. Estos muros reflejan las esperanzas y luchas de la juventud de la ciudad y pintan una visión de la resistencia palestina que no puede ser ignorada.

Al estallar la Intifada de la Unidad en mayo de 2021, jóvenes del Movimiento Nazareno Palestino convocaron una protesta en Mary’s Well en solidaridad con los residentes de Sheikh Jarrah que enfrentan la expulsión de sus hogares en Jerusalén. Este fue el primer esfuerzo de movilización del Movimiento, que fue fundado a principios de ese mismo año. Los jóvenes palestinos se reunieron para lidiar con preguntas sobre su papel y posicionamiento bajo la realidad de la ocupación israelí en Nazaret. Creen que los partidos políticos tradicionales no han logrado representar las aspiraciones del pueblo palestino y, por lo tanto, declaran su independencia de cualquier afiliación.

 

Mural de Basilea al-Araj en Nazaret por el Movimiento Nazareno Palestino. Crédito de la foto: Movimiento Nazareno Palestino.

La principal lucha del Movimiento Nazareno Palestino es reclamar la propiedad de su ciudad. Nazaret es la ciudad palestina más grande que fue conquistada y ocupada después de la Nakba de 1948. Si bien la ciudad ha estado sujeta al gobierno israelí desde entonces, el Levantamiento de Unidad presentó una articulación sorprendente de una lucha palestina compartida después de décadas de colonialismo de colonos sionistas y esfuerzos para fermentar la fragmentación. Encabezados por los jóvenes, el pueblo de Nazaret llenó las calles el pasado mes de mayo en escenas de resistencia portando Kuffiyehs y banderas palestinas mientras se hacía eco de la voz de toda la Palestina colonizada.

La policía israelí no tardó mucho en tomar medidas enérgicas con palizas y detenciones arbitrarias. Oficiales que se hicieron pasar por civiles palestinos (Mista’revim) también perpetraron asaltos y secuestros. Palestinos detenidos testificaron sobre la horrible brutalidad que se les infligió durante su arresto en el centro de detención israelí de la ciudad, donde oficiales enmascarados dirigían una ‘sala de tortura’, cuyo suelo estaba cubierto de sangre por las palizas.

Desde 1948, la ciudad ha experimentado una limpieza étnica y, al mismo tiempo, ha albergado a palestinos expulsados ​​de las aldeas circundantes, como Ma’alol, Mjidel y Saffuriyeh. Posteriormente, Nazaret se enmarcó como una ciudad israelí con una minoría árabe con ciudadanía, anclando la falsa narrativa israelí de democracia y la llamada igualdad. Sin embargo, la provisión y la naturaleza de la ciudadanía para los palestinos que vivían bajo la Ocupación, fue de dominación , donde el sistema israelí de colonialismo de colonos despojó a los pueblos indígenas.

 

Mural en apoyo a los residentes de Sheikh Jarrah, pintado por el Movimiento Nazareno Palestino en Nazaret durante la Intifada de la Unidad. El mural dice «Desde Nazaret, aquí está Sheikh Jarrah. No a una nueva Nakba #27027 km²». Crédito de la foto: Movimiento Nazareno Palestino.

El Levantamiento de Unidad pidió el fin de la actual realidad colonial de dominación y despojo que sufren los palestinos dondequiera que vivan. Pero, ¿cómo se ve esta realidad colonial en Nazaret?

Hanaa’ Daher, de 20 años, estudia actualmente en Jerusalén, es la primera ciudad en la que ha estado en Palestina fuera de Nazaret, donde creció. Dijo que el paisaje físico y la infraestructura del colonialismo son claros e inequívocos en Jerusalén: violencia ocasional de los soldados, allanamientos de morada, arrestos frecuentes de residentes y puestos de control que obstaculizan cualquier esperanza de libertad.

“[En Jerusalén], eres consciente de la ocupación”, dijo Daher a Palestina Square en una llamada telefónica. “En [Nazaret], las experiencias están ocultas y son más difíciles de captar, lo que hace que nuestra lucha sea más compleja e ideológica, pero igual de existencial”.

“El más peligroso de los estados es estar ocupado y no ser consciente de tu ocupación”.

Las formas multifacéticas de la realidad colonial en Nazaret se pueden encontrar en las condiciones de vida de los residentes que tienen sus raíces en décadas de políticas israelíes de apartheid, abandono y desarrollo . Esto desempeñó un papel importante en la perpetuación de la violencia provocada por la proliferación de armas y el crimen que han absorbido una sensación de miedo. Manhal HayeK, de 35 años, es uno de los fundadores del Movimiento Nazareno Palestino. Dijo que ese colonialismo se ve en las cargas cotidianas de la gente de Nazaret porque hay miedo a la violencia.

“Este miedo no es una coincidencia, la proliferación de armas y el aumento de la delincuencia en la ciudad no es una coincidencia”, dijo Hayek a Palestina Square en una llamada telefónica. “Nace del régimen colonial de colonos sionista, con el único objetivo de fragmentar al pueblo palestino”. Esto se ve como una táctica sistemática para distraer a la comunidad palestina y frustrar cualquier intento de unidad que pueda desafiar al régimen colonial desde adentro.

 

Mural del mártir Mohammad Abu Khdeir que fue secuestrado y quemado vivo por israelíes en 2014. Crédito de la foto: Movimiento Nazareno Palestino.

Una de las muchas formas en que el Movimiento ha intentado resistir y recuperar la ciudad es a través de esfuerzos creativos, incluida la pintura de murales en el centro de la ciudad adyacente a Mary’s Well. Su primer mural fue pintado durante el Levantamiento de mayo de 2021, cubriendo las paredes con versos del famoso poema de Mahmoud Darwish: ‘Ella se llamaba Palestina; llegó a llamarse Palestina’, nombrando más tarde el mural Al-Karameh (Dignidad en árabe). La iniciativa estaba destinada a crear un espacio comunitario para que los jóvenes se reunieran y expresaran sus experiencias vividas de lucha generacional.

Al día siguiente, este y otros murales fueron vandalizados . El joven regresó y repintó las imágenes, pero fueron borradas una vez más. El Movimiento pidió a la municipalidad local que investigue a los perpetradores utilizando imágenes de vigilancia y afirmó que si no lo hacen, se asumirá que la municipalidad es cómplice. Este ir y venir de pintar y borrar murales se prolongó durante meses, a medida que aumentaba el número de personas que se unían para volver a pintar. Eventualmente, la gente ganó y los murales permanecieron intactos. 

Si bien los murales generalmente representan rupturas del cambio político, en Nazaret han personificado la firmeza de la ciudad y la lucha continua contra el colonialismo de colonos. En una realidad a menudo definida por las fronteras y la separación, el Levantamiento de Mayo reunió al pueblo palestino en su lucha descolonizadora compartida, liderada por una nueva visión de liberación envalentonada por la juventud. De hecho, los murales no solo se convirtieron en hitos importantes de la ciudad, sino que también continúan reafirmando una visión de liberación al rendir homenaje a quienes lucharon por ella desde todos los frentes, ya sea en Nazaret o en otras partes de la Palestina colonizada.


Mural de la izquierda «no te olvidaremos» que representa a los mártires de Nazaret durante la segunda Intifada. Mural a la derecha que representa a Nizar Banat, quien fue asesinado por agentes de seguridad palestinos en 2021. Crédito de la foto: Movimiento Nazareno Palestino.

SOBRE EL AUTOR: 

Haneen Kinani es una investigadora y activista palestina. Es alumna de la Universidad de Oxford con una Maestría en Estudios de Refugiados y Migración Forzada. Actualmente es Oficial de Defensa Internacional para el Instituto Palestino para la Diplomacia Pública/Rābet, donde se enfoca en cambiar el discurso y la política sobre Palestina elevando las voces y la narrativa palestina a través de la movilización digital y de base.

Fuente: https://www.palestine-studies.org

Una artista surcoreana y su obra por Palestina

La artista celebra la diversidad y la belleza de la cultura de Oriente Medio en sus ilustraciones digitales.

09 de marzo de 2022

«Nuestro momento sudafricano»

Fuentes: CSCA [Foto: El arzobispo sudafricano Desmond Tutu con Omar Barghouti en Ciudad del Cabo en 2013 (Yazeed Kamaldien)]

Más allá del campo de batalla en Ucrania, la respuesta internacional a la invasión rusa se ha movido con una velocidad y un alcance sin precedentes, desde las amplias sanciones al gobierno ruso hasta la desinversión de grandes empresas en Rusia y el boicot a los productos rusos. Pero para destacados activistas palestinos como Omar Barghouti, «la flagrante hipocresía de Occidente» es inevitable.


«Estos actos han echado por tierra todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia», afirma en una entrevista de Democracy in Exile, en referencia al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones que cofundó en 2005. El movimiento BDS, que comenzó entre la sociedad civil palestina y ha crecido hasta convertirse en una campaña solidaria internacional, pretende ejercer presión económica y política sobre Israel para que ponga fin a su ocupación del territorio palestino, de forma similar a los boicots, desinversiones y sanciones internacionales que aislaron al gobierno del apartheid en Sudáfrica y ayudaron a acabar con ese sistema racista.


La hipocresía es evidente también en las docenas de leyes estatales y otras medidas en Estados Unidos que apuntan al boicot de Israel, incluso en el Congreso. Barghouti, que también es miembro del comité fundador de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel, dice que los palestinos «empatizan con los millones de ucranianos, especialmente los refugiados». Pero los boicots a todo lo ruso, advierte, corren el riesgo de castigar a personas que no están involucradas en la guerra de Rusia, basándose sólo en su identidad. «El BDS apunta a la complicidad, no a la identidad», dice. «Cuando se ataca a una persona porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales».

La siguiente transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad y extensión.

Antes de pasar a la historia del BDS, creo que es importante hablar de lo que está ocurriendo ahora mismo sobre el terreno en Israel y Palestina, ya que ciertamente parece que ha habido una escalada, si es que esa es una forma adecuada de decirlo, de ataques contra los palestinos en los últimos meses, incluso año, incluyendo desalojos, demoliciones de casas, expropiación de tierras, asesinatos, incluso de niños, redadas nocturnas y redadas contra estudiantes e instituciones educativas. ¿Qué está pasando y por qué cree que parece haber un aumento de la violencia contra los palestinos desde el pasado mes de mayo?

Sí, efectivamente. El régimen israelí de ocupación militar, colonialismo de colonos y apartheid se siente más invencible que nunca, hasta el punto de que, como ha dicho, su ejército está matando a niños palestinos a plena luz del día con total impunidad. Pero estos crímenes de guerra no son nuevos para Israel. La Gran Marcha del Retorno en Gaza en 2018 -decenas y decenas y decenas de palestinos fueron disparados, a veces a muy corta distancia sin presentar ninguna amenaza para nadie, según el derecho internacional. Su asesinato y sus heridas constituyeron definitivamente crímenes de guerra en su momento. Pero Israel se salió con la suya.

El régimen de Israel siempre ha utilizado este nivel de violencia espantosa contra los palestinos desde el establecimiento de Israel durante la Nakba en 1948, perpetrando masacres, limpieza étnica, violaciones y saqueos contra los palestinos indígenas. Esta violencia colonial ha sido una característica del régimen de opresión de Israel, no un error, no una aberración. Lo que ha cambiado, hasta cierto punto en los últimos años, es el aumento relativo de la influencia de Israel y el aumento relativo de la influencia del lobby israelí en Estados Unidos y en la mayor parte de Europa, lo que garantiza la total impunidad de sus crímenes. Israel ha garantizado que puede salirse con la suya, literalmente, con sus crímenes, con la construcción de asentamientos, con las demoliciones de viviendas en Sheikh Jarrah, con la limpieza étnica progresiva de la población, etcétera. Puede salirse con la suya porque se ha asegurado un cierto nivel de influencia y un cierto nivel de convergencia de intereses con las potencias imperiales de Occidente.

Pero la sombra del «muro de hierro» de Jabotinsky sigue planeando sobre Israel y su proyecto sionista. En 1923, Ze’ev Jabotinsky, un destacado líder sionista, teorizó sobre la necesidad de establecer una especie de muro mental en la mente colectiva de los palestinos. Escribió: «Toda población nativa del mundo se resiste a los colonos mientras tenga la más mínima esperanza de poder librarse del peligro de ser colonizada. La colonización sionista debe detenerse o, de lo contrario, seguir adelante sin tener en cuenta a la población nativa». En primer lugar, es curioso que los primeros sionistas fueran muy honestos. Ellos son colonos y nosotros somos la población nativa; ahí no había ninguna ambigüedad. Jabotinsky recomendó un «muro de hierro» para colonizar nuestras mentes indígenas con la desesperanza de que es totalmente inútil tratar de resistir este poder hegemónico del Israel sionista.Respaldado por Estados Unidos y Europa, Israel ha construido no sólo este «muro de hierro» -intenta construirlo todo el tiempo- sino que también ha construido muros de hormigón, obviamente, y ha empleado una violencia extrema contra nosotros precisamente para grabar en nuestra conciencia colectiva la inutilidad de resistirse a su hegemonía colonial y a su sistema de apartheid. Eso es lo que ocurre sobre el terreno. No es sólo el horror diario, los crímenes diarios. Es la impunidad que hay detrás de esos crímenes y que permite que continúen sin ninguna medida punitiva.

Esto es un buen punto de partida para la siguiente pregunta, que es que debido a la invasión rusa de Ucrania, se ha prestado más atención que nunca a las tácticas de boicot, desinversión y sanciones. Y parte de esa atención, al menos en las redes sociales y en los medios de comunicación más progresistas, así como por parte de un sorprendente número de figuras políticas en Europa, digamos, ha sido señalar la total hipocresía del apoyo al BDS con respecto a las acciones de Rusia en Ucrania, y la criminalización del BDS cuando se trata de las acciones de Israel en Palestina. ¿Cómo ve esta dinámica tanto a corto como a largo plazo?

En primer lugar, los palestinos observan con empatía el sufrimiento de millones de ucranianos que se enfrentan a esta guerra ilegal, a esta invasión ilegal rusa, que viola la Carta de la ONU. Empatizamos con los millones de ucranianos, especialmente con los refugiados. Los palestinos sabemos muy bien, por nuestra historia, lo que significa ahora para millones de personas. Entonces, [en 1948], eran cientos de miles de palestinos. Pero en proporción, era la mayoría de los palestinos los que tenían que abandonar su patria. Por supuesto, circunstancias muy diferentes en ambos casos. Pero es importante señalar esto.

Además de la flagrante hipocresía de Occidente, la rapidez con la que todas las organizaciones culturales, académicas y políticas, así como las deportivas, las empresas y los parlamentos, han impuesto boicots generales y sanciones amplias contra Rusia e incluso contra los rusos de a pie, sólo unos días después de la invasión de Ucrania, envía un mensaje muy claro y racista a los palestinos, yemeníes, iraquíes, afganos, latinoamericanos, africanos… a muchos, muchos pueblos de todo el Sur Global, de que nuestras vidas y nuestros derechos como gente de color no cuentan a los ojos del Occidente imperial. Es un mensaje claramente racista.

Irónicamente, estos actos por parte de los Estados e instituciones y universidades occidentales, etc., y las declaraciones que los justifican -horrorosamente rusofóbicas, realmente aterradoras, que apuntan a los rusos sobre la base de su identidad y su discurso político, no sobre la base de su complicidad real en cualquier crimen-, hacen que todas estas medidas sean muy diferentes. Son completamente antitéticas al principio ético del movimiento BDS, que es que el BDS apunta a la complicidad, no a la identidad. Y este es un punto muy importante que hay que mencionar.
Nunca hemos llamado a atacar a nadie por su identidad. Sólo hemos pedido boicots contra instituciones, no contra individuos. Y cuando se ataca a un individuo porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales. Ni siquiera los genios rusos que murieron hace más de 100 años, como Dostoyevski y Tchaikovsky, se han librado de esos locos y salvajes boicots occidentales.

Pero estos actos ya han echado por tierra, de hecho, todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia. Como dijo Ali Farag, campeón mundial egipcio de squash, hace sólo un par de días: «Nunca se nos ha permitido hablar de política en el deporte, pero de repente se permite. Espero que la gente se fije también en la opresión en todo el mundo. Los palestinos han pasado por eso durante los últimos 74 años, pero supongo que como no encaja en la narrativa de los medios de comunicación de Occidente, no podíamos hablar de ello. Así que ahora podemos hablar de Ucrania, podemos hablar de Palestina».
Lo que ocurre básicamente es que, de repente, nada está por encima de la política. El arte, la literatura, el cine, el mundo académico, el deporte, todos los aspectos de la cultura ya no están «por encima de la política», como nos decían durante años y años y años. ¿Y qué dirán esas mismas instituciones y figuras culturales e incluso los parlamentos cuando volvamos a ellos con nuestras demandas de BDS contra un régimen de ocupación y apartheid que lleva 74 años, no tres semanas?

Como hemos visto aquí, en Estados Unidos, donde resido, varios estados han pasado a criminalizar el BDS cuando se dirige a Israel, aunque algunos tribunales han anulado parte de esa legislación. En Alemania, por ejemplo, las leyes son aún más restrictivas y el país ha pasado a adoptar la definición de trabajo de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto. Pero también vemos cada vez más entidades que apoyan y respaldan el llamamiento palestino al boicot, la desinversión y las sanciones, incluso en el ámbito académico y cultural. Desde su punto de vista, ¿Cómo vería el estado actual de la lucha por utilizar el BDS para aislar a Israel y lograr cierta medida de justicia?

Todas estas legislaciones estatales en Estados Unidos y algunos gobiernos occidentales en Europa aún no han criminalizado el BDS, aunque Francia estuvo muy cerca y el Reino Unido está tratando de llegar a ello. Pero ciertamente lo han demonizado y han penalizado el activismo de BDS, eso es seguro. El parlamento alemán emitió una declaración que básicamente desprestigiaba al movimiento BDS. Los órganos legislativos de Estados Unidos fueron mucho más lejos que Alemania, aprobando leyes que dicen básicamente que no apoyaré ningún boicot al Estado de Israel o a cualquier territorio bajo control de Israel, es decir, a los territorios ocupados. No se puede boicotear a una empresa sólo porque opere ilegalmente en los territorios ocupados, porque eso también se considera, entre comillas, Israel. Tienes que firmar que no apoyarás el boicot a Israel para conseguir un contrato con el Estado de Texas o Arizona o Mississippi o Nueva York o California. Es absolutamente maccartista, absolutamente racista contra los palestinos, absolutamente represivo de la libertad de expresión y de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.Sin embargo, como usted ha dicho, hemos ganado varios casos en los tribunales federales contra esas medidas maccartistas. La Unión Americana de Libertades Civiles, el Centro de Derechos Constitucionales, Palestine Legal y varias organizaciones que defienden los derechos de los árabes y musulmanes estadounidenses han ganado casos en los tribunales contra esas medidas represivas. Los israelíes no tienen reparos en admitir que fue el gobierno israelí el que indujo toda esta legislación anti-BDS en Estados Unidos, lo que por supuesto no les resulta difícil de hacer. El objetivo principal era tener un efecto escalofriante que hiciera que todo el mundo se lo pensara dos veces antes de salir a apoyar los derechos de los palestinos, y mucho menos el BDS.Pero el resultado que vemos sobre el terreno es un crecimiento masivo del apoyo a los derechos palestinos e incluso al BDS. Y esto no es sólo en las organizaciones estudiantiles progresistas -decenas de ellas en todos los campus, decenas de campus en todo Estados Unidos, incluyendo las universidades más grandes. Sino también en las iglesias y en los movimientos por la justicia racial. El Movimiento por las Vidas Negras [Black Lives], la justicia social, la justicia de género, los grupos de derechos LGBTQI, las asociaciones de mujeres, las iglesias. Incluso en Hollywood y en la industria de la moda, estamos viendo cómo aumenta el apoyo al boicot cultural a Israel, lo cual es realmente sorprendente. Hace tres años, habría sido impensable que en 2021-22 llegáramos a este nivel. Incluso el BDS se debate abiertamente en el Congreso de Estados Unidos, y en los parlamentos europeos. Sin embargo, es este nivel de toma de decisiones, si se quiere, donde nuestro impacto tardará más en alcanzar un punto de inflexión.Nos estamos acercando, sin duda. Pero los que participamos en la lucha sudafricana contra el apartheid, como es mi caso, recordamos bien el tiempo que se tardó en conseguir que el Congreso se despertara y oliera la moral, para poner fin a su complicidad con el apartheid. Y la influencia de Sudáfrica en el Congreso era insignificante si se compara con la de Israel y sus diversos grupos de presión en la actualidad. Sin embargo, el actual gobierno de extrema derecha de Israel ha asignado, hace apenas unas semanas, recursos adicionales para luchar contra el BDS: servicios de inteligencia, propaganda, etc., para luchar contra el BDS. Y han relanzado la fallida campaña anti-BDS de la era Netanyahu llamada «Honda de Salomón», rebautizada como «Concierto», con un presupuesto masivo de decenas de millones de dólares para los próximos años. El AIPAC [la organización pro sionista estadounidense] sigue considerando el BDS como uno de sus cinco principales objetivos en su trabajo en Estados Unidos. Claramente, ellos -y no sólo nosotros- ven la escritura en la pared, que nuestro momento sudafricano se acerca.

Una de las tácticas que se utilizan ahora para intentar frenar las críticas a Israel, pero también para atacar el BDS, es el despliegue formal de la definición de antisemitismo de la IHRA -ya sea por medios legislativos o por otros procedimientos, administrativamente- para frenar las críticas a Israel, para frenar los esfuerzos del BDS. ¿Es esto algo que le preocupa como otro nivel de ataque?

Sí, absolutamente. Es extremadamente preocupante. La definición de antisemitismo de la IHRA es fraudulenta. Es racista contra los palestinos y es maccartista en su grado de represión antidemocrática. Está diseñada para silenciarnos, para silenciar la defensa de los derechos de los palestinos, para silenciar la defensa de la narración de la historia de Palestina y de la Nakba, y para prohibir, no sólo demonizar, la creciente designación de Israel como Estado de apartheid con las consecuencias que siguen a una designación de tanto peso en términos de sanciones selectivas, estatus de paria, etc. Además, la definición de la IHRA, como han dicho grupos judíos progresistas como Jewish Voice for Peace en Estados Unidos, Independent Jewish Voices en Canadá y otros, socava significativamente la lucha contra el antisemitismo real, el fanatismo, la discriminación y el odio antisemitas reales, al confundir la oposición al régimen de colonización y apartheid de Israel y sus crímenes de guerra contra los pueblos indígenas de Palestina, por un lado, con el racismo antisemita, por otro. Esta definición equipara efectivamente a los judíos con Israel, implicando a los primeros en los crímenes de los segundos, y avivando así las llamas del verdadero antisemitismo, del verdadero racismo antijudío. Por encima de todo, la definición de la IHRA, incluso como admite hoy su principal autor, cuando se despliega como una ley o una política por parte de una institución, una universidad, un parlamento, una legislatura estatal, etc., puede conducir a la supresión de la libertad de expresión, como estamos viendo, y a la violación de los derechos cívicos y democráticos básicos.

Por eso deben oponerse a ello todos los progresistas, incluso todos los liberales que se preocupan por sus libertades y sus derechos. Las legislaturas estatales, por cierto, que han aprobado leyes anti-BDS a petición de Israel y su lobby están utilizando ahora las mismas estructuras McCarthyitas de represión para aprobar leyes que prohíben la desinversión en combustibles fósiles, o que prohíben los abortos legales. Personalmente, he advertido exactamente de esto, hace años, durante una de mis giras de conferencias en Estados Unidos, mucho antes de que Trump prohibiera mi entrada. Si la gente cree que este maccartismo se detendrá en la supresión del discurso sobre Palestina y el BDS, están muy equivocados. Al igual que la primera iteración, este McCarthyismo 2.0 irá tras cada movimiento de justicia que la mayoría conservadora, ayudada por liberales sin carácter en algunas instituciones, pueda pasar. Todo el mundo debería estar preocupado por esto, no sólo los palestinos, no sólo los del movimiento de solidaridad.

En los últimos 12 a 18 meses, hemos visto una serie de informes de organizaciones de derechos humanos, tanto palestinas como israelíes y ahora internacionales, que yo llamo de apartheid. Aparte de confirmar el análisis que hizo el movimiento BDS cuando lanzó su llamamiento al boicot hace años, ¿Cuál cree que ha sido o será el impacto de estos informes para el movimiento BDS?

Es un impacto gradual; es demasiado pronto para decirlo. Pero, en general, creemos que estos informes del último año, más o menos, ya nos han acercado significativamente a lo que he llamado nuestro momento sudafricano. Básicamente, han introducido en el debate general que Israel no es sólo un Estado, un Estado normal, que comete algunas violaciones aquí y allá, que invade Gaza cada pocos años, que comete una masacre aquí o allá. No, está construido sobre el apartheid. Sus pilares son los del apartheid y el colonialismo de los colonos. Y, por tanto, hay que abordar el sistema en sí mismo, no sólo algunos síntomas del problema. Es todo el régimen de ocupación, de colonos-colonialismo y de apartheid de Israel.

El análisis del apartheid es extremadamente importante, porque a diferencia del colonialismo, a diferencia de la ocupación, es un crimen contra la humanidad muy claramente definido en el derecho internacional. Y tenemos la experiencia sudafricana como patrón de oro de cómo debe tratarse el apartheid. Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Estamos escuchando algunas voces ultrarradicales que dicen: «¿A quién le importa el apartheid? Suaviza lo que Israel está haciendo a los palestinos». En primer lugar, eso es absolutamente falso. En segundo lugar, en el movimiento BDS, nunca hemos dicho sólo apartheid. Siempre hemos dicho colonos-colonialismo, ocupación y apartheid. Pero a pesar de ello, los que aún no lo entienden necesitan leer más sobre lo que significa que un país sea designado como un estado de apartheid. Cuando esto se convierta en un consenso, será muy difícil para los animadores antipalestinos del apartheid israelí defender los miles y miles de millones de dólares que, por ejemplo, se gastan en el ejército israelí cada año. Será muy difícil defender que Israel forme parte del enorme proyecto de investigación académica europeo, Horizon, con cientos de millones de dólares que alimentan las instituciones académicas de Israel, que son un pilar en el apartheid israelí. Será mucho, mucho más difícil. Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Y es por eso que el movimiento BDS ha estado impulsando este análisis del apartheid desde el primer día. Desde el principio del movimiento BDS, hemos impulsado el análisis del apartheid porque conlleva costes reales, con medidas punitivas reales en términos de sanciones obligatorias, sanciones legales y específicas para desmantelar el sistema de apartheid. Y eso es lo importante de esos informes. Hacen que esto se convierta en algo mucho más habitual.

En festivales de arte y cultura celebrados recientemente en Australia y Sudáfrica, artistas y productores culturales apoyaron el llamamiento al BDS boicoteando estos eventos. ¿Qué importancia tienen este tipo de incidentes y la atención que reciben? ¿Y qué otros momentos clave ha habido recientemente para el movimiento BDS, desde su perspectiva?

De Sudáfrica, lo esperábamos. Es decir, tenemos un apoyo total de la sociedad sudafricana, un apoyo masivo del CNA y de los sindicatos y de los movimientos progresistas y de los movimientos de los sin tierra, de los agricultores, de los estudiantes, de los académicos, de los artistas. Es decir, un apoyo masivo, masivo. No hay ningún país como Sudáfrica en el que se apoye el BDS, no sólo por los derechos de los palestinos. ¿Pero Sydney? Fue una sorpresa. En el Festival de Sídney, el nivel de apoyo de los artistas de todo el espectro fue más que inspirador, especialmente el de los artistas indígenas de Australia. Como movimiento de los pueblos indígenas, apreciamos profundamente esta solidaridad mutua, esta solidaridad interseccional con los grupos indígenas.

Blanquear el apartheid israelí y sus brutalidades diarias contra los palestinos se está convirtiendo en un verdadero reto, incluso para los muy bien engrasados grupos de presión de Israel, no sólo en Australia y Sudáfrica, sino también en Estados Unidos, Europa, Asia del Sur y América Latina. No estoy hablando del nivel de toma de decisiones. Como he dicho, la complicidad allí es horrenda. La hipocresía en ese ámbito es espantosa. Estoy hablando de blanquear el apartheid israelí a nivel de las bases, a nivel de la intelligentsia. Desde el «pinkwashing» hasta el «greenwashing», pasando por el «artwashing» y el «sportswashing» del apartheid, Israel necesita un gran lavado. Y ha gastado enormes sumas de dinero y ha asignado enormes recursos humanos para encubrir, desviar la atención y normalizar los horrores cotidianos de Israel contra los palestinos. Pero no funciona.

La gente lo entiende. La gente ve esas masacres, esos horrores en la televisión. La gente lo lee en las redes sociales, aunque la CNN y la BBC y el New York Times lo censuren, como ha hecho vergonzosamente el New York Times con el informe de Amnistía Internacional sobre el apartheid. Ya no controlan esa narrativa. Los activistas palestinos de a pie en el Negev, en Jerusalén y en Sheikh Jarrah y Ramallah, en Haifa y Acre, están saliendo todos los días con sus teléfonos, grabando sus mensajes, y sus mensajes se están haciendo virales y llegan a las torres de marfil de Hollywood, no sólo a los sindicatos de Sudáfrica y al movimiento progresista de Brasil e India y el mundo árabe. No, está llegando incluso a la industria de la moda, los deportes, la industria musical. Está llegando. El New York Times puede censurar todo lo que quiera, pero estamos haciendo llegar nuestro mensaje a la gente. Y ninguna cantidad de lavado ayudará a Israel a encubrir sus brutalidades masivas, su régimen de opresión contra los palestinos, para la gente no sólo en el Sur Global, sino también cada vez más en el Norte Global.

De cara al futuro, ha mencionado los puntos de inflexión. ¿Dónde estará el punto de inflexión cuando se trate de hacer retroceder, deshacer y desmantelar la ocupación y este régimen de apartheid? Ya sea a corto o a largo plazo, ¿Cuál cree que será ese punto de inflexión?

Antes de hablar del punto de inflexión, un factor que mencioné de pasada pero que quiero destacar es que no podríamos haber llegado a este punto en términos de influencia creciente, de impacto creciente a nivel de base, a nivel institucional, sin el momento de Black Lives Matter que estamos viviendo, sin los enormes esfuerzos del movimiento de justicia liderado por los negros, el movimiento abolicionista, el movimiento de reparaciones en Estados Unidos y en otros lugares. Sin sus heroicos esfuerzos que se han llevado a cabo durante los últimos dos años, no podríamos haber llegado a este nivel. Y esto se aplica a muchos movimientos de justicia, por cierto. Este movimiento BLM ha beneficiado a muchos grupos de justicia en todo el mundo. Nos ha abierto las puertas para que podamos contar nuestra narrativa, contar nuestra historia, y la gente tiene que escuchar. En lugar de que se hable de nosotros, ahora se nos habla y se nos escucha, y eso es bastante nuevo para nosotros, los palestinos en particular. Hemos dejado de lado a los guardianes que solían hablar en nuestro nombre. Hablamos por nosotros mismos.

El punto de inflexión, tal y como yo lo veo, sería la inclusión de la demanda de poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel. La forma más importante de complicidad en el régimen de colonización y apartheid de Israel es la financiación y el apoyo de Estados Unidos a este régimen. Así que poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel constituiría sin duda un enorme punto de inflexión. Y esto llegará cuando la amplia coalición progresista interseccional que está creciendo en Estados Unidos -y el BDS es una parte integral de esta coalición-, cuando esta gran coalición por la justicia en todas sus formas tenga suficiente poder para hacer que los políticos escuchen y den un giro de 180 grados sobre los derechos de los palestinos. Entonces alcanzaremos ese punto de inflexión.

 Base de datos sobre la venta de armamento israelí
Israel exporta armas y equipos militares a unos 130 países de todo el mundo. 
La base de datos ha sido recopilada por el Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) contiene 48 países y seguirá actualizándose regularmente.
El Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) no asume ninguna responsabilidad legal por la información obsoleta, incorrecta o incompleta incluida en este sitio web.
Los diez primeros importadores de armamento israelí son, por este orden, India, Estados Unidos, Turquía. Alemania, Azerbaiján. Vietnam, Colombia, Sri Lanka, Corea del Sur e Italia
https://www.dimse.info/

Entrevista a Omar Barghouti, cofundador de la Campaña BDS, por Adam Shapiro, Director de Abogacía de Israel-Palestina en DAWN Publicada en inglés en DAWN, 24 de marzo de 2022

Fuente: http://causaarabeblog.blogspot.com/2022/03/entrevista-omar-barghouti-cofundador-de.html

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner