Apartheid legalizado: Israel convierte el supremacismo judío en norma

19 de julio de 2021

Por Eva Lagunero para Canarias-Semanal.Org

El Estado sionista de Israel se considera a sí mismo como “la única democracia de Oriente Medio”, pero su Ley de Nación-Estado pone a la etnia judía por encima del carácter democrático, omitiendo cualquier referencia a la igualdad, lo que convierte a Israel en una etnocracia, no en una democracia. Una ley ilegítima que viola la legalidad internacional

En noviembre del año pasado, un juez israelí invocó la controvertida Ley Básica de la Nación-Estado Judía de 2018, para desestimar una demanda contra la ciudad de Karmiel por no subvencionar el transporte de escolares palestinos. El magistrado dijo que establecer colegios de lengua árabe en la ciudad o subvencionar el transporte de estudiantes palestinos “dañaría el carácter judío de la ciudad” y podría alentar a los ciudadanos palestinos de Israel a trasladarse a ciudades judías, lo cual “alteraría el equilibrio demográfico”.

Según el ciudadano palestino que puso la demanda, “La municipalidad trata a mis hijos como huéspedes en el mejor de los casos y como enemigos en el peor”. Su familia tuvo encima que pagar una multa de 2.000 shekels (unos 600 dólares) y las costas del proceso.

Esta decisión judicial llega tras otras 15 peticiones elevadas en diciembre del año pasado al Tribunal Supremo de Israel por varias organizaciones de derechos humanos y políticos palestinos en relación a la Ley de la Nación-Estado. La semana pasada dicho tribunal rechazó las peticiones y confirmó la Ley.

Adalah, el Centro Legal para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel lanzó un comunicado de prensa en el que señala: “El Tribunal Supremo aprobó una ley que establece como constitucional una identidad excluyendo completamente a quienes no pertenecen al grupo mayoritario. Esta Ley es ilegítima y viola legalidad internacional (…) Muestra claramente el carácter colonial del régimen de Israel y rasgos distintivos de apartheid”.

Otro portavoz de los ciudadanos árabes de Israel, ex-diputado del Knesset (parlamento israelí), dijo que “El Tribunal Supremo se abstuvo de hacer lo esencial -defender los derechos básicos a la igualdad”. Y añadió: “La llamada ley de la Nación-Estado Judía formaliza en la Constitución israelí que los ciudadanos judíos tienen más derechos y privilegios que la minoría indígena palestina, que representa proximadamente el 20% de la población de Israel”.

En 2018, el Knesset aprobó la ley de la Nación-Estado por 62 votos contra 55. Esta norma legaliza esencialmente el apartheid en Israel con cláusulas como: “Ejercer el derecho a la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es privativo del pueblo judío”. Fomenta, además, el asentamiento de judíos y lo considera un valor nacional. También la lengua árabe pasa de ser co-oficial a “estatus especial”borra de hecho toda la historia y la identidad palestinas y reduce a los árabes israelíes a ciudadanos de segunda clase.

La joven Ley de la Nación-Estado ya ha demostrado que puede servir de arma legal para la discriminación y la segregación racial.

La familia palestina de Karmiel demandó al gobierno local por no cubrir el transporte escolar. Al no haber un colegio de lengua árabe en la ciudad, los niños se ven obligados a viajar casi cuatro km a la ciudad de Rameh para asistir a clase. Esto cuesta a esta familia en torno a 460 dólares al mes.

Tras la desestimación de la demanda, el representante legal de la familia puso un recurso en el tribunal del distrito, que ratificó la decisión del de primera instancia; pero determino que éste se había basado en una ley del Estado-Nación que es “fundamentalmente errónea” y “susceptible de dañar la confianza del público en los tribunales”.

Al respecto, la portavoz de una de las asociaciones árabe-israelíes que recurrieron la Ley del Estado-Nación dijo al medio Haaretz:

“En realidad no importa si [el tribunal] menciona explícitamente [la ley] o no, porque es el marco legal constitucional lo que establece los principios básicos de supremacismo y del derecho a la auto-determinación solamente para un grupo étnico del Estado. Esto manda el claro mensaje a todas las autoridades de que no sólo se puede seguir como hasta ahora violando los derechos humanos de los ciudadanos palestinos, sino que también se dará mas respaldo a profundizar estas políticas.

La misma portavoz declaró al medio MintPress que la Ley seguramente añadirá otra dimensión a la actual discriminación y tendrá enormes implicaciones parra los palestinos de ambos lados de la Línea Verde -no sólo la Palestina ocupada desde 1948: “Ya que habla de la tierra de Israel como tierra histórica del pueblo judío y del asentamiento judío como valor constitucional, combinación muy problemática tanto en Israel como en los Territorios Ocupados”.

El Estado de Israel se considera a sí mismo como “la única democracia de Oriente Medio”, pero su Ley de Estado-Nación pone a la etnia judía por encima del carácter democrático, omitiendo cualquier referencia a la igualdad, lo que convierte a Israel en una etnocracia, no en una democracia.

La Ley del Estado-Nación Judío conducirá seguramente a la elaboración de más leyes racistas y anti-democráticas, que se añadirán a las ya existentes. Por ejemplo:

– La Ley de Comités de Admisión, que permite a las ciudades construir en tierras estatales para negar vivienda a los palestinos, basándose en el criterio de “idoneidad social”.

– La Ley Nakba, que prohíbe la financiación estatal de grupos y escuelas que conmemoran la limpieza étnica de palestinos perpetrada en 1948 durante la fundación de Israel (conocida como la Nakba o Catástrofe).

– La Ley del Boicot, que prohíbe las campañas como el BDS, dirigidas a boicotear los productos de Israel para forzarle a acabar con el régimen colonial y de apartheid.

– La Ley de la Propiedad de Ausentes, que niega a los palestinos que fueron expulsados o tuvieron que huir de sus propiedades después de 1947 el derecho a reclamarlas. Sin embargo, los judíos que las perdieron en este período pueden hacerlo a través de la Ley de Asuntos Legales y Administrativos. Estas leyes se usan a menudo para desplazar a las comunidades palestinas, como se ha visto en los vecindarios de Sheikh Jarrah y Silwan en la ocupada Jerusalén oriental.

– La Ley del Retorno, que garantiza a la ciudadanía a todos los judíos, mientras que no hay ninguna ley que la garantice para los palestinos, aun si nacieron en lo que ahora se considera el Israel moderno.

– La Ley de Ciudadanía, que prohíbe los derechos de ciudadanía a los palestinos residentes en los Territorios Ocupados que se casen con ciudadanos israelíes. Los colonos que viven en la ocupada Cisjorndania están exceptuados de esta prohibición.

Fuente: https://www.mintpressnews.com/apartheid-law-israel-supreme-cemented-jewish-supremacy-law/277979/

Fuente: https://www.mintpressnews.com/apartheid-law-israel-supreme-cemented-jewish-supremacy-law/277979/

Fuente: https://canarias-semanal.org/art/31008/apartheid-legalizado-israel-convierte-el-supremacismo-judio-en-norma

 

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner