El plan de anexión de Israel es la Nakba reeditada

Foto: Soldados israelíes se desplazan mientras manifestantes palestinos se reúnen en la cima de una colina durante una protesta contra las colonias israelíes en la ciudad de Beita en la Cisjordania ocupada por Israel el 2 de marzo (Reuters).
Fuentes: Middle East Eye

En su expresión actual Israel solo conoce una dirección: profundizar su dominio sobre un pueblo cuya tierra ha robado y continúa robando. Los aniversarios conmemoran sucesos pasados. Y hasta se podrían perdonar si lo que sucedió hace 72 años realmente se hubiera quedado en el pasado.

Esto es cierto para la mayoría de los aniversarios excepto cuando se trata de la Nakba, el «desastre, catástrofe o cataclismo» que marca la partición obligatoria de Palestina en 1948 y la creación de Israel.

La Nakba no es un evento pasado. El despojo de tierras, hogares y la creación de refugiados han continuado casi sin pausa desde entonces. No es algo que haya pasado a sus bisabuelos. Sucede o puede suceder en cualquier momento de su vida.

Una tragedia recurrente

Para los palestinos la Nakba es una tragedia recurrente. Al menos 750.000 palestinos fueron desplazados de sus hogares en 1948. Otros muchos, entre 280.000 y 325.000, huyeron de sus hogares en territorios capturados por Israel en 1967.

Desde entonces Israel ha ideado medios más sutiles para obligar a los palestinos a abandonar sus hogares. Uno de esos medios fue las revocaciones de residencia. Entre el comienzo de la ocupación israelí de Jerusalén Este en 1967 y el final de 2016 Israel revocó el estado de al menos 14.595 palestinos en Jerusalén Este ocupada.

Otros 140.000 residentes de Jerusalén Este han sido «transferidos silenciosamente» de la ciudad, cuando comenzó la construcción del muro de separación en 2002, bloqueando el acceso al resto de la ciudad. Casi 300.000 palestinos en Jerusalén Este tienen residencia permanente emitida por el Ministerio del Interior israelí.

Dos áreas quedaron aisladas de la ciudad aunque se encuentran dentro de sus límites municipales: Kafr ‘Aqab al norte y el campamento de refugiados de Shu’fat al noreste.

Los residentes de los barrios de estas áreas pagan impuestos municipales y de otro tipo, pero ni el municipio de Jerusalén ni las agencias gubernamentales ingresan a este territorio ni lo consideran de su responsabilidad.

En consecuencia, estas partes de Jerusalén Este se han convertido en una tierra de nadie, la ciudad no proporciona servicios municipales básicos como la eliminación de desechos, el mantenimiento de carreteras y la educación, y hay escasez de aulas y guarderías.

Los sistemas de agua y alcantarillado no satisfacen las necesidades de la población, pero las autoridades no hacen nada para repararlos. Para llegar al resto de la ciudad los residentes deben someterse diariamente al desafío de  los puestos de control.

Otra herramienta de expropiación es la aplicación de la Ley de Propiedad del Ausente que, cuando se aprobó en 1950, tenía la intención de ser la base para la transferencia de propiedad palestina al Estado de Israel. Su uso fue generalmente evitado en Jerusalén Este hasta la construcción del muro. Seis años después se usó para expropiar «tierras de ausentes» de los residentes palestinos de Beit Sahour para la construcción de 1.000 viviendas en Har Homa, en el sur de Jerusalén. Pero generalmente su propósito es proporcionar un mecanismo para la «expropiación progresiva«.

Nakba en tiempo real

La pieza central de la campaña electoral del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el propósito legislativo central del actual Gobierno de unidad de Israel constituiría otro capítulo de despojo para los palestinos en 2020. Esos son los planes para anexar un tercio, o peor aún dos tercios, de Cisjordania.

The Shuafat refugee camp in East Jerusalem is seen behind the Israeli barrier, in an area Israel annexed to Jerusalem after capturing it in the 1967 Middle East war January 29, 2020

Vista del campo de refugiados de Shuafat en Jerusalén Este detrás del muro israelí, en un área que Israel anexó a Jerusalén después de capturarlo en la guerra de Oriente Medio de 1967 el 29 de enero de 2020

Actualmente están bajo consideración tres escenarios: el plan maximalista de anexar el Valle del Jordán y todo lo que en los Acuerdos de Oslo se conoce como la zona C. Esto es aproximadamente el 61 por ciento del territorio de Cisjordania, que es administrado directamente por Israel y es el hogar de 300.000 palestinos.

La mayoría de los palestinos ven la anexión como la culminación del proyecto sionista para establecer un Estado de mayoría judía.

El segundo escenario es anexar solo el valle del Jordán. Según las encuestas israelíes y palestinas realizadas en 2017 y 2018, había 8.100 colonos y 53.000 palestinos viviendo en esta tierra que Israel dividió en dos entidades: el valle del Jordán y el consejo regional del Mar Muerto Megillot.

El tercer escenario es anexar las colonias alrededor de Jerusalén, la llamada área E1, que incluye Gush Etsion y Maale Adumin. En ambos casos los palestinos que viven en las aldeas cercanas a estas colonias están amenazados de expulsión o transferencia. Hay 2.600 palestinos que viven en la aldea de Walaja y partes de Beit Jala que se verían afectados por la anexión de Gush Etsion, así como entre 2.000 y 3.000 beduinos que viven en 11 comunidades -como Khan al-Ahmar– alrededor de Maale Adumin.

¿Qué pasaría con los palestinos que viven en la tierra que Israel ha anexado?

En teoría se les podría ofrecer residencia, como fue el caso cuando se anexionó Jerusalén Este. En la práctica la residencia solo se ofrecerá a unos pocos muy selectos. Israel no querrá resolver un problema creando otro.

La mayoría de la población palestina de las áreas anexadas sería trasladada a la gran ciudad más cercana, como sucedió con los beduinos en el Negev y los habitantes de Jerusalén Este que se encuentran en áreas aisladas del resto de la ciudad.

La advertencia de los generales

Estos planes han generado expresiones de alarma entre el sistema de seguridad de Israel, que se ha acostumbrado a ser escuchado, pero que ahora ejerce menos influencia que antes sobre la formulación de políticas.

Esto no es porque los exgenerales tengan ninguna objeción moral a la expropiación de la tierra palestina o porque piensen que los palestinos tienen un derecho legal sobre ella. No, sus objeciones se basan en que la anexión podría poner en peligro la seguridad de Israel.

Un documento de código abierto publicado anónimamente por el Instituto de Política y Estrategia (IPS) en Herzliya proporciona un resumen fascinante de su pensamiento. Afirman que la anexión desestabilizaría la frontera oriental de Israel, que se «caracteriza por una gran estabilidad, un nivel tranquilo y muy bajo de terrorismo» y que causaría una «sacudida profunda» a la relación de Israel con Jordania.

«Para el régimen hachemita, la anexión es sinónimo de la idea de la patria alternativa palestina, a saber, la destrucción del reino hachemita en favor de un Estado palestino.

«Para Jordania esa medida es una violación sustancial del acuerdo de paz entre los dos países. En estas circunstancias Jordania podría violar el acuerdo de paz. Además de esto puede haber una amenaza estratégica para su estabilidad interna debido a posibles disturbios entre los palestinos en combinación con las graves dificultades económicas que enfrenta Jordania», dice el documento de IPS.

Con la anexión eso sería solo el comienzo de los problemas con Jordania. Incluso una opción minimalista de anexar E1, el área alrededor de Jerusalén, separaría a Jerusalén Oriental del resto de Cisjordania, poniendo en peligro la custodia de Jordania de los lugares sagrados tanto islámicos como cristianos en Jerusalén.

La anexión también conduciría a la «desintegración gradual» de la Autoridad Palestina, afirma el IPS.

Nuevamente no se trata aquí de solidaridad. Lo que preocupa a los analistas israelíes es la carga que recaería sobre el ejército. «La eficacia de la cooperación en seguridad con Israel se deteriorará y debilitará, ¿y quién la reemplazará? ¡El ejército! Obligaría a muchas fuerzas a lidiar con disturbios y violaciones de órdenes y el mantenimiento del sistema palestino».

Los efectivos de la seguridad continúan diciendo que la anexión podría desencadenar otra intifada, fortaleciendo la idea de una solución de un Estado «que ya está adquiriendo un control cada vez mayor de los territorios palestinos”.

El factor saudita

En el mundo árabe más amplio el documento señala que Israel perderá a muchos de los aliados que cree que ha hecho con Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Omán  y se intensificará la Campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones a nivel internacional.

Recientemente fue mencionado -específicamente en los círculos de seguridad israelíes- el papel de Arabia Saudita en apagar las llamas de la reacción árabe al plan de anexión de Netanyahu. El apoyo de Arabia Saudita a cualquier forma de anexión se consideró crucial.

Fiel a la forma, el régimen del Príncipe Heredero Mohammed bin Salman ha estado tratando de suavizar la hostilidad de Arabia Saudita hacia Israel en los medios y particularmente en el espectáculo televisivo. Un drama llamado Exit7 producido por MBC TV de Arabia Saudita contenía recientemente una escena de dos actores discutiendo sobre la normalización con Israel.

«Arabia Saudita no ganó nada cuando apoyó a los palestinos, y ahora debe establecer relaciones con Israel… El verdadero enemigo es quien te maldice, niega tus sacrificios y apoyo, y te maldice día y noche más que los israelíes», dice alguien.

La escena produjo una reacción violenta en las redes sociales y, finalmente, una amplia  declaración de apoyo a la causa palestina por parte del ministro de Asuntos Exteriores emiratí.

د. عبدالله النفيسي

@DrAlnefisi

هذا القمع إللّي حاصل في دول مجلس التعاون الخليجي لكل رأي ضد التطبيع مع العدو الصهيوني لن تحصد منه إلاّ المُر . حتى مجرد المناقشه ولو ( أونلاين ) لا يستطيع التنظيم الصحراوي في الخليج تحمّله . والله إن هذا أخطر من كورونا .

Traducción: Esta opresión que tiene lugar en el CCG [Consejo de Cooperación del Golfo] que difunde cualquier opinión contra la normalización con el enemigo sionista solo puede levantar una cosecha amarga. No pueden tolerar el debate (incluso si se hace en línea), por Dios, esto es más peligroso que el coronavirus.

El intento demostró los límites del control mental del Estado saudita, que se debilitará aún más por la caída del precio del petróleo y el advenimiento de la austeridad en todo el mundo árabe. El futuro rey saudita ya no podrá comprar su salida de los problemas.

El Comité

Vale la pena repetir nuevamente que el motivo para enumerar los efectos desestabilizadores de la anexión no es una inquietud inherente a la pérdida de propiedad o derechos. La preocupación central del organismo de seguridad se deriva de la posibilidad de que las fronteras existentes de Israel se vean en peligro por la extralimitación.

Por razones similares varios periodistas israelíes han pronosticado que la anexión nunca sucederá. Podrían estar en lo cierto. El pragmatismo podría ganar. O podrían estar subestimando el papel que juega el fundamentalismo religioso nacionalista en los cálculos de Netanyahu, David Friedman, el embajador de Estados Unidos y el multimillonario estadounidense Sheldon Adelson, los tres ingenieros de la política actual.

Si bien el papel de Estados Unidos como «un agente honesto» en el conflicto ha sido expuesto durante mucho tiempo como una farsa, esta es la primera vez que puedo recordar que un embajador de Estados Unidos y un importante financiero de Estados Unidos se comportan como colonos más entusiastas que un primer ministro del Likud.

Friedman es presidente del Comité conjunto de Estados Unidos e Israel sobre anexión de colonias que determinará las fronteras de Israel después de la anexión. Este comité no tiene peso en términos internacionales, ya que no tiene representación de ninguna otra parte en el conflicto y mucho menos de los palestinos cuyos líderes han boicoteado el proceso.

Members of Israel's Arab minority take part in a rally marking the "Nakba" or "Catastrophe", when Palestinians lament the loss of their homeland in the 1948-49 war, that caused the creation of Israel, near the abandoned village of Khubbayza, northern Israel May 9, 2019.

Miembros de la minoría árabe de Israel participan en una manifestación que marca la «Nakba» o «Catástrofe», cuando los palestinos lamentan la pérdida de su tierra natal en la guerra de 1948-49, que causó la creación de Israel, cerca de la aldea abandonada de Khubbayza, al norte Israel 9 de mayo de 2019.

Dos fuentes separadas del Comité conjunto han dicho a Middle East Eye que se está transitando hacia una expansión completa de Israel en Cisjordania y no hacia una expansión incremental. Una fuente dijo que irá por toda el Área C, en otras palabras, la opción maximalista.

De nuevo podrían estar equivocados. Ambos dicen que la anexión elegida se adaptará a los lineamientos del «Acuerdo del siglo» de Donald Trump, que reduce el 22 por ciento actual de Palestina histórica a un grupo de bantustanes dispersos por el Gran Israel.

El punto culminante

La Nakba, desde hace 72 años, continúa viviendo y respirando veneno. La Nakba no se trata solo de los refugiados originales, sino también de sus descendientes: hoy unos cinco millones de ellos califican para los servicios de la Agencia de las Naciones Unidas de Ayuda a los Palestinos (UNWRA).

La decisión de Trump de dejar de financiar a la UNWRA y la insistencia de Israel de que solo los sobrevivientes originales de 1948 deberían ser reconocidos, ha provocado una campaña internacional en la que los palestinos firman una declaración en la que se niegan a renunciar a su derecho de retorno.

«Mi derecho de retorno a mi patria es un derecho inalienable, individual y colectivo garantizado por el derecho internacional. Los refugiados palestinos nunca cederán ante los proyectos de ‘patria alternativa’. Cualquier iniciativa que golpee los fundamentos intrínsecos del derecho de retorno y lo niegue es ilegítima y nula y no me representa de ninguna manera», dice la declaración.

Significativamente se lanzó en Jordania, otra señal de que los sentimientos se manifiestan fuertemente allí.

La evaluación de la seguridad israelí de que una solución de dos estados está muerta en la mente de la mayoría de los palestinos es ciertamente correcta. La mayoría de los palestinos ve la anexión como el clímax del proyecto sionista para establecer un Estado de mayoría judía y la confirmación de su creencia de que la única forma en que terminará este conflicto es en su disolución.

Pero por la misma razón los planes de anexión en discusión deberían ser una prueba para la comunidad internacional, si fuera necesario, de que lejos de ser un país que vive con miedo y bajo el ataque permanente de rechazos irracionales y violentos, Israel es un Estado que no puede compartir la tierra con los palestinos, y mucho menos tolerar la autodeterminación palestina de un Estado independiente.

En su formulación actual, Israel conoce una sola dirección: profundizar su dominio sobre un pueblo cuya tierra ha robado y continúa robando.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Eye.

David Hearst es el editor jefe de Middle East Eye. Dejó The Guardian como su principal escritor líder extranjero. En una carrera de 29 años cubrió la bomba de Brighton, la huelga minera, la reacción leal a raíz del Acuerdo angloirlandés en Irlanda del Norte, los primeros conflictos en la ruptura de la exYugoslavia en Eslovenia y Croacia, el final de la Unión Soviética, Chechenia y las guerras incendiarias que lo acompañaron. Trazó el declive moral y físico de Boris Yeltsin y las condiciones que crearon el surgimiento de Putin. Después de Irlanda fue nombrado corresponsal en Europa del Guardian Europe, luego se unió a la oficina de Moscú en 1992, antes de convertirse en jefe del departamento en 1994. Dejó Rusia en 1997 para unirse a la división extranjera, se convirtió en editor europeo y luego editor extranjero asociado. Se unió a The Guardian desde el The Scotsman, donde trabajó como corresponsal de educación.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/opinion/nakba-palestine-Israel-climax-occupation

 

LOS CONCEPTOS, OPINIONES E INFORMACIONES EMITIDAS EN PALESTINASOBERANA.INFO SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DE QUIENES LAS ELABORAN Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTAN LA POLÍTICA EDITORIAL DE ESTE MEDIO
Shale theme by Siteturner