El inevitable fracaso de Israel

Foto: las fuerzas israelíes cerraron el puesto de control de Jalamah entre la ciudad de Jenin en la Ribera Occidental e Israel después de que 6 prisioneros palestinos escaparan de la prisión israelí, el 6 de septiembre de 2021 [Nedal Eshtaya / Agencia Anadolu]

12 de septiembre de 2021

Cubrir el tema de la opresión israelí contra los palestinos y la propaganda pro-israelí en Occidente para ganarse la vida es agotador.

El mero hecho de investigar y escribir sobre el tema es mental y emocionalmente agotador.

Así que imagina cómo se sienten los palestinos después de vivir bajo el sistema racista de ocupación, apartheid, dictadura militar, tortura, vigilancia masiva, encarcelamiento y masacres regulares de Israel durante más de 73 años y contando.

Cuando hablamos del pueblo palestino, no hay que olvidar nunca que estamos hablando de un trauma múltiple, continuo y generacional. La crueldad de Israel es tan omnipresente que los psicólogos palestinos han tenido que desarrollar descripciones más adecuadas que el trastorno de estrés postraumático o TEPT.

Como dijo hace un par de años Samah Jabr, jefe de la unidad de salud mental del Ministerio de Salud palestino:

Para un palestino de Gaza cuya casa ha sido bombardeada, la amenaza de sufrir otro bombardeo es muy real… No hay un «post» porque el trauma es repetitivo y continuo.

Por eso, ante tantos abusos horribles y asesinatos sancionados por el Estado, es tan alentador presenciar una victoria palestina.

A primera hora del lunes, todos nos despertamos con la noticia de que seis prisioneros de guerra palestinos se habían fugado de la prisión de Gilboa, una cárcel israelí supuestamente de alta seguridad situada en el norte de la Palestina ocupada.

Los hombres, en su mayoría militantes de la facción de la resistencia de la Yihad Islámica (más uno de una milicia de Fatah), salieron haciendo un túnel de su celda. Al parecer, utilizaron una cuchara oxidada para hacerlo. La excavación del túnel debió llevar meses de trabajo en secreto.

Es un logro asombroso y heroico desde cualquier punto de vista, y los palestinos de todo el mundo han elogiado la hazaña. En toda Cisjordania y la Franja de Gaza han estallado protestas en solidaridad con los seis presos fugados.

Mi colega de The Electronic Intifada Tamara Nassar informó: «En medio de la especulación de que los hombres podrían estar escondidos en Cisjordania, o podrían haber cruzado la frontera con Jordania, los palestinos están rezando por su seguridad y los aclaman como héroes».

Escribió: «Su huida es una enorme inyección de moral para los palestinos, ya que una vez más echa por tierra la imagen de fuerza e invencibilidad de Israel frente a un pueblo ocupado que lucha por su libertad.»

Las autoridades de ocupación israelíes han reaccionado como siempre: con un aumento de la represión.

Se ha puesto en marcha una enorme persecución de los fugados, con la instalación de cientos de nuevos puestos de control en toda la Palestina histórica ocupada. Israel ha impuesto más castigos colectivos a los presos palestinos en su conjunto, intentando separar grupos de compañeros de celda (los seis eran todos de la ciudad palestina de Jenin, en Cisjordania).

Y lo que es más terrible, Israel ha secuestrado a varios familiares de los fugados, reteniéndolos sin cargos ni juicio. En efecto, han tomado como rehenes a hombres de las familias de los fugados en un intento de chantajearlos para que se entreguen.

Este comportamiento despreciable y represivo es demasiado típico de Israel y su régimen de ocupación.

Se trata de una importante derrota para la ocupación israelí y un hito en la historia de la resistencia palestina.

A nivel interno, los responsables políticos israelíes, los políticos y los servicios de seguridad-inteligencia deben sentirse totalmente consternados. La prensa israelí está llena de recriminaciones mutuas. Al parecer, dos guardias de la cárcel israelí han sido interrogados, ya que las autoridades parecen sospechar de un trabajo interno.

El jueves, el popular tabloide israelí Yedioth Ahronoth tituló «La foto del fracaso» sobre una imagen de la salida del túnel de fuga justo fuera de los muros de la prisión. El agujero parece estar justo debajo de una torre de vigilancia.

Al parecer, algunos de los guardias estaban durmiendo mientras los hombres escapaban.

Todo esto se suma a una imagen de total incompetencia por parte del régimen de ocupación israelí. Se suma a la esperanza de que la plena liberación de toda la Palestina histórica pueda llegar dentro de nuestras vidas.

Israel, aunque poderoso, no es invencible. Los muros empiezan a resquebrajarse.

editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner