La otra batalla de Bannockburn, la realidad del Israel racista

Foto: una manifestante levanta su mano, pintada con los colores de la bandera palestina, durante una manifestación de activistas palestinos, israelíes y extranjeros contra la ocupación israelí y la actividad de asentamientos en los Territorios Palestinos y en Jerusalén Este, en el barrio palestino de Sheikh Jarrah de Jerusalén el 30 de julio de 2021. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images].

Por

El lugar de la batalla más histórica de Escocia está en el centro de una guerra de palabras después de que el ensayo de una colegiala pusiera de manifiesto las injusticias a las que se enfrentan los palestinos en el siglo XXI. Sus palabras se utilizaron en una exposición llamada General Change: La participación de los jóvenes en la protesta, en la que escribió un ensayo sobre cómo Israel había «expulsado a las comunidades árabes de sus hogares por la fuerza» y acusó al Estado sionista de «discriminación institucionalizada» contra los palestinos que viven dentro de Israel. Ni refugiados ni desplazados, estos palestinos son ciudadanos israelíes. Y de hecho se enfrentan a una plétora de leyes discriminatorias promulgadas por el parlamento del país, la Knesset.

Los sionistas, incluido un miembro del Parlamento escocés (MSP), acusaron al Centro de Visitantes de Bannockburn, en Stirling, de exhibir contenido antisemita, lo que obligó al National Trust for Scotland (NTS) a retirar el ensayo y emitir una disculpa. La disputa ocupó los titulares de los medios de comunicación locales y de los periódicos de la comunidad judía. Sin embargo, los críticos de la NTS, entre los que se encuentran algunos de sus 300.000 miembros, respondieron señalando que la niña, de hecho, simplemente decía la verdad. La discriminación institucionalizada es la realidad del Israel racista, que ha sido descrito como un estado de apartheid por B’Tselem y Human Rights Watch.

La exposición se montó para ilustrar la participación de los jóvenes en los movimientos de protesta contemporáneos e incluía opiniones de apoyo a Black Lives Matter y a la campaña medioambiental global Extinction Rebellion. Sin embargo, sólo se eliminaron las palabras e imágenes relacionadas con la Palestina ocupada, lo que provocó acusaciones de censura de mano dura por parte de la organización benéfica, que se ocupa de las casas antiguas, los campos de batalla, los castillos, las costas, las islas y las cadenas montañosas de Escocia.

El Centro de Visitantes de Bannockburn, organizado por Young Scotland, una organización benéfica y un grupo de acción comunitaria para jóvenes de 11 a 26 años, fue elegido para albergar la exposición de los escolares, que examinó el tema de la protesta. Fue en Bannockburn, en 1314, donde la batalla más célebre de la historia de Escocia ayudó a establecer a Robert the Bruce como rey de facto de Escocia; desde entonces, se ha conmemorado durante siglos en libros, canciones, poesía y pinturas.

Mick Napier, cofundador de la Campaña Escocesa de Solidaridad con Palestina, dijo que él y su grupo estaban indignados por la decisión de la NTS. «No es exactamente la censura, estamos acostumbrados a ella. Es que una exposición en Bannockburn animó a los jóvenes a escribir sobre sus protestas en general. Algunos chicos escribieron sobre el cambio climático, otros sobre el racismo y la importancia de las vidas negras, que por supuesto tienen, y uno de ellos escribió sobre Palestina».

Napier señaló que la redacción en cuestión era «perfecta en cuanto a palabras», pero que, como resultado, había ofendido a los sionistas de Escocia «que sabemos que están vinculados a la Embajada de Israel». Dijo que los denunciantes instaron a la NTS a retirar el ensayo y las imágenes del conjunto de la exposición, lo que constituyó un acto de censura «inaceptable» y «vergonzoso».

«Emily escribió que los palestinos habían sido expulsados de sus hogares y de sus tierras en 1948 y que los palestinos que viven hoy en Israel sufren una discriminación institucional. Ambas descripciones son incontrovertibles e innegables».

El presidente del SPSC, Eurig Scandrett, escribió al profesor Philip Long, director ejecutivo de la NTS, exigiendo una explicación e instando a una revisión de la decisión de eliminar la sección palestina de la exposición. «Si los informes son correctos», escribió, «entonces parece que la NTS ha sucumbido a la presión, no sólo de los miembros de la comunidad judía, sino más bien de los grupos que buscan justificar los abusos de los derechos humanos del Estado israelí».

Scandrett dijo a la NTS que entre los miembros del SPSC había «críticos judíos de Israel y palestinos en Escocia, muchos de los cuales son refugiados de las bien documentadas expulsiones forzadas y la discriminación institucionalizada a las que aparentemente se hace referencia en la exposición». Añadió que los abusos de los derechos humanos del Estado de Israel contra los palestinos preocupan, con razón, a muchos jóvenes que han participado en protestas en Escocia. «Esto es especialmente así tras los recientes desalojos de familias palestinas en el Jerusalén Oriental ocupado y la violencia contra la población en la Franja de Gaza bajo un bloqueo ilegal [dirigido por Israel]».

La respuesta del profesor Long incluía la confirmación de que se habían recibido quejas de «miembros del público y de un MSP, todos los cuales expresaron su preocupación por el hecho de que la exhibición en cuestión proporcionada por los jóvenes implicados no ofrecía una perspectiva equilibrada». Sobre esta base, se decidió cerrar la exposición unos días antes de la fecha de finalización prevista, el 31 de agosto». El SPSC no está impresionado. Dice que está escribiendo otra carta al director general de la NTS.

La última batalla de Bannockburn está, pues, lejos de haber terminado. Setecientos años después de la batalla original, cuando Robert the Bruce derrotó a los opresivos ocupantes ingleses bajo el mando del rey Eduardo II en la primera guerra de la independencia escocesa, el lugar se encuentra en el centro de otra guerra por una ocupación y una tiranía brutales, esta vez en Palestina. El gobierno de Westminster, dominado por los ingleses, también desempeña un papel importante en este asunto.

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner