Demolición de viviendas palestinas y la justicia de Israel

25 de diciembre de 2021

Por Daniel Kupervaser 

La instancia superior de justicia en Israel, la Corte Suprema de Justicia, está constituida por 15 jueces cuya cadencia finaliza inexorablemente a la edad de 70 años. Salvo situaciones de fuerza mayor o incontrolables, todos los jueces cumplieron hasta ahora el período legal prescripto hasta su jubilación. Durante el mes de diciembre de 2020 y a la edad de 65 años, de forma totalmente sorpresiva y sin manifestar motivo alguno, el juez Menachem Mazuz dio a conocer su propósito de renunciar a la distinguida función del alto tribunal en el mes de abril de 2021.

Hoy se sabe el por qué.

En una detallada entrevista al conocido periodista Gidi Waitz, el juez en retiro Mazuz, dibujó una preocupante imagen de la justicia israelí (“El jinete solitario”, Haaretz, 24-12-2021). En esta corta nota solo acentuaremos una de sus acotaciones respecto de la decadencia e injusticias propias del Estado Judío.

Pregunta: “Manny Mazuz, con referencia a resoluciones referidas a la demolición de viviendas de familias de terroristas palestinos usted afirma que la Corte Suprema de Justicia da respaldo a un acto ilegal. ¿Por qué usted lo percibe como tal?

Respuesta: “En la ley del antiguo Oriente, Babilonia, Asiria, el Código de Hammurabi, hace más de 3.000 años, la opinión predominante era que los miembros de la familia son propiedad de quien estaba a su cabecera, y esto se reflejaba en la legislación. Supongamos que un constructor erigía una casa que se derrumba como resultado de su negligencia, y en el accidente muere el hijo del dueño de la casa. ¿Cuál era el castigo en esa época? Matar al hijo del constructor, no al constructor. Violador que se aprovecha de una virgen de cualquier otro, el castigo consiste en aprovecharse de la esposa del violador”.

Y así continua el retirado juez Mazus: “Aparece el judaísmo, con la renovación revolucionaria de las leyes bíblicas, y dijo en varias versiones: ‘Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos morirán por los padres’, ‘Cada uno por su pecado morirá y ‘El hijo no será responsable del pecado del padre y el padre no será responsable por los pecados del hijo’. Posteriormente la justicia universal adoptó la idea y prohibió el castigo colectivo”

¿Como todo esto se relaciona con la realidad israelí? Muy simple, la facilidad con que jueces de la Corte Suprema de Justicia, con el justificativo de ser una medida disuasiva, avalan la decisión del gobierno israelí de demoler viviendas donde convivían terroristas palestinos  que cometieron crímenes contra civiles.  

EL EJÉRCITO DE ISRAEL DEMUELE UNA VIVIENDA PALESTINA EN CISJORDANIA

Para calificar el posicionamiento de la Corte, Mazuz afirma: “Es muy difícil no ver en la demolición de casas un castigo colectivo. Castigan a familiares inocentes, incluso cuando no hay indicios de su participación o conocimiento de los actos de terrorismo. Y generalmente se trata de viviendas donde vive todo el clan. No conozco ningún otro ámbito judicial donde se imponga castigo no a la persona que cometió el delito. Desde mi punto de vista este es un caso extremo. Las demoliciones de viviendas nos están causando a diario un daño internacional. ¿Crees que estos hechos solo se ven aquí? ¿Acaso no saben que todos los años esta temática es materia de propuestas contra Israel en Asambleas anuales del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra y en otros foros internacionales?”

Tampoco se necesita ser un experto en estrategia o seguridad para llegar a la conclusión de lo falaz que significa justificar la demolición de vivienda familiar donde convivía un terrorista palestino con la idea que pueda actuar como mecanismo disuasivo de otros potenciales terroristas. Desde 1967 se estima que Israel demolió más de 28 mil viviendas de palestinos en Gaza y Cisjordania. Hoy está claro que toda esa injusticia y daño a la imagen de Israel en el mundo no logró disuadir a ningún palestino. Hoy en día somos testigos que, una tras otra, hasta mujeres jóvenes salen armadas de un cuchillo de cocina a matar judíos a sabiendas que difícilmente retornen vivas y que, seguramente, el destino de la vivienda de su familia sea la demolición.

La demolición de viviendas de familias de terroristas palestinos tiene un solo motivo, y no es la seguridad para disuadir futuros terroristas, sino político. Se trata de satisfacer el perverso instinto que se ha enraizado en amplias capas de la población judía israelí de hacer sufrir a población palestina, no importa si no se logra detener el terrorismo. Nada más provechoso y recolector de apoyo popular para un político israelí que la ola de placer que representa para una mayoría de la población judía de Israel ver las ruinas de una vivienda palestina.

Por supuesto, las viviendas de terroristas criminales judíos, y los hubo no pocos, como el asesino del primer ministro Rabin, están intactas y nadie se imagina que el Estado Judío sea capaz de tocarlas. Son judíos y no palestinos.

Resulta llamativo que poco más de 70 años llevaron a judíos de Israel al olvido de la epopeya de quienes no se sintieron disuadidos y lucharon por la liberación nacional judía en Israel, aun frente al peligro real e inmediato de la horca inglesa. Incomprensiblemente, hoy en día piensan que demolición de vivienda puede disuadir objetivos idénticos de otro pueblo.   

Se debe tener claro que, en tanto y en cuanto la visión de la mayoría de la población israelí continue con la idea de no separarse geográficamente de los palestinos para poder continuar con la colonización de Cisjordania, necesariamente consolidará el ya existente estado binacional con población palestina oprimida sin derechos civiles. Bajo esa realidad el terrorismo y el derramamiento de sangre se convertirá en una realidad casi diaria en donde la demolición de viviendas palestinas no lo detendrá y solo incrementará la aversión y actos de desprecio hacia Israel y judíos en el mundo.

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 25-12-2021

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

Israel demuele un edificio de viviendas familiares dejando a 21 palestinos sin techo en Jerusalén ocupada

27 de diciembre de 2021

Israel ha incrementado las demoliciones y la incautación de propiedades y tierras palestinas en especial en los barrios de Jerusalén ocupada, donde se aceleran los planes para vaciar la ciudad ocupada de sus habitantes históricos.

21 personas, la mayoría son niños y ancianos, dormirán al aire libre a partir de esta noche, donde las temperaturas llegarán a bajo cero. Uno de los palestinos que su vivienda fue demolida es una persona con necesidades especiales.

La familia Mustafa de la localidad de Al-Isawiya en Jerusalén ocupada, es la propietaria del edificio de tres pisos demolido hoy por la ocupación israelí que en pocos minutos fue convertido en escombros ante los ojos de sus moradores y los vecinos del sector.

Una de las propietarias ha explicado que funcionarios israelíes apoyados y protegidos por militares, expulsaron a los moradores, cerraron la zona y una excavadora procedió a demoler el edificio. La afectada indicó que las autoridades de la ocupación israelí justificaban esta nueva demolición debido a que la edificación no cuenta con los permisos israelíes, a pesar de que las familias llevan años solicitando permisos que las autoridades israelíes de ocupación niegan otorgar cuando se trata de edificaciones para palestinos. Esta actuar es parte de la estrategia israelí de impedir la presencia de los habitantes históricos en Jerusalén.

Según la legalidad internacional Israel carece de jurisprudencia sobre los territorios ocupados, y es un crimen de guerra demoler viviendas y desplazar a civiles bajo ocupación militar extranjera.

Otras 100 familias palestinas de Jerusalen Este están pendientes de ver sus casas destruidas, así como una clínica, debido a los planes de reurbanización que tiene la municipalidad israelí. Cabe resaltar que el coste de estas demoliciones corre a cargo de los propietarios de las viviendas que en caso de no poder pagar incurren una pena de cárcel.

Mas demoliciones en Hizma en Jerusalén ocupada

Hoy las fuerzas de ocupación demolieron 10 instalaciones comerciales en la localidad de Hizma, al noreste de la Jerusalén ocupada, que corresponden a fuentes de ingresos para sus propietarios y un centenar de trabajadores, lo que hará que decenas de familias palestinas queden sin sus fuentes de ingresos.

Todos los informes palestinos e internacionales coinciden en que la ocupación ha intensificado la demolición de viviendas e instalaciones desde principios de este año, incluido el reciente informe emitido por la Oficina de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas «OCHA» en Palestina, que confirmó el macabro incremento en el número de viviendas demolidas por las autoridades de la ocupación, alcanzando este año un aumento del 21% respecto al mismo período del año pasado.

El informe de OCHA confirmó que el número de palestinos desplazados como consecuencia de las demoliciones y toma de sus viviendas aumentó en un 28% durante los primeros nueve meses del presente año, además del fuerte aumento en el número de instalaciones y viviendas demolidas.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

Qatar y la AP acuerdan suministrar gas israelí a la central eléctrica de Gaza

Foto: un camión cisterna con banderas qataríes que transporta combustible para la única central eléctrica de Gaza llega al paso fronterizo de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 28 de junio de 2021 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

28 de diciembre de 2021

Qatar, la Autoridad Palestina (AP) y la compañía eléctrica de Gaza acordaron el domingo avanzar en un proyecto a largo plazo para suministrar gas israelí a la central eléctrica de Gaza, según un comunicado.

El comunicado, emitido por el enviado de Qatar a la Franja de Gaza, Mohammad al Emadi, afirmaba que su país había firmado un memorando para invertir 60 millones de dólares en la creación de un gasoducto para transportar el gas israelí a la central eléctrica de Gaza.

Según el comunicado, el acuerdo definitivo sobre la iniciativa -Gaza para Gaza- no se ha alcanzado y aún podrían pasar meses o años.

La iniciativa, que fue descrita por The Times of Israel como un complejo esfuerzo diplomático, implica a Hamás, la AP, Qatar, Egipto y la Unión Europea, entre otros actores.

Gaza lleva más de 16 años sufriendo un déficit crónico de electricidad desde el bombardeo israelí de su única central eléctrica, que funciona con gasóleo importado.

El proyecto pretende sustituir el combustible diésel por gas procedente de Israel.

La transición de Gaza del combustible diésel al gas natural se considera una solución importante para la crisis eléctrica del enclave.

Gaza tiene una gran cantidad de reservas de gas natural, pero Israel ha impedido a los palestinos utilizar este gas.

Según la propuesta, el gas natural fluiría desde el yacimiento de gas Leviatán de Israel, situado frente a la costa de Gaza. La UE y Qatar pagarían el gasoducto y el gas.

Fuente: M.O.E

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner