Recordando la masacre de palestinos por parte de Israel en Kafr Qasem

Foto:  Jazi Isa lleva el nombre en honor a un pariente que fue asesinado en la masacre.

29 de octubre de 2021

En una de las peores masacres de la historia de Palestina, la policía fronteriza israelí mató a cuarenta y nueve residentes de Kafr Qasem, entre ellos mujeres y niños.

La aparentemente interminable campaña de Israel para desarraigar a los palestinos de sus hogares por la fuerza y la amenaza de una matanza inminente tuvo como resultado una de sus más sangrientas masacres el 29 de octubre de 1956 en la aldea de Kafr Qasem, en el lado israelí de la Línea del Armisticio («Línea Verde») de 1949.

¿Qué?

La masacre israelí de ciudadanos palestinos en Kafr Qasem.

¿Cuándo?

El 29 de octubre de 1956.

¿Qué ocurrió?

En una de las peores masacres de la historia de Palestina, la policía fronteriza israelí mató a cuarenta y nueve residentes de Kafr Qasem, entre ellos mujeres y niños, en una matanza de una hora de duración cuyo objetivo era aterrorizar a los palestinos para que se desarraigaran y abandonaran sus hogares, desencadenando así otra ola de limpieza étnica.

La masacre se llevó a cabo el mismo día que la fallida Campaña de Suez, en la que Israel, Gran Bretaña y Francia conspiraron para derrocar al egipcio Gamal Abdel Nasser con el fin de recuperar el control del Canal de Suez, que el entonces presidente egipcio había nacionalizado tres meses antes. La esperanza era que un conflicto internacional de gran envergadura desviara la atención y proporcionara suficiente cobertura para que el Estado ocupante expulsara a más población autóctona en su implacable toma de posesión de Palestina.

El Estado de ocupación, que ya vivía bajo un régimen militar tras la primera oleada de limpieza étnica de Israel cuando se creó en Palestina en 1948, impuso un toque de queda a las 16:30 horas en doce pueblos palestinos, entre ellos Kafr Qasem. Cientos de aldeanos que habían salido de casa por la mañana para ir a trabajar no tenían forma de saber que había un toque de queda. Los soldados encargados de hacer cumplir el toque de queda recibieron la orden de disparar y matar a cualquiera que fuera visto fuera después de las 5 de la tarde, sin hacer distinción entre hombres, mujeres, niños y los que volvían de fuera del pueblo.

Como era de esperar, los residentes palestinos que regresaban a sus casas después del plazo de las 17:00 horas fueron detenidos por la policía fronteriza en el lado occidental de la aldea. Los soldados les obligaron a bajar de sus vehículos y les ordenaron que se desmontaran de sus bicicletas antes de dispararles a bocajarro. En poco menos de una hora murieron 49 personas, entre ellas mujeres y niños.

VIDEO: Un general de división de los Emiratos Árabes realiza su primera visita oficial a Israel

Según los historiadores palestinos, la masacre de Kafr Qasem reflejó el típico esquema israelí de aterrorizar a los palestinos para que huyan. En su libro Atlas of Palestine, 1917-1966, el Dr. Salman Abu Sitta enumera al menos 232 lugares en los que los sionistas cometieron atrocidades, masacres, destrucción, saqueo y pillaje entre 1947 y 1956. Casi todas las treinta operaciones militares fueron acompañadas de una o dos masacres de civiles. Se informó de al menos setenta y siete masacres, la mitad de las cuales tuvieron lugar antes de que ningún soldado regular árabe pusiera el pie en Palestina durante la guerra árabe-israelí de 1948.

El patrón de expulsión fue consistente, independientemente de la región, la fecha o el batallón concreto implicado en el ataque a una ciudad o pueblo. La imposición de un toque de queda era una práctica común antes de una masacre. Los aldeanos se reunían en la plaza principal o en el campo cercano en grupos separados, mientras que el pueblo en sí estaba rodeado por tres lados, dejando el cuarto abierto para la huida o la expulsión. La brecha que se dejaba abierta para que los palestinos huyeran en la región de Galilea apuntaba hacia Líbano y Siria; hacia Cisjordania y Jordania en el centro de Palestina; y hacia Gaza y Egipto en el sur.

¿Qué pasó después?

Pasaron dos semanas antes de que los medios de comunicación locales publicaran la noticia de la masacre; pasaron otros once días antes de que los medios internacionales se hicieran eco de los espeluznantes detalles. El ejército acabó juzgando a once soldados por los asesinatos; en octubre de 1958, ocho de ellos fueron declarados culpables y enviados a prisión. En noviembre de 1959, sin embargo, todos fueron liberados, ya que sus sentencias fueron conmutadas por el presidente Yitzhak Ben-Zvi Shadmi, quien también fue juzgado por asesinato, pero fue absuelto.

En los 65 años transcurridos desde la matanza de Kafr Qasem, el enfoque de Israel sobre lo ocurrido ha sido complejo. Hubo las habituales evasivas e intentos de restarle importancia culpando de la masacre a soldados sin escrúpulos que deberían haber sabido que no debían obedecer una «orden manifiestamente ilegal». Esto fue desmentido por Yiska’ Shadmi, el oficial israelí de mayor rango juzgado por los asesinatos de Kafr Qasem. Shadmi, que murió en 2018, admitió antes de su muerte que su juicio fue montado para proteger a las élites militares y políticas en relación con la masacre de Kafr Qasem.

El historiador Adam Raz es el autor de Kafr Qasem Massacre: A Political Biography. Cree que detrás del horrible suceso de 1956 había un plan secreto para expulsar («transferir») a los ciudadanos palestinos de Israel del tan codiciado territorio conocido como el Triángulo en el centro de Palestina.

Aunque el ex presidente israelí Shimon Peres se disculpó por la masacre en 2007, los residentes y las víctimas han estado buscando el reconocimiento estatal de lo que ocurrió en ese fatídico día de octubre de 1956. Esta semana, un miembro árabe de la Knesset (parlamento) israelí, el ministro de Cooperación Regional Issawi Frej, propuso que el Estado aceptara formalmente la responsabilidad por la masacre, conmemorara a sus víctimas, la incluyera en el plan de estudios y ordenara que se pusieran a disposición del público los documentos aún clasificados relativos a la misma.

Frej, que reside en Kafr Qasem, lleva proponiendo un proyecto de ley desde 2013 en el que pide que Israel reconozca oficialmente la masacre y honre a los muertos y heridos. La última versión de ese proyecto de ley, presentada por el bloque de diputados árabes palestinos conocido como Lista Conjunta, fue rechazada una vez más en la Knesset el miércoles.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner