Exposición dedicada al arte palestino será parte de la Bienal de Venecia 2022

Foto: una obra de 2020 de Nabil Anani, ‘En busca de la utopía #7’, se exhibirá en Venecia como parte de la exposición Desde Palestina con arte. Foto: Galería Zawyeh

02 de marzo de 2022

Por Alexandra Chávez

La exposición de arte más grande del mundo abre en abril su edición número 59. 

Si bien es posible que no haya un Pabellón Palestino en la Bienal de Venecia, a lo largo de los años, muchos artistas y curadores han trabajado, a veces, a pesar de la controversia o la censura, para establecer una presencia palestina en el evento de arte más grande del mundo.

Para la 59ª Exposición Internacional de Arte, que se realizará de abril a noviembre de este año, el Museo Palestino de EE.UU. continuará con estos esfuerzos a través de una muestra dedicada al arte y los artistas palestinos. Con sede en Connecticut, el museo es una organización sin fines de lucro centrada en exhibir el arte de los palestinos dentro de los territorios y la diáspora.

Titulada «Desde Palestina con arte», la exposición presentará obras de 19 artistas, algunos de los cuales continúan viviendo en el país, en ciudades y pueblos como Gaza, Haifa, Ramallah, Belén y Jerusalén. Otros artistas viven en Estados Unidos, Jordania y Kuwait.

Nombres notables como Samia Halaby y Nabil Anani se encuentran entre los artistas participantes, algunos de los cuales presentarán nuevos trabajos específicamente para el evento. Programada para abrir en un espacio de 560 pies cuadrados en el Palazzo Mora, la exhibición presentará pinturas, fotografías, esculturas e instalaciones, con un mapa histórico de Palestina cubriendo el piso de la galería y un olivo en el centro.

Además, también se exhibirán elementos del patrimonio cultural palestino, como bordados, música grabada e historias orales.

 
'Venetian Red' (2021) de Samia Halaby, que presentará nuevas obras en la exposición de Venecia.  Foto: Samia Halaby

“Nuestra misión no es política”, dice el fundador del Museo de Palestina en Estados Unidos, Faisal Saleh. “Es un esfuerzo humanizador. Quería crear un museo que mostrara la excelencia artística palestina y brindara una voz para que los palestinos hablaran a través de las artes”, explica.

Estableció el museo en 2018 después de vivir en los EE.UU. durante casi cinco décadas como hombre de negocios. “En algún momento, me di cuenta de que realmente no había hecho nada por Palestina”, dice. “Me interesé mucho en contribuir a la causa y al pueblo palestino, mi pueblo”.

Desde su apertura, el Museo Palestino de EE.UU. ha elaborado un programa de exhibiciones, charlas de artistas y talleres, incluida una muestra reciente sobre arte y poesía. Saleh trabaja con la curadora principal del museo, Nancy Nesvet, para organizar las exposiciones, incluida la próxima exhibición en Venecia.

 

«Queremos contar la historia palestina a través del arte, que es un medio eficaz de comunicación en lugar de disputas políticas» Faisal Saleh, fundador del Museo Palestino de EE.UU.

Está interesado en traer más artistas palestinos a la escena artística internacional. “Esperamos que el arte palestino reciba un impulso después de la Bienal de Venecia y que los coleccionistas busquen más artistas palestinos”, dice Saleh.

Desde Palestina con el arte ha sido seleccionado como uno de los eventos colaterales oficiales de la bienal, nombre de proyectos y exposiciones que han sido admitidos en la programación por la curadora de la bienal de arte, Cecilia Alemani.

Es parte de una larga línea de proyectos e iniciativas en torno al arte palestino en la Bienal. En 2009, la innovadora exposición Palestina c/o Venecia se convirtió en el primer evento colateral sobre arte palestino que se exhibe en la Bienal desde su creación en 1895.

Curada por Salwa Mikdadi, exploró lo que ella llamó “impermanencia crónica” y cómo los practicantes del arte palestino lucharon con la representación y el esencialismo en los medios. “Era importante tener una representación oficial porque Palestina no está reconocida como nación [por el gobierno italiano] y no puede tener un pabellón nacional en la Bienal”, recuerda.

Experto en historia del arte árabe moderno y contemporáneo y profesor en NYU Abu Dhabi, Mikdadi reunió a los artistas Alessandro Petti, Emily Jacir, Jawad Al Malhi, Khalil Rabah, Sandi Hilal, Shadi Habib Allah y Taysir Batniji para el espectáculo.

“La idea central de la exposición era ver cómo los artistas respondían a su entorno y a sus propios órganos de gobierno como ciudadanos, no necesariamente una respuesta al Muro del Apartheid”, explica. “Tenemos derecho a pensar más allá de las acciones israelíes, y quería ver en qué están trabajando los artistas dentro de sus propias comunidades”.

Además, también coordinó con cinco instituciones palestinas para exhibir duplicados de las obras de arte en Palestina.

En 2003, Francesco Bonami, curador de la 50ª Bienal, propuso la inclusión de un Pabellón Palestino a la junta. Fue recibido con críticas y afirmaciones de antisemitismo en un periódico veneciano local al día siguiente.

Los tiempos han cambiado desde entonces, y curadores y artistas han abierto caminos continuamente para que el arte palestino encuentre un lugar dentro de la escena artística internacional. Entre ellos se encuentran Bashir Makhoul y Aissa Deebi, quienes exhibieron sus obras en la 55ª Bienal de 2013 con el apoyo de The Palestine Art Court – Al Hoash, The Mosaic Room y AM Qattan Foundation.

Más recientemente, Larissa Sansour representó a Palestina en el Pabellón de Dinamarca en 2019 y los arquitectos Elias y Yousef Anastas, fundadores del estudio de arquitectura Aau Anastas, presentaron su obra All Purpose en la Bienal de Arquitectura de Venecia el año pasado.

Fotograma de la película 'In Vitro' (2019) de Larissa Sansour, exhibida en la 58ª Bienal de Venecia.  Foto: Lawrie Shabibi

Mikdadi cree que la importancia de los pabellones nacionales seguirá disminuyendo con los años, a medida que las nociones de representación estatal se vuelvan más matizadas y estratificadas en un mundo globalizado. En cambio, la atención se centrará en los artistas y sus ideas en lugar de las naciones a las que pertenecen. “Veo más artistas palestinos exhibiendo junto a artistas internacionales. Estos pabellones nacionales desaparecerán lentamente, e incluso ahora hay un mayor énfasis en la exposición curada en el Arsenale”, dice.

Ahora en 2022, «Desde Palestina con arte» incluye una lista de profesionales establecidos y emergentes, desde Mohammed Alhaj, Sana Farah Bishara, Rania Matar, Mohamed Khalil y Nameer Qassim hasta Ghassan Abulaban, Jacqueline Bejani, Ibrahim Alazza y Hanan Awad, entre otros.

Quizás influenciado por su experiencia empresarial, uno de los objetivos de Saleh detrás del museo y sus iniciativas es hacer crecer el mercado del arte palestino. “Muchos artistas palestinos viven en condiciones económicas severas, particularmente en Gaza y Cisjordania. Su capacidad para vender obras periódicamente es muy importante para ellos, por lo que al museo le gustaría ayudarlos”, dice, y también especifica que el museo no buscará comisiones y mantendrá su condición de organización sin fines de lucro.

Establecido en 2018, el Museo Palestino de EE. UU. está ubicado en Woodbridge, Connecticut.  Foto: Museo Palestino EE. UU.

Los eventos colaterales en la exhibición de Venecia no obtienen apoyo financiero de los organizadores de la Bienal, por lo que el Museo Palestino de EE.UU. actualmente está recaudando fondos por $280,000 de donantes privados para llevar la exhibición a Italia. Varios lienzos ya están en camino, y Saleh y Nesvet viajarán a Venecia para la instalación.

El arte palestino existe como una forma de resistencia activa y creativa. Para Saleh, espera que la muestra en la Bienal permita que el arte se sostenga por sus propios méritos y estética, un objetivo compartido con Palestina c/o Venecia.

“Hay mucha gente haciendo el trabajo político, pero nuestra misión es exhibir las obras de arte palestinas frente al mundo. Queremos contar la historia palestina a través del arte, que es un medio eficaz de comunicación en lugar de disputas políticas”, explica Saleh.

“Los artistas palestinos están produciendo un trabajo excelente en condiciones severas, incluidos los bombardeos… Queremos que la obra de arte hable, como cualquier otro trabajo de otros lugares. Los palestinos somos humanos, como todos los demás. Tenemos artistas, poetas, escritores. No somos diferentes. Somos humanos, tenemos derecho a los derechos humanos y debemos ser tratados con humanidad. Estamos clamando al mundo para que lo reconozca”, dice.

Fuente: https://www.thenationalnews.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner