El auge del odio está fragmentando las comunidades israelíes

Foto: el miembro de la Knesset de extrema derecha Itamar Ben Gvir asiste a una «marcha de la bandera» en Jerusalén Oeste el 20 de abril de 2022 [Mostafa Alkharouf – Anadolu News Agency].

Por Adnan Abu Amer

A medida que avanzan las campañas previas a las elecciones generales de noviembre en Israel, se espera que aumenten las disputas y divisiones internas israelíes. Encuestas recientes han confirmado que los índices de odio y enemistad se han trasladado de los líderes de los partidos y bloques parlamentarios al público israelí.

El Índice de Odio, que traza un mapa de las divisiones y el odio en la sociedad israelí, descubrió que el 51% del público odia a los miembros de la Knesset, el 81% exige que los líderes del Estado y de los partidos renuncien a algunas de sus consignas a cambio de la unidad de los israelíes, el 34% odia a los periodistas, el mismo número odia a los jueces, el 20% odia a los alcaldes locales y el 17% odia a la policía.

Además, el 62% de los israelíes acusa a los medios de comunicación de contribuir a la propagación del odio y la división, el 31% cree que las redes sociales son las que más contribuyen a ello y el 24% cree que el sistema judicial es la causa de la profundización de las divisiones y el odio. También se reveló que la sociedad israelí tiende a odiar a las minorías, donde el 40% de los israelíes odia a los árabes, el 33% a los descendientes de la antigua Unión Soviética, el 30% a los judíos sefardíes orientales, el 26% no ve con buenos ojos a los judíos asquenazíes occidentales y el 11% odia a los judíos etíopes falasha.

Los resultados son una expresión del fenómeno del odio resultante de los altos índices de divisiones internas entre los israelíes, especialmente tras el asesinato del difunto Primer Ministro Isaac Rabin por un judío extremista en 1995. Esto coincidió con el aumento del odio hacia las minorías dentro del Estado, incluso hacia los judíos de diferentes orígenes.

Los índices de odio entre los israelíes no se limitan únicamente a los activistas políticos, sino que se extienden a las disputas familiares dentro de la misma familia judía, ya que la fuerte división política observada en Israel durante las últimas cinco campañas electorales tuvo un impacto negativo en las comunidades locales e incluso en las familias. El resultado es que todos los aspectos de la sociedad israelí muestran indicadores que confirman la fragmentación y la división de la comunidad.

Coincidiendo con estos alarmantes indicadores estadísticos, hay más advertencias de que los niveles de odio interno dentro de la sociedad israelí van en aumento. Esto proporciona una clara evidencia del fracaso de Israel a la hora de preservar la unidad interna.

Es difícil hablar de los indicadores de odio sin abordar el peor escenario para los israelíes: la guerra civil. Una guerra civil sería el resultado natural de la fragmentación de la sociedad israelí. Los crecientes índices de incitación y violencia han contribuido a desgarrar la sociedad.

El aumento de los riesgos de seguridad interna se produce al mismo tiempo que Israel experimenta un aumento de los riesgos de seguridad externa.

El gobierno ha sido acusado de hacer la vista gorda ante la propagación de la delincuencia organizada, como lo demuestra su respuesta indulgente a la misma. Ha aumentado el número de casos de violencia contra funcionarios públicos, incluido el personal médico y los guardias de hospitales, que son objeto de una violencia brutal mientras el gobierno no hace nada.

Además, los casos de violencia interna israelí ya no son aislados o individuales, sino que con el tiempo se han convertido en una epidemia general que afecta a todo el país. Desde principios de 2022, el 40% de los conductores de autobús han sido objeto de ataques violentos, con más de 300 incidentes denunciados. Los profesores también están siendo atacados a manos de padres frustrados por el fracaso de sus hijos. Incluso dentro de la comunidad estudiantil hay violencia física y daños psicológicos

Los israelíes acusan al gobierno de ser indulgente en la forma en que concede las licencias para portar armas personales, que suelen obtenerse con el pretexto de ser utilizadas para frustrar ataques de la guerrilla. El resultado, sin embargo, es que estas armas se utilizan contra los israelíes. Los abusos y ataques contra niños pequeños continúan en algunos parques, y los israelíes quedan desprotegidos.

Mientras que los israelíes judíos viven ahora en un ambiente de delincuencia organizada, en medio de la expansión de las familias mafiosas, los ciudadanos palestinos de Israel están experimentando la expansión de la delincuencia desenfrenada, incluidos los asesinatos.

Los israelíes temen que vuelvan las condiciones que imperaban en la década de 1980, cuando los delincuentes empezaron a controlar algunas zonas, a cobrar multas y a utilizar la extorsión y las amenazas de violencia extrema. Las bandas criminales disparaban a sus oponentes a plena luz del día, había tiroteos diarios y las casas y los coches eran blanco de bombas en el centro de las ciudades. Barrios enteros vivían en constante temor.

Los israelíes dicen que el Estado y sus servicios de seguridad están muy cerca de perder el control total, ante el dominio de las bandas criminales y la incapacidad de la policía y los servicios de seguridad para controlarlas. Los israelíes están aterrorizados y creen que si no aumentan los efectivos policiales, no se aplican sanciones duras y no se prohíbe la posesión de armas ilegales, se producirá un desastre inevitable.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: