Egipto condena la escalada de Israel contra los palestinos

Foto:  El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi (C), el primer ministro israelí Naftali Bennett (D) y el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el jeque Mohammed bin Zayed (I) de Abu Dhabi, celebran una cumbre trilateral en Sharm al-Sheikh, Egipto, el 22 de marzo de 2022 [Embajada de Israel en Egipto/Agencia Anadolu].

04 de abril de 2022

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto condenó ayer la escalada de Israel en los territorios palestinos ocupados y el continuo asalto al patio de la mezquita de Al-Aqsa por parte de judíos bajo la protección de la policía de ocupación.

El portavoz del ministerio, Ahmed Hafez, fue citado por Maariv diciendo que Israel debe «adherirse a las normas del derecho internacional para proporcionar la debida protección a los civiles palestinos», instando a las autoridades israelíes «a poner fin a cualquier práctica que viole la santidad de la mezquita de Al-Aqsa y la identidad de Jerusalén Este».

Hafez pidió a Israel que detuviera su escalada «inmediatamente, especialmente durante el mes sagrado del Ramadán», advirtiendo contra lo que describió como «caer en ciclos de violencia que impiden la estabilidad deseada y perpetúan el clima de tensión que sólo conducirá a una mayor escalada mutua.»

El jueves, el legislador israelí Itamar Ben Gvir irrumpió en Al-Aqsa con varios colonos, escoltados por la seguridad, en lo que los palestinos han descrito como un acto de provocación. Decenas de judíos israelíes también irrumpieron en la mezquita el domingo, segundo día del mes sagrado musulmán del Ramadán.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Brutal represión militar israelí en Jerusalén ocupada deja a lo menos 19 heridos

04 de abril de 2022

Las fuerzas represivas con sus distintos equipos, «la policía, guardias militares fronterizos, inteligencia, fuerzas especiales y la unidad encubierta», se desplegaron en gran número en las calles de Jerusalén, coincidiendo con la presencia de cientos de jerosolimitanos en la plaza de Bab al-Amoud.


Ayer domingo por la noche, 19 palestinos resultaron heridos durante la represión israelí en contra de los palestinos en el sector de la Puerta de Damasco o Bab Al-Amoud en Jerusalén ocupada.

Las fuerzas de ocupación persiguieron a los palestinos en la zona de Bab Al-Amoud y las calles adyacentes de la ciudad antigua de Jerusalén, horas después de que el canciller israelí Yair Lapid hiciera una provocativa gira en la ciudad ocupada acompañado y protegido por centenares de agentes de la ocupación.

Las fuerzas represivas con sus distintos equipos, «la policía, militares fronterizos, inteligencia, fuerzas especiales y la unidad encubierta», se desplegaron en gran número en las calles de Jerusalén, coincidiendo con la presencia de cientos de jerosolimitanos en la plaza de Bab al-Amoud.

Las fuerzas reprimieron a los transeúntes con bombas de sonido, gases lacrimógenos golpeando y deteniendo a los palestinos presentes en el sector.

Las fuerzas de ocupación arrestaron a 4 habitantes de Jerusalén del área y golpearon severamente a un joven durante el arresto y el arresto dentro de la sala de “detención» establecida en la entrada de Bab al-Amud».

La «unidad encubierta» también arrestó a un joven y lo agredieron mientras caminaba, y apuntaron con sus armas a los otros transeúntes amenazándolos con disparar.

La Media Luna Roja Palestina informó que sus equipos atendieron a 19 heridos, varios fueron trasladados al hospital para ser atendidos.

Las fuerzas golpearon brutalmente a un anciano mientras se encontraba en las inmediaciones de la sala de “detención» en Bab Al-Amoud para ver cómo estaba su hijo herido y detenido dentro de la sala. El anciano fue golpeado por varios agentes debido a su solicitud de que su hijo sea trasladado a un hospital para atender sus heridas.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada

El Gobierno palestino acusa a Israel de ‘incrementar deliberadamente las tensiones en Jerusalén’

04 de abril de 2022

«Condena en los términos más firmes las violaciones y crímenes de la ocupación». Y ha manifestado que las autoridades israelíes «se apresuran para completar el proceso de israelización y judaización de Jerusalén e imponer la soberanía israelí sobre los lugares santos cristianos e islámicos, con una división temporal de la Explanada de las Mezquitas».

El Gobierno palestino ha acusado este lunes a Israel de «incrementar deliberadamente las tensiones en Jerusalén» coincidiendo con el inicio del mes de Ramadán, después de los enfrentamientos registrados durante los últimos dos días frente a la Puerta de Damasco, una de las principales entradas a la Ciudad Vieja de la localidad.

El Ministerio de Exteriores palestino ha señalado en un comunicado publicado en su página web que «condena en los términos más firmes las violaciones y crímenes de la ocupación» y ha hecho al Ejecutivo israelí «directa y totalmente responsable de los resultados y repercusiones de su deliberada acción para incrementar las tensiones en Jerusalén».

Así, ha manifestado que las autoridades israelíes «se apresuran para completar el proceso de israelización y judaización de Jerusalén e imponer la soberanía israelí sobre los lugares santos cristianos e islámicos, con una división temporal de la Explanada de las Mezquitas».

El Ministerio de Exteriores palestino ha criticado además la entrada de «rabinos y colonos» en la Explanada de las Mezquitas, conocida por los judíos como Monte del Templo, y ha recalcado que «es prueba de las intenciones malignas de Israel para dar la impresión de que Jerusalén es capital del Estado ocupante».

Horas antes, había condenado la «provocativa» visita realizada por el ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, a la Puerta de Damasco y había criticado su promesa de reforzar la presencia de fuerzas de seguridad, que describió como «una incitación contra los palestinos con el privilegio de acusarlos por adelantado».

Lapid afirmó el domingo durante una visita a la zona con el jefe de la Policía, Kobi Shabtai, y varios parlamentarios de su partido que las fuerzas de seguridad contaban con «el apoyo total» del Gobierno. «Es un momento difícil y tenso, pero tenemos una fuerza policial de la que podemos depender», dijo.

En este sentido, el ministro detalló que otros 8.000 agentes serán desplegados en todo el país de cara a las fiestas de Pascua y Pésaj ante el reciente repunte de las tensiones, que incluyó enfrentamientos a última hora del domingo entre manifestantes palestinos y fuerzas de seguridad cerca de la Puerta de Damasco.

Los incidentes, que tuvieron lugar por segundo día consecutivo, incluyeron el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de seguridad, que detuvieron a un número indeterminado de personas por su presunto papel en el lanzamiento de botellas y piedras contra los agentes, según ha recogido el diario ‘The Times of Israel’.

Fuente: Europa Press

Fuerzas de Ocupación asesinan a palestino en Hebrón

01 de abril de 2022

Las tropas de Ocupación israelíes asesinaron a un joven palestino tras una incursión en la ciudad de Hebrón, en Cisjordania ocupada.

El fallecido fue identificado como Ahmad Al Atrash, de 29 años, quien recibió un disparo en la cabeza por parte de un soldado israelí y luego fue trasladado al hospital donde ingresó fallecido.

Las fuerzas de Ocupación israelíes irrumpieron en la zona de Bab Al Zawiya, en el centro de Hebrón, y luego se produjeron enfrentamientos con jóvenes palestinos, luego que fueran atacados por los soldados.

Cabe señalar que el Al Atrash fue liberado de las prisiones de ocupación hace aproximadamente un año y tres meses, tras seis años de detención en cárceles israelíes.

Fuente: Days of Palestine

«Nuestro momento sudafricano»

Fuentes: CSCA [Foto: El arzobispo sudafricano Desmond Tutu con Omar Barghouti en Ciudad del Cabo en 2013 (Yazeed Kamaldien)]

Más allá del campo de batalla en Ucrania, la respuesta internacional a la invasión rusa se ha movido con una velocidad y un alcance sin precedentes, desde las amplias sanciones al gobierno ruso hasta la desinversión de grandes empresas en Rusia y el boicot a los productos rusos. Pero para destacados activistas palestinos como Omar Barghouti, «la flagrante hipocresía de Occidente» es inevitable.


«Estos actos han echado por tierra todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia», afirma en una entrevista de Democracy in Exile, en referencia al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones que cofundó en 2005. El movimiento BDS, que comenzó entre la sociedad civil palestina y ha crecido hasta convertirse en una campaña solidaria internacional, pretende ejercer presión económica y política sobre Israel para que ponga fin a su ocupación del territorio palestino, de forma similar a los boicots, desinversiones y sanciones internacionales que aislaron al gobierno del apartheid en Sudáfrica y ayudaron a acabar con ese sistema racista.


La hipocresía es evidente también en las docenas de leyes estatales y otras medidas en Estados Unidos que apuntan al boicot de Israel, incluso en el Congreso. Barghouti, que también es miembro del comité fundador de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel, dice que los palestinos «empatizan con los millones de ucranianos, especialmente los refugiados». Pero los boicots a todo lo ruso, advierte, corren el riesgo de castigar a personas que no están involucradas en la guerra de Rusia, basándose sólo en su identidad. «El BDS apunta a la complicidad, no a la identidad», dice. «Cuando se ataca a una persona porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales».

La siguiente transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad y extensión.

Antes de pasar a la historia del BDS, creo que es importante hablar de lo que está ocurriendo ahora mismo sobre el terreno en Israel y Palestina, ya que ciertamente parece que ha habido una escalada, si es que esa es una forma adecuada de decirlo, de ataques contra los palestinos en los últimos meses, incluso año, incluyendo desalojos, demoliciones de casas, expropiación de tierras, asesinatos, incluso de niños, redadas nocturnas y redadas contra estudiantes e instituciones educativas. ¿Qué está pasando y por qué cree que parece haber un aumento de la violencia contra los palestinos desde el pasado mes de mayo?

Sí, efectivamente. El régimen israelí de ocupación militar, colonialismo de colonos y apartheid se siente más invencible que nunca, hasta el punto de que, como ha dicho, su ejército está matando a niños palestinos a plena luz del día con total impunidad. Pero estos crímenes de guerra no son nuevos para Israel. La Gran Marcha del Retorno en Gaza en 2018 -decenas y decenas y decenas de palestinos fueron disparados, a veces a muy corta distancia sin presentar ninguna amenaza para nadie, según el derecho internacional. Su asesinato y sus heridas constituyeron definitivamente crímenes de guerra en su momento. Pero Israel se salió con la suya.

El régimen de Israel siempre ha utilizado este nivel de violencia espantosa contra los palestinos desde el establecimiento de Israel durante la Nakba en 1948, perpetrando masacres, limpieza étnica, violaciones y saqueos contra los palestinos indígenas. Esta violencia colonial ha sido una característica del régimen de opresión de Israel, no un error, no una aberración. Lo que ha cambiado, hasta cierto punto en los últimos años, es el aumento relativo de la influencia de Israel y el aumento relativo de la influencia del lobby israelí en Estados Unidos y en la mayor parte de Europa, lo que garantiza la total impunidad de sus crímenes. Israel ha garantizado que puede salirse con la suya, literalmente, con sus crímenes, con la construcción de asentamientos, con las demoliciones de viviendas en Sheikh Jarrah, con la limpieza étnica progresiva de la población, etcétera. Puede salirse con la suya porque se ha asegurado un cierto nivel de influencia y un cierto nivel de convergencia de intereses con las potencias imperiales de Occidente.

Pero la sombra del «muro de hierro» de Jabotinsky sigue planeando sobre Israel y su proyecto sionista. En 1923, Ze’ev Jabotinsky, un destacado líder sionista, teorizó sobre la necesidad de establecer una especie de muro mental en la mente colectiva de los palestinos. Escribió: «Toda población nativa del mundo se resiste a los colonos mientras tenga la más mínima esperanza de poder librarse del peligro de ser colonizada. La colonización sionista debe detenerse o, de lo contrario, seguir adelante sin tener en cuenta a la población nativa». En primer lugar, es curioso que los primeros sionistas fueran muy honestos. Ellos son colonos y nosotros somos la población nativa; ahí no había ninguna ambigüedad. Jabotinsky recomendó un «muro de hierro» para colonizar nuestras mentes indígenas con la desesperanza de que es totalmente inútil tratar de resistir este poder hegemónico del Israel sionista.Respaldado por Estados Unidos y Europa, Israel ha construido no sólo este «muro de hierro» -intenta construirlo todo el tiempo- sino que también ha construido muros de hormigón, obviamente, y ha empleado una violencia extrema contra nosotros precisamente para grabar en nuestra conciencia colectiva la inutilidad de resistirse a su hegemonía colonial y a su sistema de apartheid. Eso es lo que ocurre sobre el terreno. No es sólo el horror diario, los crímenes diarios. Es la impunidad que hay detrás de esos crímenes y que permite que continúen sin ninguna medida punitiva.

Esto es un buen punto de partida para la siguiente pregunta, que es que debido a la invasión rusa de Ucrania, se ha prestado más atención que nunca a las tácticas de boicot, desinversión y sanciones. Y parte de esa atención, al menos en las redes sociales y en los medios de comunicación más progresistas, así como por parte de un sorprendente número de figuras políticas en Europa, digamos, ha sido señalar la total hipocresía del apoyo al BDS con respecto a las acciones de Rusia en Ucrania, y la criminalización del BDS cuando se trata de las acciones de Israel en Palestina. ¿Cómo ve esta dinámica tanto a corto como a largo plazo?

En primer lugar, los palestinos observan con empatía el sufrimiento de millones de ucranianos que se enfrentan a esta guerra ilegal, a esta invasión ilegal rusa, que viola la Carta de la ONU. Empatizamos con los millones de ucranianos, especialmente con los refugiados. Los palestinos sabemos muy bien, por nuestra historia, lo que significa ahora para millones de personas. Entonces, [en 1948], eran cientos de miles de palestinos. Pero en proporción, era la mayoría de los palestinos los que tenían que abandonar su patria. Por supuesto, circunstancias muy diferentes en ambos casos. Pero es importante señalar esto.

Además de la flagrante hipocresía de Occidente, la rapidez con la que todas las organizaciones culturales, académicas y políticas, así como las deportivas, las empresas y los parlamentos, han impuesto boicots generales y sanciones amplias contra Rusia e incluso contra los rusos de a pie, sólo unos días después de la invasión de Ucrania, envía un mensaje muy claro y racista a los palestinos, yemeníes, iraquíes, afganos, latinoamericanos, africanos… a muchos, muchos pueblos de todo el Sur Global, de que nuestras vidas y nuestros derechos como gente de color no cuentan a los ojos del Occidente imperial. Es un mensaje claramente racista.

Irónicamente, estos actos por parte de los Estados e instituciones y universidades occidentales, etc., y las declaraciones que los justifican -horrorosamente rusofóbicas, realmente aterradoras, que apuntan a los rusos sobre la base de su identidad y su discurso político, no sobre la base de su complicidad real en cualquier crimen-, hacen que todas estas medidas sean muy diferentes. Son completamente antitéticas al principio ético del movimiento BDS, que es que el BDS apunta a la complicidad, no a la identidad. Y este es un punto muy importante que hay que mencionar.
Nunca hemos llamado a atacar a nadie por su identidad. Sólo hemos pedido boicots contra instituciones, no contra individuos. Y cuando se ataca a un individuo porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales. Ni siquiera los genios rusos que murieron hace más de 100 años, como Dostoyevski y Tchaikovsky, se han librado de esos locos y salvajes boicots occidentales.

Pero estos actos ya han echado por tierra, de hecho, todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia. Como dijo Ali Farag, campeón mundial egipcio de squash, hace sólo un par de días: «Nunca se nos ha permitido hablar de política en el deporte, pero de repente se permite. Espero que la gente se fije también en la opresión en todo el mundo. Los palestinos han pasado por eso durante los últimos 74 años, pero supongo que como no encaja en la narrativa de los medios de comunicación de Occidente, no podíamos hablar de ello. Así que ahora podemos hablar de Ucrania, podemos hablar de Palestina».
Lo que ocurre básicamente es que, de repente, nada está por encima de la política. El arte, la literatura, el cine, el mundo académico, el deporte, todos los aspectos de la cultura ya no están «por encima de la política», como nos decían durante años y años y años. ¿Y qué dirán esas mismas instituciones y figuras culturales e incluso los parlamentos cuando volvamos a ellos con nuestras demandas de BDS contra un régimen de ocupación y apartheid que lleva 74 años, no tres semanas?

Como hemos visto aquí, en Estados Unidos, donde resido, varios estados han pasado a criminalizar el BDS cuando se dirige a Israel, aunque algunos tribunales han anulado parte de esa legislación. En Alemania, por ejemplo, las leyes son aún más restrictivas y el país ha pasado a adoptar la definición de trabajo de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto. Pero también vemos cada vez más entidades que apoyan y respaldan el llamamiento palestino al boicot, la desinversión y las sanciones, incluso en el ámbito académico y cultural. Desde su punto de vista, ¿Cómo vería el estado actual de la lucha por utilizar el BDS para aislar a Israel y lograr cierta medida de justicia?

Todas estas legislaciones estatales en Estados Unidos y algunos gobiernos occidentales en Europa aún no han criminalizado el BDS, aunque Francia estuvo muy cerca y el Reino Unido está tratando de llegar a ello. Pero ciertamente lo han demonizado y han penalizado el activismo de BDS, eso es seguro. El parlamento alemán emitió una declaración que básicamente desprestigiaba al movimiento BDS. Los órganos legislativos de Estados Unidos fueron mucho más lejos que Alemania, aprobando leyes que dicen básicamente que no apoyaré ningún boicot al Estado de Israel o a cualquier territorio bajo control de Israel, es decir, a los territorios ocupados. No se puede boicotear a una empresa sólo porque opere ilegalmente en los territorios ocupados, porque eso también se considera, entre comillas, Israel. Tienes que firmar que no apoyarás el boicot a Israel para conseguir un contrato con el Estado de Texas o Arizona o Mississippi o Nueva York o California. Es absolutamente maccartista, absolutamente racista contra los palestinos, absolutamente represivo de la libertad de expresión y de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.Sin embargo, como usted ha dicho, hemos ganado varios casos en los tribunales federales contra esas medidas maccartistas. La Unión Americana de Libertades Civiles, el Centro de Derechos Constitucionales, Palestine Legal y varias organizaciones que defienden los derechos de los árabes y musulmanes estadounidenses han ganado casos en los tribunales contra esas medidas represivas. Los israelíes no tienen reparos en admitir que fue el gobierno israelí el que indujo toda esta legislación anti-BDS en Estados Unidos, lo que por supuesto no les resulta difícil de hacer. El objetivo principal era tener un efecto escalofriante que hiciera que todo el mundo se lo pensara dos veces antes de salir a apoyar los derechos de los palestinos, y mucho menos el BDS.Pero el resultado que vemos sobre el terreno es un crecimiento masivo del apoyo a los derechos palestinos e incluso al BDS. Y esto no es sólo en las organizaciones estudiantiles progresistas -decenas de ellas en todos los campus, decenas de campus en todo Estados Unidos, incluyendo las universidades más grandes. Sino también en las iglesias y en los movimientos por la justicia racial. El Movimiento por las Vidas Negras [Black Lives], la justicia social, la justicia de género, los grupos de derechos LGBTQI, las asociaciones de mujeres, las iglesias. Incluso en Hollywood y en la industria de la moda, estamos viendo cómo aumenta el apoyo al boicot cultural a Israel, lo cual es realmente sorprendente. Hace tres años, habría sido impensable que en 2021-22 llegáramos a este nivel. Incluso el BDS se debate abiertamente en el Congreso de Estados Unidos, y en los parlamentos europeos. Sin embargo, es este nivel de toma de decisiones, si se quiere, donde nuestro impacto tardará más en alcanzar un punto de inflexión.Nos estamos acercando, sin duda. Pero los que participamos en la lucha sudafricana contra el apartheid, como es mi caso, recordamos bien el tiempo que se tardó en conseguir que el Congreso se despertara y oliera la moral, para poner fin a su complicidad con el apartheid. Y la influencia de Sudáfrica en el Congreso era insignificante si se compara con la de Israel y sus diversos grupos de presión en la actualidad. Sin embargo, el actual gobierno de extrema derecha de Israel ha asignado, hace apenas unas semanas, recursos adicionales para luchar contra el BDS: servicios de inteligencia, propaganda, etc., para luchar contra el BDS. Y han relanzado la fallida campaña anti-BDS de la era Netanyahu llamada «Honda de Salomón», rebautizada como «Concierto», con un presupuesto masivo de decenas de millones de dólares para los próximos años. El AIPAC [la organización pro sionista estadounidense] sigue considerando el BDS como uno de sus cinco principales objetivos en su trabajo en Estados Unidos. Claramente, ellos -y no sólo nosotros- ven la escritura en la pared, que nuestro momento sudafricano se acerca.

Una de las tácticas que se utilizan ahora para intentar frenar las críticas a Israel, pero también para atacar el BDS, es el despliegue formal de la definición de antisemitismo de la IHRA -ya sea por medios legislativos o por otros procedimientos, administrativamente- para frenar las críticas a Israel, para frenar los esfuerzos del BDS. ¿Es esto algo que le preocupa como otro nivel de ataque?

Sí, absolutamente. Es extremadamente preocupante. La definición de antisemitismo de la IHRA es fraudulenta. Es racista contra los palestinos y es maccartista en su grado de represión antidemocrática. Está diseñada para silenciarnos, para silenciar la defensa de los derechos de los palestinos, para silenciar la defensa de la narración de la historia de Palestina y de la Nakba, y para prohibir, no sólo demonizar, la creciente designación de Israel como Estado de apartheid con las consecuencias que siguen a una designación de tanto peso en términos de sanciones selectivas, estatus de paria, etc. Además, la definición de la IHRA, como han dicho grupos judíos progresistas como Jewish Voice for Peace en Estados Unidos, Independent Jewish Voices en Canadá y otros, socava significativamente la lucha contra el antisemitismo real, el fanatismo, la discriminación y el odio antisemitas reales, al confundir la oposición al régimen de colonización y apartheid de Israel y sus crímenes de guerra contra los pueblos indígenas de Palestina, por un lado, con el racismo antisemita, por otro. Esta definición equipara efectivamente a los judíos con Israel, implicando a los primeros en los crímenes de los segundos, y avivando así las llamas del verdadero antisemitismo, del verdadero racismo antijudío. Por encima de todo, la definición de la IHRA, incluso como admite hoy su principal autor, cuando se despliega como una ley o una política por parte de una institución, una universidad, un parlamento, una legislatura estatal, etc., puede conducir a la supresión de la libertad de expresión, como estamos viendo, y a la violación de los derechos cívicos y democráticos básicos.

Por eso deben oponerse a ello todos los progresistas, incluso todos los liberales que se preocupan por sus libertades y sus derechos. Las legislaturas estatales, por cierto, que han aprobado leyes anti-BDS a petición de Israel y su lobby están utilizando ahora las mismas estructuras McCarthyitas de represión para aprobar leyes que prohíben la desinversión en combustibles fósiles, o que prohíben los abortos legales. Personalmente, he advertido exactamente de esto, hace años, durante una de mis giras de conferencias en Estados Unidos, mucho antes de que Trump prohibiera mi entrada. Si la gente cree que este maccartismo se detendrá en la supresión del discurso sobre Palestina y el BDS, están muy equivocados. Al igual que la primera iteración, este McCarthyismo 2.0 irá tras cada movimiento de justicia que la mayoría conservadora, ayudada por liberales sin carácter en algunas instituciones, pueda pasar. Todo el mundo debería estar preocupado por esto, no sólo los palestinos, no sólo los del movimiento de solidaridad.

En los últimos 12 a 18 meses, hemos visto una serie de informes de organizaciones de derechos humanos, tanto palestinas como israelíes y ahora internacionales, que yo llamo de apartheid. Aparte de confirmar el análisis que hizo el movimiento BDS cuando lanzó su llamamiento al boicot hace años, ¿Cuál cree que ha sido o será el impacto de estos informes para el movimiento BDS?

Es un impacto gradual; es demasiado pronto para decirlo. Pero, en general, creemos que estos informes del último año, más o menos, ya nos han acercado significativamente a lo que he llamado nuestro momento sudafricano. Básicamente, han introducido en el debate general que Israel no es sólo un Estado, un Estado normal, que comete algunas violaciones aquí y allá, que invade Gaza cada pocos años, que comete una masacre aquí o allá. No, está construido sobre el apartheid. Sus pilares son los del apartheid y el colonialismo de los colonos. Y, por tanto, hay que abordar el sistema en sí mismo, no sólo algunos síntomas del problema. Es todo el régimen de ocupación, de colonos-colonialismo y de apartheid de Israel.

El análisis del apartheid es extremadamente importante, porque a diferencia del colonialismo, a diferencia de la ocupación, es un crimen contra la humanidad muy claramente definido en el derecho internacional. Y tenemos la experiencia sudafricana como patrón de oro de cómo debe tratarse el apartheid. Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Estamos escuchando algunas voces ultrarradicales que dicen: «¿A quién le importa el apartheid? Suaviza lo que Israel está haciendo a los palestinos». En primer lugar, eso es absolutamente falso. En segundo lugar, en el movimiento BDS, nunca hemos dicho sólo apartheid. Siempre hemos dicho colonos-colonialismo, ocupación y apartheid. Pero a pesar de ello, los que aún no lo entienden necesitan leer más sobre lo que significa que un país sea designado como un estado de apartheid. Cuando esto se convierta en un consenso, será muy difícil para los animadores antipalestinos del apartheid israelí defender los miles y miles de millones de dólares que, por ejemplo, se gastan en el ejército israelí cada año. Será muy difícil defender que Israel forme parte del enorme proyecto de investigación académica europeo, Horizon, con cientos de millones de dólares que alimentan las instituciones académicas de Israel, que son un pilar en el apartheid israelí. Será mucho, mucho más difícil. Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Y es por eso que el movimiento BDS ha estado impulsando este análisis del apartheid desde el primer día. Desde el principio del movimiento BDS, hemos impulsado el análisis del apartheid porque conlleva costes reales, con medidas punitivas reales en términos de sanciones obligatorias, sanciones legales y específicas para desmantelar el sistema de apartheid. Y eso es lo importante de esos informes. Hacen que esto se convierta en algo mucho más habitual.

En festivales de arte y cultura celebrados recientemente en Australia y Sudáfrica, artistas y productores culturales apoyaron el llamamiento al BDS boicoteando estos eventos. ¿Qué importancia tienen este tipo de incidentes y la atención que reciben? ¿Y qué otros momentos clave ha habido recientemente para el movimiento BDS, desde su perspectiva?

De Sudáfrica, lo esperábamos. Es decir, tenemos un apoyo total de la sociedad sudafricana, un apoyo masivo del CNA y de los sindicatos y de los movimientos progresistas y de los movimientos de los sin tierra, de los agricultores, de los estudiantes, de los académicos, de los artistas. Es decir, un apoyo masivo, masivo. No hay ningún país como Sudáfrica en el que se apoye el BDS, no sólo por los derechos de los palestinos. ¿Pero Sydney? Fue una sorpresa. En el Festival de Sídney, el nivel de apoyo de los artistas de todo el espectro fue más que inspirador, especialmente el de los artistas indígenas de Australia. Como movimiento de los pueblos indígenas, apreciamos profundamente esta solidaridad mutua, esta solidaridad interseccional con los grupos indígenas.

Blanquear el apartheid israelí y sus brutalidades diarias contra los palestinos se está convirtiendo en un verdadero reto, incluso para los muy bien engrasados grupos de presión de Israel, no sólo en Australia y Sudáfrica, sino también en Estados Unidos, Europa, Asia del Sur y América Latina. No estoy hablando del nivel de toma de decisiones. Como he dicho, la complicidad allí es horrenda. La hipocresía en ese ámbito es espantosa. Estoy hablando de blanquear el apartheid israelí a nivel de las bases, a nivel de la intelligentsia. Desde el «pinkwashing» hasta el «greenwashing», pasando por el «artwashing» y el «sportswashing» del apartheid, Israel necesita un gran lavado. Y ha gastado enormes sumas de dinero y ha asignado enormes recursos humanos para encubrir, desviar la atención y normalizar los horrores cotidianos de Israel contra los palestinos. Pero no funciona.

La gente lo entiende. La gente ve esas masacres, esos horrores en la televisión. La gente lo lee en las redes sociales, aunque la CNN y la BBC y el New York Times lo censuren, como ha hecho vergonzosamente el New York Times con el informe de Amnistía Internacional sobre el apartheid. Ya no controlan esa narrativa. Los activistas palestinos de a pie en el Negev, en Jerusalén y en Sheikh Jarrah y Ramallah, en Haifa y Acre, están saliendo todos los días con sus teléfonos, grabando sus mensajes, y sus mensajes se están haciendo virales y llegan a las torres de marfil de Hollywood, no sólo a los sindicatos de Sudáfrica y al movimiento progresista de Brasil e India y el mundo árabe. No, está llegando incluso a la industria de la moda, los deportes, la industria musical. Está llegando. El New York Times puede censurar todo lo que quiera, pero estamos haciendo llegar nuestro mensaje a la gente. Y ninguna cantidad de lavado ayudará a Israel a encubrir sus brutalidades masivas, su régimen de opresión contra los palestinos, para la gente no sólo en el Sur Global, sino también cada vez más en el Norte Global.

De cara al futuro, ha mencionado los puntos de inflexión. ¿Dónde estará el punto de inflexión cuando se trate de hacer retroceder, deshacer y desmantelar la ocupación y este régimen de apartheid? Ya sea a corto o a largo plazo, ¿Cuál cree que será ese punto de inflexión?

Antes de hablar del punto de inflexión, un factor que mencioné de pasada pero que quiero destacar es que no podríamos haber llegado a este punto en términos de influencia creciente, de impacto creciente a nivel de base, a nivel institucional, sin el momento de Black Lives Matter que estamos viviendo, sin los enormes esfuerzos del movimiento de justicia liderado por los negros, el movimiento abolicionista, el movimiento de reparaciones en Estados Unidos y en otros lugares. Sin sus heroicos esfuerzos que se han llevado a cabo durante los últimos dos años, no podríamos haber llegado a este nivel. Y esto se aplica a muchos movimientos de justicia, por cierto. Este movimiento BLM ha beneficiado a muchos grupos de justicia en todo el mundo. Nos ha abierto las puertas para que podamos contar nuestra narrativa, contar nuestra historia, y la gente tiene que escuchar. En lugar de que se hable de nosotros, ahora se nos habla y se nos escucha, y eso es bastante nuevo para nosotros, los palestinos en particular. Hemos dejado de lado a los guardianes que solían hablar en nuestro nombre. Hablamos por nosotros mismos.

El punto de inflexión, tal y como yo lo veo, sería la inclusión de la demanda de poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel. La forma más importante de complicidad en el régimen de colonización y apartheid de Israel es la financiación y el apoyo de Estados Unidos a este régimen. Así que poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel constituiría sin duda un enorme punto de inflexión. Y esto llegará cuando la amplia coalición progresista interseccional que está creciendo en Estados Unidos -y el BDS es una parte integral de esta coalición-, cuando esta gran coalición por la justicia en todas sus formas tenga suficiente poder para hacer que los políticos escuchen y den un giro de 180 grados sobre los derechos de los palestinos. Entonces alcanzaremos ese punto de inflexión.

 Base de datos sobre la venta de armamento israelí
Israel exporta armas y equipos militares a unos 130 países de todo el mundo. 
La base de datos ha sido recopilada por el Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) contiene 48 países y seguirá actualizándose regularmente.
El Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) no asume ninguna responsabilidad legal por la información obsoleta, incorrecta o incompleta incluida en este sitio web.
Los diez primeros importadores de armamento israelí son, por este orden, India, Estados Unidos, Turquía. Alemania, Azerbaiján. Vietnam, Colombia, Sri Lanka, Corea del Sur e Italia
https://www.dimse.info/

Entrevista a Omar Barghouti, cofundador de la Campaña BDS, por Adam Shapiro, Director de Abogacía de Israel-Palestina en DAWN Publicada en inglés en DAWN, 24 de marzo de 2022

Fuente: http://causaarabeblog.blogspot.com/2022/03/entrevista-omar-barghouti-cofundador-de.html

Aumentan las dudas israelíes sobre su confianza en Estados Unidos

Foto: Banderas de Israel y Estados Unidos se ven en Jerusalén el 21 de marzo de 2019 [Uriel Sinai/Getty Images].

01 de abril de 2022

Por Adnan Abu Amer

La guerra ruso-ucraniana ha hecho saltar las alarmas en los círculos de toma de decisiones de Israel debido a lo que se consideran crecientes dudas sobre Estados Unidos como aliado fiable. Ucrania se quedó básicamente sola para hacer frente a Putin; Irán está haciendo lo que quiere; y la humillación de la retirada de Afganistán pesa mucho en el aire internacional. Todo ello está empujando a los israelíes a preguntarse si pueden confiar en Estados Unidos en tiempos de guerra; ¿o está cambiando demasiado y es ahora demasiado débil?

Los israelíes también se preguntan qué papel puede desempeñar Estados Unidos en caso de que su país se vea envuelto en una gran guerra. Un conflicto de este tipo vería inevitablemente los centros urbanos como objetivo, las instalaciones e infraestructuras estratégicas dañadas y destruidas, y un número muy elevado de víctimas. El caos interno se vería exacerbado por un probable levantamiento de los ciudadanos palestinos israelíes. Los acontecimientos de mayo de 2021 parecerán un juego de niños en comparación. ¿Se puede confiar en EE.UU. si tal escenario se desarrolla de verdad?

La invasión rusa de Ucrania comenzó cuando Barack Obama estaba en la Casa Blanca; continuó bajo su sucesor Donald Trump; y se ha intensificado bajo el presidente Joe Biden. Los tres presidentes están probablemente de acuerdo en que Estados Unidos no puede seguir siendo el policía del mundo, y no quiere hacerlo en ningún caso.

Estados Unidos está cambiando y hay menos compromiso con Israel, incluso entre los estadounidenses judíos. Y el compromiso de los cristianos evangélicos con el Estado de ocupación no es lo que solía ser.

Además, Estados Unidos ha expuesto sus debilidades durante varias décadas. Como presidente estadounidense, Trump estuvo en contra de la OTAN y de la UE; hace unos días llamó genio a Vladimir Putin. Durante su mandato, Washington permitió que Turquía estacionara tropas en el norte de Siria mientras EEUU abandonaba a sus amigos kurdos.

Israel no necesita tropas estadounidenses, pero sí sus armas. Tiene un apetito insaciable de ayuda militar estadounidense. Sin embargo, Estados Unidos se resiste a proporcionarle la tecnología para repostar aviones en vuelo en caso de que Israel se adelante y bombardee Irán. Washington tampoco proporciona a los israelíes las llamadas «bombas antibúnker», a pesar de las peticiones de Tel Aviv.

Dada esta dependencia de Estados Unidos, resulta extraño que los expertos militares israelíes piensen que son afortunados de no tener una alianza de defensa con Estados Unidos o la OTAN. Una alianza de este tipo, dicen, daría a Israel compromisos de los que podría prescindir, y podría restringir sus fuerzas a los Altos del Golán, por ejemplo, o a Gaza. Es posible que se necesite el permiso de EE.UU. antes de cualquier operación militar en la región.

Los analistas en Israel ven a Estados Unidos como un muro que está a punto de derrumbarse. Muchos recuerdan también que en 1948 Estados Unidos no ayudó a las bandas terroristas sionistas a ocupar Palestina, y que en 1956 obligó a Israel a retirarse del territorio egipcio, lo que finalmente condujo a la guerra de 1967. Aunque Estados Unidos intervino en la guerra de 1973, Israel podría haber conseguido más por sí mismo, según los analistas. Cuando Benjamín Netanyahu era primer ministro israelí, dicen, Washington intentó obligarle a retirarse de la mayor parte de Cisjordania y a poner fuerzas occidentales en el valle del Jordán. Y ahora, en la actualidad, Estados Unidos ha dejado a su aliado Israel solo ante la presencia militar iraní en Siria.

Es difícil estar de acuerdo con este análisis israelí, porque Washington es la línea de vida de Israel, sin la cual quedaría expuesto. No debemos subestimar la posición de Estados Unidos en Oriente Medio, ya que sigue siendo el país más poderoso del mundo y envía a Israel 3.000 millones de dólares cada año. Ningún otro país iguala su influencia en la región.

Puede que no exista una alianza en materia de defensa entre EE.UU. e Israel, pero cooperan en cuestiones de inteligencia y rompen fronteras. Y Estados Unidos no comparte con nadie la investigación, la tecnología y los conocimientos militares como lo hace con Israel, que incluso tiene acceso a los arsenales de municiones estadounidenses. A pesar de ello, el sentimiento generalizado en Israel es que EE.UU. está cada vez menos dispuesto a utilizar su poder en defensa del Estado de ocupación.

Israel mantiene relaciones especiales y obtiene privilegios de ellas en toda Europa y en los Estados miembros de la OTAN, pero su relación principal sigue siendo la que mantiene con Estados Unidos. La labor del lobby pro-israelí consiste en garantizar que los intereses de Israel tengan prioridad en Washington y otras capitales occidentales siempre que sea posible.

Los israelíes saben que Estados Unidos firmó un acuerdo con Ucrania en Budapest en 1994, en virtud del cual Washington se comprometía a acudir en su defensa en caso de ser atacado, tras ver que Kiev renunciaba a sus armas nucleares de la época soviética. Sin embargo, a la hora de la verdad, Ucrania tuvo que enfrentarse a Rusia por sí sola; las tropas estadounidenses siguen sin aparecer.

En el pasado, existía un acuerdo no escrito entre Estados Unidos e Israel según el cual este último se ocuparía de las amenazas a corto plazo de los países vecinos, mientras que Estados Unidos neutralizaría las amenazas mayores. Sin embargo, parece que los estadounidenses no están siguiendo las reglas, ya que las amenazas percibidas a las que se enfrenta Israel, incluida la presencia iraní en Siria, Líbano, Irak y, en cierta medida, Gaza, hacen que la distinción entre cuestiones a corto plazo y cuestiones importantes sea muy compleja. Esto es motivo de preocupación para Israel.

Incluso en una época en la que las diferencias entre Tel Aviv y Washington eran menores, este último no siempre se ocupó de las amenazas «mayores» a las que se enfrentaba Israel. Los israelíes se apresuraron a destruir un reactor nuclear inacabado en Irak en 1981, y otro en Siria en 2007, porque los estadounidenses no se preocuparon por ellos. Hoy en día, Israel ve a Irán como la amenaza más importante a largo plazo, lo que puede requerir que tome algún tipo de acción militar. Sin embargo, a pesar de todo, los estadounidenses parecen seguir manteniendo el veto sobre cualquier movimiento israelí contra Irán. No es de extrañar que crezcan las dudas israelíes sobre la posibilidad de confiar en Estados Unidos.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Piden a comisión de la ONU que se investigue la Nakba Palestina y las «prácticas de apartheid» israelíes

Foto: la gente se reúne para realizar una manifestación en apoyo de los palestinos y para protestar contra los ataques israelíes en la Franja de Gaza y Jerusalén Este en el 73º Día de la Nakba en la plaza Nathan Phillips en Toronto, Canadá, el 15 de mayo de 2021 [Seyit Aydoğan/Anadolu Agency].

01 de abril de 2022

Adalah, el Centro Jurídico para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel, ha pedido a la Comisión Internacional Independiente de Investigación de las Naciones Unidas sobre los Territorios Palestinos Ocupados, incluido Jerusalén Este, y en Israel (CoI-OPTI) que «investigue la Nakba y la existencia actual de un régimen colonial con características de apartheid».

El presidente del Alto Comité de Seguimiento para los Ciudadanos Árabes de Israel, Mohammed Barakeh, y representantes de Adalah comparecieron ayer ante el CdI en Ammán Jordania para investigar las «causas profundas» del conflicto, incluida la expulsión de 750.000 palestinos de sus hogares, denominada Nakba (La Catástrofe).

También se instó a la investigación de la ONU a que indagara sobre la «confiscación masiva de tierras a los palestinos; la continua prohibición de la unificación familiar palestina; la discriminación sistémica en la distribución de los recursos del Estado, que profundiza las diferencias entre los ciudadanos judíos y palestinos de Israel; y las restricciones a la participación política». Adalah destacó las leyes discriminatorias, como la Ley del Estado-Nación Judío, la Ley del Retorno y la Ley de Propiedad de los Ausentes.

«Adalah celebra la creación de la Comisión de Investigación de la ONU, que permite a un organismo independiente de la ONU examinar en profundidad, por primera vez, las causas profundas del conflicto y las graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra los palestinos a ambos lados de la Línea Verde», dijo el grupo de derechos.

«Existen numerosas pruebas de que Israel lleva a cabo prácticas racistas contra todos los palestinos bajo su control, prácticas contrarias a las normas del derecho internacional que no tienen cabida en el mundo. Ahora que Israel ha consagrado constitucionalmente la supremacía judía, en virtud de la Ley del Estado-Nación judío, existe la obligación moral de defender los derechos humanos de todos los palestinos, incluidos los que tienen la ciudadanía israelí.»

El CoI-OPTI fue creado por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU con una resolución adoptada el 27 de mayo de 2021, tras el asalto de Israel a los fieles palestinos durante el mes sagrado islámico del Ramadán del año pasado y su bombardeo de 11 días sobre la franja de Gaza, que causó 256 muertes palestinas, entre ellas 66 niños y 40 mujeres (de las cuales, 5 eran discapacitadas).

Esta última investigación difiere en gran medida de las anteriores comisiones independientes de la ONU. En primer lugar, su mandato incluye los Territorios Palestinos Ocupados e Israel, lo que permitirá a la Comisión de Investigación abordar las violaciones de derechos humanos perpetradas contra los ciudadanos palestinos de Israel.

En segundo lugar, la investigación no está limitada en el tiempo; es una investigación continua que examinará todos los aspectos de las violaciones del derecho internacional y humanitario cometidas por Israel hasta el 13 de abril de 2021 y desde entonces.

En tercer lugar, el CDH también otorgó a la comisión de investigación un amplio mandato para examinar todas las causas subyacentes de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto, incluidas la discriminación y la represión sistemáticas basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

Escritor israelí Gideon Levy: El terror es la única vía abierta a los palestinos. No tienen otro camino. Israel les ha enseñado esto. Si no utilizan la violencia, el mundo entero se olvidará de ellos.

01 de abril de 2022

Por Gideon Levy

La violencia es siempre brutal e inmoral: la violencia de los terroristas que disparan indiscriminadamente contra transeúntes inocentes, y la violencia uniformada autorizada por el Estado contra personas palestinas inocentes, como una cuestión de rutina.
Ante la ola de atentados recientes que han dejado varias personas israelíes muertas, e independientemente de la discusión sobre quién puede estar detrás de ellos -las versiones van desde ‘lobos solitarios’, pasando por grupos armados palestinos, hasta extremistas con vínculos o simpatías con el DAESH-, vale la pena leer esta columna de Gideon Levy.

Tras el atentado del 29 de marzo en Bnei Brak, suburbio de Tel Aviv (Tomer Appelbaum).

El terror es el único camino que tienen los palestinos para luchar por su futuro. Es la única vía que les permite recordarles a Israel, a los Estados árabes y al mundo su existencia. No tienen otro camino. Israel les ha enseñado esto. Si no utilizan la violencia, el mundo entero se olvidará de ellos.

Esto no es una especulación hipotética: se ha demostrado en la realidad, una y otra vez. Cuando se callan, el interés por su causa se evapora y desaparece de la agenda de Israel y del resto del mundo.

Miren lo que ocurre con Gaza entre una y otra escalada de cohetes. ¿Quién le presta atención? ¿A quién le importa? Todo el mundo quiere olvidarse ya de la existencia del pueblo palestino. La gente está cansada de oír hablar del sufrimiento palestino; y el silencio lo hace posible.

Sólo cuando vuelan las balas, los cuchillos atacan y los cohetes estallan, la gente recuerda que hay otro pueblo aquí con un terrible problema que debe ser resuelto. La conclusión es dura y aterradora: sólo a través del terrorismo serán recordados, sólo a través del terrorismo podrán obtener algo.

Una cosa es segura: si dejan las armas, están condenados a convertirse en los nativos americanos de Oriente Medio: una minoría olvidada cuya causa se ha extinguido para siempre.

Se puede discutir sobre la legitimidad del terror palestino y su definición: quién mata más y quién es más brutal, si Israel o ellos.

En las últimas semanas, hemos informado aquí sobre un estudiante palestino que salió de excursión y fue asesinado de un disparo en la cabeza, sobre un chico que sostenía un cóctel molotov ante un muro de 20 metros de altura y fue asesinado de un disparo en la espalda, sobre un hombre que regresaba de hacer deporte cuando los soldados dispararon 31 balas contra su coche, y sobre un adolescente que corría huyendo de los agentes de la Policía de Fronteras, que le dispararon 12 balas y lo mataron. ¿No es esto también terror? ¿En qué se diferencia de Bnei Brak?

La violencia es siempre brutal e inmoral: la violencia de los terroristas que disparan indiscriminadamente contra transeúntes inocentes, y la violencia uniformada autorizada por el Estado contra personas palestinas inocentes, como una cuestión de rutina.

Los palestinos estuvieron relativamente tranquilos durante meses, mientras sufrían la violencia y enterraban a sus muertos, y perdían sus tierras, sus casas y sus últimos restos de dignidad. ¿Y qué obtuvieron a cambio? Un gobierno israelí que declara que la cuestión de su suerte no será discutida en ningún momento en el futuro próximo, porque no es un asunto cómodo para el gobierno de coalición en su actual composición.

Y luego vino la cumbre de Sde Boker [la reunión de normalización de Israel con gobernantes árabes y EE.UU.]. Seis ministros de exteriores diciéndoles: su suerte no nos interesa. Hay asuntos más urgentes e intereses más importantes.

¿Qué estaban pensando allí, en el hotel Kedma? ¿Que se tomarían fotos, sonreirían y se abrazarían y visitarían la tumba del fundador de Israel, el comandante que supervisó la Nakba −“Aquí es donde todo comenzó”, como dijo Yair Lapid− y los palestinos y las palestinas se alegrarían? ¿Que verían cómo se les dejaba sangrando al costado de la carretera, y se quedarían callados? ¿Que tal vez se conformarían con los caramelos de colores que el gobierno les arrojó en honor al evento: 20.000 permisos de trabajo para obreros de Gaza? ¿Y qué pasa con las otras 1.980.000 personas gazatíes que viven bajo el bloqueo?

Los ataques terroristas son el castigo; el pecado es la arrogancia y la sensación de que nada es urgente: Israel se encuentra ahora en una situación incómoda; la coalición de gobierno es delicada, las cosas nunca han sido cómodas para ella; ahora está Irán, y un nuevo Oriente Medio, libre del pueblo palestino.

Pero no está funcionando. Y evidentemente nunca funcionará. Los palestinos no tienen otra forma de demostrarlo, aparte de disparar en las calles. Un joven desconocido de Ya’bad que mató a civiles y a un policía hizo que Israel viera esto; no lo habría hecho de otro modo.

Hay que luchar contra el terrorismo, por supuesto. Ningún país puede permitir que su pueblo viva con miedo y en peligro. Cumbres como la de Sde Boker son también un avance alentador, y el ministro de Asuntos Exteriores de EAU, el jeque Abdullah bin Zayed, es una persona impresionante, inteligente y cálida.

Pero cuando Lapid dijo: “Aquí es donde todo comenzó”, bien podría haber querido decir que aquí es donde empezó otra ola de atentados terroristas: la que pretende recordarle a él y a sus colegas que, aunque cenaran kebab de pescado en hojas de olivo, arroz “Ben-Gurion” y los últimos pomelos del invierno, a sólo dos horas de distancia un pueblo sigue asfixiándose bajo la brutal y totalitaria ocupación israelí.

Publicado en Haaretz el 31/3/22. Traducción: María Landi.

Fuente: www.tercerainformacion.es

Cancillería elogia voto del CDHNU a favor de Palestina

Traducción no oficial

GINEBRA, jueves, 31 de marzo de 2022 (WAFA) – El Ministerio de Relaciones Exteriores y Expatriados de Palestina elogió hoy un voto unánime del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a favor de una resolución sobre garantizar la rendición de cuentas y lograr la justicia en Palestina.

37 países votaron a favor de la resolución, otros siete se abstuvieron mientras que otros tres votaron en contra de la resolución, informó la Cancillería en un comunicado.

El Ministerio acogió con beneplácito la resolución y agradeció a los Estados miembros que votaron a favor del proyecto de resolución, que había sido presentado por el Estado de Palestina a través de su misión en la ONU y a través de países hermanos y amigos. Dijo que el voto unánime a favor de la resolución “refleja la posición de principios de los estados miembros sobre la importancia de la rendición de cuentas del régimen colonial y del apartheid israelí”.

“El consenso internacional y el voto a favor de las resoluciones palestinas es una forma de protección del pueblo palestino y de preservación de sus derechos, que en última instancia conduciría al desmantelamiento del régimen del apartheid israelí”, dijo el Ministerio en un comunicado, añadiendo que el El voto es evidencia del “compromiso de estos países para garantizar que aquellos que perpetran crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad contra el pueblo palestino rindan cuentas”.

El Ministerio dijo que “trabajará arduamente para convertir estas resoluciones en pasos efectivos para que la comunidad internacional cumpla con el derecho internacional, asegure su respeto en la tierra del Estado de Palestina e imponga las bases para la descolonización y el desmantelamiento del apartheid israelí”.

El Ministerio instó a la comunidad internacional a “hacer que Israel y los criminales de guerra israelíes rindan cuentas”, y enfatizó que “la política de doble rasero y selectividad en la implementación de las normas del derecho internacional socavará el orden internacional basado en normas”.

“La diplomacia palestina no permitirá que se violen los derechos de nuestro pueblo, especialmente sus derechos a la autodeterminación, la independencia y el retorno”.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner