¿Responderá Israel?: entrevista con la nueva Relatora Especial de la ONU en Palestina

Foto: enviada Especial de la ONU sobre Palestina Francesca Albanese [HillelNeuer/twitter]

24 de mayo de 2022

Por Ramzy Baroud

El cargo de Enviada Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967, nunca ha sido ocupado por una mujer. Hasta el 1 de mayo de 2022, claro.

Francesca Albanese, abogada internacional y respetada académica, fue seleccionada para esta importante función en un momento especialmente crítico. Su predecesor, Michael Lynk, ya había llegado a la conclusión de que «el sistema político de gobierno arraigado en el territorio palestino ocupado… satisface la norma probatoria imperante para la existencia del apartheid». Esta afirmación figuraba en su informe del 25 de marzo. Al llegar a esta conclusión, Lynk se sumó a las voces de organizaciones palestinas, israelíes e internacionales, así como de expertos en derecho internacional.

No es de extrañar que a Israel no le importen los enviados de la ONU, cuya misión es vigilar e informar sobre los abusos y violaciones de los derechos humanos en la Palestina ocupada. Como cualquier otro Estado inmerso en una ocupación militar, Israel es sensible a cualquier crítica que emane de las instituciones internacionales. Sin embargo, también es un caso único. A diferencia de otros ocupantes militares, todavía no se le han exigido responsabilidades, a pesar de que se le acusa de violar numerosas leyes internacionales y humanitarias en la Palestina ocupada.

Setenta y cuatro años después del establecimiento del Estado de Israel sobre las ruinas de la Palestina histórica, Israel ha buscado desesperadamente la legitimidad política y legal. Los palestinos y sus partidarios en todo el mundo siguen buscando lo contrario: deslegitimar a Israel como ocupante militar y Estado de apartheid.

En una entrevista anterior con el profesor Richard Falk, que también fue enviado de la ONU para los derechos humanos en Palestina, nos dijo que hay dos tipos de guerras que están configurando simultáneamente los resultados en Palestina: la guerra tangible, que Israel está ganando obviamente debido a su superioridad militar sobre los palestinos; y la «guerra de legitimidad», que los palestinos están ganando, de forma decisiva.

Israel lo sabe muy bien. Por eso ha intentado implacablemente bloquear cualquier investigación internacional sobre su mala conducta en Palestina, ha atacado con saña a los enviados de la ONU y ha tachado de «antisemitismo» cualquier tipo de crítica a su uso brutal y desproporcionado de la fuerza en Palestina.

La estrategia israelí, sin embargo, no ha logrado disuadir a muchas personas y organizaciones honorables de continuar su búsqueda para hacer que Israel rinda cuentas ante el derecho internacional. Los enviados de derechos humanos de la ONU en Palestina han desempeñado un papel especialmente crucial a la hora de mantener la presión sobre Tel Aviv, con el objetivo último de poner fin a la ocupación israelí y respetar los derechos humanos de los palestinos, consagrados en el derecho internacional.

El 3 de mayo, dos días después de asumir su nuevo cargo, nos reunimos con Albanese. Le preguntamos sobre el papel de Enviada Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Palestina, sus planes para los próximos seis años y si cree que una presión internacional duradera acabará por responsabilizar a Israel.

«Los obstáculos son muchos»

Le pedimos a Albanese que nos diera una definición básica del papel del Enviado Especial de la ONU y sobre sus propios planes para cumplir esta misión, teniendo en cuenta los obstáculos a los que se enfrentaron sus predecesores Lynk, Falk y John Dugard, por nombrar sólo algunos.

«Los relatores especiales son expertos independientes en derechos humanos y su mandato es, en esencia, el de informar y asesorar a la Asamblea General de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados», explicó. «El sistema de los relatores especiales es un componente central de la maquinaria de derechos humanos de la ONU y trata de cubrir todo el espectro de derechos».

Su responsabilidad, dijo, será la misma que la de sus predecesores: informar anualmente al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General. «Lo haré manteniendo la independencia, la eficacia y la integridad».

Sin embargo, señaló, «los obstáculos son muchos. Los derechos humanos en general son un tema que toca la sensibilidad de los Estados en todo el mundo. En el caso de los relatores especiales en los TPO [Territorios Palestinos Ocupados], la cooperación con el Estado ha sido escasa. La cooperación, especialmente con las autoridades israelíes, nunca se ha extendido, ni a Michael Lynk, mi predecesor inmediato, ni a su predecesor Richard Falk».

 

Un participante sostiene un cartel en el que se lee «Stop Israeli Apartheid» durante una protesta en solidaridad con los palestinos convocada por el actual conflicto con Israel frente a la embajada israelí en Varsovia, el 15 de mayo de 2021. [WOJTEK RADWANSKI/AFP vía Getty Images]

Preguntamos a Albanese si se siente limitada por su mandato, que sólo abarca los territorios palestinos ocupados desde junio de 1967. El colonialismo israelí comenzó mucho antes, ya que incluye la limpieza étnica de la Palestina histórica en 1948, conocida como la Nakba o Catástrofe. Este punto concreto fue destacado por Amnistía Internacional en un reciente informe titulado «El apartheid de Israel contra los palestinos: un cruel sistema de dominación y un crimen contra la humanidad».

«Creo que, en cierto modo, esto será para mí un obstáculo menor ahora que para mis predecesores, porque ahora hay una comisión de investigación, que fue nombrada por el Consejo de Derechos Humanos el año pasado, tras los trágicos acontecimientos de mayo de 2021», nos dijo Albanese. «La Comisión no se limitará territorialmente a los TPO y tiene un mandato bastante amplio, por lo que estudiar las causas profundas, como ha reconocido cada vez más la comunidad de derechos humanos, es necesario, porque no se puede entender la realidad que viven los palestinos hoy si se olvida y se descuida el pasado.»

Añadió que «investigará e… informará sobre las violaciones que han tenido lugar a partir de 1967, pero no se me impide basarme o remitirme a la historia y referirme a los hechos que están bien documentados por las Naciones Unidas y los historiadores, siempre y cuando sean necesarios para explicar la realidad actual, que es la desposesión territorial, el desplazamiento y otras violaciones».

Apartheid: ¿por qué ahora?

Refiriéndonos al informe de Lynk sobre el apartheid israelí, que llegó tras otros informes de las organizaciones internacionales de derechos humanos Human Rights Watch y Amnistía Internacional, preguntamos a Albanese por qué, en su opinión, se ha tardado tanto en llegar a una conclusión tan obvia; después de todo, la segregación racial y la discriminación en Palestina son inherentes al propio concepto del Estado de Israel.

«La cuestión de Palestina ciertamente no comienza en 1948. Ha habido un elemento de discriminación contra los árabes de Palestina desde el comienzo mismo de la migración judía (a) Palestina, que comenzó al final del Imperio Otomano. Los palestinos siempre han señalado esta realidad. Cuando se tomó la decisión de dividir el territorio, estábamos en las alturas del colonialismo. El divide et impera [«divide y vencerás»] no se consideraba una cuestión problemática».

Además, el antisemitismo en Europa y «la tragedia del Holocausto» crearon una mayor sensibilidad sobre el tema. «Durante mucho tiempo, e incluso hoy, criticar a Israel era (y sigue siendo) considerado inaceptable.

«¿Por qué hoy? Porque creo que las [violaciones] de los derechos de los palestinos han llegado a un punto sin precedentes. Después de la Segunda Intifada, la matriz de control se ha endurecido para los palestinos, hay una sensación de encarcelamiento físico y psicológico. Ahora, hay una sensación más clara del sistema discriminatorio que Israel ha impuesto gradualmente».

¿Rendirá cuentas Israel?

Si hay un hecho invariable en el comportamiento de Israel hacia los palestinos, es el hecho de que la comunidad internacional nunca le ha exigido responsabilidades de manera significativa. Teniendo esto en cuenta, preguntamos a Albanese por qué cree que esto es así y si piensa que las actuales instituciones internacionales tienen el poder de cambiar esta realidad.

«El derecho internacional siempre ha estado del lado de los palestinos, desde el principio», insistió Albanese. «La cuestión es de decisiones políticas. ¿Tiene la comunidad internacional el poder de cambiar esta realidad? Sí, por supuesto. ¿Tiene la voluntad de hacerlo? No parece que sea así. Como señaló Michael Lynk en su último informe a la Asamblea General [de la ONU] el año pasado, es la inacción de la comunidad internacional y, en particular, de ciertos Estados, lo que está permitiendo las acciones israelíes y ha permitido que Israel se transforme en un sistema que ningún actor serio de los derechos humanos se abstiene hoy de llamar apartheid.

«¿Puede cambiarse? Creo que la maquinaria de derechos humanos y la ley de derechos humanos siguen siendo esenciales para recordar a todos el perímetro entre lo legal y lo ilegal, lo que es posible y lo que no es posible.»

Fuente: https://www.monitordeoriente.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner