La interminable guerra de Zakaria Zubeidi

Fuentes: Monitor de Oriente [Foto: Zakaria Zubeidi en una imagen de 2004. (Reuters)]

Zakaria Zubeidi es uno de los seis presos palestinos que, el 6 de septiembre, salieron por un túnel de Gilboa, una conocida prisión israelí de alta seguridad. Fue recapturado unos días después. Los grandes hematomas de su rostro relatan la desgarradora historia de una audaz fuga y una violenta detención. Sin embargo, su historia no empieza ni termina ahí.

Hace veinte años, tras lo que ha quedado grabado en la memoria colectiva palestina como la «Masacre de Yenín«, me presentaron a la familia Zubeidi en el campo de refugiados de Yenín, que fue exterminado casi por completo por el ejército israelí durante y después de los combates. A pesar de mis repetidos intentos, el ejército israelí me impidió llegar a Yenín, que permaneció sitiada por el ejército durante meses tras el episodio más violento de todo el Segundo Levantamiento Palestino (2000-2005).

No pude hablar directamente con Zakaria Zubeidi. A diferencia de su hermano, Taha, sobrevivió a la masacre de 2002 y posteriormente ascendió en las filas de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, el brazo armado del movimiento Fatah, hasta convertirse en su líder. Así, encabezó la lista de los palestinos más buscados por Israel.

La mayor parte de la comunicación fue con su hermana, Kauzar, que nos contó con detalle los acontecimientos que precedieron a aquel fatídico asedio militar. Ella sólo tenía 20 años en ese momento. A pesar de su dolor, hablaba con orgullo de su madre, asesinada por un francotirador israelí sólo unas semanas antes de la invasión del campo; y de su hermano, Taha, líder de las Brigadas Al-Quds, el brazo armado del movimiento de la Yihad Islámica en Yenín en aquella época; y de Zakaria, que ahora tenía la misión de vengar a su madre, a su hermano, a sus mejores amigos y a sus vecinos.

«Taha fue asesinado por un francotirador. Después de matarlo, [los israelíes] le dispararon proyectiles que quemaron completamente su cuerpo. Esto ocurrió en el barrio de Damaj», nos dijo Kauthar. «Los shebab [jóvenes] recogieron lo que quedaba de él y lo metieron en una casa. Desde ese día, la casa se conoce como ‘El hogar del héroe’».

Kauthar también me habló de su madre, Samira, de 51 años, «que se pasó la vida yendo de una cárcel a otra» para visitar a su marido y a sus hijos. Samira era querida y respetada por todos los combatientes del campo. Sus hijos eran los héroes que todos los jóvenes querían emular. Su muerte fue especialmente impactante.

«Recibió dos balas en el corazón», explicó Kauthar. «Una vez que se dio la vuelta, la hirieron por la espalda. La sangre le salía por la nariz y la boca. No sabía qué más hacer que gritar».

Zakaria pasó inmediatamente a la clandestinidad. El joven combatiente se sentía agraviado por lo que le había ocurrido a su querida Jenin, a su familia, a su madre y a su hermano, que tenían previsto casarse la semana siguiente a su muerte. Zakaria también se sentía traicionado por sus «hermanos» de Al Fatah que seguían colaborando abiertamente con Israel, a pesar de las crecientes tragedias en la Cisjordania ocupada; y por la izquierda israelí que abandonó a la familia Zubeidi a pesar de las promesas de solidaridad y camaradería.

«Cada semana, 20-30 israelíes venían [a Yenín] a hacer teatro», dijo Zakaria en una entrevista con la revista Times. Se refería al teatro «Arna’s House», en el que participaban Zakaria y otros jóvenes de Yenín, y que fue creado por Arna Mer-Khamis, una mujer israelí casada con un palestino. «Abrimos nuestra casa y la demolieron… Les dimos de comer. Y, después, ninguno de ellos cogió el teléfono. Fue entonces cuando vimos la verdadera cara de la izquierda en Israel».

De los cinco niños que participaron en el teatro, sólo Zakaria sobrevivió. El resto se unió a varios grupos armados para luchar contra la ocupación israelí y todos fueron asesinados.

Imagen: El inevitable fracaso de Israel: cómo lo derrotó una vieja cuchara oxidada – Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Zakaria Zubeidi nació en 1976 bajo la ocupación israelí, por lo que nunca ha experimentado la vida como un hombre libre. A los 13 años, los soldados israelíes le dispararon por lanzar piedras. A los 14, fue detenido por primera vez. A los 17, se unió a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, creyendo, como muchos palestinos de la época, que el «ejército» de la AP se había creado para proteger a los palestinos y asegurar su libertad. Desilusionado, abandonó la AP menos de un año después.

No se comprometió con la lucha armada hasta 2001, como forma de conseguir la libertad de su pueblo, meses después del inicio de la Segunda Intifada. Uno de sus amigos de la infancia fue uno de los primeros en morir a manos de los soldados israelíes. En 2002, Zakaria se unió a las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, más o menos cuando su madre, Samira, y su hermano, Taha, fueron asesinados.

El primer levantamiento de 2002, en particular, fue un año decisivo para el movimiento Al Fatah, que estaba dividido prácticamente, pero no oficialmente, en dos grupos: uno que creía que la lucha armada debía seguir siendo una estrategia de liberación; y otro que abogaba por el diálogo político y un proceso de paz. Muchos miembros del primer grupo fueron asesinados, detenidos o marginados, incluido el popular líder de Fatah, Marwan Barghouti, que fue detenido en abril de 2002 y sigue en una prisión israelí. Los miembros del segundo grupo se enriquecieron y corrompieron. Su «proceso de paz» no consiguió la ansiada libertad y se negaron a considerar otras estrategias, por miedo a perder sus privilegios.

Zakaria, al igual que miles de miembros y combatientes de Fatah, se vio atrapado en este dilema permanente. Quería seguir con la lucha como si la dirección del presidente de la AP, Mahmud Abbas, estuviera dispuesta a arriesgarlo todo por el bien de Palestina, mientras seguía comprometido con el movimiento Al Fatah, con la esperanza de que, tal vez, algún día recuperara el manto de la resistencia palestina.

La trayectoria de la vida de Zakaria Zubeidi ha sido un testimonio de esta confusión. No sólo fue encarcelado por los israelíes, sino también por la AP. A veces, hablaba bien de Abbas para luego renegar de todos los dirigentes palestinos traidores. Entregó su arma varias veces, sólo para recuperarla con la misma determinación que antes.

Aunque Zakaria ha vuelto a la cárcel, su historia y su guerra no han terminado. Decenas de jóvenes combatientes recorren ahora las calles del campo de refugiados de Yenín, jurando continuar con la lucha armada. Zakaria Zubeidi no es, por tanto, sólo un individuo, sino también el reflejo de toda una generación de palestinos en Cisjordania que tienen que elegir entre una lucha dolorosa, pero real, por la libertad, y los compromisos políticos. Estos últimos, en palabras del propio Zakaria, «no han conseguido nada».

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos «La última tierra»: Una historia palestina’ (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: https://www.monitordeoriente.com/20210924-la-interminable-guerra-de-zakaria-zubeidi/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner