55 periodistas han sido asesinados desde el año 2000. Israel ataca y mata a periodistas palestinos para ocultar la verdad

El asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh, no es un hecho aislado. Todos los días el ejercito israelí de ocupación ataca a la prensa, obstruye el trabajo informativo, golpea periodistas, los encarcela, les dispara y allana sus viviendas y a veces los asesina.


Durante el levantamiento de mayo del año pasado, los ataques contra periodistas fueron muy frecuentes. Decenas de periodistas resultaron heridos durante la cobertura en Cisjordania, la Franja de Gaza, Jerusalén ocupada y el interior ocupado, pero la escena más destacada fue el ataque contra el corresponsal de Al-Jazeera Guevara Al Budairi y su arresto en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén ocupada.

Hoy, la ocupación demuestra una vez más que atacar a los periodistas es una política del estado de Israel y un método continuo en contra de la prensa, y que esta política no se detiene en el límite de golpear y arrestar, como sucedió con la periodista Al-Budairi, sino hasta matar, como sucedió con La reportera de Al-Jazeera Shireen Abu Akleh, durante su cobertura del asalto de la ciudad de Jenin, asesinada por un francotirador del ejército israelí de ocupación, y que ha dejado herido al productor de Al-Jazeera Ali Al-Samudi, quien recibió disparos con balas reales.

Violaciones al por mayor

El asesinato de la periodista Abu Akleh no es la única violación de la ocupación en contra de la prensa. Las violaciones israelíes tienen un extenso propntuario, incluidos arrestos, asesinatos y obstrucciones en los trabajos de campo y la cobertura de las noticias por periodistas sobre el terreno durante las incursiones en Cisjordania, las guerras en la Franja de Gaza, las incursiones en Al-Aqsa, las intifadas anteriores, e incluso en las actividades pacíficas semanales en las zonas amenazadas.

Durante el año 2021, el Centro Palestino para la Libertad y el Desarrollo MADA, documentó más de 368 violaciones, incluidas 155 violaciones directas, entre lesiones y asesinatos. 3 periodistas fueron asesinados durante la agresión en la Franja de Gaza en mayo del 2021: Muhammad Shaheen, Abdul Hamid Al- Kolak y Youssef Abu Hussein.

También el año pasado, la ocupación bombardeó debilitadamente 33 sedes de prensa en la Franja de Gaza durante la agresión de mayo, algunas de las cuales fueron completamente destruidas.

A principios del presente año, el Centro documentó en su seguimiento mensual 100 violaciones contra periodistas, la mayoría durante el mes de abril y centradas en contra de periodistas en Jerusalén ocupada y el campamento de Jenin, durante sus cobertura de los hechos.

El director de la oficina de Al Jazeera en Palestina, Walid Al-Omari, dijo durante una conferencia de prensa en Nablus este miércoles, que la ocupación había asesinado a 55 periodistas mientras realizaban su trabajo profesional periodístico desde el año 2000.

Según el Club de Prisioneros Palestinos, actualmente, 16 periodistas están recluidos en las prisiones de la ocupación, incluido el periodista Mahmoud Issa, que ha estado detenido desde el año 1993, y la periodista Bushra al-Taweel de la ciudad de Al-Bireh, que ha sido arrestado 6 veces durante los últimos años, la mayoría de los arrestos fueron bajo la modalidad de “arresto administrativo”, es decir encarcelada sin cargo o motivo alguno.

En una declaración, el Centro MADA dijo que «la persistencia de las fuerzas de ocupación israelíes en cometer más crímenes y ataques graves contra periodistas palestinos y los medios de comunicación palestinos confirma que el principal objetivo detrás de esto es ocultar los crímenes diarios de la ocupación contra el pueblo palestino y que la información no llegue a la opinión pública mundial».

Según la declaración de MADA, es la impunidad de los perpetradores de todos estos crímenes y violaciones israelíes contra periodistas y medios de comunicación en Palestina, lo que alienta a la ocupación a cometer más atrocidades ya que no existe rendición alguna de cuentas y menos el enjuiciamiento de los perpetradores de estos crímenes y llevarlos una justicia verdadera e imparcial.

En noviembre de 2019, el fotógrafo y periodista Maaz Amarneh resultó gravemente herido y perdió su ojo izquierdo por disparos de militares israelíes.

Escalada de los ataques

El miembro del Sindicato de Periodistas Palestinos Omar Nazzal, dice que los ataques a los periodistas palestinos continúan y están amparados por el nivel político israelí. Esto se evidencia en las declaraciones de los lideres israelíes como el caso del miembro del Knesset Ben Gvir quien ha reiterado públicamente su apoyo a disparar a todos los periodistas que obstruyen el trabajo de los soldados. Esto es lo que sucede todos los días.

Nazzal continuó a Al Jazeera Net: «El asesinato de la colega Abu Akleh es un crimen en toda regla, donde los responsables deben ser llevados ante los tribunales internacionales, a través de videos claros y testimonios de colegas que confirmaron que fue asesinada a sangre fría». No obstante, Israel protegerá a los asesinos y nunca respetará los tribunales ni la legalidad internacionales. Israel se siente y actúa por encima de todas estas instancias.

El ataque y asesinato de Shireen Abu Akleh hoy conmocionó a los periodistas, especialmente a aquellos que trabajaron con ella durante años, y cada uno de ellos pensó que él podría haber estado en su lugar o perfectamente ser el siguiente.

El periodista Khaled Badir, quien la acompañó en la cobertura informativa durante los últimos cuatro días, los cuales ella cubrió los eventos en Jenin, todavía se siente conmocionado, ya que hace pocos días, comía con ella y con el personal de Al Jazeera durante el trabajo en Jenin.

Badir habló con Al Jazeera Net sobre los ataques y obstáculos que la ocupación coloca frente a los periodistas, y dijo que estos ataques aumentan en las áreas de enfrentamientos semanales y en Jenin, donde la ocupación apunta a los periodistas, coloca controles militares frente a ellos, les impide realizar sus trabajos y cubrir las noticias y les obliga a retirarse de los sitios de los hechos, además se suman las violaciones de los colonos que se han convertido en una carga adicional para los periodistas, tal como le sucedió a él mismo y a la periodista asesinada hace una semana en el puesto de control de Hawara, al sur de Nablus, cuando un colono los interceptó y rompió la cámara con la que trabajan, a vista y paciencia de los militares israelíes.

Fuente: Al Jazeera Net
Traducción y edición de PalestinaLibre.org

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: