Bennett tiene que ir con cuidado o la «Espada de Jerusalén» podría desatarse de nuevo

Foto: El primer ministro israelí, Naftali Bennett, el 10 de abril de 2022 [RONEN ZVULUN/POOL/AFP vía Getty Images].

26 de abril de 2022

Por Ramzy Baroud

Desde el 15 de abril, el ejército de ocupación israelí y la policía han asaltado diariamente la mezquita de Al-Aqsa en la Jerusalén ocupada. Bajo el pretexto de proporcionar protección a las «visitas» provocadoras de miles de colonos judíos israelíes ilegales y fanáticos de derechas, el ejército de ocupación ha herido a cientos de palestinos, incluidos periodistas, y ha detenido a otros cientos.

Los palestinos entienden que los actuales ataques a Al-Aqsa tienen un significado político y estratégico más profundo para Israel que las incursiones anteriores. El Noble Santuario de Al-Aqsa ha sido objeto de incursiones rutinarias por parte de las fuerzas israelíes bajo diversos pretextos en el pasado. Sin embargo, la importancia de la mezquita ha adquirido un peso adicional en los últimos años, especialmente tras la rebelión popular palestina, las protestas masivas, los enfrentamientos y otra guerra israelí contra civiles en Gaza el pasado mes de mayo, a la que los palestinos se refieren de forma reveladora como Saif Al-Quds, Operación Espada de Jerusalén.

Históricamente, Haram Al-Sharif -el Noble Santuario- ha estado en el corazón de la lucha popular en Palestina, así como en el centro de las políticas israelíes. Situado en la Ciudad Vieja de la Jerusalén ocupada, el Santuario se considera uno de los lugares más sagrados para todos los musulmanes del mundo. Ocupa un lugar especial en el Islam, ya que se menciona en el Sagrado Corán y en los dichos del profeta Mahoma. El recinto contiene varias mezquitas históricas y diecisiete puertas, además de otros lugares islámicos importantes. Al-Aqsa es una de estas mezquitas; la Cúpula de la Roca es otra.

La importancia de Al-Aqsa ha adquirido un significado adicional para los palestinos debido a la ocupación israelí que, a lo largo de los años, ha atacado mezquitas, iglesias y otros lugares sagrados palestinos. Por ejemplo, durante la guerra israelí de 2014 contra la asediada Franja de Gaza, el Ministerio palestino de Dotaciones y Asuntos Religiosos dijo que 203 mezquitas fueron dañadas por las bombas israelíes, y 73 fueron destruidas por completo.

Por ello, tanto los musulmanes como los cristianos palestinos consideran que Al-Aqsa, el Santuario y otros lugares musulmanes y cristianos de Jerusalén son una línea roja que no debe cruzar Israel. Generación tras generación, se han movilizado para proteger los lugares aunque, en ocasiones, no han podido hacerlo. En 1969, por ejemplo, el extremista judío australiano Denis Michael Rohan llevó a cabo un incendio provocado en Al-Aqsa.

Incluso las recientes incursiones en la mezquita no se limitaron a atacar y detener a los fieles. El segundo viernes de Ramadán se produjeron muchos destrozos en el interior de Al-Aqsa, y sus famosas vidrieras quedaron destrozadas y el mobiliario roto.

Las incursiones en el Haram Al-Sharif continúan mientras escribo. Los extremistas judíos se sienten cada vez más fortalecidos por la protección que reciben del ejército israelí y el cheque en blanco que les dan los influyentes políticos israelíes. Muchas de las redadas están dirigidas por el miembro de la Knesset israelí de extrema derecha Itamar Ben-Gvir, el político del Likud Yehuda Glick o el ex ministro del gobierno Uri Ariel.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, utiliza sin duda las redadas en Al-Aqsa como una forma de mantener a raya a su electorado religioso y de extrema derecha, a menudo rebelde. La repentina dimisión, el 6 de abril, de Idit Silman, miembro del partido derechista Yamina, dejó a Bennett aún más desesperado en su intento de insuflar vida a su fraccionada coalición. Bennett, que en su día fue líder del Consejo de Yesha, una organización que agrupa a los asentamientos ilegales de la Cisjordania ocupada, llegó al poder gracias a los fanáticos religiosos, tanto en Israel como en los Territorios Palestinos Ocupados. Perder el apoyo de los colonos podría costarle fácilmente su puesto.

El comportamiento de Bennett es coherente con el de anteriores dirigentes israelíes, que han recrudecido la violencia en Al-Aqsa como forma de distraer a su base de votantes de sus propios problemas políticos, o para atraer a la poderosa circunscripción israelí de extremistas religiosos y de derechas. En septiembre de 2000, el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, asaltó la mezquita de Al-Aqsa con miles de soldados israelíes, policías y extremistas afines. Lo hizo para provocar una respuesta palestina y derrocar el gobierno de su archienemigo Ehud Barak. Sharon lo consiguió, pero a un alto precio; su «visita» desató la Segunda Intifada Palestina, que duró cinco años, también conocida como Intifada de Al-Aqsa.

En 2017, miles de palestinos protestaron contra un intento israelí de instalar «cámaras de seguridad» en las entradas del santuario sagrado. La medida fue también un intento del ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de apaciguar a sus partidarios de la derecha, pero las protestas masivas en Jerusalén y la posterior unidad palestina de entonces obligaron a Israel a cancelar sus planes.
Esta vez, sin embargo, los palestinos temen que Israel pretenda algo más que una simple provocación. Israel planea «imponer una división temporal y espacial de la mezquita de Al-Aqsa», según Adnan Ghaith, máximo representante de la Autoridad Palestina en Jerusalén Este. Esta frase en particular – «división temporal y espacial»- también es utilizada por muchos palestinos, ya que temen que se repita el escenario de la Mezquita Ibrahimi.

Tras el asesinato de 29 fieles musulmanes en 1994 a manos de un extremista judío israelí, Baruch Goldstein, y el posterior asesinato de muchos más palestinos a manos del ejército israelí en la mezquita de Ibrahimi en Hebrón (Al-Jalil), Israel dividió la mezquita. Asignó un espacio más amplio a los colonos judíos mientras restringía el acceso a los palestinos, a los que se les permite rezar a ciertas horas y se les prohíbe en otras. Esto es precisamente lo que los palestinos entienden por división temporal y espacial, que ha estado en el centro de la estrategia israelí durante muchos años.

Sin embargo, Bennett debe ir con cuidado. Los palestinos están hoy más unidos en su resistencia y conciencia de los planes israelíes que en cualquier otro momento del pasado. Un componente importante de esta unidad son los ciudadanos palestinos de Israel, que ahora defienden un discurso político similar al de sus compatriotas de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. De hecho, muchos de los defensores de Al-Aqsa proceden de esas comunidades «árabes israelíes». Si Israel continúa con sus provocaciones en Al-Aqsa, corre el riesgo de que se produzca otra revuelta palestina como la del pasado mes de mayo, que comenzó de forma reveladora en Jerusalén Este.

Apelar a los votantes de derechas atacando, humillando y provocando a los palestinos ya no es una tarea fácil, como ocurría a menudo en el pasado. Como nos ha enseñado la «Espada de Jerusalén», los palestinos son ahora capaces de responder de forma unificada y, a pesar de sus limitados medios, incluso de presionar a Israel para que dé marcha atrás en sus políticas. Bennett debe recordar esto antes de llevar a cabo más provocaciones violentas en Al-Aqsa, o la «Espada de Jerusalén» podría desatarse de nuevo.

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner