#STANDWITHISSA: Issa Amro se enfrentó al Estado colono de Israel y va a pagar un alto precio por ello

Cualquiera que esté familiarizado con la ocupación israelí y la violencia de los colonos encontraría la siguiente historia imposible e impensable, sin embargo, Issa Amro fue capaz a cabo.

29 de enero de 2021

Por Miko Peled

Hebrón Ocupado – “Israel quiere robar nuestra historia. Quieren centrarse sólo en una pequeña parte de la historia e ignorar todo el resto”, me dijo Issa Amro en una entrevista para el “Miko Peled Podcast” (también disponible en www.mikopeled.com). 

Issa se estaba refiriendo a por qué los colonos israelíes están tan ansiosos por apoderarse de Tel Rumeida, una colina que domina la ciudad de Hebrón. Es un cerro que contiene una mina de oro arqueológica e histórica. No porque contenga oro real, sino porque, junto con los olivos centenarios que han estado vivos y han sostenido a las personas que vivieron en Hebrón durante miles de años, contiene pruebas de una civilización antigua y una vida continua que se remonta a miles de años atrás.

Los extremistas violentos toman el control

 La ciudad de Hebrón tiene la desgracia de haber sido invadida por colonos sionistas, extremistas en sus creencias religiosas. Se trata de colonos que tienen una lectura muy particular de las historias bíblicas y son extremadamente violentos e intransigentes. Su odio por los palestinos no tiene límites y, como otros sionistas, estos colonos no tienen en cuenta el significado histórico real de la ciudad de Hebrón, sino que solo lo ven en términos de su lectura parcial y fanática del Antiguo Testamento.

Los sionistas en general, y los colonos sionistas de Hebrón en particular, sienten que las historias del Antiguo Testamento representan la historia y pasan por alto por completo el hecho de que la evidencia arqueológica apunta en una dirección diferente. Interpretan la arqueología de una manera que satisface su codicia, su intolerancia y su deseo de arrebatar la ciudad a sus legítimos habitantes, los palestinos de Hebrón.

Estos colonos fanáticos desempeñan un papel importante dentro de la toma más amplia de Palestina por parte de los sionistas. El método que los sionistas siempre han usado para apoderarse de la tierra, incluso antes de que se estableciera el estado de Israel, fue enviar a jóvenes fanáticos que están dispuestos a usar la violencia para apoderarse de la tierra palestina por la fuerza. Luego, envían al Ejército y afirman que el área es una base militar o se requiere para uso militar. Luego, el Ejército se marcha e invita a los colonos a volver para crear un asentamiento permanente.

Los colonos ya se han apoderado de una parte de Tel Rumeida, pero no estarán contentos hasta que la colina entera esté en sus manos. Un hombre ha hecho de su misión en la vida el asegurarse de que esto no suceda. Este hombre, Issa Amro, fue condenado recientemente por un tribunal militar israelí por una lista de cargos que parecen un libro de texto de desobediencia civil. Si bien aún no ha sido sentenciado, se espera que la sentencia tenga lugar el 8 de febrero de 2021. Hay motivos para creer que cumplirá una condena en una prisión militar israelí. Su único crimen es que se atrevió a hacer frente a la violencia despiadada de los colonos sionistas fanáticos y al ejército israelí que está a su servicio, y todo esto utilizando la herramienta de la desobediencia civil y la resistencia no violenta.

«¡Te voy a matar, Issa Amro!»

 Hace un par de años tuve la oportunidad de llevar a algunos amigos a visitar Hebrón. Nos reunimos con Issa y tuvo la amabilidad de hacernos un recorrido por la ciudad en la que nació, y ahora solo puede caminar por caminos en los que él, como persona no judía, tiene permitido caminar. Da la casualidad de que la casa en la que nació ha sido cerrada por el ejército israelí e Issa no puede acceder a ella.

Cuando llegamos a un punto de la ciudad donde no se permite caminar a los no judíos (o más bien a los palestinos), vimos a un soldado de pie y junto a él a un joven colono que no podía tener más de 14 años. El niño miró a Issa y le dijo en hebreo: «Issa, voy a venir a asesinarte uno de estos días«. Repitió esta declaración y luego se volvió hacia el soldado y se chocaron la mano. Ese es el entorno en el que Issa y cientos de miles de palestinos tienen que vivir debido a la ocupación sionista de Hebrón.

Salvar una casa en Hebrón

Cualquiera que esté familiarizado con la ocupación israelí en Palestina y con la violencia de los colonos y del ejército israelí encontrará la siguiente historia imposible e impensable, sin embargo, Issa Amro pudo lograrlo.

Una casa que estaba estratégicamente ubicada en Tel Rumeida, y desde la cual se puede ver toda la Ciudad Vieja de Hebrón, estaba a punto de ser ocupada por los colonos. Había pasado por el proceso de toma de posesión militar y luego fue entregado a los colonos. Issa logró encontrar al propietario palestino de la casa y alquilársela legalmente. Le costó a Issa agonía, arresto, detención, interrogatorios interminables y requirió la intervención de cientos de activistas de todo el mundo, pero al final, Issa pudo rescatar la casa de las manos de los colonos y establecer un centro desde el cual dirige una de las operaciones de base más efectivas en Palestina, Juventud Contra los Asentamientos (YAS, por sus siglas en inglés).

Miko Peled, izquierda, con Issa Amro en el YAS Center en Tel-Rumeida, Hebrón. Foto | Miko Peled

 El trabajo de Issa Amro y de YAS incluye documentar las violaciones de derechos humanos cometidas por el ejército y los colonos. Su trabajo también incluye la organización de acciones creativas no violentas, el establecimiento y la renovación de espacios públicos como un centro comunitario, una guardería, un centro dedicado al empoderamiento de la mujer y los inicios de un cine por el cual Issa puede ir a la cárcel. Los palestinos en Hebrón están constantemente en riesgo de desplazamiento forzado, y empoderar a esta comunidad en las áreas más vulnerables a través de reparaciones en los hogares, presencia protectora y distribución de caridad es una parte crucial del activismo local de Issa y de YAS.

Condenado por desobediencia civil

Después de un juicio que duró varios años y finalmente terminó a fines de 2020, un juez militar, el teniente coronel Menahem Lieberman (el cual es un colono sionista que emigró desde los Estados Unidos y tiene estrechos vínculos con la comunidad de colonos en Hebrón), declaró a Issa culpable de seis de los 18 cargos que se le imputan. La acusación con 18 cargos se presentó en el verano de 2016, aproximadamente tres semanas después de que comenzara una campaña para establecer un cine en Hebrón.

LOS CARGOS POR LOS QUE HA SIDO CONDENADO:

  • Primer Cargo: Agresión a un servidor público
  • Quinto Cargo: Participación en un mitin sin permiso
  • Octavo Cargo: Participación en una marcha sin permiso
  • Décimo Cargo: Obstrucción a un soldado
  • Decimoséptimo Cargo: Participación en una marcha sin permiso
  • Decimoctavo Cargo: Participación en una marcha sin permiso

Entre el momento de su publicación y el 8 de febrero, momento en el que el juez dictaminará sobre la sentencia, aún hay tiempo para actuar para ayudar a Issa Amro.

Para obtener información sobre la campaña, puede visitar Amigos de Hebrón, donde puede publicar fotos de usted mismo sosteniendo un cartel en apoyo de Issa o publicar una declaración en video que explique por qué cree que Issa Amro debería quedar libre. También puede llamar o enviar un correo electrónico a los funcionarios electos y comunicarse con los centros comunitarios, grupos de activistas, organizaciones benéficas locales, organizaciones religiosas e iglesias para solicitar que publiquen declaraciones en apoyo de Issa y se comuniquen con sus funcionarios locales electos y no electos.

También se anima a cualquier persona que desee ayudar a comunicarse con escritores, periodistas, celebridades, profesores y miembros notables de la comunidad y pedirles que hagan declaraciones públicas o escriban editoriales sobre el caso. Friends of Hebron también está distribuyendo una petición que puedes firmar y enviar a otras personas.

El riesgo de perder monumentos históricos invaluables y olvidar la rica historia de Palestina es real. Hacer lo que podamos para prevenir eso es nuestra responsabilidad como personas de conciencia para las generaciones futuras. El primer paso es apoyar a palestinos como Issa Amro.

Foto principal | El activista palestino Issa Amro, en el centro, celebra su liberación de la detención, en la ciudad cisjordana de Hebrón, el 10 de septiembre de 2017. Nasser Shiyoukhi | AP

Miko Peled es un autor y activista de derechos humanos nacido en Jerusalén. Es el autor de “El hijo del general. Viaje de un israelí en Palestina” e “Injusticia, la historia de Tierra Santa Foundation Five”.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de MintPress News.

 

 

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner