La destrucción de cementerios históricos por parte de Israel amenaza la frágil situación de calma actual

Foto: la madre palestina Umm Alaa es interrumpida por la policía israelí mientras visita la tumba de su hijo, que murió de un ataque al corazón en 2017, cerca de los muros orientales de la mezquita de Al-Aqsa en la región de la Ciudad Vieja de Jerusalén el 25 de octubre de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

03 de diciembre de 2021

Por Mahmoud Usruf

En octubre, un equipo de trabajadores municipales israelíes escoltados por agentes de policía comenzó a arrasar el cementerio musulmán de Al-Yusufiya, situado a pocos metros del Noble Santuario de Al-Aqsa, arrastrando restos humanos y esparciendo huesos en el proceso. Los palestinos de Jerusalén se apresuraron a acudir al cementerio para defender las lápidas de sus seres queridos en respuesta a la medida israelí.

El cementerio de Al-Yusufiya, que lleva el nombre del destacado personaje musulmán Al-Nasir Salah Al-Din Yusuf, más conocido como Saladino, se creó hace siglos como lugar de enterramiento para los musulmanes. Es uno de los hitos islámicos de la Jerusalén Oriental ocupada. Sin embargo, el municipio israelí planea establecer un grupo de parques temáticos conocidos como la «Ruta de la Biblia» que también van a engullir zonas residenciales palestinas en los barrios alrededor de Silwan, en Jerusalén Este.

Entre los que protestaron por la destrucción de las tumbas musulmanas estaba la palestina Ola Nababteh, de Um Alaa. Fue grabada sollozando y aferrándose a la tumba de su hijo. «Por encima de mi cadáver», dijo a Reuters. «El cuerpo de mi hijo no será retirado de aquí».

Al menos veinte soldados jordanos fueron enterrados en Al-Yusufiya tras la Guerra de los Seis Días de 1967. En 2014, Israel prohibió a los palestinos ser enterrados en el cementerio y arrasó parte de él ese mismo año.

La ONU clasifica Jerusalén Este como «territorio ocupado» y reconoce a Israel como potencia ocupante. El Cuarto Convenio de Ginebra (1949, artículo 49) establece: «La Potencia ocupante no podrá deportar o trasladar a parte de su propia población civil al territorio que ocupa». También prohíbe los «traslados forzosos individuales o masivos, así como las deportaciones de personas protegidas del territorio ocupado». Esto no ha impedido a Israel hacer precisamente eso en sus esfuerzos por «judaizar» la ciudad sistemáticamente.

El jefe del Comité Islámico para la Preservación de los Cementerios en Jerusalén, Mustafa Abu Zahra, dijo a MEMO que presentó los documentos que prueban la propiedad musulmana del cementerio al Ayuntamiento de Jerusalén, controlado por Israel, pero éste no hizo caso. «Las autoridades israelíes cierran ahora las puertas del cementerio y prohíben los entierros en él», explicó.

El gobierno jordano denunció las vulneraciones israelíes en el cementerio ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Lamentablemente, los incansables esfuerzos de Jordania fueron en vano. La destrucción israelí de cementerios musulmanes en Jerusalén continúa.

No sólo el cementerio de Al-Yusufiya ha sido arrasado, sino que otros «cementerios menores» situados en la ciudad también han sido completamente destruidos, informó Abu Zahra. «Ahora, sólo faltan por cerrar o demoler tres cementerios musulmanes: El cementerio de Bab al-Rahma, el cementerio de Al-Mujahideen y una sección del cementerio de Al-Yusufiya».

Israel también ha confiscado el 70% del cementerio de Mamilla, que contiene restos humanos de la primera época islámica y está situado al noroeste de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Israel ha construido en el lugar un «Parque de la Independencia».

Según Abu Zahra, las excavaciones israelíes en zonas funerarias históricas forman parte del plan de judaización para borrar el carácter palestino y árabe de Jerusalén; los cementerios musulmanes son uno de los principales objetivos. «Las lápidas ponen de relieve la historia árabe e islámica de la ciudad, ya que muchas figuras islámicas fueron enterradas en estos cementerios. Israel planea erradicar lo que es islámico, árabe o palestino y sustituirlo todo por parques judíos».

Lo único que pueden hacer los jerosolimitanos es enfrentarse directamente a las excavadoras israelíes, como hizo Ola Nababta hace un mes en Al-Yusufiya. «Mientras tanto», dijo Abu Zahra, «nuestro comité insta a la ONU, a la UNESCO y al gobierno jordano a intervenir para preservar el patrimonio cultural islámico de Jerusalén». Subrayó el hecho de que los lugares históricos de enterramiento musulmanes forman parte de este patrimonio.

La ONU ha deplorado las obras realizadas por las autoridades israelíes en los lugares sagrados musulmanes y en los sitios arqueológicos árabes de Jerusalén, calificándolas de «grave derogación de la vocación ecuménica de la Ciudad». Sin embargo, Israel ha continuado con estas profanaciones.

Estas provocaciones israelíes en Jerusalén han avivado las tensiones con los palestinos. En mayo, las amenazas israelíes de desalojar a los residentes palestinos del barrio de Sheikh Jarrah provocaron una feroz ronda de violencia en la ciudad santa y un gran enfrentamiento militar en Gaza.

Mientras continúa la destrucción y anexión forzosa de cementerios musulmanes por parte de Israel en Jerusalén, la crisis se agrava en toda Palestina. Israel debería saber que con ello está poniendo en peligro la frágil calma relativa de la región.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner