El mundo está apoyando la desaparición de Palestina en nombre de la ‘paz’

23 de octubre de 2020

Alentar a más países a normalizar los lazos con Israel, ayudar a Israel a formalizar sus fronteras, incluyendo la anexión ilegal de los territorios palestinos ocupados y considerar a la Liga Árabe como “compuesta por potenciales socios de la normalización”.
El embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman, no ha dejado ninguna duda sobre la lógica de los recientes acuerdos de normalización con los Estados árabes, alabados por la comunidad internacional como una oportunidad para iniciar las negociaciones sobre el compromiso de los dos Estados. En el fondo, la alabada diplomacia de los Emiratos Árabes Unidos, que pospuso el proceso de anexión y fue aclamado como un logro para el pueblo palestino, ha servido para normalizar el siguiente paso.

“Cuando sintamos que hemos agotado estos esfuerzos”, declaró Friedman en referencia a alentar a más países a normalizar los lazos con Israel, “por supuesto que ayudaremos a Israel a formalizar sus fronteras, incluyendo a las comunidades de Judea y Samaria [la Cisjordania ocupada]”. Describió a la Liga Árabe como “compuesta por potenciales socios de normalización”.

Con palabras que recuerdan a las del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, Friedman reiteró que la anexión del territorio palestino ocupado no fue ni cancelada ni abandonada, sino suspendida. “Suspender es por definición temporal”.

Ahora que la comunidad internacional tiene una visión clara de lo que intentaba hacer girar como un avance diplomático, quizás la Autoridad Palestina pueda dejar de buscar el apoyo de la ONU, que alienta la inevitable anexión ilegal mientras pretende oponerse a la expansión de los asentamientos coloniales de Israel. Una fusión de lo que el compromiso de los dos Estados y el acuerdo del siglo del presidente estadounidense Donald Trump tratan de lograr es lo que la comunidad internacional parece estar buscando, incluso si esto se promueve a través de diferentes paradigmas.

Friedman se dirigió a la conferencia en línea del Kohelet Policy Forum, en la que también participó Netanyahu, señalando que los acuerdos de normalización indicaban el poder de Israel en la región. “Las superpotencias mundiales dijeron que las concesiones traerán la paz y la paz traerá la seguridad”, argumentó Netanyahu. “Este peligroso plan, si llegara a suceder, haría a Israel vulnerable y débil.”

Sin embargo, Israel ejerce suficiente influencia sobre las potencias mundiales para asegurarse de que no se le deja vulnerable, y las concesiones de las que Netanyahu habló nunca fueron de incumbencia de Israel, que nunca ha hecho ninguna. Las reprimendas no son concesiones, y tampoco el compromiso de dos Estados es una concesión, dado que permite a Israel decidir el destino del pueblo palestino autóctono y su tierra. Sin el reconocimiento político del derecho de retorno de los palestinos, todas las concesiones de las que habla Netanyahu son pérdidas palestinas, y la anexión se limitará a formalizar el proceso de colonización que la comunidad internacional ha apoyado tácitamente bajo el pretexto de la imposición de dos Estados.

Normalización con Israel -Caricatura [Arabi21News]

Tanto los asentamientos israelíes como la anexión son violaciones del derecho internacional. Los acuerdos de normalización están siendo utilizados por los EE.UU. y la comunidad internacional para volver a centrar la atención en la diplomacia que atiende las demandas de Israel. De marzo a agosto de este año, Israel aumentó su destrucción de las estructuras palestinas financiadas por la UE, pero la UE no se ha pronunciado en contra de la hipocresía de “suspender” la anexión simplemente para asegurar un consenso adecuado para lo que es un acto ilegal. Asimismo, las Naciones Unidas sólo hablaron de oportunidad en términos de diplomacia, mientras que invalidaron los derechos que supuestamente representa.

La paz, el término favorecido por la comunidad internacional, es una conjetura israelí. Lo que Israel define como paz, es decir, una mayor militarización en nombre de la seguridad, ata los cabos sueltos del proyecto colonial. Si la comunidad internacional no se opone políticamente a la anexión, y si la AP sigue insistiendo en aplicar políticas obsoletas y explotadoras para supuestamente hacer avanzar la causa palestina, el mensaje subyacente es nada menos que un respaldo a la desaparición completa de Palestina.

Fuente: monitordeoriente.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner