Daniel Kupervaser: «Falange religiosa judía en el ejercito de Israel»

Foto: la valentía de Netzaj Israel. Anciano inocente de 80 años maniatado, con ojos y boca tapados, yace en el suelo en una gélida noche. 

09 de febrero de 2022

Por Daniel Kupervaser 

.

Días atrás fuimos testigos del horroroso incidente en el cual el accionar de soldados de una unidad muy conocida del ejército israelí finalizó con la horrenda muerte de un anciano palestino de 80 años. Sin motivo alguno de sospecha, este anciano fue detenido en la ruta en camino a su domicilio, esposado y, con sus ojos y boca tapados, tirado en un edificio en construcción a primeras horas de la madrugada bajo un intenso frio. Los soldados abandonaron la posición y al palestino tirado en el piso, en tanto que al poco tiempo se constató el fallecimiento del pobre Omar Abdel-Majid Asaad cuyo único error fue intentar regresar a su domicilio después de un encuentro con amigos y encontrarse con un inesperado control de soldados de esa unidad específica del ejército de Israel: el batallón Netzaj Yehuda (la eterna judea).

En relación al incidente y con referencia a la escala de valores del ejercito israelí, el general Kochavi, jefe del Estado Mayor, explicó que se trató de “una falla en la escala de valores y una torpeza de sentidos”. Sin alejarse de la realidad israelí, donde la sangre no judía es la mercancía más barata, el alto mando del ejército israelí impuso al jefe del batallón la irrisoria pena de amonestación en su currículo, y a los oficiales subalternos responsables directo de la muerte, alejamiento por dos años en el mando de soldados.  

Los palestinos lloran durante el funeral de Omar Assad, quien murió de un ataque al corazón mientras estaba detenido por soldados israelíes en la aldea de Jiljilya, en el centro de Cisjordania, el 13 de enero. Foto: Ahmad Arouri APA imágenes

Nada sorprende en el incidente y sus corolarios. Un acontecer normal en Cisjordania. Pero, gracias a una investigación periodística, consecuencia de ese acontecimiento, hoy sabemos que en el marco del ejército de Israel opera una milicia que tiene muchas características de una falange religiosa judía (“Bajo las narices del ejército se ha desarrollado una milicia: la realidad de Netzaj Yehuda”, Haaretz, 9-2-22).

Según el informe, oficiales y soldados del pasado y presente de la unidad, familiarizados con su conducta, testifican que a lo largo de los años se ha formado un batallón con un estándar de valores y moral diferentes al establecido en el ejército israelí para sus otros combatientes, todos ello sin que el alto mando preste atención.

Un ex soldado de la unidad atestigua que “salíamos de patrullaje por aldeas, y de repente uno de los integrantes decide arrojar una granada de estruendo en una casa o contra un auto que pasaba. “Era principalmente para reír y por la tradicion que escuchas sobre lo que hicieron los veteranos del batallón”

La percepción de lo altos mandos del ejercito es que en este batallón mayormente se alistan soldados de las colonias judías de Cisjordania y ven a la unidad como parte integral de la región y no como parte del ejército de un estado. Asimismo, el liderazgo judío civil de la colonización en Cisjordania también se relaciona como dueña del batallón. “Un oficial del ejército reconoció que rabinos entran en las distintas bases de la unidad y se mueven libremente, aleccionando a los soldados también sobre aspectos operativos militares. Es una especie de falange”

RABINO ARENGA A SOLDADOS DE NETZAJ YEHUDA

Llama la atención, en especial, la manifiesta indolencia de lo que está sucediendo en el batallón Netzaj Yehuda, no solo por parte de sus comandantes directos y los altos mandos del ejército israelí, sino también si se tiene en cuenta las penas significativamente leves por parte de tribunales militares ante actos de violencia injustificada por parte de sus soldados.

Uno de los aspectos que más exacerba en el informe es la manifiesta perversión hacia población palestina, más allá del trato en incidentes en su enfrentamiento contra el terrorismo palestino. Al respecto atestigua uno de sus oficiales del pasado. “Un ejemplo de ello fue durante el ayuno de Ramadán de 2020. Se emitió una orden por parte del comando de no realizar inspección entre las 14:00 y las 20:00 horas, en lugares donde no se sospeche del conductor o ciudadano que transita por el puesto de control, para aliviar su ayuno y dejarlos volver rápidamente a casa a comer”. Sin embargo, dijo, “fue en esos días que algunos de los soldados de Netzaj Yehuda decidieron hacer más difícil el paso a los palestinos e inspeccionaron cada vehículo. Tenían la intención de hacerlos sufrir durante el ayuno, en la fiesta”.

Este devenir puntual del ejército israelí no está desligado de la tendencia generalizada durante los últimos años. Cada día se percibe con mayor intensidad el creciente pavor de los mandos militares frente a la arrogancia y desfachatez del liderazgo y de las distintas organizaciones de colonos judíos en Cisjordania. Nadie puede desentenderse de la vergonzosa y racista posición del General Kochavi ante el gabinete de seguridad donde reconoció que no puede detener judíos responsables de actos violentos contra civiles. Palestinos sí. Es conocida la posición de muchos de la cúpula militar israelí que, en funciones, se agachan ignominiosamente frente a la prepotencia de colonos judíos, mientras no dejan de mencionar el peligro de su accionar después que pasan a retiro.

Mas allá de contribuir al proceso de degeneración de valores en el estado judío, cada uno de los judíos del mundo debe tener claro que la conducta de este batallón también aporta, no un granito de arena, sino una montaña, al lamentable proceso mundial de generalización y legitimación de la aversión hacia Israel, los judíos y el judaísmo.  

Ojalá me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 9-2-2022

http://daniel.kupervaser.com/

kupervaser.daniel@gmail.com

@KupervaserD

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner