Somaya Falah, estudiante palestina de Haifa, está siendo perseguida por 3 agencias israelíes de seguridad debido a su lucha por los derechos humanos de su pueblo

26 de enero de 2022

Durante 15 días, los servicios represivos de seguridad de la ocupación israelí, incluidos la policía, los servicios de inteligencia y el Shin Bet, han seguido persiguiendo a la investigadora y estudiante de doctorado Somaya Falah de Haifa.

El enjuiciamiento de la estudiante Falah comenzó el 11 de enero, cuando los aparatos sionistas irrumpieron en su casa, confiscando computadoras, celulares y luego arrestándola.

Falah está siendo sujeta a un interrogatorio continuo por parte de la inteligencia de la ocupación, el primero de los cuales fue cuando fue arrestada y trasladada a la oficina de seguridad en Haifa durante 12 horas continuas, luego de lo cual fue trasladada a detención domiciliaria, pero en otra casa en la localidad de Al Batouf, lejos de Haifa donde ella reside junto a su familia.

Y recientemente, el servicio de inteligencia de la ocupación dijo que la investigación con Falah se basó en la acusación de “comunicarse con un agente extranjero”, solo para descubrir más tarde que los servicios de seguridad israelíes están persiguiendo a la investigadora e interrogándola en el contexto de su participación en la reciente conferencia de la Ruta Alternativa Palestina o Masar Badil llevada recientemente a cabo en Madrid y cuyo objetivo es  luchar los derechos humanos palestinos y  por el retorno de los refugiados palestinos a sus hogares de origen de donde fueron violentamente expulsados mediante masacres y crímenes.

La mentira de la “seguridad”

Si un extranjero defiende los derechos humanos lo tildan de “antisemita” y si un palestino lucha por los derechos humanos de su pueblo, lo califican de “terrorista” y lo acusan de atentar en contra de la seguridad interna del estado …, ¡argumentos que han sido utilizados por los Nazis y las dictaduras, para acallar las voces disidentes!

El tema “seguridad” es el argumento que Israel utiliza para perseguir a los palestinos que luchan por sus derechos. Cualquiera actividad pro libertad y pro derechos humanos del pueblo palestino es perseguida bajo este supuesto. En cambio, un sionista extranjero de cualquier rincón del mundo puede recolectar fondos para el ejercito israelí, reclutar combatientes y soldados extranjeros para que se enrolen en el ejército de la ocupación y financiar asentamientos ilegales en territorios palestinos ocupados sin que tenga consecuencia alguna.

Hoy la estudiante Falah está siendo perseguida, detenido y con impedimentos para comunicarse con el exterior solo debido a su “gran pecado” de participar junto a otros palestinos de la diáspora en una actividad por sus derechos como joven palestina. La falsa acusación de comunicarse con “agentes extranjeros”, se refiere a los refugiados palestinos con quien la estudiante habría tenido conversación.  

El abogado de la estudiante, Khaled Mahayna señaló que «La inteligencia militar israelí decidió calificar a este palestino como un “agente extranjero”, a pesar de que la conferencia incluyó a varios estudiantes palestinos de diferentes regiones del mundo, y la comunicación entre ellos fue normal y publica y no hay tema de seguridad en ella como se afirma».

Señaló que la ocupación impone varias restricciones a Falah, como «la detención domiciliaria, que se solicita que se renueve cada 5 días, y se le prohíbe el uso de las redes sociales, Internet o comunicarse con cualquier persona».

Las restricciones también incluyen impedir que Falah esté presente en su Universidad donde trabaja y desarrolla sus tesis de doctorado, además de impedirle viajar hasta el próximo abril.

El martes, el Tribunal de Ocupación amplió las restricciones impuestas a Falah, mientras que el Shin Bet afirma que «ha habido avances en el proceso de investigación y se han revelado hechos graves que exigen una sentencia de arresto domiciliario más dura para el estudiante».

Una dura investigación y completo aislamiento.

El abogado de la estudiante afirma que fue interrogada durante horas continuas que excedieron las 10 horas por sesión, durante las cuales el Shin Bet y la policía de la ocupación se turnaron para interrogarla.

Además, la inteligencia de ocupación no identificó ni arrestó al palestino que, según afirma, es un «agente extranjero», mientras finge que se trata de un problema de seguridad e impide que los abogados ingresen a la corte con Falah.

La inteligencia de la ocupación y la policía también impiden que la estudiante Falah se comunique con su familia o que ingrese a la sala del tribunal, señaló el abogado.

Falah es objeto de una campaña de incitación en los medios israelíes, que publicaron sus fotos y solo informan la versión de la inteligencia de ocupación. Tal como pasa en las dictaduras, los medios y aparatos de propaganda del régimen ya sentenciaros a la estudiante.

Su abogado afirma que todo lo que está sucediendo con Falah es «un intento de socavarla a ella y a su trabajo como investigadora y estudiante de doctorado».

persecución de todos los palestinos

El abogado advierte contra las intenciones de la inteligencia de la ocupación de seguir atacando a Falah y abusando de ella en el contexto de los cargos falsos, y también se le prohíbe comunicarse con cualquier partido o movimiento nacional de derechos humanos.

“No esperamos que Falah sea liberada o que la acusación se detenga en los próximos días, aunque ha quedado claro que no hay evidencia en la inteligencia de ocupación que la condene”, agregó.

Es de destacar que decenas participaron en una vigilia en respuesta al llamado del Movimiento Haifa, pidiendo al regimen israelí que deje de procesar a la estudiante Falah.

El movimiento afirmó en un comunicado de prensa que los métodos brutales utilizados por los aparatos represivos contra Falah, incluidas falsas acusaciones, investigaciones, aislamientos y otros, se enmarcan en la persecución de activistas de la lucha palestina, que pretenden quebrantar la determinación del pueblo que resiste la ocupación militar y el apartheid.

Destacó que «La ocupación usa la acusación -contactar a un agente extranjero- como una sentencia para criminalizar la comunicación entre nosotros, el pueblo palestino en la patria y la diáspora, pero esto no cambiará el hecho de que los únicos extranjeros en esta región son los colonos sionistas recolectados de todos los rincones de la tierra y que están tratando de establecer su presencia aquí en nuestra tierra por la fuerza, usurpando tierras ajenas y a través de los asentamientos ilegales».

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner