Ocupación militar, opresión y desalojos: Israel destruyó las casas de 68 palestinos en menos de un mes

02 de junio de 2022

Israel ha demolido las casas de 68 palestinos -entre ellos 35 menores- en un área rural del sur de Cisjordania ocupada, desde que el Tribunal Supremo israelí autorizara en mayo la expulsión de unos 1.200 pobladores de esa zona, denunció este miércoles la ONG israelí de derechos humanos B’Tselem.

Video: desde su silla de ruedas, el joven palestino Hatem Abu Rayala es testigo de la demolición (sexta vez) de su propia casa por parte de la ocupación israelí, en la aldea de Al-Issawiya (Jerusalén ocupada).

Esta mañana, «personal de la Administración Civil llegó con una escolta del Ejército y la Policía Fronteriza» al poblado de Khirbet al-Fakhit, en la región de Masafer Yatta, y con ayuda de excavadoras «demolieron las viviendas de dos familias, con un total de 13 personas, entre ellas siete menores», indicó la organización israelí en un comunicado.

Además, dos cobertizos de almacenamiento de forraje y equipos agrícolas, que habían sido reconstruidos tras su demolición el 11 de mayo, fueron echados por tierra nuevamente, añadió.

Más tarde, las fuerzas israelíes se dirigieron al cercano poblado de Khirbet al-Markaz, «donde demolieron las viviendas de dos familias, con un total de ocho personas, entre ellas dos menores», aseguró B’Tselem, que defiende los derechos humanos.

Según la organización, estas demoliciones fueron precedidas por otras de aún mayor escala el 11 de mayo.

Ese día, las fuerzas israelíes llegaron a la aldea de At-Tuwani, «donde demolieron una casa en construcción destinada a una familia de nueve miembros, incluidos siete menores».

A continuación, demolieron «las viviendas de tres familias que sumaban 24 personas en total, entre ellas 15 menores» en Khirbet al-Fakhit.

Y en Khirbet al-Markez, otras cinco estructuras que servían de vivienda para «cuatro familias que sumaban 14 personas, incluidos cuatro menores» fueron derrumbadas.

El 4 de mayo, el Tribunal Supremo israelí autorizó la expulsión definitiva de los habitantes de Masafer Yatta, una desértica región al sur de Hebrón que abarca unos 20 kilómetros cuadrados, para convertirla en una zona de entrenamiento militar.

Se trata de unos 1.200 palestinos -entre ellos 500 niños- que, de ser expulsadas, protagonizarían uno de los mayores desalojos en territorio ocupado desde la Guerra de los Seis Días, en 1967.

Los jueces desestimaron las evidencias presentadas por los habitantes, que probaban su residencia permanente en el lugar antes de que Israel convirtiera en 1981 ese lugar en la Zona de Entrenamiento 918.

Estas tierras se ubican en el Área C de Cisjordania, que, según los Acuerdos de Oslo de 1993, está bajo control administrativo y militar israelí.

Fuente: Swiss Info

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner