Los comediantes palestinos curan con humor y tocan la fibra sensible en las ciudades ocupadas

01 de septiembre de 2022

Foto: Activista y comediante palestino-estadounidense Amer Zahr [Wikipedia]

Amer Zahr, palestino-estadounidense, tiene la misión de curar a través del humor.

En 2015, empezó a traer a comediantes árabes-estadounidenses para que actuaran como monologuistas en las ciudades palestinas ocupadas, como Nablus, Belén y Ramallah.

Siete años más tarde, el Festival de Comedia Palestina de Zahr, que ahora es anual, sigue funcionando.

«La risa es una terapia», dijo a Reuters tras la actuación del festival de la semana pasada en Jerusalén. «Tenemos que mostrar al mundo que a los palestinos les gusta reír, amamos la vida, amamos el arte».

Zahr y su grupo de otros siete cómicos actuaron en la escuela Dar Al-Tifel Al-Arabi de la ciudad, creada por un educador palestino en 1948 y donde el organizador, Hani Kashou, dijo que se agotaron las 350 entradas.

Sus bromas iban desde los chistes sobre los interrogatorios de las fuerzas de ocupación israelíes hasta los juegos de palabras derivados de la mala pronunciación del árabe por parte de personas que han crecido a caballo entre su doble identidad palestina y estadounidense.

Bilal Sharmoug, que cerró el espectáculo, bromeó diciendo que la razón por la que era grande era porque, al crecer, confundió la palabra para «bon appetit» en árabe – sahtein – con sahnein, que significa «dos platos».

También se burló de los estereotipos de las tradiciones árabes.

Cuando la comediante Reema Jallaq habló de ser una «superviviente del shibsheb» -en referencia a la imagen tópica de las madres árabes que lanzan zapatillas a sus hijos para disciplinarlos- Mei Al-Bakri, de 14 años, dijo que se rió especialmente.

«Ese fue mi chiste favorito», dijo, mientras estaba junto a su madre.

«Fue un gran espectáculo», dijo Nihaya Ghoul Awdallah, de 70 años, de Jerusalén. «Les agradecemos mucho que nos hayan sacado una hermosa sonrisa y que nos hayan permitido liberar nuestras preocupaciones, nuestra tristeza y las difíciles circunstancias en las que nos encontramos».

El cartel del primer año del festival incluía al actor egipcio-estadounidense nominado al Emmy, Ramy Youssef, y al cómico palestino-estadounidense, Mo Amer, cuya serie semiautobiográfica de Netflix se estrenó en el servicio de streaming la semana pasada.

Este año, los siete cómicos eran palestinos.

«Traemos a los palestinos y árabes-americanos aquí para mostrar que nuestra gente en Estados Unidos no ha olvidado de dónde somos», dijo Zahr, que divide su tiempo entre Nazaret y Dearborn, Michigan.

Zahr actuó en los cinco espectáculos de este año con una camiseta negra con la palabra «prensa» como homenaje a la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, asesinada durante una redada israelí en la Cisjordania ocupada en mayo.

«Si ella estuviera aquí, también se reiría», dijo. «La comedia surge de la tragedia. El dolor y el sufrimiento son exactamente la razón por la que hacemos este festival».

Fuente: Reuters y Monitor Medio Oriente en Español

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: