Un palestino conductor de ambulancia malherido por el ejercito de ocupación israelí es ahora un inspirador campeón de halterofilia

01 de octubre de 2021

El palestino Nidal Al-Da’our es un inspirador campeón de halterofilia. Resultó herido después de que su ambulancia fuera alcanzada por la artillería israelí mientras conducía para evacuar a una familia durante la gran ofensiva militar israelí de 2008/.

El club de halterofilia situado en el corazón de la ciudad de Jabalia, al norte de Gaza, es uno de los centros deportivos más conocidos y concurridos del enclave costero asediado. Sorprendentemente, está dirigido por un antiguo conductor de ambulancia que sufrió graves heridas cuando su ambulancia fue alcanzada por la artillería israelí mientras conducía para evacuar a una familia durante la gran ofensiva militar israelí de 2008/9. Nidal Al-Da’our, que ahora tiene 37 años, sufrió heridas de metralla en todo el cuerpo. Y lo que es más grave, le volaron la mano izquierda.

«Recibí una nota del oficial de comunicación de emergencias que decía que había una familia en el barrio de Abed Rabbu, al este de Yabalia, que estaba siendo bombardeada por las fuerzas de ocupación israelíes», recordó. «Me puse el chaleco y preparé todo el botiquín necesario para los primeros auxilios, me subí a la ambulancia y corrí hacia la dirección que me había dado mi colega».

Ser conductor de ambulancia y paramédico es estresante en los mejores momentos. Cuando los proyectiles caen por todas partes -y tu ambulancia es el objetivo de quienes los disparan- es aún peor. Sin embargo, según sus amigos y colegas, Al-Da’our era hábil y valiente; el «más adecuado» para ese trabajo en circunstancias extremadamente difíciles.

Lo único que recuerda de la explosión es que se dirigía a ayudar a la familia en cuestión cuando vio un gran destello de luz y la ambulancia saltó lo que, según él, le pareció diez metros en el aire. «Luego caí inconsciente».

Se despertó al día siguiente en el hospital Al Shifa de la ciudad de Gaza. «Todo mi cuerpo estaba cubierto de vendas y me dolía, pero no podía sentir mi mano izquierda. Había desaparecido». Decidió inmediatamente que no iba a dejar que esta pérdida afectara a su vida. «No me iba a rendir a esta nueva realidad», me dijo.

Al no poder seguir conduciendo, perdió su trabajo. El desempleo no fue un problema para él, porque sus amigos y familiares se unieron para ayudarle.

«El principal problema no fue la falta de trabajo, sino el hecho de que empecé a sufrir una atrofia muscular en el lado izquierdo de mi cuerpo. Los médicos me aconsejaron fisioterapia, pero me resultaba difícil con una sola mano». Sin embargo, empezó y las cosas se hicieron más fáciles.

Las mejoras que esto supuso para su cuerpo y su salud le hicieron pensar en formas de superar el hecho de que su mano izquierda desapareciera para siempre. Su fisioterapia se convirtió en un entrenamiento con pesas, y tuvo que inventar formas de manejar los aparatos del gimnasio.

«Empecé a entrenar culturismo sin equipo», dijo. «Cuando comprobé que me ayudaba, decidí ir un paso más allá, utilizando equipos de halterofilia. Funcionó. Poco a poco, la atrofia muscular se detuvo, mi cuerpo se recuperó y empecé a retomar una vida normal».

Las modificaciones que hizo en el equipo le permitieron entrenar como si tuviera dos manos. No ha tenido ayuda de nadie para hacerlo. «La necesidad es la madre de la invención. Y lo resuelvo todo por mi cuenta». Siguieron ocho años de entrenamiento intensivo con pesas.

Al-Da’our se convirtió en un modelo a seguir en Gaza, no sólo para los que tienen lesiones y discapacidades similares. «Decidí abrir un club de halterofilia por dos razones. Necesito un lugar para entrenarme de forma continua, y puedo ayudar y entrenar a otros».

Contó con el apoyo de amigos y familiares, principalmente de su mujer, que le animaron a abrir el club. «Fue una idea brillante. Conseguí el dinero y compré material, alquilé una sala y empecé los entrenamientos».

¿Qué le espera a este antiguo conductor de ambulancias? Le gustaría representar a Palestina en los Juegos Paralímpicos y en otros torneos internacionales. «Espero demostrar al mundo entero que la agresión de Israel contra los palestinos no siempre acaba con nuestras vidas; que también puede impulsar nuestra resistencia y persistencia bajo una ocupación brutal».

Sin embargo, hay algo que echa de menos, a pesar de ser campeón de halterofilia. «No puedo levantar a mis hijos y jugar con ellos como hacen otros. Ahí es cuando realmente echo de menos tener dos manos».

Se me llenan los ojos de lágrimas cuando me despido de él. Sé lo que es ser herido por los israelíes -me disparó un francotirador en 2018-, pero no fue una lesión que me cambiara la vida, y he podido seguir como antes. Nidal Al-Da’our es verdaderamente inspirador. Le saludo.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner