Las actuales amenazas a la seguridad que desafían a Israel

Foto: fuerzas israelíes vistas en Hebrón en el marco de la festividad judía de Sucot en Cisjordania el 22 de septiembre de 2021 [Mamoun Wazwaz/Agencia Anadolu].

27 de septiembre de 2021

Por Adnan Abu Amer

Con la llegada del Año Nuevo hebreo, los foros militares y de seguridad israelíes se han ocupado de supervisar los principales retos a los que se enfrenta el país, mientras sigue sufriendo la pandemia del COVID-19 y la crisis del cambio climático, que está agravando sus dilemas económicos, sociales y políticos.

El primer reto de seguridad al que se enfrenta Israel es la continua retirada de Estados Unidos de Oriente Medio, Asia Oriental y el Indo-Pacífico, en lo que los oponentes de Israel pueden considerar como una señal del declive de Estados Unidos. Otros retos urgentes que no se pueden ignorar son el control de la pandemia de COVID-19, las amenazas a la seguridad, la continuación de la delincuencia en las comunidades árabes y la fuga de presos de la prisión de Gilboa.

Al mismo tiempo, el gobierno israelí está tratando de revitalizar sus relaciones con la administración Biden y de resolver con calma sus diferencias para llegar a un entendimiento en cuestiones fundamentales, y de restablecer las relaciones con los judíos estadounidenses y el Partido Demócrata, así como de revitalizar el diálogo con Europa. Si bien el restablecimiento de las relaciones con los países árabes sigue siendo uno de los retos más importantes en materia de seguridad exterior, Irán sigue siendo la amenaza más grave y compleja para Israel, principalmente debido a la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán, que Israel considera una amenaza existencial.

Parece que hay amenazas cibernéticas contra Israel en todos los ámbitos geográficos, junto con el aumento del arsenal de misiles de precisión de Hezbolá que se fabrican por sí mismos en Líbano. Esto podría permitir que una amplia gama de armas de precisión golpeara con fuerza a Israel en tiempos de guerra, a pesar de las respuestas defensivas y ofensivas del ejército israelí. Así, se intensificará la acción preventiva contra las capacidades de producción de misiles de precisión, aunque a costa de una posible guerra.

Ya se han utilizado drones contra Israel desde Irak y Gaza y Hezbolá cuenta con muchos de estos aviones de ataque. Las armas de fuego de precisión son una seria amenaza estratégica para Israel, que pueden ser producidas en Líbano y lanzadas desde Siria, a pesar de la acción contraria israelí en Líbano, que puede llevar a la guerra.

Es cierto que el gobierno israelí ya se está preparando para la posibilidad de lanzar una guerra en el frente libanés, o incluso en el escenario del norte, pero, al mismo tiempo, está tratando de evitar un error de este tipo porque, en casos similares en el pasado -específicamente en Gaza- Israel malinterpretó las intenciones del otro bando, Hamás, y así se involucró en la última guerra.

También están los desafíos de los cócteles molotov y las protestas en la frontera con Gaza, que incluyen disparos y lanzamiento de cohetes, para presionar a Israel a cumplir con las demandas y condiciones de Hamás. Esto plantea a Israel una mezcla de retos externos e internos, falta de gobernanza y riesgos para la seguridad nacional.

Cuando se le pida al gobierno que identifique las tareas necesarias del ejército para disuadir a Hamás mediante el debilitamiento de sus capacidades militares, se enfrentará a los mismos dilemas a los que se enfrenta el nivel político de Israel desde 2007.

En Cisjordania, Israel se enfrentará, una vez más, a la posibilidad de que se produzcan incidentes de seguridad, ya que Hamás se está fortaleciendo, mientras que el régimen de Mahmud Abbas se está debilitando, como consecuencia de la disminución de la legitimidad de la Autoridad Palestina. La AP puede ser vista por Israel como un amargo competidor político y, al mismo tiempo, como un socio en materia de seguridad, lo que puede impulsar a Israel a asegurar su futuro como Estado judío, preservar las opciones estratégicas y evitar su peligroso deslizamiento hacia un Estado binacional.

El seguimiento de estas amenazas a la seguridad se produce en un momento en que los círculos militares israelíes expresan su preocupación por lo que denominan el «comportamiento del miedo» que impulsa a Tel Aviv, por el que los israelíes pagarán un alto precio. Todo esto tiene muy mala pinta para el futuro de Israel.

Es cierto que los israelíes consideran impopular una declaración de este tipo, pero, al mismo tiempo, parece que no pueden escapar de ella. Los israelíes parecen débiles, y los recientes acontecimientos que están saliendo a la luz ahora mismo son sólo un eslabón de esta cadena.

Los círculos israelíes afirman que las condiciones carcelarias de los presos palestinos se deben a que la Autoridad Penitenciaria israelí tiene miedo de los presos. Teme que si intensifica su acoso contra ellos, el resto de las prisiones intensificarán sus protestas y entonces los presos declararían una huelga de hambre. Uno de ellos podría ser martirizado, lo que provocaría un caos de seguridad en Cisjordania.

Aunque la Fuerza Aérea israelí lo tiene todo para llevar a cabo sus agresivos ataques contra los palestinos y los países árabes vecinos -a pesar de lo que se dice sobre los ataques a los complejos de entrenamiento, los emplazamientos militares o los almacenes de armas-, todos estos anuncios no pueden ocultar el hecho de que los israelíes tienen miedo.

Además, las afirmaciones del ejército israelí sobre los repetidos bombardeos de todas las bases militares palestinas abandonadas en Gaza no parecen disuadir a nadie. Durante años, los palestinos han quemado los campos de los colonos, ya sea durante este gobierno o el anterior. Los israelíes son incapaces de iniciar un ataque, lo que significa que todo se invierte en Israel. Hamás, la pequeña organización, resiste continuamente mientras que Israel, el país poderoso, sólo reza por la calma de vez en cuando.

Los israelíes ven a diario vídeos de vehículos de su ejército que son alcanzados por piedras y cócteles molotov a distancia cero en Cisjordania. El ejército parece estar en fuga: asustado, vacilante, confundido y deseando terminar el día tranquilamente. Al igual que el cuento de la rana en la olla hirviendo, están acostumbrados a esta realidad, lo que significa que su declive no empezó en Gaza y no terminará allí.

Quizá lo que ocurrió dentro de Israel hace unos meses sea otro ejemplo del miedo israelí, cuando miles de los «palestinos de 1948» protagonizaron violentas protestas, ondeando banderas palestinas en las calles de Israel. Los israelíes trataron estos acontecimientos como si fueran un problema entre vecinos, y no una guerra nacional librada contra la ocupación.

En conclusión, la continuación de los acontecimientos de esta manera da a los palestinos la impresión de que Israel no tiene la fuerza ni la voluntad de luchar. Esto significa que Israel, después de 73 años de su fundación, ha entrado en una etapa de letargo, una convicción que se está afianzando entre los israelíes, lo que conduce a importantes preguntas sobre si Israel realmente quiere existir en esta parte del mundo que está llena de amenazas a la seguridad.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner