Por qué me retiré de una reunión literaria en el Instituto del Mundo Árabe

Foto: Karim Kattan. Foto: Héli Chelli

En respuesta al Llamamiento del Boicot Académico y Cultural Palestino a Israel (PACBI) , cancelé mi participación en una reunión literaria para presentar mi novela, programada en el Instituto del Mundo Árabe el 11 de diciembre de 2021. (*)

Karim Kattan , 2 de diciembre de 2021

Dada la falta de información sobre este tema en francés, me gustaría arrojar algo de luz sobre el contexto rápidamente.

El llamamiento se emitió en respuesta a la presencia de numerosas obras en préstamo de la Fundación Ben Svi y el Museo de Israel. Estos son presentados explícitamente como “el primer fruto de los Acuerdos Abrahámicos” por el profesor Denis Charbit de la Universidad Abierta de Israel, quien participó activamente en el desarrollo de la exposición, enfatizando que nunca hubiera tenido lugar sin la contribución de Instituciones israelíes.

El Museo de Israel es un museo colonial si lo hay, que ocupa y borra en parte otro museo, este palestino, y cuya colección se constituye a partir del saqueo y robo de colecciones palestinas. En un momento de la historia en el que el patrimonio museístico se cuestiona en cada esquina, es increíble que un gesto así pase desapercibido.

Una exposición sobre los “judíos orientales” en su diversidad no puede emanar de tal colección que, por el contrario, pretende solidificar la existencia de etnonacionalismos congelados, enredados en interminables contradicciones. Israel se apropia de las historias de las comunidades judías árabes y no árabes que han existido (y todavía existen) en este llamado mundo árabe, para constituir un mito nacional belicoso y para asignar una identidad israelí a los judíos, mientras destruye sus legados. A esto, oponemos un pensamiento de fluidez y de devenir que escapa a la amnesia colonial.

Me hubiera gustado decir que es una oportunidad perdida para hacer una hermosa exposición sobre los judíos del Magreb y el Mashreq. Pero creo, por el contrario, que el éxito está ahí: poner a los palestinos contra la pared, imponerles una vez más, bajo la apariencia de humanismo, una elección imposible.

Esta exposición constituye un gesto pernicioso que pretende deslegitimar nuestras demandas desde un primer momento, presentándolas como fundamentalmente antihumanistas (que, al fin y al cabo, quisieran oponerse a una exposición que se enorgullece de ser una celebración de nuestra herencia centenaria. ?), y obligándonos a consentir nuestra propia destrucción.

Por todas estas razones y porque creo en la existencia de otras historias para nuestro país, otras alianzas, otras libertades, estoy respondiendo al llamado a boicotear por completo al Instituto del Mundo Árabe.

Y sugiero que busque en otra parte historias judías, porque están allí, numerosas, ricas y verdaderamente humanistas. Por ejemplo: hace dos días Ariella Aïsha Azoulay publicó en Boston Review un conmovedor ensayo que ilustra la pluralidad de comunidades judías mil veces mejor que una exhibición de propaganda. O de nuevo, esta película de Simon Bitton, Ziyara (2020), que todavía no he visto, y que se centra en una tradición de peregrinaje compartida por judíos y musulmanes en Marruecos.

Porque este gesto de boicot no es censura, sino la posibilidad de crear espacios de devenir, para nosotros y sin concesiones.

°°°°°

(*) en París

Texto transcrito de la publicación de Karim Kattan en Instagram.

Fuente: https://charleroi-pourlapalestine.be/index.php/2021/12/06/pourquoi-je-me-suis-retire-dune-rencontre-litteraire-a-linstitut-du-monde-arabe/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: