Hipocresía, tu nombre es Sión

Por Philip Giraldi | 17/09/2020 | Palestina y Oriente Próximo

Fuentes: The Unz Review
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Grupos judíos estadounidenses apoyan el movimiento Black Lives Matter mientras ignoran el genocidio palestino.

Hay una tendencia por parte de los principales grupos judíos en los Estados Unidos y en Europa a descubrir lo que ellos describen como antisemitismo dondequiera que se mire. El mes pasado fue removida una estatua del conocido y muy respetado escritor y filósofo de la política francés del siglo XVIII Voltaire que estaba instalada en el exterior de la Academia Francesa en París. Voltaire fue una figura importante en la «Ilustración», durante la cual lo que ahora llamamos ciencia y racionalismo aplicado desafió la autoridad de la iglesia y del rey.

Recientemente la estatua había sido objeto de vandalismo por la versión francesa de Black Lives Matter (BLM) porque, según los informes, Voltaire había invertido en la Compañía Francesa de las Indias Orientales, que se dedicaba al comercio triangular entre Europa, África y el Nuevo Mundo. Las mercancías incluían africanos que estaban destinados a convertirse en esclavos en las colonias europeas. Más allá de eso, Voltaire, un hombre de su época, creía que los negros tenían «poca o ninguna inteligencia» y también consideraba que los judíos nacían «con un fanatismo furioso en el corazón».

Según los informes, Voltaire era muy admirado por Hitler, por lo que tal vez no estaría equivocado sugerir que en Francia, donde la comunidad judía es extremadamente poderosa mientras que los africanos no lo son, Voltaire fue elegido como el antisemita cuya estatua se mandó a un almacén del Gobierno para que nunca se vuelva a ver. Con ese razonamiento, uno espera que el mundo pronto prohibirá la música de Richard Wagner y Ludwig van Beethoven, ya que ellos también fueron admirados por Hitler.

La idea de que alguien puede cambiar la historia ignorando aspectos de ella significa que los libros de texto escolares se están reescribiendo a un ritmo vertiginoso para asegurarse de que haya una cobertura abrumadora del holocausto y los logros de los negros. Además, el borrado de monumentos se persigue con singular intensidad en los Estados Unidos, donde los Padres Fundadores y otros varones blancos muertos están siendo uno a uno arrojados a la basura. De esta manera, y lamentablemente, también se destruye la experiencia de aprendizaje que se puede derivar del uso de los monumentos como mecanismos visuales para enfrentar y comprender los errores cometidos en el pasado. Una comisión creada por el alcalde del Distrito de Columbia, por ejemplo, ha compilado una lista de monumentos y conmemoraciones de alto impacto que deben ser eliminados, renombrados o colocados en «contexto». Se incluyen el monumento a Jefferson y el monumento a Washington. Por supuesto, es seguro que se cambiará el nombre «Columbia».

Curiosamente, los grupos judíos en los Estados Unidos han estado a la vanguardia en el apoyo a la aparente misión de BLM de cambiar lo que solía pasar por la cultura estadounidense derivada de Europa. Irónicamente, esa cultura incluye la libertad de expresión, la democracia y el mercantilismo, todos los cuales han beneficiado enormemente a los judíos. La narrativa, por supuesto, está envuelta en torno a la causa común de negros y judíos que luchan juntos contra los supuestos nacionalistas blancos a quienes los medios de comunicación culpan de gran parte de la violencia que está ocurriendo, incluso cuando los videos tomados en las escenas de los disturbios definitivamente muestran casi todos turbas negras provocando incendios y saqueos.

Los negros que son escépticos del papel de los judíos son puestos rápidamente en su lugar, como lo fue Rodney Muhammad, de Filadelfia, quien fue destituido de su puesto ejecutivo en la NAACP después de expresar escepticismo sobre todos los amigos judíos que los negros parecían estar adquiriendo de repente, citando una observación en una entrada de Facebookque a menudo se atribuye al ahora deshonrado Voltaire, «Para saber quién gobierna sobre ti, simplemente averigua a quién no puedes criticar».

La organización líder en la configuración de la narrativa aceptable es la Liga Anti Difamación (ADL), que se promociona a sí misma como «Fighting Hatefor Good» (Luchando definitivamente contra el odio, N.de T). En otras palabras, cualquiera que se encuentre al otro lado de la narrativa es, por definición, un «enemigo». Aparentemente, ADL anunció un tema de discusión en línea para el 28 de agosto, poco después del tiroteo en Kenosha Wisconsin, que mató a dos hombres blancos e hirió a un tercero. El titular dice: «Por qué todos los estudiantes de secundaria blancos estadounidenses deben condenar públicamente los asesinatos antisemitas del supremacista blanco Kyle Rittenhouse».

Si el anuncio es realmente genuino, uno nota de inmediato que los asesinatos se enmarcan como antisemitismo sin ninguna evidencia real que sugiera que algo así estuvo involucrado o que el tirador conocía la religión de quienes lo enfrentaban. Las tres “víctimas” son descritas como simpatizantes de BLM, que aparentemente lo eran, pero ignora el hecho de que también eran activistas de Antifa y las tres tenían antecedentes penales relacionados con la violencia. Uno de ellos, Joseph Rosenbaum, es sin duda judío, y también pedófilo, y los otros dos también podrían ser judíos si ADL está en lo cierto, pero eso no parece haber sido la causa de lo que sucedió. Relatos creíbles del tiroteo sugieren que Rittenhouse fue atacado por los tres, uno de los cuales, Grosskreutz, tenía una pistola y estaba en la acera siendo golpeado en la cabeza con la tabla de surf de Huber. Respondió en defensa propia.

Y ADL no está solo en su defensa de BLM. Más de seiscientos grupos judíos se han suscrito a un anuncio de periódico de página completa apoyando el movimiento. El anuncio dice: “Hablamos con una sola voz cuando decimos, de manera inequívoca Black LivesMatter”. Y luego afirma: “Hay políticos y movimientos políticos en este país que construyen el poder fabricando deliberadamente el miedo para dividirnos entre nosotros. Con demasiada frecuencia, el antisemitismo está en el centro de estas divisiones fabricadas».

Entonces, una vez más, se trata de la perpetua victimización de los judíos. El hecho de que los judíos constituyan el grupo demográfico más rico y mejor educado de los Estados Unidos parecería sugerir que son especialmente favorecidos, y lo son, en lugar de ser el blanco de las furiosas turbas de trabajadores marginales. Más del 90 % de los fondos discrecionales del Departamento de Seguridad Nacional se destinan a proteger las instalaciones judías y el Departamento de Educación y el Congreso siempre están preparados para crear nuevas reglas que protejan a los judíos de sentirse «incómodos» en sus interacciones ocasionales con los críticos de Israel.

Los judíos piensan y votan en gran medida de manera progresista, lo cual es parte de la razón para alinearse con los negros a pesar de que es probable que los disturbios y los saqueos los afecten más que a otros grupos demográficos, ya que muchos de ellos todavía podrían tener negocios en las ciudades que tienen más probabilidades de verse afectados. Pero también hay una razón mucho más importante para hacerlo. Muchos negros en BLM, así como partidarios blancos progresistas, estaban comenzando a sugerir que el movimiento debería ampliar su agenda y reconocer, entre otras cosas, el sufrimiento de otros, incluido el pueblo palestino. Una fuerte muestra de apoyo de los grupos judíos, respaldada por lo que uno podría suponer un flujo de contribuciones a la causa, presumiblemente sería una forma de cortar ese sentimiento de raíz, al igual que los donantes judíos al Partido Demócrata pudieron bloquear cualquier lenguaje en la plataforma del partido que simpatice con los palestinos.

Por supuesto, es la máxima ironía que los grupos judíos sean muy sensibles al sufrimiento de los negros en los Estados Unidos y al mismo tiempo ignoren en gran medida los crímenes de guerra y otras devastaciones que están ocurriendo en Israel y Palestina a manos de sus correligionarios. Golpear y disparar a palestinos desarmados y sin resistencia, incluyendo a niños, la destrucción de los medios de vida de los granjeros y la demolición de casas para dar paso a los colonos judíos es increíble y es en gran parte invisible, ya que los medios de comunicación estadounidenses con influencia judía no informan de ello. Es, simplemente, genocidio. Y además de eso, Israel ha estado bombardeando últimamentea civiles indefensos en Gaza casi a diario, atacando y desestabilizando Líbano y Siria y también confabulando con el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo para ir a la guerra con Irán.

No debería sorprender que los grupos negros sospechen de los motivos de las organizaciones judías que de repente parecen amistosas. Cuando Rodney Muhammad fue destituido de su puesto en la NAACP en Filadelfia, Jonathan Greenblatt, el jefe de ADL, tuiteó “Gracias al Comité Ejecutivo de la NAACP de Filadelfia y la NAACP Nacional por tomar medidas aquí. Esperamos que esto permita nuevas oportunidades de colaboración, ya que las comunidades negras y judías locales pueden hacer más para luchar contra el odio y promover la dignidad de todas las personas».

Greenblatt ha sido un líder en la lucha para criminalizar tanto las críticas a Israel como la libertad de expresión que ejercen los partidarios del movimiento no violento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). Para él «la dignidad de todas las personas» claramente no incluye a los palestinos ni a nadie que apoye pacíficamente su causa.

Philip M. Giraldi es Director Ejecutivo del Consejo para el Interés Nacional.

Fuente: https://www.unz.com/pgiraldi/hypocrisy-thy-name-is-zion/

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner