Israel-Palestina: Las piezas se movieron, la partida sigue.

10 de junio de 2021

Por Ruben Elías Dutra

El último episodio de la lucha del pueblo palestino por su liberación mantiene los límites geográficos ilegales impuestos por Israel. En cambio el mapa político local y regional del llamado Cercano Oriente Ampliado se modificó.

El régimen israelí reivindica el derecho de los judíos a ocupar todos los territorios de la “Tierra Prometida”, lo que justifica la conquista y expulsión de los no judíos y la apropiación de lugares sagrados compartidos con otras religiones.

Este conflicto se gesto, a principios de mayo por una serie de sucesos en Jerusalén que movilizaron a la población palestina de la ciudad. La expulsión de vecinos de sus hogares en el barrio Sheikh Jarrah fue resistido. El 8/05 la ONU volvió a exhortar a Israel a poner fin a toda expulsión forzada, advirtiendo que sus acciones podrían constituir “crímenes de guerra”. Peter Stano, portavoz de la UE, pidió a Israel “con urgencia” que rebaje la tensión en sus conflictos con ciudadanos palestinos.

Otros incidentes, durante el mes sagrado del Ramadán, estuvieron vinculados a la Puerta de Damasco, a la Mezquita de Al Aqsa y su entorno. Las limitaciones a acceder a las oraciones, la represión a los fieles y el asalto a la Mezquita por fuerzas israelíes repercutieron a nivel regional y mundial y produjeron indignación y condena. Israel desconoció el carácter de Al Aqsa como lugar religioso inviolables y lo profanó.

Vino la advertencia de Hamas que no se atendió… y llego el primer cohete. El detonante fue la mezquita de Al Aqsa. Las causas son múltiples. Son el resultado del bloqueo y acoso que sufre el “Gueto” de Gaza desde hace mas de una década; la expulsión continua de la población no judía de Jerusalén Oriental en un intento de imponer a la ciudad como capital indivisible de Israel; en Cisjordania, la ocupación y desplazamiento de la población original trasladando allí alrededor de medio millón de judíos y el intento en 2020 de anexar un tercio a Israel; también la discriminación, el apartheid, que sufren ese 20% de la población de Israel no judía. Y además, la aparición de una generación de jóvenes, millennials, luchadores callejeros que se niegan a someterse.

EL TABLERO ISRAELI

Así quedaron las piezas. El régimen criminal y de limpieza étnica de Israel permanecerá. Al tiempo que el presidente Biden ordenaba a Netanyahu un alto del fuego simultáneo e incondicional con Gaza, el Congreso le otorgaba créditos para mantener su supremacía militar. EEUU no va a hundir su “portaviones”, lo necesita como gendarme regional, en una zona estratégica.

El Acuerdo del Siglo pergeñado con Trump, terminó cuando no logro su reelección. La retirada de Trump del acuerdo 5 + 1 con Irán y las sanciones económicas no se mantendrán. Biden tiene otros planes para el golfo y no pasa por una guerra con Irán como pretende Israel. Los Acuerdos de Oslo, están muertos, solo falta que Biden y Palestina los entierren.

El desplazamiento de Netanyahu y sus acólitos, por una coalición variopinta, no implica ningún cambio ideológico. “Bibí” será el “chivo expiatorio” por lanzarse a una aventura irresponsable con el fin de permanecer como primer ministro. El gobierno que surja no va a eliminar la Ley Básica de Israel que legaliza el apartheid; Jerusalén va continuar siendo la capital indivisible; y, el medio millón de judíos que se asentó en Cisjordania van a permanecer y multiplicarse.

Se frena la expansión y las “anexiones”, pero no la ocupación. Pagaran los platos rotos la población palestina que se encuentra en sus dominios, en especial los ciudadanos “árabes” de Israel.

EL TABLERO PALESTINO.

El gran logro de los palestinos fue la unidad alcanzada para alzarse contra el régimen israelí que los oprime y discrimina. Ya antes del primer cohete los habitantes de Jerusalén defendieron sus derechos y sus creencias, enfrentado a las fuerzas represivas y a las bandas de colonos.

En la medida que la contienda avanzaba, en Israel, las hordas supremacistas marcaban casas y atacaban los barrios “árabes”. Hubo muertos y se impuso el toque de queda en varias ciudades. Lod, Akka, Ramla, el Néguev, Galilea y Wadi Ara se alzaron apoyando a la resistencia palestina. Se trasladaron tropas desde Cisjordania para controlar la situación. El New York Time citaba a analistas y políticos que hablaban de “guerra civil”.

El 18 de mayo los palestinos llevaron adelante una huelga general en Jerusalén, Cisjordania e Israel. En represalia, el 31 de mayo, las autoridades israelíes lanzaron la “Operación Ley y Orden”, en la que policías y otras fuerzas arrestaron a cientos de ciudadanos palestinos de Israel, acusados de participar en la ola de protestas masiva de mayo.

En cuanto al conflicto armado, los gazatíes sabían que serían atacados por Israel, para aplastarlos con su armamento moderno y sofisticado. Se prepararon para ese día. Cuando ese momento llego, con sus cohetes lograron superar el sistema defensivo de Israel. Atacaron algunas bases militares e impidieron los vuelos comerciales a los aeropuertos Ben Gurión y Ramón. Hicieron sentir a la población israelí que ellos también son vulnerables. Gaza será reconstruida, la partida sigue.

A nivel internacional, la mayoría de los países del mundo condenaron a Israel y apoyaron un alto del fuego desde el primer momento, lo demoró el voto de EEUU. La desproporción de las fuerzas y los bombardeos indiscriminados por parte de Israel, llevo a la Comisión de DDHH de la ONU a proponer y aprobar la creación de una comisión investigadora por posibles crímenes de lesa humanidad. Israel rechazó la creación y Uruguay voto en contra, no en nuestro nombre.

*Publicado en el Semanario Voces, Montevideo,  10/06/21.

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner