Aspectos para desarrollar en el I encuentro Internacional de ciberactivismo por Palestina 2022

18 de mayo de 2022

Por Mariano Ali*

Algunos aportes para estimular estos temas que impactan directamente en el complejo proceso padece el pueblo Palestino. 

Con el auge de las nuevas tecnologías y la masificación de Internet en la década de los 90, se ha incrementado la necesidad de reflexionar sobre la aclimatación de este tipo de dispositivos como medios de difusión de las distintas expresiones culturales de la población actual. La construcción de una cultura fascinada por el uso de la tecnología una vez más pone en evidencia la capacidad que tiene la obra del sujeto sobre su estilo de vida, llegando incluso en ocasiones a afectarlo directamente por la forma disruptiva en la que interviene en su cotidianidad: para alienarlo o liberarlo de su drama social. Es clave resaltar que los escenarios políticos no han quedado exentos a estas transformaciones y paulatinamente les ha planteado el reto a sus actores de adecuarse a la nueva sensibilidad que se ha generado por esta particular pulsión de la sociedad de la información en su expresión digital. Vale mencionar que esta interpretación tiene su impacto en la manera como se codifican las relaciones de poder puesto que, ante esta combinación de factores: coyunturas históricas y cambios tecnológicos de los mass media, lo que prevalece es la constante tensión entre masificación y formas de legitimación donde la manera cómo se presentan los hechos, cómo los vemos y cómo se desarrollan en el campo político, son aspectos propios de aquellas variantes que se despliegan en el ecosistema de las mediaciones simbólicas cotidianas. No es igual el uso de las nuevas tecnologías informativas o comunicativas que se operan desde la subjetividad de un ciudadano común, a aquellas que provienen desde los centros de poder político. La primera, es una expresión dentro del enjambre de opiniones que se puede constituir en torno a un tema cualquiera; la segunda, es un comando que establece directrices sobre formas de actuar para aspectos concretos; llega, dependiendo del nivel que esté y poder de influencia, a constituirse como política abierta y legalizada. Sin embargo, con el desarrollo de Internet y más aún por las virtudes que ofrece para la constitución y propagación de contenidos a escala mundial, permitiendo que las experiencias que en otrora quedaban confinadas a espacios estrictamente personales y locales, hoy, como un atributo de esta particular era de la información, puedan alcanzar la esfera global no sólo por el carácter noticioso que tengan, sino por la empatía política, el rasgo común de identidad que llegan a concretar con otras vivencias que se desenvuelven en otros territorios distantes a los definidos por el lugar desde donde se narran.

Lo que no se logra por los consensos y modos convencionales que propone la racionalidad política desde las esferas del poder, la población lo construye entonces con sus propios modos de participación y empoderamiento de su realidad, presionando a aquellas acciones de poder que se establecen como legítimas y planteando además un clima de fricción permanente entre la verdad dicha por el poder constituido y la que se concibe desde el poder constituyente. Estado y ciudadanía tienen sus prerrogativas de vinculación o ruptura; en ambas, la información cumple un papel fundamental como nervio para la confianza, la «subordinación» y para salir de la opacidad a la que se someten los poderes de los Estados con el fin de evitar que se les cuestione, erosione su credibilidad o se les plantee un cambio. «Secreto es poder», es una máxima y doctrina para el funcionamiento de algunos Estados. Refiriéndose a Internet, el pensador uruguayo Eduardo Galeano explica que:

“Paradójicamente algo que nació al servicio de la muerte, como un invento del Pentágono para coordinar en escala planetaria sus planes de agresión contra otros países, se convirtió en un instrumento de vida. La gente transformó en su fin original y gracias a eso puede encontrarse, reunirse en torno a objetivos comunes y puede auto convocarse para rechazar las injusticias. Para protestar. Son esas paradojas que te ayudan a vivir y te demuestran que no hay nada definitivo. Hay muchas cosas que nacen en un sentido y terminan viviendo en otro ”.

La opacidad -entendida como ocultamiento de lo que afecte al poder constituido- es característica del Estado como mecanismo de imposición de acciones que pueden estar al margen la legalidad. Este escamoteo de sus vilezas pareciera ser un elemento ineludible para su funcionamiento en pos de su preservación y vitalidad: en la medida en que no se conozcan sus errores y reluzcan sólo sus virtudes por medio del poder tecnológico propagandístico, más garantizará su preeminencia; de ahí la necesidad de hacer de la información ¿propaganda? un recurso para su servicio y hegemonía.

*Periodista y antropólogo

Nos vemos en el I encuentro Internacional de ciberactivismo por Palestina 2022

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: