Cómo una organización benéfica concreta está mejorando la vida de los amputados de Gaza

Foto: Fondo de Ayuda a los Niños de Palestina [PCRF]

16 de abril de 2021

Por Anjuman Rahman

Decenas de miles de civiles palestinos de la Franja de Gaza han resultado heridos durante las ofensivas e incursiones militares de Israel. Muchos de ellos han sufrido lesiones que les han cambiado la vida.

Para los dos millones de palestinos que viven en Gaza bajo un asedio dirigido por Israel y respaldado por Egipto, la vida ya es bastante difícil. Con un acceso limitado a los centros de rehabilitación y a las prótesis, la vida de una persona con discapacidad física en el empobrecido territorio es especialmente sombría.

Es habitual ver a palestinos en las calles de Gaza con miembros perdidos. Las estadísticas oficiales revelan que sólo en la Franja de Gaza hay unas 49.000 personas con discapacidad. Viven en condiciones extremadamente difíciles. Según el presidente del Fondo Palestino de Ayuda a la Infancia (PCRF), Steve Sosebee, estas personas se enfrentan a retos adicionales a los impuestos por la ocupación. Creado en 1992, el PCRF ha llevado a más de 2.000 niños heridos a Estados Unidos para que reciban tratamiento y ha enviado decenas de grupos de médicos para ayudar a los niños de la Palestina ocupada.

«Mientras trabajaba como periodista sobre el terreno en Palestina, allá por 1988, para cubrir la Primera Intifada, empecé a ver niños heridos que necesitaban atención médica urgente», explicó Sosebee. «Conocí a un niño de diez años gravemente herido y organicé su atención médica en Estados Unidos».

Foto: Fondo de Ayuda a los Niños de Palestina [PCRF]

Luego encontró muchos más niños que necesitaban ayuda. «Sentí que ésta era una forma de contribuir a la lucha palestina de una manera que, con suerte, marcaría la diferencia en la vida de estos niños, porque creo en su causa por la libertad y la justicia».
Médicos de todo el mundo contribuyen con su tiempo y habilidades para ayudar, señaló. «Al principio, empecé a sacar a los niños de Palestina para que recibieran tratamiento, pero después de seis o siete años la ONG empezó a enviar equipos médicos voluntarios allí. Eso transformó realmente nuestro trabajo como organización, porque podíamos ser mucho más eficaces e impactantes enviando médicos a operar sobre el terreno».

Concedido el pasaporte y el documento de identidad palestinos en 2018, Sosebee insiste en que su estatus personal es el de un trabajador humanitario y no el de alguien que intenta cambiar la política en la Palestina ocupada. «Llevo 30 años haciendo esto. Alojé a algunos de los niños amputados en mi propia casa en EE.UU. cuando vivía allí y me hice amigo de ellos, así que he visto a los niños heridos convertirse en padres con hijos propios, y seguir conectado con ellos.»

El presidente de la ONG cree que es importante que todos los que apoyan la causa palestina recuerden que pueden marcar la diferencia; no están desesperados ni desamparados. «No debemos permitir que el cinismo de la política regional nos impida trabajar individualmente o juntos para ayudar a curar las heridas y el sufrimiento de los niños de Oriente Medio». Muchas de las heridas que atiende el PCRF son el resultado de las balas disparadas por francotiradores israelíes, que utilizan armas de gran potencia. «También se ven muchos accidentes y defectos de nacimiento como resultado de los matrimonios mixtos. Y la mala calidad de la asistencia sanitaria repercute aún más en la capacidad de los niños para recibir un tratamiento médico adecuado», señaló Sosebee.

La ofensiva militar israelí contra los palestinos de la Franja de Gaza hizo de 2014 uno de los años más sangrientos de la historia palestina. Según un informe de la ONU, el ejército israelí golpeó Gaza con 6.000 ataques aéreos y casi 50.000 proyectiles de tanque y artillería durante cincuenta días. La llamada «Operación Borde Protector» dejó a 1.100 palestinos con discapacidades permanentes; al menos 100 son amputados.
En Gaza, tienen pocas opciones de rehabilitación, ya que los médicos a menudo son incapaces de tratar estas lesiones traumáticas. Los hospitales del territorio están desbordados y faltos de personal y carecen de suficientes medicamentos y recursos médicos, incluidos los desechables.

Además, los continuos cortes de electricidad obligan a los hospitales a racionar la energía y a depender de lo que se supone que son generadores de emergencia, que a menudo se estropean por su uso excesivo. El asedio de Israel limita las importaciones y exportaciones hacia y desde Gaza, especialmente las de supuesto «doble uso», lo que provoca grandes retrasos en la obtención de suministros y equipos médicos adecuados, así como de materiales para realizar reparaciones esenciales.

En respuesta a las numerosas carencias del sistema sanitario público, el PCRF trata de proporcionar ayuda humanitaria y programas de asistencia a los niños palestinos, incluido un departamento de oncología pediátrica. Los niños con cáncer ya no tienen que soportar rigurosos viajes al extranjero para recibir tratamiento.

En la actualidad, el PCRF se enorgullece de ser la «principal ONG sin ánimo de lucro que proporciona a los niños árabes enfermos y lesionados de Oriente Medio la atención médica gratuita que no pueden recibir en su país». El año pasado, la organización de base financió varios proyectos en hospitales palestinos, entre ellos la rehabilitación de una sala de urgencias e instalaciones para amputados de Gaza.

Según Sosebee, los problemas del sector sanitario en Gaza se deben a dos factores. «Uno es el aislamiento político de los civiles palestinos del resto del mundo. No se les permite salir o entrar en Gaza para recibir atención médica, por lo que están muy aislados y esto también repercute en el sector sanitario».

El segundo factor, en su opinión, es que la mayoría de los palestinos que viven en Gaza -alrededor del 70% de la población- son refugiados o sus descendientes del territorio ocupado por Israel desde 1948. «Así que ya existen en circunstancias económicas y políticas muy difíciles, a las que hay que añadir los efectos del asedio. Esto repercute negativamente en el sector sanitario».

in embargo, a pesar de los enormes problemas para adaptarse a su nueva vida, los amputados palestinos de Gaza han demostrado que están decididos a superar sus discapacidades y a superar las expectativas. Una niña de siete años, por ejemplo, perdió la pierna cuando su casa fue volada por un misil israelí justo cuando su familia se sentaba a romper el ayuno al final de una larga jornada durante el mes de Ramadán en 2014, parte del cual coincidió con la ofensiva militar israelí.
«Un cohete israelí disparado desde un avión F-15 bombardeó su casa y ella resultó gravemente herida y perdió la pierna», me dijo Steve Sosebee. «Nuestra organización la llevó primero a Jeddah (Arabia Saudí) y luego a Atlanta (Georgia) para que le pusieran una nueva prótesis en la pierna. Ahora está en la escuela y es conocida como líder en su comunidad por ayudar a otros niños. Sólo tiene 14 años, pero es muy decidida e inteligente».

Este tipo de resiliencia, añadió, es una característica de la población de Palestina, especialmente de la de la Franja de Gaza. Les ayuda saber que ONG como el PCRF les apoyan en el camino.

Fuente: Monitor Medio Oriente en Español 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner