La financiación de Biden a Israel para la masacre de palestinos nunca podrá justificarse

Foto: el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el 17 de mayo de 2021 en Washington, DC [Anna Moneymaker/Getty Images].

19 de mayo de 2021

Por Ramona Wadi

Tan firme es la afirmación de Estados Unidos sobre el «derecho a defenderse» de Israel que el presidente Joe Biden ha aprobado un acuerdo de armas por valor de 735 millones de dólares para el Estado colono-colonial, en plena ofensiva militar contra los palestinos en la Franja de Gaza. La venta está relacionada con las bombas de precisión, una tecnología de la que Israel presume pero que nunca llega a utilizar en Gaza. Las infraestructuras civiles siempre ocupan un lugar destacado en la lista de objetivos, con los consiguientes «daños colaterales» de cientos de niños, mujeres y hombres palestinos muertos y heridos.

No hay ninguna diferencia en el enfoque de Biden en comparación con el de su predecesor Donald Trump, salvo que el primero trata de justificar sus acciones -y su inacción en cuanto a la protección de civiles inocentes y sus derechos- citando la «solución» de dos Estados. Aunque está muerta en el agua, la «solución de dos estados» hace hincapié en la retórica de los derechos humanos, pero es un marco para la aniquilación de los derechos de los palestinos, que le conviene a Washington. Teniendo en cuenta que los 3.800 millones de dólares de ayuda que Estados Unidos paga a Israel cada año no dependen de que el Estado de ocupación mejore su espantoso historial de derechos humanos, la última generosidad de Biden refuerza la falsa narrativa de «seguridad» y «autodefensa» de Israel, así como su capacidad para actuar con impunidad. Esto nunca puede justificarse.

El creciente escrutinio del Congreso de Estados Unidos provocó ayer una respuesta no comprometida de Biden, que expresó su «apoyo al alto el fuego» pero, una vez más, pontificó sobre el «derecho» de Israel a defenderse. No hubo desafío para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que declaró que los bombardeos en Gaza continuarán con «toda su fuerza» y que «llevará tiempo». Mientras tanto, por tercera vez, Estados Unidos bloqueó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía un alto el fuego.

Según el Departamento de Estado estadounidense, el acuerdo de armas no está relacionado con el actual bombardeo de Gaza. Sin embargo, el momento en que se produjo significa claramente la aprobación por parte de Estados Unidos de la actual matanza de civiles palestinos. Además, la venta refuerza el hecho de que el enfoque de Biden hacia los palestinos se basa en la correlación desigual entre la protección y la violación de los derechos humanos. Mientras que él ha restaurado un fragmento de la ayuda humanitaria de Estados Unidos al pueblo palestino -de la que Israel se quejó debidamente- la entidad colono-colonial ha sido compensada por encima de lo que se asigna a los palestinos.

Hay pocas posibilidades de que se produzca una oposición colectiva a la venta de armas de Estados Unidos, aunque algunos legisladores demócratas han argumentado que aceptar el acuerdo sin insistir en un alto el fuego incitará a Israel a una mayor agresión. Sin embargo, estas medias tintas se inspiran en la política de los dos Estados, que también ha contribuido a todas las agresiones israelíes contra los palestinos durante los últimos treinta años. Sin, al menos, el apoyo al derecho del pueblo palestino a una lucha anticolonial legítima, la desproporcionada ayuda estadounidense concedida a Israel no puede enfrentarse a un desafío viable. Aunque exista oposición a la venta de armas en el Congreso, no hay voces que pidan una alternativa al compromiso de los dos Estados, que sigue dejando a los palestinos vulnerables a todas las formas de violencia israelí.
Por decirlo brevemente, la administración Biden, al igual que sus predecesores, está financiando el excepcionalismo de Israel y la política de colonos. El último acuerdo de armas es aún más feo ante el bombardeo de Gaza porque demuestra claramente la connivencia estadounidense-israelí contra los palestinos. Si el acuerdo se hubiera producido en un momento en el que el mundo se limitara a observar de pasada las violaciones normalizadas de Israel, el acuerdo de 735 millones de dólares habría pasado relativamente desapercibido.

Aquí radica el peligro de centrar la atención en Israel sólo cuando sobrepasa los límites de lo que los políticos y los medios de comunicación han acordado como aceptable. La agresión de Israel es inherente y constituye la base del proyecto colonial de los colonos, que se fundó sobre el terrorismo y ha aterrorizado a los palestinos desde entonces para mantener su control sobre su tierra. Mientras la conciencia generada por la bien publicitada violencia israelí no abarque también la realidad cotidiana de la opresión a la que se enfrentan los palestinos, la connivencia entre Estados Unidos e Israel seguirá siendo aceptada por la comunidad internacional.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner