Organizaciones civiles y de derechos humanos condenan los ataques de las fuerzas de apartheid y ocupación contra fieles en la mezquita de Al-Aqsa

18 de abril de 2022

Las organizaciones civiles y de derechos humanos abajo firmantes condenan enérgicamente el terrorismo del Estado sionista ocupante y de apartheid «Israel» y sus continuos ataques contra el pueblo palestino, permitiendo que las fuerzas especiales de la ocupación ataquen a los fieles en la madrugada del viernes 15 de abril, golpeándolos, disparando bombas de gas y sonido, y utilizando balas de goma y porras, que apuntaron a las partes superiores de los cuerpos de los fieles, según testigos presenciales, en la mezquita de Al-Aqsa, y resultó en más de (203) heridos y el arresto de más de (469) palestinos, sin mencionar los ataques contra paramédicos y periodistas para evitar que ayudaran a los heridos.
Las organizaciones y redes civiles y de derechos humanos hacen un llamamiento a todos los países y a las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales para que condenen al Estado ocupante y del apartheid por estas violaciones en la mezquita de Al-Aqsa, que se producen en el contexto de graves violaciones y crímenes contra el pueblo palestino que han continuado durante más de siete decenios y que, lamentablemente, se están produciendo a plena vista y vemos a países que recurren a un silencio vergonzoso y siguen la política del doble estándar respecto a los derechos de los pueblos.
Las organizaciones abajo firmantes afirman que estos ataques de las fuerzas de ocupación en la mezquita de Al-Aqsa se enmarcan en un plan de judaización para aplicar la división temporal y espacial en la mezquita, similar a lo que hicieron con la mezquita de Ibrahimi en Hebrón, y en el marco de una visión dirigida al conflicto en la tierra palestina ocupada es un conflicto religioso y no un conflicto resultante de la colonización de asentamientos de la tierra palestina. la ocupación y las violaciones graves del derecho internacional público, las normas internacionales de derechos humanos y el derecho humanitario, especialmente los Convenios de Ginebra de 1949 y el primer Protocolo adicional de 1977, los crímenes de guerra, los crímenes de lesa humanidad y el genocidio, a los que se expusieron los derechos inalienables del pueblo palestino, entre los que destaca el derecho al retorno de los refugiados y las personas desplazadas, el derecho a la autodeterminación y el derecho a un Estado independiente. Durante las semanas previas al advenimiento del Ramadán, las autoridades de ocupación estaban allanando el camino para convertir el mes sagrado en un mes sangriento para el pueblo palestino, y las políticas de ejecuciones extrajudiciales se han intensificado desde principios de año.

Las organizaciones abajo firmantes consideran que la continuación del Estado ocupante sionista de apartheid viola los derechos del pueblo palestino. Es un silencio flagrante el de los crímenes de la ocupación sionista, y es una grave hostilidad hacia los palestinos y su derecho a defender sus derechos nacionales legítimos.
Finalmente, los firmantes instan a:
Primero: Se le pide a la Corte Penal Internacional acelerar la investigación de los crímenes de la ocupación que constituyen crímenes de lesa humanidad.
Segundo: Llamar a los Altos Estados Contratantes a obligar al Estado ocupante y al Estado del apartheid a aplicar y respetar el primer artículo común de los Convenios de Ginebra, que estipula el compromiso de las Altas Partes Contratantes de respetar y garantizar el respeto de la Convención en todos los casos.
Tercero: El Consejo de Derechos Humanos y todos los órganos interesados en los derechos humanos adoptan una postura firme contra las violaciones del Estado ocupante y de apartheid en la Palestina ocupada.
Cuarto: Invitar al Consejo de Seguridad de la ONU a celebrar una sesión de emergencia en la que tome una decisión de conformidad con el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas condenando los actos brutales del Estado ocupante y de apartheid contra el pueblo palestino que amenazan la paz y la seguridad internacionales.
Quinto: Todos los países detienen la normalización con el estado ocupante y de apartheid y cortan las relaciones económicas y de otro tipo con él, similar a lo que sucedió con el régimen de apartheid en Sudáfrica.
Sexto: Los países del mundo se abstienen de suministrar armas al Estado ocupante y del apartheid con respecto a las normas del Acuerdo sobre el Comercio de Armas, detener el comercio con ellos e imponerles sanciones.

pdf_20220417_091950_0000

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner