El arte y la identidad palestina protagonizan la Bienal de Venecia

22 de abril de 2022

En el centro del Palazzo Mora de Venecia hay un olivar vivo sembrado de llaves. Cada llave representa a un palestino expulsados en 1948 y simboliza la intención de volver a casa algún día. Un mapa histórico de Palestina cubre el suelo de la galería; por encima, unos altavoces reproducen historias orales palestinas mezcladas con música tradicional.

Todo ello forma parte de una nueva exposición dedicada al arte palestino. La muestra, titulada “Desde Palestina con el arte”, ha sido organizada por el Museo de Palestina de Estados Unidos, una organización sin ánimo de lucro con sede en Connecticut dedicada a mostrar el arte y la historia de Palestina.

Diecinueve artistas palestinos, una mezcla de artistas que residen actualmente en Palestina y de los que forman parte de su diáspora, así como de los consagrados y los emergentes, figuran en la muestra, que pretende mostrar “la belleza perdurable de Palestina” y pretende ayudar a los artistas a ganarse “su merecido lugar en el panorama artístico mundial”, dijo Nancy Nesvat, curadora jefe del museo.

Entre los conocidos artistas incluidos se encuentran Samia Halaby, pintora abstracta, activista y académica afincada en Jerusalén, y Nabil Anan, nacido en Latroun, un destacado pintor de figuras, ceramista y escultor considerado un pionero del arte palestino contemporáneo.

El museo sigue siendo la única institución en Estados Unidos dedicada exclusivamente a la preservación del arte y la cultura palestinos. El museo mantiene un programa “apolítico” de conferencias, proyecciones de películas y talleres de creación artística. Las exposiciones recientes incluyen una muestra de obras de mujeres palestinas contemporáneas y un estudio multimedia de artistas vivos e históricos, que incluye esculturas de Muhammed Al Haj, retratos de Jacqueline Bejani y paisajes de Palestina de Nahla Asia.

La Bienal de este año supone la primera exposición del museo en el prestigioso festival internacional de arte, en el que, además de la exposición principal, numerosos países montan exposiciones en sus propios pabellones nacionales.

Debido a la impugnación de la condición de Estado de Palestina por parte de Occidente (sólo 138 de los 193 miembros de la ONU reconocen al país en 2019), los organizadores se han enfrentado en el pasado a cómo presentar exactamente el arte palestino durante la Bienal. En sus 127 años de historia, el evento nunca ha tenido un pabellón nacional oficial para Palestina. (Otros territorios sin pabellones nacionales que organizan eventos oficiales colaterales durante la Bienal son, este año, Hong Kong, Escocia y Taiwán).

En 2002, el comisario Francesco Bonami, director artístico de la edición de 2003, sugirió a la junta directiva de la Bienal que considerara la posibilidad de añadir un pabellón palestino a la próxima exposición. La idea duró poco: a la mañana siguiente, un artículo mordaz de Il Gazzettino, uno de los principales periódicos de Venecia, acusó a Bonami de cortejar el antisemitismo. En su lugar, Bonami optó por incluir una obra de instalación titulada “Nación apátrida”, compuesta por varios pasaportes a gran escala, diseñados por la arquitecta palestina Sandi Hilal y su marido italiano, Alessandro Petti.

En 2009, la exposición “Palestine c/o Venice” fue admitida como el primer evento colateral oficial de la Bienal sobre arte palestino. Comisariada por Salwa Mikdadi, reflejaba la dura realidad de los palestinos que viven bajo la ocupación israelí, o “la impermanencia crónica, una condición que los palestinos superan con resistencia creativa al reclamar su lugar como profesionales del arte libres del esencialismo político que define la representación mediática de su estética”, según el catálogo de la exposición.

La perseverancia del arte palestino en Venecia es un buen argumento contra la relevancia de los pabellones nacionales en una comunidad artística transnacional. En 2019, Larissa Sansour representó a Palestina en el pabellón danés con la película In Vitro, una visión en blanco y negro del apocalipsis climático ambientada en Belén. El año pasado, los arquitectos Elias y Yousef Anastas, cofundadores del estudio de arquitectura Aau Anastas, presentaron en la Bienal de Arquitectura de Venecia su obra All Purpose, un pabellón cuyo techo abovedado estaba hecho de piedra caliza palestina.

“Desde Palestina con el Arte” presenta una amplia gama de arte en diversos medios. Sana Farah Bishara, residente en Haifa, tiene esculturas de bronce de figuras abstractas similares a las instaladas en espacios públicos de toda Palestina. Rania Matar, becaria Guggenheim 2018, presenta fotografías que exploran su interés en la intersección de la identidad, la individualidad y el género en Oriente Medio y Estados Unidos, mientras que Hanan Awad, afincada en Oklahoma, presenta fotografía callejera. El artista multidisciplinar Ibrahim Alazza utiliza a menudo piedras de toque y artefactos culturales palestinos para investigar la memoria colectiva del país.

“Los artistas palestinos están produciendo un excelente trabajo en condiciones severas, incluyendo los bombardeos”, dijo Saleh recientemente al National. “Queremos que las obras de arte hablen, como cualquier otra obra de otros lugares”.

Fuente: ArtNews

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner