Desplazados de nuevo, los refugiados palestinos de Siria luchan por sobrevivir en Gaza

Foto de archivo de refugiados palestinos en Siria
27 de agosto de 2019

Por AmjadYaghi

972mag
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.
Con el aumento de las tasas de desempleo y las altas rentas, los refugiados palestinos que huyeron de la guerra siria a Gaza luchan para salir de la pobreza. Como muchos habitantes de Gaza, esperan abandonar la franja en busca de una vida mejor. 

Omar Odeh ayudó a establecer un comité de seguimiento que se ocupa de los asuntos de los refugiados palestinos de Siria que huyeron a Gaza. (Mohammed Al-Hajjar)

A mediados de 2012 la policía egipcia arrestó a Omar Odeh por violar las condiciones de su permiso de residencia y sobrepasar su visa. Después de darse cuenta de que era un refugiado palestino de Siria lo deportaron a Gaza. Hoy es uno de los cientos de refugiados palestinos de Siria que huyeron de la guerra civil allí solo para encontrar condiciones de vida en la franja difícilmente soportables.

Odeh, de 63 años, es originario de la aldea palestina destruida de Majdal, cerca de la actual Ashkelon. Hoy vive en Biet Lahia, una ciudad en el norte de Gaza, con su familia de seis personas que se unió a él después de su deportación. Junto a un grupo de refugiados palestinos de Siria ayudó a establecer el Comité de Seguimiento para los palestinos de Siria en Gaza, que trabaja con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, la Organización de Liberación de Palestina y grupos internacionales para asegurarles una vida digna en Gaza.

Odeh dijo que cuando los refugiados palestinos de Siria comenzaron a regresar a Palestina, los líderes palestinos en Cisjordania y Gaza prometieron ayudarlos en su proceso de reasentamiento. Sin embargo la Autoridad Palestina y Hamás aún no han cumplido sus promesas.

Según él, Hamás prometió a los refugiados de Siria ayuda financiera para ayudarlos a obtener refugio y trabajo. Pero con el creciente desempleo y las altas rentas, muchos luchan por salir de la pobreza.

Los refugiados palestinos en Siria sabían que Gaza estaba bajo el bloqueo del ejército israelí y que las condiciones de vida eran difíciles. Se reasentaron en Gaza pensando que estarían mejor integrados en la sociedad palestina que en otros lugares.

«Nadie nos mira como refugiados de Palestina», dijo Odeh. “Cuando estábamos en Siria trabajamos en economía, deportes y arte, fuimos parte de la construcción de Siria. Ahora en Gaza somos extraños. No podemos vivir una vida digna y no sentimos que estamos en nuestro hogar. Todos los refugiados palestinos de Siria están tratando de abandonar Gaza -sin éxito- y yo soy uno de ellos».

«Vimos la muerte ante nuestros ojos»

Según el Monitor Euromediterráneo de Derechos Humanos, desde que estalló la guerra siria en marzo de 2011, 160.000 refugiados palestinos huyeron de los campos en Siria a países vecinos o europeos. Alrededor de la mitad de ellos recibieron asilo en Europa, más de 57.000 reasentados en Líbano, Turquía y Jordania, y alrededor de 7.000 fueron a Gaza y Egipto.

La mayoría de los refugiados palestinos de Siria llegaron a Gaza entre mediados de 2011 y 2013. En ese momento el cruce de Rafah entre Gaza y Egipto estaba regularmente abierto y los refugiados podían ingresar de manera humanitaria sin una visa o inspección.

Cuando la familia de Amina Ahmed llegó a Gaza solo tenía 200 dólares. Huyeron del campo de refugiados de Yarmuk en Damasco en busca de seguridad luego de la escalada de 2012 en la guerra siria. Eligieron regresar a Palestina, donde tenían parientes, pensando que Gaza sería más segura. Siete años después tienen una idea diferente de la vida en Gaza y la familia de cinco miembros ahora sueña con emigrar.

El padre de Ahmed, Jamal, originario de Jaffa, huyó a Gaza durante la Nakba. Después de la guerra de 1967 Israel lo exilió a Jordania por participar en la lucha. Más tarde se mudó a Yarmouk, donde vivió hasta su muerte en 2008.

Cuando Ahmed regresó a Gaza encontró pobreza severa. No hay oportunidades de trabajo para ella o para sus hijos Samir y Samar, graduados de la universidad. «La mayoría de los días, tendríamos una comida», dijo. “Nos horrorizamos durante la guerra israelí en Gaza en 2014. Salimos de nuestras casas en el vecindario de al-Shuja’iyya para [encontrar refugio] las escuelas de UNRWA. Vimos la muerte ante nuestros ojos. Intentó emigrar utilizando organizaciones internacionales de derechos humanos, pero no pudo debido a la limitada libertad de movimientos en Gaza y al hecho de que no tiene un documento de identidad o pasaporte palestino. El control de Israel del Registro de Población Palestina, agravado por las divisiones políticas internas entre Hamás en Gaza y Fatah en Cisjordania, ha retrasado severamente el proceso de obtención de tarjetas de identificación para los palestinos en la franja.

Buscando una salida

Mohammed Yousef, de 30 años, pasó seis años en Gaza. Después de darse cuenta de que sería difícil encontrar oportunidades allí, encontró la manera de pasar de contrabando a través de Turquía y luego a Grecia y a Suecia. Solicitó asilo y en noviembre de 2018 se convirtió en residente permanente allí.

Yousef dijo que no se sentía seguro en su propia patria. Originario de Haifa, se crió amando a Palestina, pero se sorprendió por la división política en el Gobierno palestino y particularmente entre las facciones en la Franja de Gaza. Estaba aterrorizado, dijo, especialmente después de que Israel destruyese parcialmente en la guerra de 2014 la casa que alquilaba su familia en el vecindario de al-Naser en el oeste de Gaza en la guerra de 2014.