25.000 niños y niñas palestinos en riesgo por la anexión ilegal de Cisjordania

Imagen: dibujos de niños y niñas palestinos de los programas de Save the Children en Cisjordania donde expresan sus experiencias diarias. / SAVE THE CHILDREN

01 de julio de 2020

Por: GEORGE GRAHAM. DIRECTOR DE INFANCIA EN CONFLICTOS ARMADOS DE SAVE THE CHILDREN.

“Me preocupa que no nos quede espacio para vivir y crecer. ¿Tendremos espacio para correr y jugar sin llegar a un punto de control?”, explica Niveen, una niña palestina de 12 años.
Hemos temido este momento durante años. El gobierno israelí declaró que este 1 de julio anunciaría sus planes para apoderarse permanentemente de los territorios palestinos ocupados, anexando franjas de Cisjordania que actualmente albergan a 80.000 palestinos, incluidos 25.000 niños y niñas. No podemos permitir que esto ocurra.

A pesar de la inminente amenaza de la falta de vivienda y la pérdida de empleo para miles de familias palestinas, y la posibilidad de conflicto, los detalles del plan siguen sin estar claros y apenas se conocen detalles de los planes de Israel para anexar el Valle del Jordán y 235 áreas de asentamientos ilegales que conforman casi un tercio de Cisjordania. La medida hará que los palestinos sean expulsados de sus hogares y tierras de nacimiento para dar paso a las familias israelíes que se mudan a la zona.

Hay muchos paralelismos en las relaciones internacionales contemporáneas con un punto de inflexión tan histórico que da un golpe fatal a la perspectiva de una solución de dos Estados, según muchos observadores. Durante décadas, la solución de dos Estados ha sido vista por muchos como la forma de resolver el conflicto y garantizar la autodeterminación para ambos pueblos que lo reclaman como propio. También es la única solución que escucha las perspectivas de las generaciones de palestinos que han vivido en las tierras durante siglos.

El sueño del Estado palestino se desvanece rápidamente: la anexión dividiría aún más el territorio en un archipiélago de enclaves divididos sin tierras para un Estado contiguo. “Me preocupa que no nos quede espacio para vivir y crecer. ¿Tendremos espacio para correr y jugar sin llegar a un punto de control?”, explica Niveen, una niña palestina de 12 años.

El derecho internacional es claro sobre la anexión: es ilegal. También pondrá en peligro los derechos de los niños y niñas, incluidos sus derechos a la supervivencia, la salud, la educación y la protección. Ashraf, de 13 años, corre el riesgo de perder su hogar si se lleva a cabo la anexión. “Cuando imagino mi futuro, veo pérdida. Una pérdida de derechos y pérdida de sueños”, dice.

La anexión será catastrófica para muchos niños y niñas palestinos. Desarraigará a los niños y sus familias: las demoliciones en Cisjordania no se paran. Ya ha habido un aumento del 250% en la destrucción de estructuras de propiedad palestina desde principios de año.

Además, ya se ve una reducción de los servicios esenciales y una menor presencia de equipos de respuesta a emergencias en áreas que pronto serán anexadas. Es probable que aumente la presencia militar israelí, con más puestos de control armados, puntos frecuentes de violencia. “Me asusto cuando veo soldados, armas, cohetes y puestos de control. Solo quiero sentirme segura y libre «, explica Ola, de 14 años.

La anexión desestabilizará la región ya volátil, con protestas y enfrentamientos en erupción en Cisjordania. Los primeros informes reflejan un estado creciente de preparación militar en Gaza, en respuesta a los planes de anexión. La estabilidad descansa en el filo de un cuchillo y cualquier escalada de violencia sería devastadora para los niños palestinos e israelíes.

A medio plazo, la Autoridad Palestina (AP) puede disolverse, dejando a los ministerios que brindan servicios vitales para los niños (agua, salud, educación) en caída libre. Más del 70% de las escuelas en todos los territorios palestinos ocupados son administradas por el gobierno y corren el riesgo de cerrar sus puertas si la AP deja de existir.

Si bien la dependencia de la asistencia humanitaria probablemente aumentará, nuestra capacidad para llegar a los niños necesitados podría disminuir. Un tercio de las operaciones de Save the Children se encuentran en áreas programadas para su anexión y no está claro si este salvavidas para los niños y niñas más vulnerables podrá continuar.

A largo plazo, la ONU considera probable que se intensifiquen las violaciones de los derechos humanos, con derechos desiguales para los niños palestinos e israelíes que viven en el mismo espacio. La anexión podría resultar en una «realidad de un Estado», en la cual la campaña de autodeterminación se convertiría en una campaña anti-apartheid por la igualdad de derechos.

Los niños y niñas palestinos tienen el derecho fundamental de tener voz en las decisiones que afectan su futuro, pero nos han dicho que sienten que sus voces no son escuchadas y que se han vuelto invisibles para el mundo. La petición de Khaled *, de doce años, es clara: “Mi petición al mundo es escuchar mi voz y la voz de cada niño palestino. Si nos escuchas, déjanos en libertad.»

Estamos viviendo una época de desafíos mundiales sin precedentes, pero no podemos mirar hacia otro lado. Hacemos un llamamiento a los líderes israelíes, palestinos y mundiales para que escuchen las voces de los niños, que no continúen con la anexión y, en su lugar, vuelvan a comprometerse en negociaciones serias para lograr un acuerdo duradero que brinde seguridad y dignidad para todos.

Reflejando la gravedad de los riesgos y las discusiones que tienen lugar en varias capitales, los expertos en derechos humanos de la ONU han advertido que las críticas sin consecuencias no impedirán la anexión ni terminarán con la ocupación, enfatizando que ahora es el momento de rendir cuentas y el fin de la impunidad. Más Estados están revisando su propia necesidad de describir las consecuencias económicas y políticas concretas de la anexión, como lo exige el derecho internacional humanitario. Más recientemente, el parlamento belga pidió a su gobierno que enumere contramedidas eficientes orientadas a responder de manera proporcional a cualquier anexión israelí del territorio palestino ocupado.

Generaciones de niños y niñas palestinos han crecido sin conocer nada más que el conflicto y la ocupación. La anexión les negaría la posibilidad de un futuro diferente. Las acciones unilaterales de gran alcance como la anexión tendrán consecuencias impredecibles y perjudiciales para los niños y niñas israelíes y palestinos. La única forma de darles el futuro que se merecen es a través de un proceso de paz que incluya a los palestinos y que tenga en cuenta el interés superior y los derechos de todos los niños.

Fuente: www.elperiodico.com

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner