El asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh reabre heridas de familias de periodistas palestinos muertos

26 de mayo de 2022

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, una ONG estadounidense que monitorea ataques contra reporteros y contra la libertad de prensa, al menos 19 periodistas han muerto en los últimos 20 años mientras cubrían el conflicto, una mayoría por disparos atribuidos a tropas israelíes. De esos 19, 16 eran palestinos, dos eran italianos y uno británico. El Ministerio de Información palestino dice que fueron al menos 45, 29 de ellos en la Franja de Gaza. Otros 130 habrían resultado heridos.

La muerte este mes de la periodista Shireen Abu Akleh puso el foco en la libertad de prensa en la región y reabrió las heridas causadas por la muerte de otros reporteros palestinos, cuyas familias ya ni sueñan con obtener justicia y acusan a Israel de ataques intencionados para ocultar la verdad.

La muerte de esta veterana reportera el pasado 11 de mayo no fue una más. La bala que le penetró el cuello y acabó con su vida sacudió a todo Oriente Medio y generó el repudio de la comunidad internacional.

Desde entonces, carteles y murales con su rostro se han propagado por todo el territorio palestino y más allá, acompañados de un reclamo tan claro como esquivo en esta región: «justicia».

Ese mismo reclamo es compartido por los familiares de los múltiples periodistas palestinos muertos mientras cubrían el conflicto con Israel.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, una ONG estadounidense que monitorea ataques contra reporteros y contra la libertad de prensa, al menos 19 periodistas han muerto en los últimos 20 años mientras cubrían el conflicto, una mayoría por disparos atribuidos a tropas israelíes. De esos 19, 16 eran palestinos, dos eran italianos y uno británico.

El Ministerio de Información palestino dice que fueron al menos 45, 29 de ellos en la Franja de Gaza. Otros 130 habrían resultado heridos.

No habrán sido estrellas de Al Yazira e inspiración de millones como lo fue Abu Akleh, pero su recuerdo sigue vigente tanto entre quienes aún los lloran como entre los que se niegan a tratarlos como un número más de una lista que no para de crecer.

Uno de los casos más recientes es el de Yaser Murtaja, fotoperiodista gazatí que murió por un disparo de un francotirador israelí durante una protesta en la Franja de Gaza el 6 de abril de 2018.

Al igual que Abu Akleh, cuyo caso aún no fue esclarecido, llevaba un casco y un chaleco con las letras «PRESS», indicando que era periodista.

«Más de una vez llevamos el tema de Yaser a la Justicia y apelamos a instituciones y organizaciones de derechos humanos, pero no vemos ninguna respuesta», dice a Efe Motasem Murtaja sobre la muerte de su hermano menor.

«Se supone que los periodistas gozan del derecho a la libertad de prensa porque transmiten la verdad. Yaser lo hacía a través de su cámara y Shireen mediante la palabra. Y ahora vemos que Israel quiere suprimir tanto los ojos como la voz de la verdad», agrega, sumándose a la acusación generalizada entre los palestinos de que el Ejército israelí asesinó a Abu Akleh de forma deliberada.

La muerte de esta reportera, apunta, reavivó en su familia el enfado, el dolor y la tristeza que sintieron tras perder a Yaser. Sin embargo, aunque destaca el apoyo y la solidaridad que recibieron en su momento y que está recibiendo hoy la familia Akleh, insiste en que el modus operandi de la ocupación es recurrente y las prácticas agresivas contra los periodistas no se detendrán.

El 13 de abril del 2018, una semana después del disparo que mató a Murtaja, otro periodista palestino resultó gravemente herido por un balazo en el abdomen durante una manifestación en Gaza. Su nombre era Ahmed Abu Husein, trabajaba para una radio gazatí, también llevaba casco y chaleco de prensa y murió ocho días después en un hospital de Tel Aviv.

«La ocupación israelí mató a Ahmed, a Yaser y a Shireen porque siempre estaban en el terreno mostrando la peor cara de la ocupación. No quieren que les quiten la mascara y revelen su horrible rostro al mundo», señala Ala Abu Husein, hermano mayor de Ahmed.

Consultado sobre la posibilidad de obtener justicia por la muerte de su hermano, opina que a Israel no le importan los tribunales internacionales ni la comunidad internacional y aunque reconoce que ya casi no le quedan esperanzas, se niega a bajar los brazos.

«Cuando escuchamos la noticia de que Israel mató a Shireen entendimos que los periodistas palestinos escriben con sangre para mostrar la verdad», cierra.

Esta semana, el Ministerio de Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) trasladó la información sobre la muerte de Abu Akleh a la Corte Penal Internacional para que sea agregada al expediente de la investigación vigente por supuestos crímenes de guerra de Israel y grupos armados palestinos desde 2014.

Su muerte tuvo lugar durante una redada israelí en el campo de refugiados en la ciudad cisjordana de Yenín, y mientras que testigos presenciales y líderes palestinos responsabilizan a las tropas israelíes, versión apoyada también por analistas independientes, Israel dice no contar con información concluyente para establecer quién la mató y ha solicitado una investigación conjunta con la ANP, que por ahora se niega.

Fuente: Swiss Info

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner