Israel aprovecha la reunión con los países árabes para anunciar un nuevo «mecanismo de seguridad» para Oriente Medio

29 de marzo de 2022

En lo que se está presentando como una cumbre innovadora, altos diplomáticos de Israel, Estados Unidos y cuatro países árabes han debatido hoy la creación de una nueva arquitectura de seguridad. En la llamada «Cumbre del Néguev», el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, se reunió con su homólogo estadounidense, Antony Blinken, y con los ministros de Asuntos Exteriores de Bahréin, Egipto, Marruecos y los EAU. Los tres países árabes normalizaron polémicamente los lazos diplomáticos con el Estado de ocupación en 2020 durante la administración de Donald Trump, mientras que Egipto fue el primer Estado árabe en firmar un tratado de paz con Israel, en 1979.

«Lo que estamos haciendo aquí es hacer historia: construir una nueva arquitectura regional basada en el progreso, la tecnología, la tolerancia religiosa, la seguridad y la cooperación en materia de inteligencia», dijo Lapid, que organizó la conferencia.

«Esta nueva arquitectura y las capacidades compartidas que estamos construyendo», añadió Lapid, «intimidan y disuaden a nuestros enemigos comunes: en primer lugar, Irán y sus aliados». Lapid también mencionó que la cumbre se convertirá en un «foro regular». Sin embargo, no hay noticias de que se haya firmado ningún acuerdo formal con los países árabes sobre la nueva arquitectura de seguridad.

Abrazando plenamente los llamados Acuerdos de Abraham negociados por Trump, Blinken dijo que «hace unos años esta reunión habría sido imposible de imaginar». Sin embargo, el secretario de Estado estadounidense afirmó que los Acuerdos de Abraham no son un sustituto de la cuestión palestina, y añadió que esta cuestión se ha planteado durante la cumbre.

Los gobiernos árabes asistentes también mantuvieron que la cumbre debe avanzar en la aplicación de una solución de dos Estados para los palestinos, con Jerusalén Este, ocupada por Israel, como capital.

La cumbre se celebró en Sde Boker, una pequeña ciudad desértica del sur de Israel que fue el último hogar de David Ben-Gurion, el primer primer ministro de Israel. Hubo una pequeña protesta en el exterior, llamando la atención sobre la ocupación israelí de Palestina. Un grupo sostenía una pancarta que decía: «¿No falta alguien?», en referencia a los palestinos.

En una rueda de prensa celebrada en la Franja de Gaza, las facciones palestinas describieron la cumbre como «la cumbre de la vergüenza en el Néguev ocupado» y una «puñalada en la espalda» del pueblo palestino, que lleva más de siete décadas soportando los «salvajes» ataques israelíes.

«La verdadera amenaza para el pueblo árabe es la ocupación sionista», insistieron las facciones. La cumbre, dijeron, tenía como objetivo comercializar la formación de una alianza árabe-sionista como una extensión de la OTAN, que se enfrenta a su mayor desafío en la historia reciente tras la invasión rusa de Ucrania.

Los grupos de derechos han pedido a Blinken que aproveche su visita a Israel y Palestina para reafirmar el compromiso de Estados Unidos con el derecho internacional y los derechos humanos.

«No hay mejor momento para que el secretario Blinken muestre al mundo que Estados Unidos hará cumplir a Israel las mismas normas de derecho internacional, prohibiendo la anexión y la adquisición ilegal de territorio mediante el uso de la fuerza, que las que está utilizando para exigir el fin de la invasión y la ocupación de Ucrania por parte de Rusia», declaró Sarah Leah Whitson, directora ejecutiva de Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN).

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner