Los delitos de apartheid no prescriben

Foto: La policía israelí detiene a un hombre palestino en el pueblo de Al-Atrash, en el desierto del Néguev, el 12 de enero de 2022 [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

22 de febrero de 2022

Por Dr Amira Abo El-Fetouh

No cabe duda de que el informe de Amnistía Internacional publicado a principios de este mes ha complacido a todos los pueblos libres del mundo, no sólo a los palestinos, y nos ha dado un poco de esperanza de que todavía hay algo de conciencia en las instituciones internacionales, que suelen ser totalmente parciales con respecto a Israel y hacen la vista gorda ante la injusticia y la brutal agresión israelí que tiene lugar en Palestina contra el pueblo, su tierra y sus propiedades. La importancia de este informe radica en el hecho de que ha sido emitido por una organización internacional de renombre mundial.

El informe de 280 páginas de Amnistía Internacional detalla las manifestaciones de discriminación practicadas por el Estado ocupante contra el firme pueblo palestino. El informe confirma que las autoridades de ocupación tratan a los palestinos como un grupo étnico inferior al pueblo judío y que Israel considera a los palestinos una amenaza demográfica. Israel ha establecido esta discriminación mediante leyes en todos los lugares donde se encuentran los palestinos, no sólo en los territorios ocupados tras la derrota de junio de 1967, sino en los demás territorios ocupados en 1948, dentro del propio Estado usurpador.

El informe también indica que se sigue impidiendo a los desplazados forzosos regresar a sus ciudades de origen, y que esta prohibición representa una vulneración flagrante del derecho internacional.

Por supuesto, esto se refiere a todos los componentes del pueblo palestino, incluidos los refugiados fuera de las fronteras de la Palestina histórica.

No cabe duda de que lo más meritorio de este informe es el hecho de que se refiera a la Palestina histórica desde el río hasta el mar y no sólo a las fronteras de 1967, lo que significa que el problema ya no está relacionado sólo con los territorios ocupados en 1967, sino que hay un problema fundamental en el corazón del propio Estado sionista. El 20% de la población de Israel está formada por palestinos, conocidos como los árabes de 1948, y están oprimidos y viven bajo una política de discriminación racial.

El informe también instaba a la comunidad internacional a ir más allá de las meras condenas verbales de las políticas israelíes y a trabajar para desmantelar el sistema de apartheid.

El informe tomaba el ejemplo del Néguev como representación de la encarnación de las políticas sistemáticas israelíes en el desplazamiento de los palestinos, la confiscación de sus tierras y la discriminación racial contra ellos. Ojalá la comunidad internacional, que adopta un doble rasero, respondiera a ese llamamiento, pero es una sociedad sorda, muda y tuerta que sólo escucha la voz de los sionistas y sólo habla a favor de ellos y no ve los crímenes que cometen contra los palestinos.

No es casualidad que el informe de Amnistía Internacional haya coincidido con el estreno de un documental del director Alon Schwarz, en el que documenta los testimonios de soldados israelíes sobre la masacre cometida en el pueblo de Tantura en 1948.

Gente del propio Estado israelí, es decir, el periódico Haaretz, también admitió los brutales crímenes cometidos por las bandas sionistas durante la Nakba, revelando los documentos que muestran los detalles de varias de esas masacres.

La historia del oficial Shmuel Lahis, mencionada en el informe publicado por Haaretz, es suficiente para confirmar la naturaleza del régimen racista de la ocupación. Este oficial criminal racista era el jefe de una de las bandas sionistas en la guerra de 1948, y la banda que dirigía tomó el control de la aldea de Hula en el Líbano. La banda cometió dos masacres en dos días consecutivos, en las que este oficial reunió a 15 civiles en una habitación de una casa destruida y los fusiló, ¡y tres décadas después se convirtió en el director general de la Agencia Judía!

El informe también revela que Ben-Gurion, el primer primer ministro del Estado de ocupación, era consciente de la limpieza étnica y de las masacres que tuvieron lugar durante la guerra y fingió lo contrario y exigió juicios falsos. Los estudios de los historiadores judíos modernos han demostrado que Ben-Gurion se equivocó porque no completó su misión de expulsar a todos los palestinos en 1948.

Haaretz informó de muchas historias atroces con las que estamos familiarizados e incluso conocemos historias aún más atroces y horribles, y las guardamos en nuestra memoria para que no se pierdan en los acontecimientos actuales. Sin embargo, la importancia de este informe es que se emite desde dentro de la propia Israel, como si admitiera, y quizás incluso se jactara, de que es un régimen de apartheid.

Desgraciadamente, todos estos informes llegan en un momento en que la nación se encuentra en un estado de silencio sin precedentes y de extrema debilidad, y los palestinos están siendo dirigidos por una autoridad títere que lleva a cabo la coordinación de la seguridad con el enemigo israelí y detiene a los combatientes de la resistencia, arrojándolos a la cárcel. Esta autoridad no cree en la resistencia para liberar a Palestina, sino que cree en la silla en la que se sienta Mahmoud Abbas como presidente ficticio de una autoridad ficticia, y en la alfombra roja que se le tiende cuando los líderes del mundo le reciben. Ha sido cegado por esta falsa autoridad y no puede ver lo que sabe con certeza, es decir, que no es más que una herramienta en manos de los sionistas y que lo trajeron para vigilar su entidad y protegerlos de la honorable resistencia.

Si esta autoridad fuera verdaderamente patriótica y trabajara en beneficio de Palestina, habría hecho mucho más ruido con estos informes y los habría utilizado en su batalla contra el enemigo israelí. Si no cree en la resistencia como medio para liberar a Palestina debido a que la balanza de poder se inclina a favor de la ocupación, como afirma, y si su opción es pacífica, entonces está en la senda pacífica que ha seguido desde los malogrados Acuerdos de Oslo y debe seguirla en todos los foros internacionales y exigir lo que ha exigido Amnistía Internacional, que es ir más allá de las condenas verbales de las políticas israelíes y trabajar para desmantelar el sistema de apartheid.

Sin embargo, no lo hará porque es una autoridad títere, y debe ser eliminada de la escena palestina, e incluso juzgada por los crímenes que cometió contra Palestina, crímenes que equivalen a alta traición.

La resistencia es la solución para liberar a Palestina desde el río hasta el mar.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner