Nuevo reglamento israelí para ingresar a Cisjordania pretende restringir los viajes de los extranjeros y controlar a la población palestina

27 de abril de 2022

Expertos jurídicos, académicos y grupos de derechos digitales palestinos han expresado su indignación por una nueva política israelí para la entrada y residencia de extranjeros en la Cisjordania ocupada, que, según dicen, complica aún más las normas de circulación y añade restricciones a un sistema ya discriminatorio.

La ordenanza de 97 páginas, denominada Procedimiento de entrada y residencia de extranjeros en la zona de Judea y Samaria (PDF), término que utiliza el gobierno israelí para referirse a Cisjordania.

La política tiene normas de entrada más amplias, lo que, según algunos expertos jurídicos, es un intento de restringir y rastrear los viajes de los extranjeros a los territorios palestinos ocupados, controlar el crecimiento de la población palestina y mantener datos sobre las reclamaciones de tierras de los palestinos con nacionalidad extranjera.

Las nuevas normas, que entrarán en vigor el 22 de mayo, se publicaron en febrero pero recibieron poca atención en ese momento.

La normativa trata a Cisjordania como parte integrante de Israel, utilizando términos como viajar a “Judea y Samaria” o a la “Zona”. También estipulan la entrada a Israel con fines de “tránsito” a Cisjordania.

Las normas también complican y formalizan las restricciones de entrada escritas y no escritas para los extranjeros que deseen visitar, hacer negocios, reunirse y residir con sus familias palestinas, trabajar o ser voluntarios en Cisjordania, o estudiar o enseñar en instituciones académicas palestinas.

Los palestinos titulares de un pasaporte extranjero deben proporcionar información -a efectos de visado- en una solicitud de aprobación previa al viaje, que incluye los nombres y números de identificación nacional de los familiares de “primer grado”, u otros no familiares con los que pueden quedarse o visitar.

Los palestinos que están fuera de este inhumano sistema de identificación deben ahora comunicar a las autoridades israelíes los datos de sus familiares de primer grado y de las personas que piensan visitar en Cisjordania.

Los expertos en derechos digitales afirman que es probable que la información personal de los viajeros y de sus familiares y conocidos se utilice en los esfuerzos de vigilancia masiva y recopilación de datos de Israel.

“Se trata de un ejercicio de vigilancia”, afirma Marwa Fatafta, responsable de políticas para Oriente Medio y Norte de África de Access Now, un grupo de derechos digitales. “Con la nueva política, las autoridades israelíes quieren trazar un mapa de los círculos sociales y las propiedades de los palestinos que viven en el extranjero con pasaportes extranjeros”.

“Todo el sistema de identificación está construido para controlar los dos aspectos más cruciales de Palestina: la gente y la tierra. Ahora, en cierto modo, también se aplicará a los palestinos con vínculos en Cisjordania”, dijo a Al Jazeera.

Los palestinos con pasaporte extranjero también deben declarar si poseen propiedades o pueden heredar alguna en Cisjordania. No se explica por qué esta información es necesaria para tramitar una solicitud de entrada.

Según la nueva política, se establecen diferencias entre los viajeros que desean visitar a los palestinos en Cisjordania y los que visitan a los colonos israelíes. Sólo los que visitan a palestinos deben obtener una aprobación antes de sus visitas y proporcionar la información mencionada.

El documento dice que el objetivo de las nuevas normas es “definir los niveles de autoridad y la forma de tramitación de los extranjeros que deseen entrar en la zona de Judea y Samaria”. Las autoridades israelíes afirman que las restricciones a los viajes a Cisjordania son necesarias por motivos de seguridad.

Al Jazeera se puso en contacto con el COGAT, el organismo civil del ejército israelí que administra Cisjordania, para que comentara las nuevas normas, pero no recibió respuesta en el momento de la publicación.

Efecto en el mundo académico palestino

Los académicos que quieran estudiar o trabajar en cualquier universidad de Cisjordania, incluida la Jerusalén Oriental ocupada, están sujetos a cuotas y otras restricciones para el trabajo académico, según la nueva normativa.

Sólo 150 estudiantes extranjeros podrán estudiar en las facultades y universidades palestinas, y aun así, sólo podrán hacerlo en disciplinas previamente aprobadas.

El documento estipula: “Las solicitudes de permiso en virtud de esta sección se aprobarán si se demuestra -a satisfacción del funcionario autorizado de la COGAT- que el profesor contribuye significativamente al aprendizaje académico, a la economía de la zona o al avance de la cooperación y la paz regionales”.

Las mismas restricciones no se aplican a quienes deseen estudiar en instituciones académicas israelíes, ya sea dentro de Israel o de Cisjordania.

Los titulares de títulos de postgrado sólo pueden dar clases en instituciones palestinas durante un semestre por año académico y se les prohíbe volver a dar clases durante nueve meses. Si el profesor tiene un doctorado y las autoridades israelíes lo consideran un profesor “distinguido”, puede permanecer durante más tiempo; sin embargo, hay un cupo de 100 profesores distinguidos extranjeros.

Basri Saleh, subsecretario del Ministerio palestino de Educación Superior e Investigación Científica, dijo que el gobierno israelí estaba “apretando las tuercas” de forma arbitraria a las personas que intentaban entrar en Cisjordania. Las nuevas restricciones israelíes “obligarán a muchos profesores y académicos que han trabajado durante muchos años en universidades palestinas a marcharse”, dijo Saleh.

En un comunicado, la Universidad de Birzeit, una de las instituciones académicas más prestigiosas de Cisjordania, criticó los nuevos procedimientos e instó a “todas las instituciones académicas y organizaciones de derechos humanos” a unirse a la condena de “esta clara violación del derecho internacional”.

Fuente: Al Jazeera

Al Aqsa en nuestros días

 

“ … están los judíos, a los que hemos prometido introducir en Palestina, y que dan por descontado que la población local será expulsada en beneficio de ellos”. 25 de octubre de 1919, declaración de Winston S. Churchill.

El genocidio sobre el pueblo palestino, expuesto palmariamente a lo largo de los años de recolonialismo sionazista en el país, en los últimos días ha llenado de sangre los ojos de la gente común. Aun así, los pueblos de lo que se ha dado en llamar Occidente, viejo imperialismo, viven en estado de insensibilidad con la droga propagandística de la clase que los domina. ¿Y con la sangre en los ojos qué ha hecho?: Nada, ni pestañear. Los Churchill, los sionazis, son tan inhumanos que asesinan niños, mujeres, hombres, asaltan y destrozan los Santos Lugares y tampoco pestañean. ¿Saben por qué?: porque ellos no tienen historia, solo tienen antecedentes criminales, eso seguro que lo ha leído en numerosos lugares, y lo confirman sus actos. Aunque eso sí, a su inhumanidad diaria para acabar con el pueblo palestino suman el envío de armas, instructores y equipos para la guerra a su compadre sionazi Zelinsky, al que por cierto el gobierno sionista de España-Estado español le invita y le visita enviándole armamento, comprometiendo a los pueblos de la península en el accionar del aparato ucronazi contra la población rusohablante.

También en el Estado español hay un SáncheZelenky, no es por casualidad que ni sus antecesores ni él hayan reconocido el Estado de Palestina. Los mismos crímenes que cometen los sionazis con armas que les sirven los países “occidentales”, los mismos se repiten en Ucrania, limpieza étnica y barbarie: ha habido un intercambio de prisioneros entre Rusia y Ucrania con la asistencia de la Cruz Roja como garante y testigo, y la Cruz Roja ha quedado espantada de lo que ha comprobado, mientras los prisioneros que entregaba Rusia se encontraban todos atendidos cuidadosamente siguiendo las leyes internacionales, los entregados por los ucronazis se encontraban con heridas, extremidades amputadas, brazos, piernas, dedos, ojos reventados, castrados, hambrientos, … ¿Qué necesitan los ojos de la población occidental para pestañear y ponerse en pie?, ¿dirán después de un tiempo, cuando el horror llene todos los momentos de su vida, que no sabían nada?, ¿quieren dar su sangre al imperialismo- sionazismo?

¿Qué hacen los terroristas subiendo por los tejados de la mezquita de Al Aqsa?, ¿rompen los cristales y el tejado para que el destrozo haga daño espiritual?, ¿disparan al interior del templo causando cientos de heridos entre los palestinos indefensos y se creen valientes y dignos de respeto? Solo la peor calaña que pisa la Tierra, la bestia que odia como su única forma de existir puede cometer semejantes delitos. ¿Los ojos de los pueblos de occidente ven algo?, ¿los pueblos de occidente sienten algo?, ¿la casta de los “intelectuales” ve o siente algo? no valdrá decir “No sabíamos nada”, quizás ni puedan decirlo porque su falta de humanidad los ha vaciado y puede decirse que son pura filfa, un verdadero deshecho que repugna.

Pero, ¿qué hacen los gobiernos árabes cuando en su presencia los sionazis asesinan diariamente al pueblo palestino, y con más saña en el mes sagrado del Ramadán? No hablen solo de Derechos, ¡únanse y ejérzanlos!, ¡empiecen por no comerciar con los sionazis y los regímenes que los respaldan! ¡Benditos sean los mártires y prisioneros palestinos! ¡Bendito sea el `pueblo palestino!¡Benditos los rebeldes al sionazismo! ¡Benditos los judíos que se ponen al lado del pueblo palestino! ¡Benditas las gentes que levantan la bandera de Palestina en el mundo! Los líderes cristianos palestinos han declarado que morirán por Al Aqsa si es necesario, ¿y los jefes del cristianismo en el mundo?

Los sionazis quieren que la lucha de los palestinos aparezca como una lucha religiosa y no como una lucha por la liberación del pueblo palestino. Rusia advierte al sionazismo que deje de enviar a Ucrania armas, que deje de enviar instructores, que deje de enviar sistemas de espionaje tecnológico, que deje de instruir en su territorio a mercenarios, y China pide en la ONU que se ponga de relieve la causa de Palestina. La Liga Árabe exige a los sionazis que abandonen la Mezquita de Al Aqsa.

¡Póngase remedio! ¡Se hace urgente detener a los protectores del sionazismo! ¡Se hace urgente detener a los asesinos sionazis, esos que en periódicos y emisoras llaman “terroristas” al pueblo que defiende a Palestina! ¡Detener al ocupante y expulsarlo de los asentamientos, ¿no son considerados “crímenes de guerra”! El derecho a la rebelión figura como un principio en todas las Declaraciones de Derechos Humanos, desde el siglo XVII hasta hoy, no digan después que no lo sabían, eso solo lo dijeron los nazis, esa peste de la que vienen los sionazis.

Ahora bien, ¿por qué he empezado poniendo una declaración de Churchill sobre los sionistas y su intención de acabar con el pueblo palestino?, porque Churchill era un nazi-sionazi encubierto al que los regímenes occidentales han glorificado, y para dibujarle más claramente termino con otra de sus declaraciones racistas: “La mejora de la raza británica es el objetivo de mi vida”. ¿Entienden mejor ahora el supremacismo racista que ha empujado al sionazismo contra Al Aqsa, contra Palestina, contra el Pueblo Árabe? ¿Entienden ahora que van contra todos los Pueblos?   

El presidente Abbas viaja a Jordania para reunirse con Abdullah II

RAMALLAH, miércoles 27 de abril de 2022 (WAFA) – El presidente Mahmoud Abbas partió este miércoles a la capital jordana, Amman, para reunirse con el rey Abdullah II.

Los dos líderes tienen previsto discutir los últimos acontecimientos en la realidad palestina, centrándose en los esfuerzos para defender y proteger los lugares sagrados en la ciudad ocupada de Jerusalén Este y promover la cooperación en temas de interés común.

La reunión, a la que asistirá una gran cantidad de funcionarios de ambos lados, será seguida por una cena Iftar.

La visita se produce durante la última semana del mes de ayuno musulmán del Ramadán, en el que la policía israelí reprimió violentamente a los fieles palestinos en el complejo de la mezquita Bab al-Amoud y Al-Aqsa de Jerusalén.

Las tensiones de 2022 recordaron las tensiones de mayo de 2021 y Ramadán por la toma de propiedad palestina por parte de los colonos israelíes en Sheikh Jarrah y las invasiones del complejo de la mezquita.

Durante el mes de Ramadán de 2021, Jerusalén fue testigo de protestas y enfrentamientos nocturnos entre la policía israelí y los fieles palestinos, y aumentaron las tensiones por la decisión de la policía de prohibir a las personas sentarse en las escaleras fuera de Bab al-Amoud con el pretexto de implementar las restricciones del coronavirus. y su decisión de desconectar el suministro eléctrico a la llamada a la oración en el recinto de la mezquita.

Las tensiones aumentaron aún más tras las expulsiones forzadas de familias palestinas de sus casas en Sheikh Jarrah.

Los derechos humanos de los palestinos no deben ser una herramienta diplomática en el juego de las naciones

Foto: palestinas levantan pancartas durante una concentración en la que exigen un apoyo internacional para los palestinos contra Israel similar al mostrado para los ucranianos contra Rusia el 7 de marzo de 2022 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

27 de abril de 2022

Por Elif Selin Calik

Después de que nueve activistas turcos fueran asesinados por comandos israelíes que abordaron el barco humanitario turco MV Mavi Marmara en 2010 en aguas internacionales (un décimo activista murió de sus heridas más tarde), la comunidad internacional no condenó categóricamente esta brutal violación de los derechos humanos; tampoco se ofreció a mediar entre Turquía e Israel. Sin embargo, a los pocos días de la invasión rusa de Ucrania, los países occidentales comenzaron a apoyar el oleoducto energético entre Turquía e Israel para establecer un corredor energético entre ambos países. Si este proyecto se materializa, Europa tendrá una alternativa a la energía rusa, cuyas importaciones alcanzaron los 155.000 millones de metros cúbicos el año pasado. Cuando se trata de beneficios políticos, los responsables políticos aprovecharán cualquier oportunidad y cambiarán cualquier táctica para garantizar que se cuidan sus propios intereses nacionales.

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, los gobiernos occidentales han endurecido progresivamente las sanciones contra los líderes políticos, multimillonarios y empresas rusas, mientras apoyaban públicamente la resistencia popular ucraniana y abrían sus fronteras a los refugiados. Los periódicos y los canales de televisión han celebrado la resistencia ucraniana con conmovedoras historias humanitarias. En la primera emisión de este tipo, el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, se dirigió al público en los premios anuales de música Grammys, vistos por millones de personas en la televisión. Este apoyo parece normal en todos los países en los que se establece el Estado de Derecho.

Sin embargo, ¿hay alguna diferencia entre las mujeres ucranianas que luchan contra el ejército ruso con Kalashnikovs, y cualquier número de mujeres palestinas que han pagado con sus vidas por enfrentarse a la ocupación israelí de su tierra? ¿Por qué los liberales, demócratas y defensores de los derechos humanos occidentales no muestran la misma solidaridad con los palestinos a pesar de que Israel se ha hecho con el control del 85% de Palestina?

Esta aparente hipocresía y falta de solidaridad no es nada nuevo. La activista estadounidense de derechos humanos Rachel Corrie murió aplastada por una excavadora israelí blindada en la Franja de Gaza en 2003. La madre de Corrie destacó brillantemente el doble rasero cuando dijo «Ella creía que sus rasgos extranjeros y su pelo rubio disuadirían a la excavadora, pero se equivocó. Murió aplastada cuando la excavadora de los colonos israelíes la atropelló repetidamente y ahora su caso está olvidado por la comunidad internacional. El conductor de la excavadora no había visto a Raquel antes de que fuera aplastada por el vehículo», se afirma. No se presentaron cargos y el caso se cerró».

Lo que la guerra de Ucrania ha puesto de manifiesto muy claramente es cómo los políticos de Occidente utilizan los derechos humanos para sus estrechos intereses nacionales. Después de invadir un país vecino soberano, el embajador de Rusia en Israel, Anatoly Viktorov, advirtió que Moscú responderá «en consecuencia» si Tel Aviv suministra a Kiev equipo militar defensivo, y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú condenó -y así destacó en la escena internacional- «la ocupación ilegal y la anexión progresiva de territorios palestinos por parte de Israel». Esta condena sólo se produjo después de que el gobierno israelí enviara ayuda humanitaria a Ucrania.

Con retraso, el presidente palestino Mahmoud Abbas ha declarado que «los acontecimientos actuales en Europa han mostrado un flagrante doble rasero», ya que los gobiernos de Estados Unidos y Europa han prestado ayuda militar y apoyo moral a Ucrania, mientras que no han condenado los abusos israelíes contra los palestinos. Está claro que los derechos de los palestinos son ignorados por la comunidad internacional de forma rutinaria hasta el momento en que su mención en un escenario global pueda resultar en algún estrecho beneficio nacional.

La cruel realidad es que los civiles ucranianos están sufriendo a manos de Moscú mientras el gobierno aparentemente sueña con resucitar el desvanecido imperio ruso-soviético. La intención es mostrar su puño de hierro a la OTAN y a Estados Unidos.

Los civiles palestinos, por supuesto, han estado experimentando una brutal ocupación militar durante décadas, no una cuestión de semanas; desde junio de 1967, de hecho. Según Amnistía Internacional, medio siglo de ocupación israelí de Cisjordania, incluido Jerusalén Este, y la Franja de Gaza ha dado lugar a violaciones sistemáticas de los derechos humanos -incluido el delito de apartheid- contra los palestinos que viven allí.

La llamada «barrera de separación» de Israel se ha construido durante los últimos 20 años aproximadamente, supuestamente como medida defensiva contra la legítima resistencia palestina a la ocupación militar; ese argumento de «seguridad» se ha «derrumbado» desde entonces. Sin embargo, cientos de miles de colonos israelíes ilegales viven ahora en asentamientos ilegales a los que se llega por carreteras exclusivas para colonos más allá del muro. Gran parte de los 708 kilómetros del «muro del apartheid» están construidos en territorio palestino ocupado.

«La barrera», escribió esta semana el director adjunto de la División de Oriente Medio y Norte de África de Human Rights Watch, Eric Goldstein, «sirve para otro propósito [además de la defensa]: solidificar el control israelí sobre grandes extensiones de Cisjordania». Lo ilustró con una visita a un asentamiento cuyos residentes parecen no haber «entendido el mensaje» sobre la naturaleza «defensiva» del muro: «Durante años, algunos de ellos han atravesado la valla original del asentamiento para explotar granjas de caballos en la zona de amortiguación». Las granjas, señaló Goldstein, se asientan en terrenos próximos a la barrera, que en esta zona no consiste en un muro sino en una alta valla de eslabones. «Al norte de esa valla, los propietarios palestinos de los terrenos tienen una visión clara de los israelíes que montan a caballo entre sus olivos». El gobierno israelí paga a los israelíes para que reciban «clases de equitación terapéutica», subvencionando así de hecho «la empresa de asentamientos ilegales».

En 2004, el Tribunal Internacional de Justicia determinó que el trazado de la barrera viola el derecho internacional. Israel siguió adelante y lo construyó a pesar de ello. Los colonos ilegales tienen acceso ilimitado a la tierra palestina ocupada, mientras que a sus legítimos propietarios se les bloquea el acceso a lo que es suyo.

Y sin embargo, cuando un palestino intenta resistirse a la ocupación israelí de Palestina, Occidente le llama extremista militante. Los ucranianos que hacen lo mismo en, por ejemplo, Mariupol, son celebrados como héroes. La hipocresía no puede ser más flagrante, porque tanto Israel como Rusia tratan el derecho internacional con desprecio.

Podemos y debemos sacar muchas lecciones de la invasión rusa de Ucrania. Una de ellas es que los derechos humanos de los palestinos también importan, y no deben convertirse en una herramienta diplomática en el juego cínico e hipócrita de las naciones.

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Israel: el poder judicial da cobertura legal a los crímenes del ejército, afirman los grupos de derechos

Foto: fuerzas de seguridad israelíes se despliegan en el interior del complejo de la mezquita de Al-Aqsa el 22 de abril de 2022 [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images].

27 de abril de 2022

Grupos de derechos humanos acusaron el martes al poder judicial israelí de dar cobertura legal a los crímenes del ejército contra civiles palestinos desarmados.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR), el Centro Al-Mezan para los Derechos Humanos y el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel (Adalah) dijeron en una conferencia de prensa en Gaza que la negativa del poder judicial israelí a reabrir una investigación sobre el asesinato de cuatro niños palestinos por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel durante la ofensiva militar del Estado de ocupación en 2014 permite a los oficiales y soldados actuar con impunidad.

El Fiscal General Militar de Israel cerró el caso del asesinato de los cuatro niños en la playa de Gaza el 9 de septiembre de 2019. Los tres grupos de derechos apelaron en 2020 contra el cierre del caso, pero a principios de esta semana el Tribunal Supremo israelí declaró que no se reabriría.

«El poder judicial israelí protege a los soldados de ocupación de ser procesados por crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra», explicó el director si el PHRC, Raji Al-Sourani. «De este modo, el ejército israelí da la espalda al derecho internacional y a las convenciones de derechos humanos».

El director de Adalah, Hassan Jabarin, se dirigió a los periodistas en línea desde Haifa. «Este caso aclara los ataques letales arbitrarios de Israel contra civiles palestinos durante la guerra contra Gaza en 2014, cuando mató a más de 550 niños», señaló. Existe un plan del sistema legal en Israel para defender la agresión israelí contra los palestinos y la «autoridad de evaluación» del ejército israelí, añadió Jabarin. «Esto proporciona plena impunidad a los soldados israelíes. Este caso demuestra que es urgente que una parte internacional, incluida la Corte Penal Internacional, procese a los dirigentes israelíes.»

Isam Younis, director del Centro Al-Mezan, añadió que «esta imprudencia del Tribunal Supremo israelí agrava la cruda realidad de los crímenes israelíes y los crímenes contra la humanidad cometidos por las fuerzas de ocupación contra el pueblo palestino».

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Niño palestino de 14 años liberado después de ser detenido y torturado por agentes israelíes

27 de abril de 2022

Un niño palestino de 14 años fue liberado el martes después de pasar 11 días detenido en Israel, informó el diario Al-Quds Al-Arabi. El niño detenido por militares israelíes fue golpeado durante los interrogatorios.

Un tribunal militar israelí, ubicado cerca de la base militar de Ofer en la Cisjordania ocupada, dejó en libertad bajo fianza a Athal Al-Azzeh. Los fiscales militares israelíes presentarán una apelación contra su liberación, según el abogado palestino Munther Abu Ahmed.

El tío del niño, Mohammed Al-Azzeh, dijo que su detención es una prueba más de que Israel ataca a los niños palestinos.

“Persiguen a los niños y les impiden ejercer su derecho a la educación, su derecho a la libre circulación y el ejercicio de su identidad”, dijo.

Según los informes, las fuerzas israelíes agredieron al niño y luego lo detuvieron mientras viajaba a la casa de su abuela en el campo de refugiados de Beit Jibrin en Belén el 15 de abril.

Las fuerzas israelíes detuvieron a Al-Azzeh a la entrada de Beit Jibrin. Lo llevaron al asentamiento ilegal de Gush Etzion, donde lo interrogaron y lo golpearon en varias ocasiones.

El adolescente fue trasladado más de una vez mientras estaba retenido por las fuerzas israelíes antes de ser llevado al asentamiento de Atarot.

La liberación del joven de 14 años se produjo cuando familiares y simpatizantes de Al-Azzeh realizaron una manifestación cerca del tribunal militar de Ofer durante la sesión judicial del martes.

A Al-Azzeh se le prohibió hablar con su padre durante la sesión judicial del domingo y se podía ver los hematomas en la cara del niño, según Al-Quds Al-Arabi.

El uso de procedimientos militares por parte de Israel contra civiles ha sido ampliamente condenado como injusto por las organizaciones de derechos humanos, particularmente cuando se trata de niños.

Fuentes: Al Quds Al Arabi, Palestine Chronicle y Redes Sociales
Traducción y edición de PalestinaLibre.org

Al menos 46 periodistas han sido asesinados por la ocupación israelí desde el año 2000 y nadie ha rendido cuentas

LONDRES, miércoles 27 de abril de 2022 (WAFA) – Se han presentado ante la Corte Penal Internacional (CPI) documentos legales que acusan a Israel de atacar sistemáticamente a periodistas que trabajan en Palestina y no investigar adecuadamente los asesinatos de trabajadores de los medios, que constituyen crímenes de guerra.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), el Sindicato de Periodistas Palestinos (PJS) y el Centro Internacional de Justicia para los Palestinos (CIJP), en colaboración con destacados abogados de derechos humanos de Bindmans LLP y Doughty Street Chambers, presentaron la denuncia formal ante la CPI a principios de Abril 2022.

La Oficina del Fiscal de la CPI (OPT) acusó formalmente recibo de la denuncia el 25 de abril.

La denuncia que alega crímenes de guerra contra periodistas por parte de las fuerzas de seguridad de Israel ahora será considerada por el OPT y podría conducir a una investigación y procesamiento formales.

La denuncia detalla el ataque sistemático a periodistas palestinos: Ahmed Abu Hussein, Yaser Murtaja, Muath Amarneh y Nedal Eshtayeh, que fueron asesinados o mutilados por francotiradores israelíes mientras cubrían manifestaciones en Gaza. Todos llevaban chalecos PRESS claramente marcados en el momento en que les dispararon.

La denuncia también detalla los ataques contra los medios y el bombardeo de las torres AlShorouk y AlJawhara en la ciudad de Gaza en mayo de 2021, incluidos los casos de Alam News, Al Hayat Newspapers, Mayadeen Media, Al Bawaba 24 y otros.

La FIP ha condenado repetidamente los ataques deliberados contra periodistas e instalaciones de medios por parte de Israel. Al menos 46 periodistas han sido asesinados desde 2000 y nadie ha rendido cuentas.

En diciembre de 2020, la FIP y el PJS presentaron quejas ante los Relatores Especiales de la ONU (UNSR) en las que se establece cómo el ataque sistemático a los periodistas que trabajan en Palestina y su falta de investigación adecuada de los asesinatos de los trabajadores de los medios viola el derecho a la vida y la libertad de expresión viola el derecho internacional humanitario y puede constituir un crimen de guerra.

La denuncia de UNSR también detalló la discriminación, las violaciones a la libertad de movimiento y las restricciones a la acreditación de prensa sufridas por los periodistas palestinos.

Con impunidad continua, los ataques han continuado. En mayo de 2021, Israel bombardeó las instalaciones de los medios de comunicación en Gaza. Al menos dos periodistas murieron y otros 100 resultaron heridos en incidentes separados.

El Secretario General de la FIP, Anthony Bellanger, dijo: “Atacar a periodistas y organizaciones de medios en Palestina viola el derecho a la vida y la libertad de expresión. Estos crímenes deben ser investigados a fondo. Esta focalización sistemática debe cesar. Estamos orgullosos de trabajar con PJS, ICJP, Bindmans y Doughty Street Chambers para asegurar que los responsables de crímenes contra periodistas rindan cuentas”.

La consejera legal del grupo, Jennifer Robinson, y Tatyana Eatwell, de Doughty Street Chambers, dijeron: “Los casos comunicados al Fiscal de la CPI son emblemáticos de los ataques continuos y sistemáticos y el uso de fuerza letal contra periodistas y organizaciones de medios en Palestina por parte de Israel y sus servicios de seguridad. Estos periodistas y organizaciones de medios fueron objeto de ataques en circunstancias que dan lugar a motivos fundados para sospechar que se han cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. A la luz de la continua impunidad de la que disfrutan los perpetradores de estos ataques, las víctimas ahora hacen un llamado al Fiscal de la CPI para que ejerza su jurisdicción y autoridad para investigar y actuar contra la impunidad».

Por su parte Tayab Ali, director de ICJP y socio de Bindmans LLP, dijo: “Una prensa libre es la piedra angular de una democracia. El ataque a periodistas en zonas de conflicto en cualquier parte del mundo es inaceptable y debe traer severas consecuencias para aquellos que intentan ocultar sus crímenes y violaciones matando o mutilando a periodistas. El 5 de febrero de 2021, la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI aceptó que tiene jurisdicción sobre la situación en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. Confiamos en que la CPI investigará y enjuiciará a los perpetradores de los crímenes alegados en nuestra denuncia. No podría haber un momento más importante que ahora para que la CPI y la comunidad internacional envíen una señal clara a los Estados, que promueven sus propios intereses a través de crímenes de guerra, que no tendrán impunidad, sino que se les pedirá cuentas rápidamente por sus violaciones”

Bennett tiene que ir con cuidado o la «Espada de Jerusalén» podría desatarse de nuevo

Foto: El primer ministro israelí, Naftali Bennett, el 10 de abril de 2022 [RONEN ZVULUN/POOL/AFP vía Getty Images].

26 de abril de 2022

Por Ramzy Baroud

Desde el 15 de abril, el ejército de ocupación israelí y la policía han asaltado diariamente la mezquita de Al-Aqsa en la Jerusalén ocupada. Bajo el pretexto de proporcionar protección a las «visitas» provocadoras de miles de colonos judíos israelíes ilegales y fanáticos de derechas, el ejército de ocupación ha herido a cientos de palestinos, incluidos periodistas, y ha detenido a otros cientos.

Los palestinos entienden que los actuales ataques a Al-Aqsa tienen un significado político y estratégico más profundo para Israel que las incursiones anteriores. El Noble Santuario de Al-Aqsa ha sido objeto de incursiones rutinarias por parte de las fuerzas israelíes bajo diversos pretextos en el pasado. Sin embargo, la importancia de la mezquita ha adquirido un peso adicional en los últimos años, especialmente tras la rebelión popular palestina, las protestas masivas, los enfrentamientos y otra guerra israelí contra civiles en Gaza el pasado mes de mayo, a la que los palestinos se refieren de forma reveladora como Saif Al-Quds, Operación Espada de Jerusalén.

Históricamente, Haram Al-Sharif -el Noble Santuario- ha estado en el corazón de la lucha popular en Palestina, así como en el centro de las políticas israelíes. Situado en la Ciudad Vieja de la Jerusalén ocupada, el Santuario se considera uno de los lugares más sagrados para todos los musulmanes del mundo. Ocupa un lugar especial en el Islam, ya que se menciona en el Sagrado Corán y en los dichos del profeta Mahoma. El recinto contiene varias mezquitas históricas y diecisiete puertas, además de otros lugares islámicos importantes. Al-Aqsa es una de estas mezquitas; la Cúpula de la Roca es otra.

La importancia de Al-Aqsa ha adquirido un significado adicional para los palestinos debido a la ocupación israelí que, a lo largo de los años, ha atacado mezquitas, iglesias y otros lugares sagrados palestinos. Por ejemplo, durante la guerra israelí de 2014 contra la asediada Franja de Gaza, el Ministerio palestino de Dotaciones y Asuntos Religiosos dijo que 203 mezquitas fueron dañadas por las bombas israelíes, y 73 fueron destruidas por completo.

Por ello, tanto los musulmanes como los cristianos palestinos consideran que Al-Aqsa, el Santuario y otros lugares musulmanes y cristianos de Jerusalén son una línea roja que no debe cruzar Israel. Generación tras generación, se han movilizado para proteger los lugares aunque, en ocasiones, no han podido hacerlo. En 1969, por ejemplo, el extremista judío australiano Denis Michael Rohan llevó a cabo un incendio provocado en Al-Aqsa.

Incluso las recientes incursiones en la mezquita no se limitaron a atacar y detener a los fieles. El segundo viernes de Ramadán se produjeron muchos destrozos en el interior de Al-Aqsa, y sus famosas vidrieras quedaron destrozadas y el mobiliario roto.

Las incursiones en el Haram Al-Sharif continúan mientras escribo. Los extremistas judíos se sienten cada vez más fortalecidos por la protección que reciben del ejército israelí y el cheque en blanco que les dan los influyentes políticos israelíes. Muchas de las redadas están dirigidas por el miembro de la Knesset israelí de extrema derecha Itamar Ben-Gvir, el político del Likud Yehuda Glick o el ex ministro del gobierno Uri Ariel.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, utiliza sin duda las redadas en Al-Aqsa como una forma de mantener a raya a su electorado religioso y de extrema derecha, a menudo rebelde. La repentina dimisión, el 6 de abril, de Idit Silman, miembro del partido derechista Yamina, dejó a Bennett aún más desesperado en su intento de insuflar vida a su fraccionada coalición. Bennett, que en su día fue líder del Consejo de Yesha, una organización que agrupa a los asentamientos ilegales de la Cisjordania ocupada, llegó al poder gracias a los fanáticos religiosos, tanto en Israel como en los Territorios Palestinos Ocupados. Perder el apoyo de los colonos podría costarle fácilmente su puesto.

El comportamiento de Bennett es coherente con el de anteriores dirigentes israelíes, que han recrudecido la violencia en Al-Aqsa como forma de distraer a su base de votantes de sus propios problemas políticos, o para atraer a la poderosa circunscripción israelí de extremistas religiosos y de derechas. En septiembre de 2000, el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, asaltó la mezquita de Al-Aqsa con miles de soldados israelíes, policías y extremistas afines. Lo hizo para provocar una respuesta palestina y derrocar el gobierno de su archienemigo Ehud Barak. Sharon lo consiguió, pero a un alto precio; su «visita» desató la Segunda Intifada Palestina, que duró cinco años, también conocida como Intifada de Al-Aqsa.

En 2017, miles de palestinos protestaron contra un intento israelí de instalar «cámaras de seguridad» en las entradas del santuario sagrado. La medida fue también un intento del ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de apaciguar a sus partidarios de la derecha, pero las protestas masivas en Jerusalén y la posterior unidad palestina de entonces obligaron a Israel a cancelar sus planes.
Esta vez, sin embargo, los palestinos temen que Israel pretenda algo más que una simple provocación. Israel planea «imponer una división temporal y espacial de la mezquita de Al-Aqsa», según Adnan Ghaith, máximo representante de la Autoridad Palestina en Jerusalén Este. Esta frase en particular – «división temporal y espacial»- también es utilizada por muchos palestinos, ya que temen que se repita el escenario de la Mezquita Ibrahimi.

Tras el asesinato de 29 fieles musulmanes en 1994 a manos de un extremista judío israelí, Baruch Goldstein, y el posterior asesinato de muchos más palestinos a manos del ejército israelí en la mezquita de Ibrahimi en Hebrón (Al-Jalil), Israel dividió la mezquita. Asignó un espacio más amplio a los colonos judíos mientras restringía el acceso a los palestinos, a los que se les permite rezar a ciertas horas y se les prohíbe en otras. Esto es precisamente lo que los palestinos entienden por división temporal y espacial, que ha estado en el centro de la estrategia israelí durante muchos años.

Sin embargo, Bennett debe ir con cuidado. Los palestinos están hoy más unidos en su resistencia y conciencia de los planes israelíes que en cualquier otro momento del pasado. Un componente importante de esta unidad son los ciudadanos palestinos de Israel, que ahora defienden un discurso político similar al de sus compatriotas de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. De hecho, muchos de los defensores de Al-Aqsa proceden de esas comunidades «árabes israelíes». Si Israel continúa con sus provocaciones en Al-Aqsa, corre el riesgo de que se produzca otra revuelta palestina como la del pasado mes de mayo, que comenzó de forma reveladora en Jerusalén Este.

Apelar a los votantes de derechas atacando, humillando y provocando a los palestinos ya no es una tarea fácil, como ocurría a menudo en el pasado. Como nos ha enseñado la «Espada de Jerusalén», los palestinos son ahora capaces de responder de forma unificada y, a pesar de sus limitados medios, incluso de presionar a Israel para que dé marcha atrás en sus políticas. Bennett debe recordar esto antes de llevar a cabo más provocaciones violentas en Al-Aqsa, o la «Espada de Jerusalén» podría desatarse de nuevo.

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

La OLP pide al jefe de la UNRWA que se retracte de sus recientes declaraciones sobre la transferencia de algunos de los servicios de la agencia

Foto: el Comisionado General del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA), Philippe Lazzarini, ofrece una conferencia de prensa en el campamento de refugiados de al-Shati en la ciudad de Gaza el 12 de octubre de 2021 [MAHMUD HAMS/AFP via Getty Images].

26 de abril de 2022

El Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ha pedido al Comisario General del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), Philippe Lazzarini, que se retracte de sus recientes posiciones sobre la posibilidad de transferir los servicios del organismo a otras instituciones internacionales.

En una declaración, el Comité Ejecutivo dijo que rechazaba los esfuerzos por encontrar soluciones a la cuestión palestina bajo el pretexto de las dificultades financieras y la desfinanciación, con el objetivo de provocar un cambio en el estatus político y legal del refugiado palestino, que encarna la UNRWA.

El Comité Ejecutivo advirtió de los viejos y nuevos planes e intentos sospechosos dirigidos a liquidar el trabajo de la UNRWA, y de las repercusiones de sucumbir al chantaje político y financiero para ser coherente con los llamamientos de la ocupación israelí para liquidar la Agencia y remitir sus servicios y tareas a los países de acogida y al Alto Comisionado para los Refugiados.

El Comité pidió a las Naciones Unidas y a los países donantes que cumplan sus obligaciones financieras y adopten un presupuesto fijo para la Agencia, similar al de otras instituciones de las Naciones Unidas.

LEER: Biden visitará Israel, confirma la Casa Blanca

El sábado, Lazzarini advirtió que la situación financiera de la UNRWA en los últimos diez años podría llevar a una interrupción o al fin de los servicios que presta a cinco millones de refugiados palestinos en los territorios ocupados, Jordania, Siria y Líbano.

Durante años, Israel ha presionado mucho para que se cierre la UNRWA, ya que es la única agencia de la ONU que tiene un mandato específico para atender las necesidades básicas de los refugiados palestinos. Si la agencia deja de existir, argumenta Israel, entonces la cuestión de los refugiados debe dejar de existir, y el derecho legítimo de los refugiados palestinos a regresar a su tierra será innecesario. Israel ha negado ese derecho de retorno desde finales de la década de 1940, a pesar de que su propia pertenencia a la ONU se condicionó a que se permitiera a los refugiados palestinos regresar a sus hogares y tierras.

La UNRWA depende casi por completo de las donaciones voluntarias de los Estados miembros de la ONU, lo que la hace extremadamente vulnerable a los grupos de presión pro-israelíes que tienen influencia en varias capitales clave.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner