Ojos de luz entre los escombros de Palestina

28 de mayo de 2021

Por  PUROCHAMUYO

El fotógrafo y periodista palestino Mohammed Shurrab vive en la Franja de Gaza, y colabora con la PRCSla organización humanitaria Media Luna Roja que trabaja en esos territorios. Sus retratos de niños y niñas mirando a la cámara hablan y explican Palestina. Toda la serie que Mohammed Shurrab comparte generosamente a través de www.purochamuyo.com son fotos tomadas entre una y otra guerra, hasta 2015.

Esos niños de las fotos tienen todos menos de 18 años, hoy. Un reportaje para asomarse a esas fotos, y a los testimonios entre los escombros de los nuevos bombardeos, para recorrer los últimos 3 lustros de la ocupación a Palestina.



“El miedo nos mantiene atentos al pasado y preocupados por el futuro. Si podemos comprender nuestro miedo, entonces podremos darnos cuenta que en este instante estamos bien. En este instante, ahora, todavía estamos vivos, y nuestros cuerpos funcionan maravillosamente. Nuestros ojos todavía pueden ver la belleza del cielo. Nuestros oídos todavía pueden escuchar las voces de nuestros seres queridos…”

Mohammed Shurrab

Tengo 11 años. Mi nombre es Amir. He vivido tres guerras y tengo amigos que murieron en ellas. Lo más duro es que las bombas del ejército israelí caen a la noche, y no podemos dormir.

Hoy, amenazaron con bombardear un edificio vecino, y tuvimos pánico. Mi tío vino a casa a buscar refugio. Empezamos a buscar lugares donde escondernos, y todos los chicos empezaron a llorar. Mi hermanita empezó a gritar.

Cortan la luz cuando nos bombardean, y como tenemos miedo nos quedamos todos en un solo cuarto.

Quiero que el mundo sepa cuán desprotegidos estamos en Gaza.”

Esto fue lo que dijo Amir a la ONG Save the Children (Salvar a los Niños), que trabaja en los territorios palestinos ocupados.

Jason Lee, Director de Save the Children, sostuvo:

La muerte de un niño ya es mucho. Pero fueron asesinados por las bombas más de 61 en Gaza, y 2 en Israel. Es el colapso de la moral y de las responsabilidades legales. La verdad, brutal, es que ninguna criatura ha quedado indemne. Una y otra vez lo que vemos es que los niños se llevan la peor parte del conflicto.

La destrucción de escuelas es algo abominable. Son los lugares de aprendizaje, de oportunidades, de jugar y divertirse, y se han transformado en los refugios de las bombas mientras sus casas quedaron reducidas a escombros, y las familias tuvieron que dispersarse.

Como si no bastara, ahora las bombas destruyeron esas mismas escuelas, que ya ni existen como refugio. Cada escuela eliminada es una oportunidad menos para que los niños y niñas construyan un futuro mejor”.


*
En bicicleta en Al-Shijaia Area – Este de Gaza

*


Las últimas cifras dan cuenta de 67 niños muertos, y otros 610 heridosDe las 38 mujeres que murieron en los bombardeos, 4 estaban embarazadas.

Sostiene la ONU el 27 de mayo de 2021, en su ‘Llamado urgente’ que hacen falta, solo para los próximos tres meses, 95 millones de dólares para asistir a 1 millón 100 mil personas con comida, agua, desagües cloacales y educación. (ver https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/flash_appeal_27_05_2021.pdf )

  • A la fecha, los ataques armados israelíes afectaron 17.092 unidades habitacionales: destruyeron 1148 casas; dañaron y convirtieron en inhabitables otras 1026; y dañaron parcialmente otras 14,918.
  • En el medio de los ataques hubo 77.000 desplazados. Quedan casi 10.000 que no tienen a dónde volver.
  • En Gaza solo se vacunaron contra Covid-19 a 39.000 personas.

*

LA HISTORIA DE OBAIDAH

Una bala, que apuntó a su corazón, mató al chico de 17 años Obaidah Akram Abdel-Rahman Jawabreh. Estuvo preso cuatro veces. La primera vez a los 14 años, en el año 2015. Fue detenido y estuvo en prisión dos veces en 2016. En abril de 2019 fue detenido otra vez por el ejército israelí, que lo sometió a tortura física y psicológica. Pero cuando salió fue voluntario en la Media Luna Roja Palestina, y empezó a cursar para cocinero, y abrió una pequeña tienda de comida en el campo de refugiados de Al-Aroubt, con lo que ayudaba a mantener a su familia.

En 2019, cuando participó de un documental que preparó la ONG Defense for Children International-Palestine, sobre el encarcelamiento de niños por parte del estado de Israel. La ONG sostiene que en lo que va del año mataron a 73 niños, hay 168 detenidos de los cuales 27 estuvieron en confinamiento solitario (ver https://www.dci-palestine.org/ )

Este es el documental, y la palabra del propio Obaidah que se pregunta por qué ellos no pueden tener una vida como la de otros adolescentes y jóvenes del mundo.

Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, declaró: “Si existe el infierno en la tierra, eso es la vida de los niños en Gaza”. @UNRWA

0% DE DESOCUPACIÓN: FÁBRICAS BOMBARDEADAS


El Euro-Meditarranean Human Rights Monitor emitió su propio informe. Los aviones de Israel dañaron o destruyeron 525 establecimientos comerciales, incluyendo 50 fábricas.

La zona industrial ocupa 50 hectáreas y está ubicada cerca del cruce (checkpoint) Karni. Fue construida a través de varios acuerdos y financiada por el USAID (U.S. Agency for International Development), el Banco Mundial, el Banco de Inversiones Europeo y la Unión Europea.«

 

«La artillería israelí apuntó el 17 de mayo a la fábrica de colchones FOMCO, en el este de Jabalia. Las bombas causaron un enorme incendio y la destrucción de casi todas las instalaciones.” (ver https://euromedmonitor.org/en/article/4407/Israel%E2%80%99s-targeting-of-economic-facilities-in-Gaza-signals-disastrous-consequences?utm_campaign=wp_todays_worldview&utm_medium=email&utm_source=newsletter&wpisrc=nl_todayworld )

El 18 de mayo la artillería del ejército israelí disparó contra Abu Iskandar, una fábrica de productos plásticos en la misma zona industrial. La fábrica se incendió con toneladas de materia prima.

Hubo otras empresas y fábricas fueron severamente dañadas en diversos ataques, como Harb Co, Clever Co, Tal Al-Zuhoor Co, BSW Co, Ali Al-Wadi , los depósitos de Bidco Co, la fábrica de papas fritas Al-harir, la de helados Maatouq.”



Bastó verificar en terreno los crímenes, para que el Director la UNRWA – Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, Matthias Schmale, se desdijera el 27 de mayo de su afirmación anterior, aquello de que ‘el ejército israelí raramente ataca objetivos civiles’. “El terror desde el cielo que hemos experimentado no es otra cosa que un castigo colectivo a la población civil. Y esto no puede volver a pasar nunca más”, sostuvo Schmale.


Uno de los peores días en 2014 en Al-Shijaia – Gaza

LA SAÑA INFRAHUMANA TIENE NOMBRE Y APELLIDO

Aviv Kochavi asumió al frente de la IDF (Fuerzas Armadas de Israel, por sus siglas en inglés), en enero 2019. Esta última operación fue su bautismo de fuego. La denominaron ‘Guardian of the Walls’.

Cientos, tal vez miles de palestinos de Gaza, recibieron llamados a sus celulares durante los 11 días de bombardeo. Llamadas hechas desde el ejército israelí, advirtiendo que en 30 minutos o una hora, un edificio vecino o el propio, iba a ser bombardeado porque ‘alguien’ vive ahí.

Cuando el teléfono sonaba, aparecía sin identificación: “número privado”, y los palestinos asumieron que era del ejército israelí, o del servicio de Inteligencia, el Shin Bet.

Esa situación, la relata con precisión la periodista Amira Hassdel diario israelí Haaretz con el título “Gazans Ran for Their Lives – and From the Israeli Army’s Sinister Phone Calls” (Los habitantes de Gaza huyen para salvar su vida, y de las siniestras llamadas del ejército israelí)

“Cientos de miles cayeron en la ansiedad, temiendo recibir un llamado similar desde un ‘número privado’. Bilal atendió el teléfono, y una voz le dijo ‘deben dejar el edificio porque vamos a bombardear la oficina de Abu Ibrahim Sinwar, que está en ese barrio’. La voz no dijo Yahya, que es su nombre…prefirió utilizar Abu, el apodo familiar del líer político de Hamas.

Mensajes similares recibieron muchos habitantes del barrio Rimal, en Gaza City.

La primera llamada fue a las 3 PM. Diez minutos después el teléfono volvió a sonar. La voz le dijo a Bilal que mirara la oficina de Sinwar, pero Bilal se negó. A varios de quienes les llegó el mensaje y lo hicieron terminaron con una bala. Tras ese, recibió otro llamado diciendo a Bilal que mirara hacia algunos negocios cercanos y le dijera qué había, a lo cual Bilal respondió que no sabía. La voz, paternalista, militar, le respondió que Bilal iba a ser responsable de lo que pasara. Pocos minutos después todo se llenó de drones zumbantes que desde el aire arrojaban bombas, y de explosiones cercanas y lejanas, además del rugido de los aviones de combate.

Bilal, su tío y su tía salieron en estampida hacia la casa de unos parientes, que viven en el msmo barrio, pero un poco más alejados de las oficinas de Abu Ibrahim. Solo llevaron sus pasaportes, el documento, el comprobante de vacunación contra Covid-19, y el poco dinero que tenían en la casa.

Cientos de familias, en total 2500 personas, iniciaron un éxodo de sus casas buscando refugio.


*
*
*
*
*

Reem, una médica, relató al diario Haaretz:

“Cuando escuchamos el llamado telefónico y que la escuela podía ser blanco de los bombardeos, corrimos al auto, sin saber a dónde ir. Estábamos por almorzar. La mesa estaba puesta pero dejamos todo. Había hablado con mi cuñada y le pregunté qué debía llevar si pasaba esto. Tengo algunos bordados antiguos, que son parte de nuestro patrimonio cultural. También algunos objetos, joyas, fotos. Pero además de los documentos y el certificado de las vacunas, apenas alcancé a llevar mi laptop. Cuando uno tiene que correr para salvar su vida, nada de lo material tiene importancia.

Antes, el barrio Rimal era el más seguro. Ahora es otro objetivo militar. Lo que se repite en todos lados es ‘me quedó una sola persona de toda mi familia’, o ‘hay familias enteras que desaparecieron’. Todos conocen a alguien que fue asesinado. A un vecino, con el bombardeo, le mataron una sobrina embarazada de cuatro meses y sus hijitos de 5 y 3 años.

Un colega, técnico del hospital, relató que su esposa recibió una de esas llamadas de los militares judíos diciéndole que tenía que evacuar la casa porque iban a bombardearla. Corrió allá para llevarse algo, y en ese instante fue bombardeada…ahora está gravísima en el hospital.

Todo esto es una mierda! ¿Cuántas guerras llevamos? Extraño mi jardín, mis palomas, ahora todas muertas. En 2008, durante la primera guerra, tenía una rosa roja con un perfume embriagador. Todas las bombas de fósforo que nos arrojaron la convirtieron en una rosa negra. Todavía no me recuperé de la guerra de 2014 y ya estamos en una nueva guerra. Cada vez la guerra comienza desde el escalón anterior”


*
*

En este link, www.purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis ofrece la línea de tiempo en imágenes y fechas que publicó la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, y cada instancia de la construcción del muro, el bloqueo a Gaza y las guerras:

https://unrwa.es/refugiados/


MATAR LA PALABRA, MATAR LA MEMORIA

El escritor palestino residente en Gaza, Mahmoud Joudeh se preguntó: “¿Cuál es el objetivo de destruir bibliotecas o edificios históricos? El Ejército israelí sabe bien que esos lugares no son objetivos militares. Destruir las instituciones culturales en Palestina es un ataque directo a las capacidades culturales y un intento por borrar la cultura palestina”.

*

Samir Mansour – librero

*

La librería Samir Mansour Library es una de las casas editoriales más antiguas y más grandes de Palestina, y fue destruida por una bomba israelí. Su dueño, Samir Mansour, de 51 años, es además el titular de la Unión de Editores de Palestina.

En un reportaje al portal Al-Monitor aseguró: “La librería era mi alma, mi vida, lo que me representaba. Nunca imaginé que pudiera ser un objetivo militar. Era una de las editoriales más grandes de Palestina, y nos permitía mantenernos actualizados con los libros y exhibirlos en las ferias internacionales. Solíamos traducir muchos libros de escritores y mentes creadoras palestinas al idioma inglés.

Cuando me dijeron que un misil había destruido todo no lo podía creer. Pero seremos fuertes y la haremos revivir. Vamos a participar de la Feria Internacional del Libro que empieza en El Cairo el 30 de junio, y vamos a exhibir los libros que habíamos publicado. Nada nos frenará”, remarcó Mansour.


junio 2015 – después de la masacre de 2014

*

junio 2015 – Gaza

*

*
*
*

*

*
*
*
*
Ramadan – Gaza

*

*

Campo de refugiados Al-Shatea

*

*

*
Donia

*

*
Bassam – 12 años. vive en Khan- Yunis city

*

Leer la historia en sus ojos

*

*

*
Esperanza

*


El informe oficial de la Autoridad Nacional Palestina a través del ministerio de Cultura indica que los bombardeos destruyeron 44 centros culturales y estudios de artistas y pintores.


El Consejo de Derechos Humanos de la ONU votó este 27 de mayo que una comisión de expertos, con mandato indefinido, haga una investigación sobre posibles violaciones de los derechos humanos en Israel y en los territorios palestinos. Argentina votó a favor de la investigación, al igual que México, Cuba, Venezuela y Bolivia. Uruguay votó en contra, y Brasil se abstuvo.


*

Mohammed Shurrab – fotógrafo y periodista palestino – Todas las fotos fueron cedidas especialmente para www.purochamuyo.com / Cuadernos de Crisis. Los derechos sobre las fotos le pertenecen a Mohammed Shurrab, y no pueden reproducirse en ningún medio ni formato sin el expreso consentimiento de él mismo. La obra de Surrab puede verse en

https://www.facebook.com/profile.php?id=100063719050282

*

Fuente: http://www.purochamuyo.com/ojos-de-luz-entre-los-escombros-de-palestina/
LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner