Jóvenes soñadores palestinos desafían la pesadilla de la ocupación israelí

Foto: Loay Elbasyouni [Loay Elbasyouni/Facebook]

04 de mayo de 2021

Por Yvonne Ridley

El ingeniero palestino Loay Elbasyouni es un hombre extraordinario, entre otras cosas porque forma parte del equipo de la NASA que hizo historia la semana pasada al desarrollar la tecnología para hacer volar un helicóptero en Marte. Nacido y educado en la Franja de Gaza, al igual que tantos estudiantes dotados del territorio palestino asediado, es una prueba de que tienen mucho que ofrecer a su propio país y al mundo entero.

Lo cierto es que, si se les da la oportunidad, hay miles de jóvenes con talento que tienen la capacidad de dejar su huella en el ámbito académico y laboral, como ha hecho Elbasyouni. Sin embargo, la brutal ocupación y el asedio de Israel hacen que sea una pesadilla para ellos poder poner sus talentos y cualificaciones en el mejor uso posible.

Israel prefiere presentar a los jóvenes palestinos de forma negativa, llamándolos terroristas y una amenaza para el mundo, únicamente para justificar el asedio a Gaza y hacer la vida lo más difícil posible en la Cisjordania ocupada, plagada de puestos de control militares, asentamientos ilegales y carreteras exclusivas para colonos que laceran el campo. Todos los años oímos hablar de estudiantes a los que se les ofrecen becas para estudiar en universidades de la Ivy League, sólo para descubrir que Israel no les permite viajar. Incluso a los deportistas de alto rendimiento se les impide competir en la escena internacional, obstaculizados en todo momento por Israel y su ocupación militar.

En mis visitas a Gaza y a la Cisjordania ocupada, he podido comprobar cómo los escolares palestinos consideran su educación como una forma de resistencia contra la ocupación israelí. Es tal su fuerza de carácter que se arriesgan de buen grado a ir a la escuela con peligro por culpa de los colonos judíos vigilantes descontrolados que viven en asentamientos ilegales. Sacar lo mejor de su educación es su forma de luchar.

Esta determinación de triunfar en la educación se puso de manifiesto en un informe de 2001 de Ramzi Rihan, profesor de física y vicepresidente de planificación y desarrollo de la Universidad de Birzeit. «Desde 1948», dijo el antiguo asesor del Ministerio de Educación palestino para la enseñanza superior, «los palestinos se han dado cuenta de que la única base fiable para su supervivencia económica es su conocimiento». Los repentinos y catastróficos cambios demográficos, la continua inestabilidad política y la escasez de recursos naturales locales han hecho de los recursos humanos la base más importante para el progreso social, el desarrollo económico y la identidad cultural de los palestinos.»

Cuanto más bombardea y arrasa Israel las escuelas, más decididos están estos niños a continuar su educación. Como resultado, los palestinos de ambos sexos son notablemente la población identificable más educada de Oriente Medio, especialmente en lo que respecta a las niñas. Las estadísticas demuestran que, a pesar de estar tan gravemente obstaculizados por Israel, los niños que viven en la Palestina ocupada obtienen las mejores notas en educación de todo el mundo árabe, incluidos los ricos Estados del Golfo. De hecho, según el Banco Mundial y la UNESCO, incluso rivalizan con sus homólogos del mundo desarrollado y están por delante de los que viven en países en desarrollo de África, Asia y Sudamérica.

No es de extrañar que algunas de las mejores universidades del mundo, como Harvard, Cambridge y Oxford, hayan ofrecido becas a jóvenes palestinos brillantes. Sin embargo, esta historia de éxito tiene un lado oscuro, del que se informa muy poco. Muchas de estas becas no se aprovechan porque Israel, y Egipto en el caso de Gaza, no permiten a los estudiantes viajar al extranjero para estudiar. En la Cisjordania ocupada, algunos estudiantes nunca llegan más allá del primer puesto de control israelí a pocos kilómetros de su casa. Es como si se les castigara por ser, sencillamente, tan brillantes.

La razón por la que el gobierno israelí parece resentir y despreciar los logros de estos jóvenes está más allá de la mayoría de los educadores occidentales, muchos de los cuales comparten el orgullo de los palestinos por su excelencia académica, de ahí las becas. Cientos de estudiantes de Gaza, en particular, parecen haber sido castigados por las autoridades de ocupación desde que Hamás tomó el control de la franja costera tras las últimas elecciones palestinas de 2006.

El hecho de que Israel tenga en el punto de mira la educación palestina significa también que a los académicos internacionales se les impide trabajar en las universidades de los territorios ocupados. Los israelíes les impiden, en primer lugar, entrar en el país o se niegan a renovar los visados de los que ya trabajan en Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas.

Leer sobre el viaje de Loay Elbasyouni desde Gaza hasta el programa espacial de la NASA es inspirador, pero su éxito es también un recordatorio conmovedor de la riqueza de talento sin explotar que se ve obstaculizada por la insensibilidad israelí. El Estado colono-colonial está haciendo todo lo posible para sofocar las ambiciones de los jóvenes palestinos, pero no lo conseguirá, por la sencilla razón de que su brutalidad no puede estropear sus sueños y aspiraciones.

Elbasyouni describe su viaje de Gaza a Estados Unidos en el año 2000 como una «misión imposible», ya que un viaje de vuelta a su tierra natal es demasiado arriesgado. «Es muy difícil entrar en Gaza sin poner en riesgo mi carrera», explicó recientemente. «Si entro allí, podría quedar atrapado». Esto dice mucho de la inhumanidad de la ocupación impuesta por Israel.

«Con la situación de Marte es la ciencia la que determina las cosas», añadió. «Con la ciencia podemos calcular todo y predecir todo lo que podamos, y nos atenemos a nuestras esperanzas y creencias y a nuestras pruebas matemáticas. Pero cuando se trata de situaciones relacionadas con la política, depende de las opiniones de la gente, y son imprevisibles».

Mientras el Israel sionista se deje llevar por el rencor y la malicia, habrá más intentos de bloquear a los jóvenes soñadores de los territorios palestinos ocupados. Hay algo tristemente erróneo cuando científicos e ingenieros de gran talento como Elbasyouni pueden traspasar las fronteras en el espacio pilotando un avión en otro planeta, y sin embargo miles de jóvenes palestinos brillantes no pueden poner un pie fuera de su patria ocupada.

Esta misma semana, una importante organización de derechos humanos ha vuelto a calificar a Israel de Estado de apartheid. En ningún lugar es más evidente que en las oportunidades que ofrece a los estudiantes judíos y que rechaza de forma rutinaria para los jóvenes palestinos. Sin embargo, los soñadores palestinos de gran talento siguen desafiando la pesadilla de la ocupación israelí. Que sigan haciéndolo.

Yvonne Ridley: 
La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner