Los palestinos tienen nuevas narrativas para la unidad y la resistencia

02 de septiembre de 2021

Por

En cuanto a la construcción del Estado y las negociaciones diplomáticas, la Cisjordania ocupada se ha percibido en términos muy diferentes a los de Gaza. Con la ayuda financiera de la comunidad internacional a la Autoridad Palestina en la primera, el concepto de una Palestina fragmentada ha sido debidamente reforzado. Para los no entendidos, la AP representaba el pragmatismo y el progreso, mientras que Gaza era sinónimo de Hamás y subdesarrollo.

Sin embargo, el pueblo palestino ha demostrado lo contrario, con nuevas narrativas de unidad y resistencia. Aprovechando una larga trayectoria de resistencia unificada contra la violencia colonial, han protestado regularmente contra la violencia tanto israelí como de la AP, tras la cancelación de todas las elecciones por parte del líder de la AP, Mahmud Abbas, los inminentes desalojos de los residentes de Sheikh Jarrah en la Jerusalén ocupada, el último bombardeo israelí de Gaza y la ejecución extrajudicial por parte de la AP del activista palestino Nizar Banat.

La AP ha mantenido su farsa durante demasiado tiempo. Explotó la resistencia del pueblo palestino durante el mandato de Trump como presidente de Estados Unidos, cuando la AP necesitaba capitalizar la resistencia del pueblo para sofocar cualquier descontento. Ahora, el pueblo palestino está marcando una nueva tendencia política en términos de resistencia, mientras la AP se tambalea, tratando de recuperar el control de una población que no quiere ser encadenada por Israel y sus colaboradores en Ramallah.

Los campos de refugiados palestinos están cada vez más cerca de la narrativa de resistencia que prevalece. Como informó recientemente Al Jazeera, los campos de refugiados de Jenin y Balata se están convirtiendo en zonas prohibidas para las fuerzas de seguridad de la AP. Israel y la AP han comprendido que la debilitada posición política de Abbas ha contribuido a la aparición de combatientes de la resistencia afiliados a varias facciones políticas palestinas. En particular, Al Jazeera informó de que la AP «no sólo se enfrenta a la resistencia de los pistoleros asociados a las facciones de la oposición, sino también a la de los grupos afiliados a Fatah, la facción que domina la AP».

Cuando estallaron las protestas en Cisjordania tras el asesinato de Banat, la AP organizó su propia manifestación en apoyo de Abbas. Ese «apoyo» es ilusorio y delirante. Las muestras de resistencia palestina así lo atestiguan. La coordinación de la seguridad, descrita infamemente como «sagrada» por Abbas, ya no es una mera colaboración temida, sino parte de la estructura colonial contra la que el pueblo palestino se está levantando.

Las definiciones pasadas de Gaza y Cisjordania ocupada ya no son válidas. El pueblo palestino ha dado paso a un replanteamiento de lo que se percibía como una fragmentación palestina basada en la política que rige los distintos territorios. En particular, hay que destacar la similitud entre Gaza y los campos de refugiados palestinos de Cisjordania. Mientras que Gaza ha personificado durante mucho tiempo la resistencia palestina, los campos de refugiados también pueden inspirar movimientos similares en la Cisjordania ocupada a los que hasta ahora ni la AP ni Israel han tenido que enfrentarse.

Por tanto, la AP ya no tiene el control de la narrativa palestina. Los palestinos están obligando ahora a la AP y a Israel a un nuevo ajuste de cuentas, que hasta ahora se está conteniendo mediante el apaciguamiento. La decisión de Abbas de cancelar las elecciones, así como las consecuencias de la violencia de la AP contra los civiles palestinos, han escrito un guión alternativo y han entregado el poder al pueblo. Este es el lugar al que pertenece, al contrario de lo que Abbas esperaba que fuera el resultado de sus medidas autoritarias.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner