Cómo el retraso de los permisos de salida de Israel mata a los pacientes palestinos en Gaza

07 de septiembre de 2022

Farouq Abu Al-Naja debía asistir a la escuela por primera vez este año, pero murió cinco días antes del comienzo del curso escolar, tras meses de retrasos israelíes en la concesión de un permiso de salida para acceder a tratamiento médico urgente.

Abu Al-Naja, de seis años, residente en la zona de Jan Yunis, en el sur de Gaza, murió el miércoles 24 de agosto, dos semanas después de su última cita retrasada.

“Presentamos dos solicitudes a las autoridades israelíes para trasladar a Farouq a un hospital de Jerusalén. Durante ocho meses, seguimos recibiendo respuestas de ‘solicitud en revisión’”, dijo su madre, Kholoud Abu Al-Naja, a Middle East Eye.

Abu Al-Naja sufría de atrofia cerebral y fue remitido por el Ministerio de Salud palestino al Hospital Hadassah de Jerusalén para recibir tratamiento médico urgente.

Tras recibir cobertura económica de la Autoridad Palestina (AP), sólo necesitaba un permiso de la Administración de Coordinación y Enlace de Gaza (CLA) de Israel para poder salir de Gaza por el paso fronterizo de Beit Hanoun (Erez), al este de la Franja.

“Su salud se deterioraba rápidamente ante mis ojos mientras esperaba desesperadamente su aprobación”, dijo su madre.

“Al verlo así, me sentía totalmente impotente. Primero perdió la capacidad de caminar, luego la de moverse, después la de hablar y comer, y después era simplemente un cadáver en una cama de hospital. Pero cada vez que abría los ojos, podía reconocerme”.

Tras el deterioro de su salud, Abu Al-Naja fue trasladado al Hospital Europeo de Jan Yunis, mientras su familia completaba los “repetidos y prolongados trámites” para obtener el permiso.

“La primera vez, pusimos a mi madre en la lista para que le acompañara, porque es una mujer mayor y, por tanto, tiene más posibilidades de conseguir la aprobación. Pero nos sorprendió recibir un mensaje de texto un día antes de la cita diciendo que su solicitud y la de él estaban pendientes de aprobación”.

En su segundo y último intento, la familia de Abu al-Naja incluyó los nombres de su madre y su abuela como acompañantes para aumentar las posibilidades de que se aprobara al menos un permiso, pero las solicitudes quedaron sin respuesta.

“Hicimos un seguimiento con el Ministerio de Sanidad, así como con organizaciones de derechos humanos que se comunican con las autoridades competentes allí en Israel, pero fue en vano”, dijo su madre.

Murió en el hospital ante mis ojos. No sé por qué en el caso de un niño moribundo de seis años se necesitaba todo este tiempo para la revisión”.

Desde enero, los pacientes de Gaza que necesitan permisos de salida se enfrentan a retrasos aún mayores en la recepción de respuestas a sus solicitudes de permiso, ya que el CLA se ha negado a responder a los representantes legales de los palestinos de Gaza, incluidas las organizaciones de derechos humanos y los abogados, según la organización israelí de derechos humanos Gisha.

Respuestas automáticas

Los representantes legales reciben, en cambio, respuestas automatizadas de la CLA en las que se les pide que remitan sus solicitudes al Comité de Asuntos Civiles Palestinos (PCAC), un organismo gestionado por la AP en Gaza que sirve de canal para las solicitudes sin capacidad para representar a los solicitantes.

“La conducta de las autoridades israelíes tiene graves ramificaciones para los pacientes de Gaza, ya que de hecho les bloquean el acceso a tratamientos médicos urgentes y vitales, poniendo vidas en peligro”, dijo a MEE el portavoz de Gisha, Shai Grunberg.

“El carácter irregular y selectivo de las respuestas del CLA, así como sus prolongados retrasos en la respuesta a las solicitudes de permiso en general, siguen retrasando y a veces negando de forma efectiva el acceso de las personas a un tratamiento médico que no está disponible en la Franja”, dijo.

“La conducta de Israel refleja un incumplimiento fundamental de sus obligaciones legales hacia los residentes de Gaza, poniendo en riesgo la vida y el bienestar”.

Según la Organización Mundial de la Salud, 1.898 pacientes de Gaza fueron remitidos a servicios de atención médica en el territorio palestino ocupado en julio, de los cuales el 36% sufrió retrasos en el acceso a la atención, 11 pacientes fueron citados por agentes de inteligencia israelíes para un interrogatorio de seguridad y 371 fueron obligados a viajar sin acompañantes.

Sentencia de muerte para los pacientes de Gaza

Kamal Al-Shanti, de 54 años, teme correr la misma suerte que Abu Al-Naja, tras el retraso de su tercera cita.

Sufre de estenosis de la válvula aórtica, una enfermedad progresiva que restringe el flujo sanguíneo en el corazón y provoca fuertes dolores y dificultades respiratorias.

Para evitar que sufra la rotura de un aneurisma agudo, que puede causarle la muerte, el Ministerio de Sanidad palestino le remitió urgentemente al Hospital Makassed de Jerusalén para que fuera operado a corazón abierto.

“Me dieron la primera cita el 23 de junio. Pedí que mi mujer, de más de 45 años, y mi hijo de 26 fueran mis acompañantes, pero [poco antes de la cita], me dijeron que la [petición] estaba todavía en revisión”, dijo a MEE.

En julio, la temida rotura se había desarrollado y agravado. “Mis médicos me dijeron que mi corazón era una bomba de relojería que explotaría en cualquier momento”.

Cuando se informó a los médicos del Hospital de Makassed del deterioro, se adelantó al 21 de julio una segunda cita prevista para mediados de agosto. Pero un día antes de la visita al hospital de julio, se le comunicó a Shanti que su solicitud de salida para ello seguía siendo revisada. La cita de agosto corrió una suerte similar.

“Se reiran si les dijera que a veces, cuando siento que me arde el corazón a altas horas de la noche y no puedo permitirme comprar analgésicos, compro un helado y me lo pongo en el pecho para refrescar el calor”, dijo.

“Todos estos retrasos en las citas me suponen gastos adicionales de transporte, hospital y medicamentos. Tengo pesadas y crecientes deudas que no sé si podré pagar alguna vez”, dijo el jubilado residente en el norte de Gaza.

Shanti está ahora a la espera de saber qué pasará con una cita prevista para el 4 de septiembre. Mientras tanto, los servicios de inteligencia israelíes le han llamado para una entrevista que se celebrará el 5 de septiembre.

Agotado por los retrasos, Shanti pidió a sus médicos que le operaran en Gaza como alternativa, pero le dijeron que los hospitales de allí no tienen la capacidad ni el equipo necesarios para realizar ese trabajo.

Los hospitales de la Franja de Gaza se han enfrentado a graves limitaciones causadas por los 15 años de bloqueo, la escasez crónica de energía y el empeoramiento de la situación económica.

Durante los tres días de ataque militar de Israel en agosto, los hospitales disponían de menos de un mes de suministro del 40% de los medicamentos esenciales y del 20% de los productos médicos desechables, según Medical Aid for Palestine.

Ashraf Al-Qedra, portavoz del Ministerio de Salud de Gaza, dijo a MEE que la crisis sanitaria, combinada con la política israelí de retrasos en los permisos, significa una “sentencia de muerte” para los pacientes de Gaza.

“Desde principios de 2022, cuatro pacientes, entre ellos tres niños, han muerto debido a la denegación de solicitudes de permiso por parte de Israel”, dijo.

“Decenas de personas con condiciones críticas que necesitan tratamiento médico urgente fuera de Gaza siguen esperando las aprobaciones para salir de la Franja. Muchos de ellos ya han presentado su solicitud más de dos o tres veces”.

Citas reprogramadas

Cinco meses después de su muerte, los padres de Fatma Al-Masri siguen negándose a retirar la decoración de su fiesta de bienvenida al bebé que estaba colgada en el techo de su salón.

Fatma, que sufría una comunicación interauricular (agujero en el corazón), nació tras ocho años de matrimonio, y murió con sólo 19 meses de edad debido a los persistentes retrasos israelíes en la concesión de sus permisos de salida para recibir tratamiento médico.

Su padre, Jalal, aún consternado por su muerte, presentó cinco solicitudes para conseguir un permiso de salida para su hija. Todas las solicitudes quedaron sin respuesta.

“Presenté la primera solicitud de permiso a finales del año pasado y conseguí una cita el 26 de diciembre, pero poco antes de esa fecha, recibí un mensaje de texto diciendo que su solicitud estaba pendiente de revisión”, dijo a MEE.

“Volví a realizar los mismos prolongados trámites para presentar otra solicitud y conseguí otra cita el 13 de febrero. Tres días antes de la cita, volví a recibir el mismo mensaje.

“Así que presenté una tercera solicitud para conseguir otra cita el 6 de marzo, que se retrasó hasta el 27 de marzo y luego el 5 de abril. Fatma murió 11 días antes de esa fecha”.

El día de su muerte, Fatma le pidió a su padre unas alitas de pollo, pero murió mientras él se dirigía a la carnicería.

“Estaba muy unida a mí, me quería más que a su madre. Ese día me preguntó a dónde iba. Le dije que no iba a llegar tarde y le pregunté qué quería para comer, y me dijo ‘quiero un ala’.

“Cuando salí de casa, mi mujer me llamó. Me dijo que Fatma quería hablar conmigo. Durante unos minutos, mientras yo iba de camino, no paró de decir Bobba hebbak (palabra árabe que significa “papá, te quiero”), y lo cantó repetidamente. Colgué el teléfono con ella y, pocos minutos después, me llamó mi hermano pidiéndome que volviera corriendo a casa”.

Cuando llegaron al hospital, Fatma ya había fallecido.

“Sabía que su estado era crítico, pero no esperaba que muriera unos días antes de su cita, tenía la esperanza de que mejorara”, continuó llorando el padre de 38 años.

“Sabía que su estado era crítico, pero no esperaba que muriera unos días antes de su cita, tenía la esperanza de que mejorara”, continuó llorando el padre de 38 años.

“Durante las últimas semanas antes de su muerte, casi no dormí por la noche. Tenía dificultades para respirar y el médico nos advirtió de que se asfixiaría en cualquier momento. Me quedaba despierta la mayor parte de la noche vigilándola y asegurándome de que seguía respirando.

Nace una niña y luego muere la hermana

“A veces se despertaba con dolor. Lo único que podía hacer era sostenerla frente a la ventana para ayudarla a tomar aire fresco y distraer su dolor”.

La madre de Fatma había dado a luz a otro hijo sólo 40 días antes de su muerte. Pero la familia dijo que su nuevo hijo, Muhammed, no podía sustituirla.

“Mi móvil está lleno de fotos y vídeos de Fatma que hicimos desde el primer día hasta su muerte. Cada vez que decía algo, la grabábamos, estábamos locos por ella. Pero ahora, si buscas en mi teléfono, apuesto a que encontrarás más de dos o tres fotos de Muhammed”, dijo a MEE la madre de Fatma, Om Muhammed.

“Fue el primer bebé que tuvimos después de ocho años de intentos desesperados por quedarnos embarazados. No puedes imaginar nuestra alegría cuando llegó a nuestra vida, estábamos en la luna. Nos esforzamos mucho por mantenerla con vida, pero gracias a Dios por todo, murió de todos modos”.

Diez días después de su muerte, la familia de Masri recibió un mensaje de texto en el que se decía que su solicitud seguía “en revisión”.

Fuente: Qudsnen

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: