Egipto e Israel detrás del golpe de Estado en Sudán

01 de noviembre de 2021

Por Guillermo Martínez y German Romano

Historia reciente sudanesa

Sudán desde su independencia en 1956 tuvo dos guerras civiles entre los años 1955 a 1972 y la segunda guerra civil entre los años 1983 a 2005.

Estas luchas internas se dieron por las diferencias étnicas y religiosas entre el sur y el norte. Que en verdad se basa en la expoliación de tierras y bienes comunes por parte de la elite sudanesa que ha sido siempre financiada por potencias extranjeras. Finalmente, en el año 2011 a partir de un acuerdo político y posterior referéndum, el sur se independizó formando la República de Sudan del Sur y el norte mantuvo el nombre previo, República de Sudán.

La independencia sureña, rica en petróleo contó con un fuerte apoyo del gobierno de los EE. UU. De hecho, durante la elección hubo artistas de la talla de George Clooney, Brad Pitt y Angelina Jolie como veedoras de las elecciones para separarse de Sudán.

Desde el golpe de Estado en 1989, Sudán fue gobernada por el ejército a manos de Omar Hassan Ahmad al-Bashir quien en el año 1993 se autoproclamó presidente. Omar al-Bachir fue derrocado por el ejército luego de masivas protestas civiles en el año 2019, iniciando un gobierno de transición civil-militar.

El 25 de octubre de este año el jefe del Ejército, Abdel Fattah al-Burhan efectuó un golpe de Estado disolviendo el gobierno interino e iniciando una nueva dictadura.

El rol de Egipto e Israel

Al Burhan fue compañero en la academia militar de El Cairo del actual dictador de Egipto Abdelfatah Said Husein Jalil el Sisi, con quien mantiene una amistad desde esos años.

Asimismo, Egipto fue el primer viaje internacional que realizó Al Burhan luego de convertirse en jefe de estado de facto de Sudán.

Egipto tiene un fuerte interés en vincularse con Sudán: Comparten la misma problemática del suministro de agua, que se agravaría con la construcción por Etiopía en el Nilo Azul de la Gran Presa del Renacimiento Etíope, la más grande de África.

La finalización de estas obras incluye el llenado de la presa, con el consiguiente problema de disminución de caudal de agua hacia Sudán y Egipto. Desde el gobierno de facto de Al Sisi, en lugar de cooperación, comenzaron a realizar declaraciones bélicas contra Etiopía. Sudán comparte una extensa frontera con Etiopía y podría convertirse en tapón para Egipto en caso de que se inicie una guerra.

Sobre el apoyo de Israel al gobierno militar sudanés influye sostener la normalización de las relaciones. Si bien hubo un acuerdo entre Israel y Sudán, el mismo aún debe ser refrendado por el parlamento. Asimismo, el ejército se ha estado acercando a Israel. No sería la primera vez que Israel apoya dictaduras, tal como lo hiciera en Latinoamérica aportando financiamiento y máquinas de matar.

Durante el mandato de Donald Trump en la democracia semidirecta de EE. UU. varios países árabes normalizaron la ocupación de Palestina y la masacre contra su pueblo originario. Esto fue la formalización de los vínculos con Israel.

Los países que se alejaron de la causa de finalizar la ocupación de Palestina fueron el Reino de Marruecos, EAU (Emiratos Árabes Unidos), Baréin, y Sudán. Estos se suman a los dos países árabes que ya tenían firmados acuerdos con Israel, Egipto y Jordania.

Tanto Marruecos como EAU, están utilizando el acuerdo con Israel para incrementar, ya sin ocultarlo, las compras de máquinas de matar y sistemas de vigilancia y control israelí. No asombraría que ahora Sudan profundizara la compra de armas y tecnología a Israel para consolidar la dictadura militar.

Fuente: http://virginiabolten.com.ar

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner