Conmemoramos 19 años del asesinato de la activista Rachel Corrie

16 de marzo de 2022

Rachel Corrie fue aplastada un 16 de marzo de 2003 por una excavadora blindada israelí en Rafah, cuando intentaba impedir la demolición de viviendas palestinas en el sur de Gaza, con una acción directa no violenta.

Estudiaba en el Evergreen State College de su ciudad, Olympia, en el estado de Washington, y era conocida por su especial sensibilidad liberal.

La joven de 23 años organizaba allí actos por la paz antes de unirse, a través del grupo local Olimpiadas por la Paz y la Solidaridad, a una organización dirigida por palestinos que utiliza medios no violentos para desafiar las tácticas del ejército israelí en Cisjordania y Gaza.

Tras su muerte en el hospital el 17 de marzo de 2003 -dos años antes de que las tropas y los colonos israelíes abandonaran Gaza-, sus padres rindieron homenaje a su preocupación por los derechos humanos y la dignidad, recordando su “dedicación a todo el mundo”.

“Rachel estaba llena de amor y sentido del deber hacia nuestros semejantes, vivieran donde vivieran, y dio su vida tratando de proteger a los que no podían protegerse a sí mismos”, dijo su padre Craig.

La madre de Corrie, Cindy, dijo que su hija había pasado noches durmiendo en pozos para protegerlos de las excavadoras.

“Vivió con familias cuyas casas estaban amenazadas de demolición y hoy, según tenemos entendido, estuvo de pie durante tres horas intentando proteger una casa”.

Momentos previos a su asesinato, Corrie, llevaba un chaleco naranja fluorescente para alertar a los conductores de las excavadoras de su presencia, había descrito anteriormente los peligros de su trabajo.

Los testigos dijeron que el día que murió, Corrie se había subido a un montón de tierra que estaba en el camino de una excavadora.

“La excavadora se dirigió hacia ella muy lentamente. Ella estaba totalmente a la vista, justo delante de ellos”, dijo el también activista Tom Dale.

“Desgraciadamente, ella no pudo mantener el agarre ahí y empezó a resbalar hacia abajo. Se podía ver que estaba en serios problemas; había pánico en su cara mientras se daba la vuelta”.

“Todos los activistas que estaban allí gritaban, corrían hacia la excavadora, intentando que se detuviera. Pero siguieron adelante”, añadió.

Sin embargo, una investigación interna dirigida por el jefe del Estado Mayor israelí concluyó, un mes después de la muerte de Corrie, que sus fuerzas no eran culpables, que ella había estado escondida detrás de un montículo de tierra y que el conductor de la excavadora no la había visto.

“Rachel Corrie no fue atropellada por un vehículo de ingeniería, sino que fue golpeada por un objeto duro, muy probablemente una losa de hormigón que se movió o se deslizó hacia abajo mientras se movía el montículo de tierra tras el que se encontraba”, dijo.

Aunque los investigadores expresaron su pesar por cualquier incidente en el que resultaran perjudicadas personas inocentes, consideraron que la actuación “ilegal e irresponsable” del ISM “contribuyó a los trágicos y angustiosos resultados”.

En marzo de 2010, la familia presentó una demanda civil en el tribunal del distrito de Haifa contra el gobierno israelí por el incidente, acusando a los militares de haberla matado ilegal o intencionadamente o de negligencia grave. La familia lo describió como su “último recurso”.

Fuente: Rebelión / MEE

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner