La crisis de Ucrania y sus implicaciones para los países árabes

Foto: el presidente ruso Vladimir Putin asiste a una reunión con su homólogo azerbaiyano en el Kremlin de Moscú el 22 de febrero de 2022. [MIKHAIL KLIMENTYEV/SPUTNIK/AFP vía Getty Images]. 

23 de febrero de 2022

Por Ihsan Al-Faqih

A lo largo de las décadas, Oriente Medio ha sido un escenario de disputas por la influencia y los intereses entre Estados Unidos y Rusia en diversos conflictos.

Esto continuó hasta el final de la presidencia del ex presidente estadounidense Donald Trump. La implicación de EEUU en los conflictos de la región ha disminuido desde que Joe Biden asumió el cargo en la Casa Blanca en enero de 2021, al adoptar la estrategia de dirigirse hacia Asia para hacer frente a las posibles amenazas chinas o rusas en esa zona.

La necesidad de EE.UU. de fuentes de energía en el Golfo y en Oriente Medio, en general, también ha disminuido, mientras que la administración estadounidense ha adoptado la política de reducir las tensiones con Irán y distanciarse de los conflictos entre el Golfo e Irán.

Estados Unidos pretende hacer algunas concesiones para convencer a Irán de que vuelva a la versión de 2015 del acuerdo nuclear para garantizar que Teherán no posea armas nucleares.

Las relaciones entre Estados Unidos y el Golfo sufrieron tensiones debido a las cuestiones relacionadas con los derechos humanos, la guerra en Yemen y la imposición de restricciones adicionales sobre la importancia de algunos tipos de armas y municiones y la prohibición de otros. Esto hizo que Arabia Saudí, principalmente, y los EAU en cierta medida, se dirigieran a China y Rusia para obtener una mayor cooperación militar en diversos ámbitos.

Además, Irán, Egipto, Irak y otros países se volcaron en reforzar la cooperación económica y el comercio con Rusia y China.

Algunos centros de decisión estadounidenses consideran que el desarrollo de las relaciones económicas y de seguridad entre Rusia y China y varios países de Oriente Medio es un desafío ruso y chino a los intereses estadounidenses en la región.

A lo largo de las décadas, muchos países de Oriente Medio han sufrido las consecuencias de la rivalidad de intereses entre los principales países, especialmente entre Estados Unidos, la antigua Unión Soviética y la actual Federación Rusa.

Algunos de los países de la región temen la expansión del conflicto entre Rusia y Ucrania y el posible estallido de una guerra entre ambos países que provoque inestabilidad en el mundo y en Oriente Medio, si Estados Unidos se involucra de alguna manera.

Mientras tanto, otros países de la región, especialmente los países del Golfo exportadores de gas y petróleo, pueden ver la guerra como una oportunidad para mejorar sus relaciones con Washington, que quiere que algunos de estos países estén dispuestos a compensar la falta de suministro de gas ruso a los países europeos, si la administración Biden decide imponer sanciones a Rusia o detener el suministro energético mundial por razones relacionadas con la posible guerra.

La posibilidad de que se interrumpa el suministro de gas y petróleo a los países europeos preocupa a la UE y a EE.UU., que intenta tomar medidas preventivas para reforzar la seguridad energética europea y evitar una interrupción importante del suministro de gas y petróleo y una alteración de los precios en el mercado mundial debido a las posibles sanciones impuestas por la administración Biden.

Dichas sanciones impedirían a los países comprar gas y petróleo rusos, o la guerra llevaría a detener el flujo energético debido a los peligros de transportarlo a través de los territorios ucranianos o del Mar Negro hasta Europa.

Las estimaciones oficiales sugieren que los países de la UE dependen de Rusia para alrededor del 40% de sus necesidades de gas natural y que no será fácil encontrar alternativas al gas ruso.

Durante la visita del emir qatarí, el jeque Tamim bin Hamad, a Washington a finales de enero, ambas partes discutieron las opciones para suministrar a los países de la UE envíos de gas natural licuado qatarí en caso de que Rusia inicie una guerra contra Ucrania.

Sin embargo, los observadores creen que la transferencia de gas qatarí a los países de la UE necesitará más tiempo. Además, las capacidades de Qatar, dados sus compromisos con los países importadores de gas en Asia y África, seguirán siendo capaces de compensar parcialmente la necesidad de gas ruso de estos países.

Otros países productores de gas junto con Qatar, como Argelia y Egipto, podrían contribuir a reducir la dependencia de los europeos del gas ruso y cubrir parte de sus necesidades.

Asimismo, países productores de petróleo como Arabia Saudí, Irak, Kuwait y los EAU pueden contribuir a reducir la dependencia de los europeos del petróleo ruso.

Más allá de la energía, los países de Oriente Medio y del Norte de África podrían verse afectados por el impacto de la guerra, en el ámbito de los materiales agrícolas, el comercio y la producción de cereales en los países del Mar Negro.

Esto se suma a los efectos de la migración de los refugiados de las zonas de guerra a los países de la UE, y a las posibles presiones que esto puede ejercer sobre los programas mundiales de ayuda a los refugiados de los que se benefician los de Oriente Medio y el Norte de África.

Muchos países árabes, como Yemen, Líbano, Libia, Egipto, Túnez y Argelia, dependen de la importación de trigo ruso o ucraniano de primera calidad para satisfacer las necesidades locales. Se trata de países que, por lo general, sufren crisis de nivel de vida, y el posible aumento de los precios del trigo debido a la disminución de la oferta en los mercados mundiales aumentará el sufrimiento de su población.

Un cartel digital muestra los tipos de cambio en la ventana de una sucursal bancaria de Rosselkhozbank JSC en Moscú, Rusia, el martes 22 de febrero de 2022. El rublo registró la mayor caída desde marzo de 2020 después de que el presidente Vladimir Putin reconociera las repúblicas separatistas autoproclamadas en el este de Ucrania, profundizando el enfrentamiento con Occidente. Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloomberg

Las importaciones de trigo de Rusia y Ucrania representan alrededor del 30% del suministro en los mercados mundiales, al igual que otros productos alimentarios básicos, como el maíz y los aceites vegetales.

Ucrania está considerada como el quinto mayor exportador de trigo del mundo.

Los países del CCG dependen de la importación de trigo y de la mayoría de los demás productos alimentarios para satisfacer las necesidades de su población. Mientras tanto, países como Irán y Argelia se encuentran entre los diez primeros países importadores de trigo del mundo.

Egipto importa alrededor del 60% de sus necesidades de trigo de Rusia y el 30% de Ucrania.

La intervención rusa en Siria y Libia ha llevado a complicar el conflicto en ambos países, y los países árabes afectados por las dos crisis temen que las tensiones entre Moscú y los países europeos y Estados Unidos perturben los esfuerzos internacionales para resolver políticamente el conflicto en ambos países.

La mayoría de los gobiernos árabes intentan no pronunciarse políticamente sobre la crisis entre Rusia y Ucrania para mantener unas relaciones equilibradas con los dos países.

Dadas las continuas tensiones entre Washington y Moscú en relación con la crisis ucraniana, algunos gobiernos árabes pueden verse obligados a declarar una posición política, eligiendo entre Rusia y Estados Unidos y la UE.

Pero países árabes como Siria, Arabia Saudí, los EAU, Irak, Argelia y otros, así como países de la región como Irán, están tratando de preservar sus relaciones con Moscú, dada su necesidad de manufacturas militares rusas y su asociación con Rusia en lo que respecta a mantener el precio del petróleo en el mercado mundial para servir a los países que lo producen. Siria e Irán también buscan hacerlo para aumentar su influencia diplomática en su enfrentamiento con Estados Unidos.

Fuente: https://www.monitordeoriente.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner