La riesgosa definición de antisemitismo que ronda a la OEA

Foto: WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS – 6 DE MARZO: El rabino Dovid Feldman, el líder del grupo ‘Judíos Unidos contra el sionismo’, se reúne con miembros de su asociación fuera de la oficina de la representante Ilhan Omar en el Congreso de Estados Unidos para mostrar solidaridad y apoyo en Washington, Estados Unidos el 6 de febrero de 2019. (Yasin Ozturk – Agencia Anadolu). 

30 de octubre de 2021 · Escribe Amos Goldberg en Posturas

Fuente: https://ladiaria.com.uy/opinion/articulo/2021/10/la-riesgosa-definicion-de-antisemitismo-que-ronda-a-la-oea/

La Organización de Estados Americanos (OEA) decidió redoblar sus esfuerzos en la lucha contra el creciente antisemitismo en el continente y designó un comisionado, el brasileño Fernando Lottenberg, para supervisar y coordinar esta lucha. También se informó que, como parte de este esfuerzo, la OEA tiene la intención de adoptar la definición de antisemitismo que utiliza la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés). Si bien se debe aplaudir a la organización por su determinación de luchar contra el antisemitismo, que es una amenaza real cada vez mayor, se debe advertir enérgicamente contra la adopción de la definición polémica y dañina de la IHRA.

La IHRA es un poderoso organismo internacional que reúne a representantes de 34 países, casi todos de Occidente, incluido Israel. En 2016 adoptó una definición de antisemitismo que fue formulada con el fin de monitorear (no regular ni sancionar) el fenómeno. Esta “definición” contiene dos partes: una definición básica imprecisa de antisemitismo y 11 ejemplos que tienen como objetivo aclarar esta definición básica vaga. Siete de estos ejemplos se centran en Israel y (ya sea deliberadamente o no) difuminan la distinción esencial entre el antisemitismo, por un lado, y las críticas a Israel y al sionismo, por otro.

Han pasado cinco años desde que la IHRA adoptó esta definición y, aunque no hay pruebas de que haya reducido el antisemitismo en ninguna parte del mundo, hay una enorme cantidad de pruebas de que se utilizó como arma para bloquear cualquier crítica sustancial a Israel y restringir la libertad de expresión. Permítanme dar algunos ejemplos de muy diferentes tipos.

Para el ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, por ejemplo, la definición de la IHRA sirve como base para combinar totalmente el antisionismo con el antisemitismo y así criminalizar a todos los palestinos, a pesar del hecho de que el antisionismo es una corriente de opinión firmemente establecida en la historia judía moderna, hasta el día de hoy. Jared Kushner, exasesor del expresidente estadounidense Donald Trump, también recurrió a este argumento, basándose en la misma definición. Sobre la base de esa definición, B’Tselem, la respetada organización israelí de derechos humanos que publicó recientemente un informe documentado en el que afirmaba que Israel cruzó el umbral del apartheid en sus políticas opresivas contra los palestinos, fue acusada de antisemita. Una carrera benéfica para recaudar fondos para los habitantes de Gaza que estaba programada en Londres en 2019 se canceló porque a las autoridades locales les preocupaba ser acusadas de antisemitismo sobre la base de la definición de la IHRA. El fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea que exige que los productos de los asentamientos israelíes en territorio palestino se marquen como tales fue calificado de antisemita por el gobierno israelí, citando nuevamente la definición de la IHRA. Y, sobre la base de la definición de la IHRA, un diplomático finlandés que tuvo la temeridad de criticar el bloqueo de Gaza fue acusado por el Congreso Judío Mundial de antisemitismo, argumentando que Israel era sometido a un doble estándar.

Estas acusaciones llegan también al ámbito de la cultura y la academia. Se le dio voz a una demanda para que el aclamado cineasta Ken Loach no diera una conferencia en la Universidad de Oxford porque se lo consideraba antisemita según la definición de la IHRA, y el intelectual sudafricano Achille Mbembe fue “desinvitado” de una celebración cultural muy importante en Alemania, la Ruhrtriennale, en la que iba a dar el discurso de apertura. Las cosas incluso han llegado al punto en que los universitarios palestinos se sienten amenazados en los campus por esta definición y recientemente un miembro del Club Laborista de la Universidad de Cambridge, Talal Hangari, fue expulsado porque no estaba de acuerdo con la definición de la IHRA.

Estos son sólo algunos ejemplos de cientos de casos documentados de la forma en que se usa la definición de la IHRA para silenciar las críticas a Israel y restringir la libertad de expresión. De hecho, Kenneth Stern, el principal redactor de la definición, advirtió contra su uso como arma y su uso para enfriar la libertad de expresión y se convirtió en uno de los principales oponentes de la definición.

El antisemitismo es una amenaza creciente en todo el mundo y debe combatirse con la mayor fuerza posible. Sin embargo, convertir este esfuerzo en un blindaje a las políticas de Israel contra las críticas lo debilita enormemente.

Stern no está solo. A estas alturas, se han publicado cientos de artículos en contra de la definición de la IHRA, incluidos los escritos por palestinos. Más de 300 eruditos mundialmente aclamados, especialistas en antisemitismo, estudios del Holocausto, historia judía y campos relacionados, mayoritariamente judíos, publicamos una definición alternativa: la Declaración de Jerusalén sobre el antisemitismo (yo fui uno de sus redactores; se la puede leer en https://jerusalemdeclaration.org/). La declaración critica la definición de la IHRA y propone una alternativa que distinga entre el antisemitismo real y la crítica política legítima a Israel y al sionismo.

Los partidarios de la definición de la IHRA afirman que en realidad permite cualquier crítica razonable a Israel, similar a las que se dirigen a “cualquier otra nación democrática”, pero como acabo de ejemplificar, la evidencia prueba precisamente lo contrario. De hecho, y como demostró recientemente el investigador de la Universidad de Oxford Jamie Stern-Weiner, ya en 2016 había muchos delegados en la propia IHRA preocupados por estas terribles consecuencias antidemocráticas. Por eso, la organización en realidad votó para adoptar sólo la definición básica vaga y no los 11 ejemplos; sólo más tarde las fuerzas políticas manipuladoras, desde dentro y desde fuera de la IHRA, dieron la impresión de que los ejemplos son tan obligatorios como la propia definición central.

El antisemitismo es una amenaza creciente en todo el mundo y debe combatirse con la mayor fuerza posible. Sin embargo, convertir este esfuerzo en un blindaje a las políticas de Israel contra las críticas lo debilita enormemente, porque desvía la atención de las expresiones de antisemitismo mucho más dominantes y peligrosas que están ocurriendo. Entre ellas, las más importantes son las acciones violentas, a veces letales, de la extrema derecha, generalmente apoyadas por regímenes populistas y dictatoriales que a menudo son amistosos con la política de ocupación de Israel. También desvía la atención de la tendencia a la negación del Holocausto o la distorsión del recuerdo del Holocausto a nivel nacional, como ocurre en Hungría y Polonia. Y por último, pero no menos importante, impide alianzas con otras minorías racializadas y discriminadas para luchar juntos contra el antisemitismo, así como contra cualquier otra forma de racismo e intolerancia.

Latinoamericanos, los convoco a combatir el antisemitismo en todas sus formas junto con todas las demás formas de racismo e intolerancia de la manera más definitiva y sin vacilaciones, pero también a aprender de la experiencia y a no adoptar la problemática definición de la IHRA, que en última instancia distorsionará este esfuerzo.

El profesor Amos Goldberg es director del Avraham Harman Research Institute of Contemporary Jewry, trabaja en el Centro Jonah M Machover de Estudios del Holocausto y en el Departamento de Historia Judía y Judaísmo Contemporáneo de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner
A %d blogueros les gusta esto: